SABUESOS DEL ALMA

20080101180629-doblerostro.jpg

Camino con fiebre pisando las estrellas de un paseo vacío. Cada estrella tiene grabado el nombre de un actor y la playa está vacía. Alguno de esos actores ha muerto, los siguientes esperan y no pueden escapar de su estrella mortuoria, son columbarios anticipados y vacíos. Siento fiebre y miro hacia el mar de papel de aluminio, una pista de patinaje gris donde duermen los dioses especuladores de conchas.
Un carajillo. Otro, un paracetamol, otro.
-Se llama paseo de las estrellas pero nunca hemos visto a ninguna.
-Ya veo
Qué largas se hacen las tardes cuando no hay clientes!
Sentados en un taburete una pareja de ingleses sin camiseta y tatuados enroscan sus lenguas, borrachos, a destiempo, tardíos, llenando de flujo una tarde invernal en una playa vacía y sin sonidos.
¿Qué escribió Miró de esta playa? ¿Qué dijo de aquel rincón? ¿Por qué he leído tanto?¿Por qué sufro por lo que he leído?¿Qué hago en la tierra de Miró desesperado y sin forro? ¿Qué hago trabajando con una chaqueta a cuadros? Consumiendo mis lágrimas de escritor frustrado, paracetamol y carajillos, paellas precocinadas con tinta de calamar que tiñe los dientes de negro a una pareja que se besa. ¿es esto la puñetera vanguardia? ¿Para qué habré leído?
Por el mar de aluminio se acerca flotando, hierático, Gabriel Miró con sus ojeras de estudiante onanista, su levita negra y su silencio. ¿Por qué lo habré leído? Cada vez que cruzo el Barranco de Mascarat recuerdo que desde aquel puente lanzó una piedrecita al vacío para pensar en la eternidad y seguro que en el suicidio. Después aparece Ortega y Gasset hablando de sí mismo y le grito “¿Para qué te habré leído?” Cumplió tantos años que le dio tiempo a contradecirse, un ególatra de cojones que ignoró a Valle-Inclán y subió a los altares las zapatillas de Baroja. “¡Qué borde que fuiste con Valle!, que me lo dijo Umbral” le espeto en los morros. Tras Ortega, Valle–Inclán aparece con su barba blanca flotando, excelente manco anarquista, legendario. “Gracias, por Luces de Bohemia” le susurro con admiración pero me arrodillo a llorar y le pido piedad porque por su culpa vivo en la miseria. “¡Dejadme en paz mal nacidos!” les grito mientras aparece deslizándose en patines Henry Miller, va en pelotas y se ríe, tal y como lo recuerdo en las playas griegas que tanto disfrutó, acaba de echarle un polvo a Anais Nin que se ríe a su lado como un colibrí esquizofrénico. “No os dais cuenta, necesito vivir, dejadme en paz, no puedo más, sois una puta maldición” pero se quedan ahí, ante mí, mirándome sonrientes y crueles como turistas, en ese artificial paseo de las estrellas. “Esta tarde tengo que trabajar, hacer una entrevista porque me pagarán dinero,¿tan degradante os parece?, es la última oportunidad que tengo para vivir sin literatura, ni pobreza, ni fiebre, ni carajillos, ni paracetamol ¡dejadme en paz¡”.
En esas que aparece sin haberlo llamado, como siempre hace, Knut Hansum con “Hambre” debajo del brazo, con la mirada ida, una laaaarga barba y migas de pan prendiendo de ella. “Knut, no te ofendas pero vete a tomar por culo” le grito desesperado mientras lloro recordando que una vez que me robaron dejaron en el suelo, abandonado “Hambre” y lo recogí como si fuera un tesoro. Le repito “Han (diminutivo) no puede ser que todos compartamos tu locura, tengo que renunciar a tu obra, borrarla de mi mente como si nunca hubiera existido”. Pero Knut se queda a merendar chocolate.
Me tiemblen las manos, me tomo otro carajillo, otra pastilla para calmar la fiebre y pastel para regatear el hambre. ¿Qué hago aquí? En un país sin forro, con descapotables llenos de mujeres que me sonríen como sirenas cuando cruzan desnudas por el paseo de las estrellas y que nunca querrán follar conmigo.
Sábato, Bukowski, Umbral, Cabrera Infante, Arrabal, Miller, Ortega, Valle-Inclán, Anais, Gabriel Miró, Hansum, todos detrás de mi, siguiéndome por el paseo de las estrellas mientras hablan de literatura. Para despistarlos me escondo detrás de las palmeras y les hago cucamonas. Son sabuesos del alma y nadie que los ha leído los puede dejar atrás.
Decido trabajar por fin, me recompongo la chaqueta, con un caramelo de menta combato el aliento fétido a carajillo, me peino y llamó a la puerta.
-¿Es usted el periodista que me han mandado para entrevistarme?
-Sí, soy yo.
Entro y miro hacia atrás antes de cerrar la puerta, la pandilla de sabuesos literarios se descojonan de mí, sonríen mientras se quedan a escuchar detrás de la puerta para mofarse luego con los detalles.
.-Tiene usted mala cara.
.-No es grave, vamos al tajo, ¿qué profesión quiere que le ponga en la entrevista diseñador o decorador de interiores?
.-Pues diseñador... disculpe ¿ha oído usted una carcajada detrás de la puerta?
.-No, son imaginaciones suyas.
A la espalda de mí entrevistado se encuentra el ventanal de la terraza, junto a un ficus está Valle-Inclán, el muy cachondo se ha tumbado en el suelo y se parte el culo con mi primera pregunta.

ANTONIO MAGÁN

Comentarios > Ir a formulario



Autor: Gatopardo

Entre los locos por la literatura suele haber pocas ocasiones de confraternizar; pero cuento con unos cuantos cómplices maravillosos:nos telefoneamos a horas intempestivas para leernos narraciones, artículos, frases de los escritores que amamos, y no hay vez que no acabemos hablando de Antonio Magán y de José Luis Alvite, porque degustamos cada frase y cada metáfora, los releemos y nos emborrachamos con su precisión con la que escalpelan la realidad. No es casualidad que sean dos "outsider" en el mundo literario.
Magán, te debo una invitación a medio pollo en la Feria, un paracetamol y un carajillo.

Fecha: 18/02/2005 20:00.


gravatar.comAutor: Duende

Uff!! Esto si que es un texto íntimo. Sr. Magán, me ha resultado un viaje delicioso... Un entrañable Abrazo

Fecha: 18/02/2005 22:46.


Autor: Hermione

¡Anda, si allí sentado en el Parque de la Herradura, parecía muy seriecito...!

Fecha: 19/02/2005 00:25.


gravatar.comAutor: Oz envidioso

Parecen buenos amigos, no como los míos... Quién pudiera tener sus más y sus menos con filósofos y ensayistas, yo siempre sableado por los novelistas de serie B, gentuza...

Fecha: 19/02/2005 09:03.


Autor: Irene

no sé cómo ha logrado hacer que sea un cuento eso que es tan oscuro en mí y que sólo me produce ira y resentimiento...
Es muy bueno este escritor, si, pero me da unas ganas de leer y de escribir que no veas... y normalmente me pasa al revés.
Gracias, gato, por traerlo.
Un beso

Fecha: 19/02/2005 11:39.


Autor: Antonio P.

Es gracioso y entrañable. Me lo he pasado muy bien leyendo el relato.

Fecha: 19/02/2005 14:43.


Autor: Tautina

Ríete tu de las pastillitas de diseño y aprende de las alucinaciones que provoca el Paracetamol con carajillo, o viceversa. Yo voy a empollarme a Sábato, Bukowski, Umbral, Cabrera Infante, Arrabal, Miller, Ortega, Valle-Inclán y Gabriel Miró, y a tomarme luego una aspirina con cocacola, que me ha dado envidia el colocón cultural del periodista éste.
¿Escribirá más para nosotros, señor Magán?

Fecha: 19/02/2005 15:44.


gravatar.comAutor: Ramón

Con mis escasas dotes literarias, no puedo sino admirar a quien escribe a pesar de la Literatura. Un placer leerte, Antonio.

Fecha: 20/02/2005 12:40.


Autor: Odalys

Qué bueno! Mis respetos, un verdadero placer.
Me gusta aunque no lo logre siempre, mirar en la vida misma cómo suceden las cosas y se engranan, para qué, por qué suceden? Quién lo sabrá?

Fecha: 21/02/2005 21:21.


gravatar.comAutor: Marina

Hola!!! Solo queria que sepas que me gusto muy lo que publicaste, espero seguir encontrando estas clases de cosas. Chau

Fecha: 03/02/2007 20:27.


gravatar.comAutor: bere

jugar

Fecha: 13/03/2007 07:19.


gravatar.comAutor: karla belen valenzuela portflitt

gracias por recibirme

Fecha: 01/08/2008 18:09.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


http://gatopardo.blogia.com