Facebook Twitter Google +1     Admin


ROMANCE DE LA MUERTE DEL PRÍNCIPE DON JUAN

princip.jpg
Tristes nuevas, tristes nuevas
    que se cuentan por España:
que ese príncipe don Juan
    está malo en Salamanca,
que cayó de su caballo
    a las puertas de su amada
por cortar un ramo verde
    y ponerlo a su ventana.
Siete doctores lo cuidan
    de los mejores de España;
miran unos para otros,
    dicen que su mal no es nada.
Sólo falta por venir
    aquel doctor De la Parra.
Estando en estas razones
    cuando a la puerta llegaba
cabalgando en mula prieta,
    collar de oro en la garganta.
Hincó la rodilla en tierra
    y la lengua le mirara;
trae solimán en el dedo
    y en la lengua se lo planta.
Luego que le toma el pulso
    de esta manera le habla:
—Confiésese Vuestra Alteza,
    mande ordenar bien su alma.
Tres horas tenéis de vida,
    la una ya va pasada.
Estas palabras diciendo
    el Rey su padre llegaba:
—¿cómo te va, hijo mío,
    regalo de la mi alma?
—Bien me va, mi padre, bien,
    porque Dios así lo manda;
no lo siento por mi muerte
    que de morir nadie escapa.
Pésame de mi esposita,
    es niña y queda preñada.
Ella si trae varón,
    que sea príncipe de España
y si pariera una hija
    que sea monja en Santa Clara;
si se quiere ir a su tierra,
    enviármela acompañada,
que no digan sus parientes
    que quedó desamparada;
de las arras que le di
    por Dios no le quitéis nada,
si no es el anillo de oro
    que le di de enamorada,
ése mando que lo den
    a mi hermana doña Juana.
—¡Arredraos, caballeros,
    que ahí viene la enamorada,
desmelenado el cabello,
    el rostro bañado en agua!
—¿Dónde vienes, la mi luna,
    ¿dónde vienes, la mi alma?
—Vengo de San Salvador
    de oir la misa del alba,
de pedir a Dios del cielo
    te levante de esa cama.
—Sí me levantaré, sí,
    el lunes por la mañana
en un ataud de pino
    y una sábana de holanda;
me llevarán a la iglesia
    mucha gente en mi compaña;
tú te quedarás llorando
    muy triste y desconsolada.
—Amante del alma mía,
    amante mío del alma,
tomarás esta perita
    en vino blanco mojada
—Sí la comeré, mi esposa,
    por ser de tu mano dada.
Juntaron rostro con rostro,
    juntaron cara con cara.
Llora el uno, llora el otro,
    la cama riegan en agua.
—¡Ay de mí, triste vïuda,
    vïuda recién casada!
¡Con seiscientos caballeros
    yo pasé la mar salada,
ahora la pasaré sola,
    triste y desconsolada!
El suegro que a punto estaba
    luego acudió a levantarla:
—“¡Arriba, arriba, mi nuera,
no quedas desamparada!
    Tuvo fortuna la niña:
no quedó desamparada,
    que él murió a la media noche,
la niña al riscar el alba.

Versión de Diego Catalán.

08/09/2005 17:33. enlace permanente. POEMAS

Comentarios > Ir a formulario



Autor: woodysobird

otro comentario laudo o laudatorio:
Para algunos la Monalisa es el paradigma del equilibrio entre el hombre y la mujer, una igualdad en la balanza que por suerte hoy en dia es cada vez más palpable. Lo laudatorio va porque tu solamente eres imaginable detrás de ese gran retrato viejo.

Fecha: 08/09/2005 21:33.


Autor: David Morán

Gatopardo, yo también paso por tu blog cuando puedo, a pesar de no comentar; a veces me resulta difícil acceder al mismo,no sé las razones precisas, asumo que es cuestión de mi PC.Gracias por la dirección del artículo y...

...seguimos aquí, leyendo este Romance.

Fecha: 09/09/2005 01:49.


Autor: felipe

releo de nuevo este texto prodigioso como todo el romancero medieval.Gracias.

Fecha: 09/09/2005 18:38.


Autor: Amigo del romancero

En el repertorio luctuoso marroquí figura como "endecha" el romance"la muerte del príncipe don Juan":
"De Burgos partió ese rey, de Burgos pa' Salamanca,
y en mitad de aquel camino del cielo cayó una carta.
-Tomadla, mis caballeros. tomadla bien y notadla.
-Para vos, mi señor rey, para vos era mandada.
Malo y estaba ese rey, ese rey de Salamanca,
malo está de calentura, que otro mal no se le añada.
Ya mandan por los doctores. doctores de toda España,
todos dicen a una boca: -mi señor no tiene nada.
Si non era el más chiquito, que Sebastián se llamaba,
de rodillas en el suelo. el pulso le demandara:
-Perdón, perdón, mi señor rey, por estas tristes palabras
tres horas tiene de vida, la una y media ya es pasada.
Ellos en estas palabras. su madre por ahí entrara:
-dónde estabas tú, mi madre, mi madre, la desdichada?
-Rogando iba a Dios del cielo que troque alma por alma.
-Tarde recordatis madre la setencia ya está dada,
tres horas tiene de vida, la una y media ya es pasada.
Ellos en estas palabras, su esposa por ahí entrara,
un velo negro en la cara y una soga en la garganta.
Y a todo esto, señores, la infanta queda preñada:
si la infanta pare niño, rey será de toda España,
si la infanta pare niña, reina es de Salamanca."

Fecha: 10/09/2005 11:02.


Autor: Clicar aquí para leer el artículo

Veis como era una primicia informativa: te adelantaste, Gata.
maulliditos de placer

Fecha: 10/09/2005 11:12.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris