A LOS CRÍTICOS LITERARIOS.

52abril.jpg

     Siempre que tengáis ocasión, salpicad los escritos que me sean dirigidos con unas cuantas alabanzas. Mi egolatría os lo agradecerá, ya que no disfruto, con la frecuencia que desearía, de halagos hechos por gente inteligente, sutil, observadora y sensible, que es la única que logra parecerme convincente en el reconocimiento de mis méritos.

      Comenzar una crítica con "es magistral" probará vuestra rara perspicacia y desapasionada objetividad y, además, pareceréis mucho más inteligentes, si cabe mejora donde no hay comparación.

      Dentro de los razonables límites de la más exquisita hipocresía, podéis hacerme partícipe de los juicios que os merezca, y yo os nombro y conjuro para que deis referencias de mí, ya que una grosera creencia en la virtud de la verdad a secas ha dejado mi fama por los suelos. Durante muchos años he oído hablar de mi nefasta influencia y de mi perversidad radical, así pues, sed originales y no caigáis en el funesto vicio de la sinceridad que tanto estropea el cutis de mis coetáneos.

      Y por favor, no transijáis, no penséis que una crítica constructiva haría que mi prosa fuera menos árida y el contenido más enjundioso; creedme, hasta ahora sólo he logrado extraer pedernal cuanto he querido alumbrar la esencia etérea de lo fugaz, y sólo bilis me ha procurado la inefable pretensión de señalarme lo erróneo de mi estilo.

      Si, a pesar de todo, estáis dispuestos a ser veraces, sabed que vuestra indefendible pretensión no tiene más importancia cualitativa que la valoración cuantitativa que a fin de mes percibáis, ni más motivación que la ineludible mala baba que produce la pobreza, a la que estáis condenados por los cancerberos del capital social de la empresa que os paga y, en consecuencia, a esa pertinaz castidad que sólo el bienaventurado Onán suaviza, que ataca con especial rigor a los que son desagradables, pobres, pestilentes y desheredados del noble arte de Petronio. Porque ¡no me diréis de que sois elegantes y os sienta bien la ropa con el sueldo que ganáis como incorruptibles!

      Bien al contrario, si mimáis a las casas editoras; si de vuestra máquina le escribir sale ambrosía para las orejas del editor —y mirad bien que no pretendo que tenga alguna importancia el escritor— si habláis con elogio de su política editorial, esos mastuerzos ignorantes que son los dueños de las editoriales sabrán recompensaros con largueza. De ahí que, en líneas generales, la dieta alimenticia os haga más lustrosos, más guapos e, indudablemente más deseables para mí, que contrariamente a mis congéneres, por lo general abnegadas y piadosas, soy proclive a encontrar más seductor y atractivo a un hombre satisfecho y listo que a un pobre patán, velando así por la preservación de lo mejor de la especie.

      Por todo lo que antecede, dejo zanjada la tarea de responder civilizadamente a las críticas.

Gatopardo 

23/08/2005 08:10. enlace permanente. RELATOS

Comentarios > Ir a formulario

Autor: Atlante

Magistral e injundioso, Gatopardo, capaz de conmover hasta al crítico más soberbio. Una gran causa la tuya.

Fecha: 24/08/2005 09:54.


Autor: Gatopardo

Ciertamente, Atlante, no eres crítico literario y es obvio que no lo serás si sigues pensando así.

Fecha: 24/08/2005 10:50.


Autor: LeeTamargo

...Porque no quiero tropezar en el mismo error que otros salgo al paso del crítico para defender al que se preocupa por ser serio y literario, porque ni todos son iguales ni construyen ni valoran con idéntica vara. Pero cierto, Gatopardo, el mercadeo económico ahuyenta a las musas... Se diría que es otro mundo, no literatura, por supuesto.
SALUDANDO: LeeTamargo.-

Fecha: 24/08/2005 13:10.


gravatar.comAutor: juan carlos

Un texto sublime. Irreprochable. Hacía tiempo que no leía algo tan revelador, tan sumamente arraigado en la más próspera narrativa hispana. Felicitaciones

Fecha: 24/08/2005 18:11.


Autor: Victor Flyte

Ese texto de gran ironía podríamos aplicarlo a nuestros blogs. Desde luego, se agradecen los comentarios que nos dejan, comentándonos lo divinamente que escribimos pero son, las críticas sinceras, las que ayudan de verdad... siempre que estemos preparados para recibirlas, jeje.

Fecha: 24/08/2005 18:16.


Autor: Gatopardo

Mucho cachondeito: ¡a mí no me deis la razón como a las locas, eh!

Fecha: 24/08/2005 18:59.


Autor: marcarlop

Se podría extender a las diferentes tipologías de críticos, incluidos aquellos que 'saben lo que piensas'.

Un abrazo

Fecha: 24/08/2005 21:41.


Autor: tt

Y hasta aquí leo por hoy que ando cansadita. Me va a costar ponerme al día teniendo amigos tan fecundos como tú. Genial como siempre gata, lo que te creces cuando defiendes causas justas, preciosos los poemas, especialmente me prendé del de Clotilde, la carta al señor obispo me hizo reír de nuevo y el relato del poli me admiró, porque a veces olvido lo bien que escribes. En fin, besos de vuelta, nos leemos mañana, como siempre.

Fecha: 30/08/2005 02:50.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


http://gatopardo.blogia.com