Facebook Twitter Google +1     Admin


EL CASTELO SANGRIENTO

castelo.jpg

Trachedia desarrollata
en el ruinoso castelo
del barón de Chente Mata.
¡Si no é vera e veritata
que m’arranquen un capelo!
Tras morisca ventaneta,
con le semblante contenti,
a primorosa Julieta
murmura una cansoneta
que marcha en alas del vienti.
Es sua voche melodiosa
cual la campane de Huesca;
es chentile, candorosa,
e más fresca que una rosa,
¡quichás demasiado fresca!
Digo fresca, y es verdate,
perque lichera de rope
é a la fenestra asomate,
y está pelando patate
con un sable de la trope.
A bordo d’una barqueta
llega un mancebi elegante,
vestidato de etiqueta,
con gorra de sportman, guanti,
e gabani con faldeta.
Fumando brevas a pasti
fragua algún plane siniestri,
perque a la paloma casti
le hace con el ojo diestri
la seña del as de basti.
La joven enamorata
le arroja una escalinata
fabricata con cordeli,
e per ella le donceli
como un felini, esquilata.
Le patre, qu’era un Nerone,
observó l’operachone
desde un huerti exuberanti,
donde tene plantachone
de pementone picanti.
Aparte del pementone
cultivaba: le melone,
la fabi, le remolachi,
la chufi, le macarrone
e le turrón de guirlache.
Presto le gran cabalieri,
de su honore se ricorda,
e trepando per la corda,
sube a le piso primeri
llevando una estaqui gorda.
Le burlato personache
da uno grito de corache
al ver que la sua filla vile
está con furia salvache
abrazando a un zascandile.
Altamenti incomodati,
les apunta sin pietati
con una vieja escopeti,
per profanare el respeti
de un lugare tan sacrati.
Sona una detonachone,
e una descarga chertera
atraviesa le pulmone
del galán e la pendone.
¡Fue una morte de primera!
Furiosi, desesperati,
y con el juicio incompleti,
les tritura el esqueleti,
poniendo al uno en tomati
y al otro a la vinagreti.
Abre luego le balcone
y se tiri en direchone
vertical sobre un peñasqui,
quedando allí le barone
como un centolli sin casqui.
Tutos los astros del chelo
se tiñeron d’escarlata;
desde entonces, no es camelo,
non s’abrió más le castelo
del barón de Chente Mata.

Luis Fernández Valdés, "Ludi" (Tío-abuelo de Francisco Álvarez-Cascos, el que fue Ministro de Fomento, del chapapote y del desastre del AVE surcado de grietas vertiginosas a su paso por Zaragoza).
Este poema lo recoge Alfonso Ussía en su libro "Coñones del Reino de España", Ediciones B, 1997

16/06/2005 00:06. enlace permanente. POEMAS

Comentarios > Ir a formulario



Autor: Berenice

Pues sí, Gato, de lo más simpático. Lástima que el nieto ni haya heredado el sentido del humor del tio-abuelo.

Fecha: 16/06/2005 19:24.


Autor: cyranobix

Hola maravillosa criatura. No puedo visitar a nadie, pero no puedo resistir la tentación de venir aquí. Aunque sea un segundo. Esbozar una sonrisa y decirte que me alegro de que estés ahí. Yo lo sé. No hace falta nada más.
Un beso.

Fecha: 16/06/2005 23:27.


gravatar.comAutor: VETUS

La seña que hace el galán es, si no recuerdo mal, la del tres de bastos... Jerónimo Granda canta magistralmente este poema

Fecha: 14/09/2005 12:51.


gravatar.comAutor: Antonio

Hay una errata: Luis Martínez Valdés se llamaba Luis Fernández Valdés "Ludi" (Gijón, 1880-1937).

Fecha: 27/04/2010 04:53.


gravatar.comAutor: Gatopardo a Antonio

Efectivamente, es un error, que gracias a que usted me lo ha advertido he podido corregir.

Muchísimas gracias

Fecha: 27/04/2010 05:39.


gravatar.comAutor: Jose

Al grandioso Ludi, Luis Fernandez Valdes, lo asesinaron los rojos en 1937 unos meses antes de que los Nacionales de Franco, liberasen Gijon de la tirania roja. Memoria Historica.

Fecha: 29/10/2017 18:55.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris