Facebook Twitter Google +1     Admin


ROMANCE DEL JURAMENTO QUE TOMO EL CID AL REY

Romancecid.jpgEn sancta Gadea de Burgos do juran los hijosdalgo,
allí le toma la jura el Cid al rey castellano.
Las juras eran tan fuertes, que al buen rey ponen espanto;
sobre un cerrojo de hierro y una ballesta de palo:
Villanos te maten, Alonso, villanos, que no hidalgos,
de las Asturias de Oviedo, que no sean castellanos;
mátente con aguijadas, no con lanzas ni con dardos;
con cuchillos cachicuernos, no con puñales dorados;
abarcas traigan calzadas, que no zapatos con lazo;
capas traigan aguaderas, no de contray, ni frisado;
con camisones de estopa, no de holanda, ni labrados;
caballeros vengan en burras, que no en mulas ni en caballos;
frenos traigan de cordel, que no cueros fogueados.
Mátente por las aradas, que no en villas ni en poblado,
sáquente el corazon por el siniestro costado,
si no dijeres la verdad de lo que te fuere preguntado,
si fuiste, ni consentiste en la muerte de tu hermano.
Jurado había el rey, que en tal nunca se ha hallado;
pero allí hablara el rey malamente y enojado:
Muy mal me conjuras, Cid, Cid, muy mal me has conjurado;
mas hoy me tomas la jura, mañana, me besarás la mano.
Por besar mano de rey no me tengo por honrado;
porque la besó mi padre me tengo por afrentado.
Vete de mis tierras, Cid, mal caballero probado,
y no vengas más a ellas dende este día en un año.
Pláceme, dijo el buen Cid, pláceme, dijo, de grado,
por ser la primera cosa, que mandas en tu reinado.
Tú me destierras por uno, yo me destierro por cuatro.
Ya se parte el buen Cid, sin al rey besar la mano,
con trescientos caballeros, todos eran hijosdalgo;
todos son hombres mancebos, ninguno no había cano.
Todos llevan lanza en puño y el hierro aciclado,
y llevan sendas adargas, con borlas de colorado;
mas no le faltó al buen Cid adonde asentar su campo.
09/08/2005 16:27. enlace permanente. POEMAS

Comentarios > Ir a formulario

Autor: Gatopardo

A ver si ahora hay quien tenga un dual gonádico para preguntarle al rey qué tuvo que ver con la muerte de su hermano.

Fecha: 09/08/2005 16:22.


gravatar.comAutor: Roberto Zucco

El trabajo, la falta de tiempo y otros inconvenientes varios han sido la causa de tener que perderme alguno de sus últimos artículos, ciudadana Gatopardo. Pero la veo en forma, sagaz, ilustrada y perseguida, como dios manda. Y de ello me congratulo.

Fecha: 09/08/2005 21:00.


Autor: Nuño

Si no hacía treinta años que había olvidado este romance... ¡imperdonable!
Se lo he leido a mi hijo y acaba de imprimirlo para llevarselo.
Gracias.

Fecha: 09/08/2005 21:54.


Autor: Asturiano-ovetense

Gato, me puedes explicar por qué dice lo de los asturianos de Oviedo?

Fecha: 10/08/2005 16:35.


gravatar.comAutor: Luis Muiño

Y a mí que el poema éste me suena...¿seguro que no lo has copiado?¿el tal CID (el tipo victimista con complejo de martir que se exilia más de lo que le piden y a todo el mundo le da igual) no era en el original un tal FSD (¿Fernando Sánchez Dragó?)?¿O faltan letras y es C(ess)ID?. No sé, no sé, voy a mirar porque te juro que suena...
Un abrazo

Fecha: 10/08/2005 17:07.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris