Facebook Twitter Google +1     Admin


¡IMAGINAR QUE NO EXISTIERA!

 

       Avicena o Ibn-Sina, Abu-‘Ali Al-Husayn Ibn-Sina (980+1037), el genial autodidacta, filósofo, médico, gran visir de Hamacan y autor del “Canon de Medicina”, que fue durante cuatro siglos el principal texto de medicina en Europa, escribió también una enciclopedia de las ciencias, y más de cien obras de diversas materias. Fue necesario su genio para inventar la destilación de plantas aromáticas, e hizo falta siglos para que se dominase los mecanismos que permiten fabricar perfumes.

      El perfume era importante para los árabes: el aljez para construir mezquitas se mezclaba con almizcle para que, al calentarse al sol, expandiera su aroma, e introdujeron en España el jazmín y el alambique, que permitió el desarrollo de la perfumería, su comercio y transporte.

      Hasta comienzos del siglo XIX, el perfume se utilizaba para vencer el hedor y la pestilencia reinantes. Los nobles demostraban su delicadeza poniéndose un pañuelo perfumado bajo la nariz, comprando guantes curtidos en Grasse, perfumados según receta autóctona.

      En la corte de Versalles, las damas de alta alcurnia llevaban cosidas al bajo de sus vestidos pedazos de carne cruda para que las pulgas, las chinches y los piojos acudieran allí en busca de sangre.

      Debajo de la peluca empolvada los aristócratas tenían el cráneo afeitado como medida de higiene contra los parásitos, y unas varillas de materiales preciosos, preferentemente marfil, servían para rascarse elegantemente la cabeza sin tener que quitarse la peluca en público.

      La idea de bañarse fue una aportación de los pueblos primitivos y paganos y fue acogida con suspicacia por los pueblos civilizados.

      Los cartujos de la ciudad alemana de Colonia regalaron en 1792, al hijo de su regidor, como obsequio de boda, su famosa "aqua mirabilis", que usaban como ungüento medicinal para librarse de enfermedades como la sarna. Se puso de moda y algunos snobs, pisaverdes, dandys, cursis, subversivos y extremistas, se frotaban enteramente con ella y salían rebozados en un aspecto limpio e higiénico, cosa que debía de indignar a los bienpensantes (no es de extrañar que enseguida viniera la Revolución Francesa), y los cartujos tuvieron que aumentar la producción del “Agua de Colonia”, que se fabricaba en el número 4711 de la calle y pasó a llamarse así.

      Entre las glorias y grandezas del imperio británico, la Reina Victoria de Inglaterra perdió a su marido arrebatado por las tifoideas, como millones de europeos, porque el sistema de canalizaciones y letrinas era un foco infeccioso permanente, y las normas de higiene corporal más elementales se ignoraban.

      Marcial, contemporáneo de Nerón, también desconfiaba de los preceptos higiénicos de los jóvenes romanos:

Pensando en tu novia, Andrés,
te depilas pecho, axilas,
pubis, minga, piernas, pies…
¿En quién piensas tú, Andrés,
cuando el culo te depilas?

      Un perfume es una joya evanescente. La ciencia para recrear artificialmente lo que existe no puede sustituir para un amante del perfume la fragancia de una rosa, el límpido frescor del espliego… Los "nez" que intentan encontrar la armoniosa yuxtaposición, no pueden explicar el misterio del olfato y del perfume.

      Es relativamente fácil calcular a qué distancia de años luz se encuentra una galaxia, cuantos siglos hace que desapareció en un agujero negro la estrella que vemos brillar en la noche, se puede medir los decibelios de una nana susurrada amorosamente y el fragor de una batalla: pero no hay unidad de medida para el perfume; no hay sensor electrónico que cuente las notas aromáticas, el arpegio de una fragancia, sólo la nariz.

     Se puede hablar de un olor "tipo jazmín", "tipo musgo", "tipo almizcle", pero la genialidad del perfumista estriba en percibir un olor y ser capaz de crear la fórmula con sus proporciones infinitesimales de esencias, donde entran cientos de materias primas, para reproducir exactamente ese perfume.

      Aimé Guerlain, el creador de Jicky, fue el primero que estableció un perfume con diferentes “capas” o notas de duración:

      La primera, nota de tête o nota alta, con efluvios más volátiles, de cítricos, bergamota, lavanda, enebro, etc. dan la primera impresión, es la nota predominante, y dura aproximadamente una hora hasta que empieza a desvanecerse. La nota media, nota de coeur, surge cuando empieza a desaparecer la nota de tête, y es la que le da carácter, requiere fragancias menos volátiles, menos ligeras, compuestas normalmente de aromas florales y madera, que vayan emanando sin desvirtuar la personalidad general del perfume, para desaparecer paulatinamente al cabo de dos o tres horas. La nota baja o nota de fond, está compuesta por fragancias aún menos volátiles; son la base que fija el perfume y le da cohesión, compuesta de maderas, Chypre, fougères, ámbar, etcetera, y puede permanecer más de veinticuatro horas.

      Una gota, tan sólo una gota en el fondo de un frasco y me vuelve mi infancia, las tardes eternas del verano, el patio encalado y preñado de flores, la rama rezumante de la sabina con su lágrima ámbar que me hizo llorar, porque era un perfume cargado de dicha, de alegría, como un privilegio que jamás merecí.

Il est de forts parfums pour qui toute matière
Est poreuse. On dirait qu’ils pénètrent le verre,
En ouvrant un coffret venu de l’Orient
Dont la serrure grince et rechigne en criant.

Gatopardo

03/04/2005 17:12. enlace permanente. PERFUMES

Comentarios > Ir a formulario



Autor: Hermione

¡Te pillé! ¡Has cambiado la foto ahora mismo! ;))))

¿Y qué opinión te merece eso de la aromaterapia? ¿Crees que puede haber buenos olores que curen, y malos olores que enfermen, insalubres, como un río apestoso, un vertedero, un órgano en descomposición, una ventosidad...? 0:)

Fecha: 03/04/2005 01:36.


Autor: León

Yo huelo patchouli y me melena crece de nuevo y aparezco durmiendo en una playa despúes de un concierto de rock apoyado en mi mochila y despierto y entro en el mar como si fuera la vida y ésta aún fuera inofensiva

Fecha: 03/04/2005 02:25.


Autor: León

Gatopardo, quería enviarte un artículo, pero por esta vía no pasa. Será por la extensión (1/2 folio)?. Díme cómo puedo hacertelo llegar.
Saludos

Fecha: 03/04/2005 02:56.


Autor: Gatopardo

León, la dirección de correo electrónico de Gatopardo está abajo, en letras casi translucidas, pero es que soy incapaz de ponerla más visible: es
gatopardoblog@gmail.com
Y los lectores y yo agradecemos todas las colaboraciones: no cortaros ni un pelo y mandad lo que os parezca que vale la pena.
En comentarios hay un espacio restringido, no sé porqué, a veces lo mejor son los comentarios...

Fecha: 03/04/2005 11:41.


Autor: Gatopardo

Respecto a la aromaterapia, si que creo, ¿cómo no? El olor rancio de sudor y de orines que acompaña a algunos viejos es disuasorio para que sintamos afecto por ellos y seamos capaces de ofrecerles nuestra amistad. A pesar de nuestras convicciones a favor de los pobres viejecitos. Hasta ese punto afecta a nuestros sentimientos un aroma... Tengo estudios clínicos hechos en consultas de dentistas con el ambientador, y os lo contaré un día de estos.

Fecha: 03/04/2005 11:53.


Autor: cyranobix

Fíjate en lo que he pensado nada más leer tu prodigioso post... ¿Se corrompe el perfume abandonado en un frasco?¿caduca?¿se puede decir que muere?. "Mujer, guárdalo para mi sepultura".

Fecha: 03/04/2005 12:37.


Autor: Gatopardo

Yahvé pidió a Moisés la confección de un perfume de su agrado: -“Toma para ti los perfumes más selectos de mirra en gotas cuajadas, quinientas unidades, y de cinamomo, la mitad de esa cantidad, doscientas cincuenta unidades, y de cálamo aromático doscientas cincuenta unidades, y de casia quinientas unidades, según el siclo del lugar santo, y de aceite de oliva un hin aromático, entonces tienes que hacer de ellos un santo óleo de unción.”
Así habló Yahvé.
A las mujeres de la antigua Grecia que elaboraban los perfumes, se les consideraba intermediarias con el poder divino… Los romanos invocaban a sus dioses "per fumum", quemando materias olorosas; honraron a sus dioses y a sus héroes ungiéndolos con aceites perfumados de sándalo, enebro, canela... Los héroes nórdicos adoraban la naturaleza, el bosque era sagrado y creían que el perfume que exhala iba directamente al Walhala, el paraíso que los acogería.
¿No es esto sabiduría?
La evaporación de los aromas ha sido una característica inevitable hasta que se descubrieron los fijadores del perfume, que es una parte interesantísima de la perfumería, que os contaré.

Fecha: 03/04/2005 12:52.


Autor: Manuel

Me imagino recién bañado, rasurado y frotándome el cuerpo con una toalla antes de salir al mundo… una especie de nacimiento diario.
¿Y el perfume?... Para esconder o disimular algo.

Fecha: 03/04/2005 15:36.


Autor: Tautina

Conocía una parte de lo que has contado desde que leí "El perfume" de Patrick Süskind, ese libro me hizo plantearme las consecuencias del mal que afectaba a su protagonista, la carencia de olor.
Realmente si no olemos a alguien podemos tropezar con el? Lo miramos como a un ser extraño, carente de cierta áurea humana? Consulté con mi hermana (que nació con el sentido del olfato atrofiado) estas carencias y mis dudas, y descubrí entonces la importancia de ese sentido que menospreciamos y olvidamos. Sería largísimo referir todo lo que ambas comprendimos acerca del olor en esas charlas que mantuvimos sobre el libro, quizá en otra ocasión…

Fecha: 03/04/2005 17:08.


Autor: Trini

HOla...
Bueno aqui he estado y he leido tu estupendo post sobre perfumes. Me encantan los perfumes , casi todos, algunos son intolerables, desde luego, durante muchos años el único que usé fue colonia para bebés, pues el presupuesto no me daba para más, ya con la edad es lo que pido que me regalen.

Te he enviado un e-mail en respuesta al tuyo, queria que lo supieras aqui, a veces se pierden.
Gracias por tus consejos, los acepto y los agradezco.
Besos

Fecha: 03/04/2005 20:30.


Autor: Augusto R.

En el fondo este texto es un alegato contra la ducha. Obviamente apoyaría esa tesis. Medio frasco de perfume bien distribuído ( una colonia cualquiera, comprada en el Sepu o en el Día ) y no hay ninguna necesidad de andarse duchando, que por otra parte daña tanto la piel.
En las últimas líneas del prolijo texto me ha sorprendido gratamente comprobar que la Sra. Gatopardo alguna vez fue felíz. Enhorabuena.

Fecha: 03/04/2005 21:08.


gravatar.comAutor: Oz es simple

Por la mañana Nenuco, y por la noche Déclaration, de Cartier.

Fecha: 04/04/2005 15:22.


Autor: El Pendón Volteriano

¡Lavaos, hijos míos, que no se encoge nada!

Fecha: 04/04/2005 15:30.


Autor: Gatopardo

Oz, ahora entiendo la tontera de tu Manuela contigo. No es para menos.
Pendón Volteriano: es para "después de lavarse", lo prometo.

Fecha: 04/04/2005 15:39.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris