Facebook Twitter Google +1     Admin


ARTES MÁGICAS Y ESPIRITISMO

mmpelayo.jpgLlámese genéricamente espiritismo la doctrina que aspira a la comunicación directa e inmediata con los espíritus buenos o malos por medio de ciertas prácticas teúrgicas. Hasta aquí no pasamos de la magia, vulgarísima en todas edades. Pero la originalidad del espiritismo consiste en haberse enlazado con la doctrina de la transmigración de las almas y con ciertas hipótesis astronómicas, de donde ha venido a resultar una doctrina burdamente filosófica, cuyos cánones son la pluralidad de mundos habitados, la pluralidad de existencia del hombre, la reencarnación de las almas y la negación de la eternidad de las penas. Hay, pues, en el espiritismo una parte especulativa y una parte teórica, una superstición y una especie de sistema demonológico. No han de confundirse con el espiritismo otros procedimientos sin doctrina (el magnetismo animal, el mesmerismo, el sonambulismo, etc.) que ordinariamente andan mezclados con él, pero que también suelen ejercerse separadamente, sin que arguyan en el operante adhesión completa a la parte metafísica del sistema, así como, por el contrario, algunos espiritistas teóricos tienen por farándula toda la parte taumatúrgica.

Ni una ni otra, a decir verdad, eran nuevas en España. Quien haya leído con atención los primeros volúmenes de esta obra nuestra podrá tejer por sí mismo la historia de los orígenes del espiritismo entre las gentes ibéricas, desde los goetas gentiles hasta los priscilianistas, desde los priscilianistas hasta Virgilio Cordobés, Raimundo Tárrega, Gonzalo de Cuenca, Tomás Escoto y el Dr. Torralba. Enemigo yo de enojosas repeticiones, sólo añadiré a lo ya narrado que los espiritistas han creído recientemente hallar un predecesor de su doctrina en el estrafalario médico D. Luis de Aldrete y Soto, que en 1682 imprimió en Valencia un libro intitulado La verdad acrisolada con letras divinas y humanas, Padres y Doctores de la Iglesia, al cual libro acompaña una aprobación, más extensa y no menos singular que el texto, firmada por el doctor teólogo D. Antonio Ron. Lo mismo Aldrete que Ron, más que espiritistas, son milenarios e iluminados, pero de toda suerte afirman la pluralidad de mundos y «que el paraíso donde pecó Adán no estuvo en esta tierra que habitamos», sino en otra región más alta y pura, y, lo que es más, admiten cierto espíritu medio, especie de envoltura del cuerpo, semejante a la que llaman hoy peri-espíritu, que Aldrete define «materia simplicísima, engendrada por Dios Óptimo Máximo del espíritu del mundo para la restauración de la naturaleza humana».

Pasó el libro de Aldrete sin despertar las sospechas de la Inquisición ni de nadie; tenido por una de tantas muestras de la desvariada imaginación de su autor, bien manifiesta en otros papeles suyos, por ejemplo, la Defensa de la astrología y el Tratado de la luz de la medicina universal; ni tuvo el espiritismo más representación entre nosotros que algunos conceptos de dos odas de Somoza (el amigo de Quintana), hasta que en estos últimos años, por influjo extranjero, abriéndole el camino M. Home en su viaje por España, comenzó a reaparecer en su forma menos científica, en la de mesas giratorias y espíritus golpeadores (1850). Más adelante se propagaron en traducciones las obras de Flammarión y Allan Kardec; el krausismo contribuyó a difundir una doctrina del alma y sus destinos futuros en las esferas siderales muy semejantes al espiritismo; los leaders de la escuela economista le dieron el prestigio de su autoridad y de su nombre, y comenzaron a formarse círculos secretos de espiritistas, que después de la revolución de 1868 se hicieron públicos. Por orden de antigüedad debe figurar, al frente de todas, la Sociedad Espiritista Española, de Madrid, fundada por un francés, Alverico Perón, discípulo de Kardec, en 1865, la cual en 1871 se fundió con la Sociedad Progreso-Espiritista, instalando su academia en la calle de Cervantes. Predominó en ella el elemento militar, y especialmente el cuerpo de Artillería. Fue presidente honorario el general Bassols, y presidente efectivo, el vizconde de Torres Solanot. Sesiones y conferencias públicas, evocaciones de espíritus, desarrollo de mediums, todo lo intentaron. El Criterio espiritista servía de respiradero periódico a la Sociedad, que además se dedicaba al magnetismo y al sonambulismo lúcido.

Especie de hijuela de esta hermandad fue el Centro General del Espiritismo en España, sociedad propagandista y expansiva, bajo cuyos auspicios tomaron grande incremento los cenáculos de provincias, especialmente el de Sevilla, dirigido por el general Primo de Rivera; el de Cádiz, por D. S. Marín, la Sociedad Alicantina de Estudios Psicológicos, la Sociedad Barcelonesa, la de Montoro, la de Zaragoza, la de Cartagena (director, el general Caballero de Rodas), la de Almería, la de Soria (director, D. Anastasio García López), la de Santa Cruz de Tenerife (de la cual fue alma el difunto marqués de la Florida), la de Peñaranda de Bracamonte y otras y otras hasta el número de 35, algunas en pueblos de corto vecindario y menos nombradía, como Alcolea del Pinar (diócesis de Sigüenza), Alanís (provincia de Sevilla); Almazán, Almansa, Alcaraz, Puebla de Montalbán, Quintanar de la Sierra, etc, etc. Aun existen otras más, pero han quedado fuera de la órbita del centro madrileño, gobernándose cantonalmente y en una independencia casi selvática. La Sociedad Barcelonesa Propagadora del Espiritismo se ha mostrado más anhelosa de la publicidad que ninguna otra, estampando, bajo la dirección de D. José María Fernández Colavida, traducciones de todas las obras de Allan-Kardec.

Los artilleros, los albéitares, o médicos comparativos, y los maestros de escuela normal han sido en España los grandes puntales de esta escuela. Nada más monumental en el género grotesco y de filosofía para reír que el libro Roma y el Evangelio, dictado por los espíritus a D. Domingo de Miquel, a D. José Amigó y a otros maestros de Lérida, e impreso por el Círculo Cristiano Espiritista, de aquella ciudad. En otra parte que no fuera España, tal libro hubiera llevado a sus autores derechamente a un manicomio, juzgándolos con mucha benignidad. Pero nuestro Consejo de Instrucción Pública lo juzgó sapientísimamente de otra manera, y los dejó continuar en la enseñanza, trasladándolos a otra Escuela Normal, sin duda para que pudiesen extender el radio de sus consultas. El libro es un tejido de groseras impiedades, con grande aparato de reforma religiosa y restauración del primitivo espíritu cristiano; pero lo original y curioso está en que todas las diatribas contra los curas se las hacen firmar muy gravemente los dómines espiritistas ilerdenses a Lúculo (Luculus le llaman a la francesa), a Fenelón, a Eulogio (necio quis), a San Luis Gonzaga, a San Pablo, a Moisés, a Santo Tomás de Aquino y, finalmente, a la bienaventurada Virgen María y al Niño Jesús, todos los cuales en versículos lapidarios, parodiando el estilo bíblico, condenan la eternidad de las penas, afirman la pluralidad de mundos, se ríen de las llamas del infierno, increpan a los cardenales por su fausto, atacan el dogma de la infalibilidad pontificia, niegan la existencia del diablo y anuncian el próximo fin de la Iglesia pequeña de Roma y el principio de la Iglesia universal de Jesús. ¡Pobres pedagogos, que soñaron ser regeneradores de un mundo! ¡Cuánto mejor les estaría perfeccionarse en la letra cursiva y en el método Iturzaeta! ¡Qué semillero de D. Hermógenes han sido aquí las dichosas escuelas normales, nacidas por torpísima imitación francesa!

Ni es Roma y el Evangelio la única muestra de libros inspirados; los hay tan peregrinos como un tratado de política, dictado a los espiritistas de Zaragoza por el espíritu de Guillermo Pitt. El medium gallego Suárez Artazu escribe novelas bajo la inspiración de los espíritus Marietta y Estrella, que mueven el lapicero del medium con vertiginosa rapidez. Sociedad espiritista hay (creo que es la de Huesca) que tiene su reglamento redactado nada menos que por el espíritu de Miguel de Cervantes Saavedra, que, sin duda, se ha dejado olvidada por aquellos mundos la lengua castellana.

No lo creerán los venideros, pero bueno es dejar registrado que esta aberración de cerebros enfermos ha cundido en España mucho más que ninguna secta herética y cuenta más afiliados que todas las variedades del protestantismo juntas y que todos los sistemas de filosofía racionalista. Aquí, donde todo vive artificialmente y nunca traspasa un círculo estrechísimo, el espiritismo, padrón de ignorancia y de barbarie, verdadera secta de monomaniáticos y alucinados, afrenta de la civilización en que se alberga, parodia inepta de la filosofía y de la ciencia, logra vida propia y organización robusta, encuentra recursos para levantar escuelas y templos, cuenta sus sociedades por docenas y sus adeptos por millares, manda diputados al Congreso, propone el establecimiento de cátedras oficiales, inspira dramas como el Wals de Venzano, del infeliz y gallardísimo poeta Antonio Hurtado; congrega en torno de las mesas giratorias a muy sesudos ministros del Tribunal de Cuentas y a generales y ministros de la Guerra, y hace sudar los tórculos con una muchedumbre de libros, cuyo catálogo (todavía muy incompleto) puede verse al pie de estas páginas. ¡Triste e irrefragable documento de nuestro misero estado intelectual! ¡Cuán fácilmente arraiga el espiritismo y cualquiera otra superstición del mismo orden, vergüenza del entendimiento humano, en pueblos de viva fantasía e instintos noveleros como el nuestro, rezagados a la par en toda sana y austera disciplina del espíritu! ¡Y cómo apena el ánimo considerar que no todos esos ilusos han sido veterinarios ni maestros normales, sino que entre ellos han figurado, sin sospecha de extravío mental, poetas como Hurtado, el fácil y vigoroso narrador de las leyendas del antiguo Madrid, y prosistas tan fáciles y amenos como el artillero Navarrete, naturaleza tan antiespiritista, como lo declaran sus Crónicas de caza, sus Acuarelas de la campaña de África o sus ligeros e ingeniosos versos! ¡Y, sin embargo, este hombre ha escrito un libro de teología espiritista, que se llama La fe del siglo XX, hermano gemelo de Tierra y cielo, de Juan Reynaud!

El espiritismo nunca se ha presentado en España con el modesto carácter de superstición popular o de física recreativa, sino con pretensiones dogmáticas y abierta hostilidad a la Iglesia; por donde viene a ser uno de los centros más eficaces de propaganda anticatólica. Así lo prueban, además de Roma y el Evangelio, los varios libros del vizconde de Torres Solanot, actual portaestandarte de la escuela, y especialmente el que se rotula El catolicismo antes de Cristo, plagio confesado de los delirios indianistas de Luis Jacolliot (La Biblia en la India), hoy condenados a la befa y al menosprecio por todos los que formalmente, y sin ligerezas de dilettante, han escudriñado la primitiva historia del Extremo Oriente.

Marcelino Menéndez y Pelayo (1856-1912) "Historia de los heterodoxos españoles" Libro octavo, capítulo IV: Artes mágicas y espiritismo.
26/09/2005 23:31. enlace permanente. HISTORIAS

Comentarios > Ir a formulario

Autor: felipe

Don Marcelino, siempre tan erudito y estimulante.

Fecha: 26/09/2005 22:00.


Autor: El Pendón Volteriano

Don Marcelino siempre tan prolijo y verboso. Cuatrocientas ochenta palabras para confesar que no sabe casi nada del asunto.
Gatopardo: Eres inconstante y veleidosa. Me has cambiado el post mientras escribía el comentario. Así no se puede trabajar. En cambio insistes en poner el careto de Don Marcelino(insigne español que huía del agua casi con tanta celeridad como Antonio Machado, todo hay que decirlo)

Fecha: 26/09/2005 22:51.


Autor: Gatopardo l'agüela

Felipe: Hubo una confusión, y coloqué durante unos minutos el texto de don Marcelino que no iba aquí, y cuando lo subsané ya lo habíais leído.
Ay, Pendón Volteriano, la donna è mobile... lleva usted razón, una vez más, y también en esa costumbre tan cristiana de huir de prácticas higiénicas, más propias de paganos y de salvajes según la ortodoxia.
Por cierto, aviso que la "Historia de los heterodoxos españoles" fue "versionado" por Sánchez Dragó en su "Gárgoris y Habidis" y pudo ser un best seller porque los que lo ensalzaban desde las páginas literarias de los periódicos jamás habían leído a Menéndez Pelayo y se quedaban extasiados ante la "originalidad" y la "erudición" de aquel que parecía un garañón.

Fecha: 27/09/2005 08:53.


Autor: LeeTamargo

...El aporte cultural de Don Marcelino Menéndez Y Pelayo es inigualable. La cultura se escribe con mayúscula gracias a personalidades así...
SALUDANDO: LeeTamargo.-

Fecha: 27/09/2005 14:21.


Autor: Dinosaurio

Lo siento "mi amol", pero hoy te lo tengo que decir (sin que sirva de precedente):
¡¿Qué te hemos hecho para merecer esto?!
¡Menudo ladrillo que nos acabas de largar, maja!
Menos mal que te queremos y sabemos que un mal día lo tenemos cualquiera. ¿O es que lo has hecho a drede?
Anda, mejórate, Gata.
Abrazos.
P.D.: Ah, el "servicio" sigue de pena o peor imposible. Lo mismo ha sido por eso. Serán gremlins.

Fecha: 27/09/2005 16:00.


Autor: Gatopardo

Tamargo, tú y yo somos capaces de leer con frenesí y en puro extasis hasta el modo de empleo de los electrodomésticos, y eso nos da un "je ne sais quoi" que nos diferencia.
Dinosaurio: sufriréis, sudaréis, desearéis no haber venido, no saldréis de aquí mejores que habéis entrado, no más cultos,no más sabios, sino como penitentes, y si algún día vais al cielo, será gracias a gente como yo. Aunque no me lo agradezcáis.

Fecha: 27/09/2005 17:13.


Autor: Dinosaurio

¡Ave María purísima!

Fecha: 27/09/2005 19:14.


Autor: Gatopardo

Usque abutere patientia vostra.

Fecha: 27/09/2005 20:20.


Autor: Dinosaurio

(G)atilina?

Fecha: 27/09/2005 20:36.


Autor: Gatopardo

¡Sasssto!

Fecha: 27/09/2005 22:27.


Autor: alimaña news (redactor-jefe)a Dinosaurio

Con la admirable capacidad que tiene usted de no escribir más de tres palabras sin meter un idiotismo (no "idiotez", que también) me explico que el texto elegido por Gatopardo haya provocado un cortocircuito por sobrecarga en su modesta red de sinapsis neuronales

Fecha: 27/09/2005 23:21.


Autor: Gatopardo

Redactos Jefe Alimaña, cuánto bueno por aquí: cuando dejes de aspirar y hacer méritos para la Real Academia de las Ciencias y de las Letras, si no es molestia, estoy esperando la continuación de las crónicas sobre Camila y Carlos de Inglaterra, que estamos a base de rumores, t ya sabes lo estrictos que somos a la hora de contrastar la información.
O te chumbo a Tautina en plan mala pécora y la señora Alimaña te va a dar para el pelo por tratarte con coquetas desatadas. Tú mísmo.

Fecha: 28/09/2005 14:44.


Autor: alimaña news (redactor-jefe)

Últimamente me dedico a investigar en las catacumbas de las altas finanzas y la política internacional...Y soy bastante mejor que ese mostrenco patibulario apodado"Espía que surgió del frío"

Fecha: 28/09/2005 18:48.


Autor: Gatopardo

Lo siento, como estamos en pruebas en blogia.2 he intentado borrar un comentario repetido y me han desaparecido de golpe una docena. Y el caso es que no había hecho copia de seguridad.

Fecha: 30/09/2005 09:37.


Autor: alimaña news (redactor-jefe)

Lo que has hecho es censurarnos al ciudadano Dinosaurio y a mí una amable plática que traíamos sobre el sentido del humor. Estalinista

Fecha: 02/10/2005 23:08.


gravatar.comAutor: Ricardo Gomes

Tanta estupidez que aparece aqui escrita acerca do Espiritismo só demonstra a vaidade do autor, tanto quanto a sua ignorância.

Fecha: 15/10/2006 21:47.


gravatar.comAutor: Afonso Pereira

Profusa diarreia mental de um imbecil chamado Marcelino. Lamentável, mas útil a sua divulgação, para que se veja onde chega a estupidez mascarada de erudição.

http://www.espiritismo.cc/

Fecha: 16/10/2006 01:15.


gravatar.comAutor: Gatopardo

Camaradas espiritistas: les ruego se vayan a comentar con sus ancestros portugueses, y dejen en paz a don Marcelino Menéndez Pelayo y esta bitácora, que tiene a gala ser laica, descreída, atea, y no creer en espiritistas portugueses, brasileños ni gallegos.
Si continúan, borraré sus mensajes.

Fecha: 16/10/2006 01:20.


gravatar.comAutor: Chayo Zaldivar

Me sorprenden sus comentarios y aun nadie comenta del gran maestro Joaquin Trincado. Yo soy discipula de la Escuela Magnetico Espiritual de la Comuna Universal y estoy estudiando asi que en pasar por el internet, me tropiezo con Uds.
Todos somos hermanos, seamos de donde sea, hay que amarnos todos. Tratemoslo, si???
Gracias.

Fecha: 25/10/2006 02:29.


gravatar.comAutor: A Chayo Zaldivar

No me importaría tener como hermanos a quienes, en el ejercicio de su amor universal, decidan compartir la herencia pecuniaria conmigo. Desgraciadamente, todos los que me invitan a considerarme hermano, pretenden pegarme un sablazo, tratarme como a un primo, y que diga amén.

Fecha: 14/09/2008 05:50.


gravatar.comAutor: Johnny M. Moix

Con todo el respeto a la opinión del D. Marcelino Menéndez y Pelayo, me gustaría aportar un dato, después de casi un siglo de su muerte.
El Espiritismo, como ciencia, filosofía y religión ha ido prosperando al lado de la ciencia, sin que ésta, haya contradecido o demostrado alguna discordancia con los postulados espíritas.
El Espiritismo (por culpa de la ignorancia) está metido en el mismo saco de las supercherías, brujerías y esoterismos.
El Espiritismo es una ciencia seria y responsable, que antes que buscar proselitismo desea aportar conocimiento.

Fecha: 26/01/2009 10:24.


gravatar.comAutor: Gatopardo

A los que califican de Ciencia el espiritismo: si ustedes se encuentran con la Ciencia, desnuda y desarmada, a plena luz del día, salgan corriendo, porque seguro que no lleva buenas intenciones.

Fecha: 11/03/2009 07:11.


gravatar.comAutor: death

que opinan de el libro san cipriano????

Fecha: 07/12/2009 13:03.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris