FÁBULA LITERARIA

20051022105046-typewriter.gif
En aquel país tan poco aficionado a la lectura, de pronto surgió una fiebre lectora. Ahora todos leían, incluso las folclóricas y los profesores de literatura. Pero todos leían lo mismo. La culpa la tuvo un libro llamado El boñigo da Vinci, de un escritor americano con peluquín, que rápidamente fue imitado por los autores autóctonos, si bien nadie reconoció su influencia en las entrevistas.
-No, no lo he leído -decía uno de sus más firmes plagiarios cuando se le preguntaba al respecto.
-¿El boñigo qué? -preguntaba extrañado el autor de El boñigoTtiziano.
-No me interesa ese tipo de literatura -contestaba indignada la autora de La hermandad del santo felpudo y La Biblia en pasta.
El caso es que, con influencias o sin ellas, poco más de la mitad de los títulos que se editaban en el país, unos 30.000, combinaron en sus títulos palabras como clave, enigma, incógnita, código, a las que solo faltaba añadir un nombre de lustre -Platón, Newton, Dante, Vivaldi, Espinete -para convertirlo en un best seller. Y la gente se los tragaba todos, aunque los confundía.
Salí a hacer una encuesta callejera, porque soy periodista cultural.
-¿Cuál es el último libro que ha leído?
La interpelada dudaba:
-Me encanta todo lo histórico. El enigma Mozart, no, El código Mozart, perdón, La sábana de Mozart. Joder, yo qué sé, uno de Mozart. Voy por la página 8 y es alucinante.
Y así con todos.
Entrevisté precisamente al autor de este libro -cuyo titulo exacto era El clavo de Mozart- que había tratado de demostrar que en realidad Mozart no fue un autor precoz. Su primera obra, sostenía con vehemencia el escritor, la había estrenado a los 52 años.
-Pero Mozart murió a los 34 -le aclaré.
-Mentira, eso fue un bulo creado por quienes lo asesinaron.
-¿Lo asesinaron?
-Sí, los templarios.
Los argumentos venían a ser así, unas gotas de historia, unas gotas de suspense, unas gotas de escándalo, unas gotas de semen. El pobre Leonardo da Vinci fue uno de los más manoseados. No solo sus obras sino su propia vida constituyeron el centro de muchas peripecias argumentales. Laureano Asensi Rexach vendió 52 ediciones de su libro El enigma de la última cena. Su intención, sustentada en miles de documentos apócrifos o inventados, no era otra que demostrar que, en el famoso lienzo de Leonardo, Jesucristo era el de la izquierda, y que además hablaba en catalán.
-No hay más que verlo, se le nota en el movimiento de los labios.
En La sábana de Mona Lisa, Matilde Zafón se propuso buscar el posible modelo del famoso y enigmático retrato. Barajó miles de posibilidades, rastreando todas las fotos que encontró del Renacimiento, consultó el google, la enciclopedia wikipedia, el calendario zaragozano, y tras concienzudos análisis comparativos -pigmentación, trazo, tamaño-, llegó a la conclusión de que la famosa pintura era un sello de correos, y que la dichosa Mona Lisa no existía. Era un autorretrato de Leonardo, eso sí, afeitado.
Julio Navarro llegó más lejos en sus investigaciones. Autor de éxito, a partir de su primer libro La sombra de los templarios, donde divulgó que los templarios fueron un equipo de fútbol de segunda división, confirmó sus habilidades investigadoras en La peluca de Dante (título para despistar, pues el protagonista era otra vez Leonardo) En el mamotreto, de 700 páginas, desvelaba con pelos y señales, sobre todo con pelos, que Leonardo da Vinci era homosexual. Tras entregar el manuscrito, el corrector de estilo le advirtió de que eso no era un enigma, sino una verdad a voces. Navarro no se amilanó y corrigió las pruebas, poniendo negro donde decía homosexual.
-No hay problema. Eso también lo tengo demostrado.
Así que hubo que oscurecer las portadas ya impresas.
Las polémicas, como no podía ser menos, se sucedieron, especialmente a cuento de Newton. En La hermandad santa del enigma de Newton, Matilde Navarro, postuló que de manzana nada, que lo de Newton fue una zanahoria -los ejemplares del libro se acompañaron con el regalo de la auténtica zanahoria de Newton-, lo que fue contestado por Julio Asensi en La berenjena de Newton, donde alcanzaba cotas insospechadas de veracidad histórica. La susodicha berenjena no era más que un eufemismo para designar el miembro de Leonardo, amante de Newton, de cuyas relaciones incestuosas nació Vivaldi, templario suplente.
Así anduvieron entretenidos nuestros autores durante un par de años. Hasta que al afamado autor americano de peluquín, no el mismo, sino otro cualquiera, le dio por escribir un libro sobre un desatascador de desagües contemporáneo. Ahí se acabó todo. Volví a sacar mi grabadora a la calle.
-¿Cuál es el último libro que has leído?
- El desatascador de desagües, de Matilde Zafón Asensi. Siempre me han gustado las historias contemporáneas. Voy por la página ocho y es alucinante.
 
 Autor: Antonio García Muñoz, por cortesía de Albacete Literario

Comentarios > Ir a formulario

Autor: Trini

Estupendo relato, enhorabuena. En efecto todo el mundo ha leído el "Codigo"todo el mundo ecepto la señora Beckan que confiesa abiertamente que jamás leyó un libro. Y los más plastas son aquellos que lo han creído a pies juntillas, tengo una amiga que durante un mes, al menos, nos dio disertaciones a las demás, de la "realidad" que según ella encerraba esa novela.
En fin...

Saludos Antonio. Un abrazo Gata

Fecha: 22/10/2005 12:20.


Autor: Hannah

ayyy qué fue de aquellos Baudelaire, Cervantes o Cernuda!

Fecha: 22/10/2005 13:39.


gravatar.comAutor: Portorosa

Es cojonudo, Gatopardo. Al final me he quedado un poco cortado, porque creía que lo habías escrito tú, pero en cualquier caso elegirlo es ya un mérito. Me parece buenísimo.

Un beso, G.

Fecha: 22/10/2005 13:55.


gravatar.comAutor: YoHannah

Me he reído mucho leyendo este fabuloso texto que describe una triste realidad: el empobrecimiento cultural de las muchedumbres. Y es que al sistema siempre -a cualquier sistema- le ha venido bien la ausencia de pensamiento libre, la distracción de las masas, etc.
Y ahora, con la nueva edición de "Gran Hermano" ya ni siquiera tendrán que leer el código ni los mil y un "libritos" más que se han editado para explicarlo... ¡País!

Un saludo cordial.

Hannah

Fecha: 22/10/2005 14:06.


Autor: LeeTamargo

...Y prepárense para el que viene: otro diseño del marketing puro de ventas. Aunque no contaron esta vez que el escenario de la historia es una España cutre, sucia y mísera que no aparece en los mapas ni de la antiguedad y que aquí al autor, de tanto rizar la ficción, se le fue la mano y hasta la imaginación. Aunque quién sabe, así y todo, todavía triunfa con tanto seguidor de catálogos de turno.
Otro día hablamos de Literatura, ¿de acuerdo?...
SALUDANDO: LeeTamargo.-

Fecha: 22/10/2005 14:33.


gravatar.comAutor: la Gioconda

Jajajajajaja, excelente!
Voy a enviar este articulo al escritor argentino Federico Andahazi...

Fecha: 22/10/2005 15:42.


gravatar.comAutor: joanvinci

Pasarse por aqui si que és un verdadera incognita.Una gratificante y lúcida incógnita que te desvela ya sea en tus escritos o en los textos que incluyes cómo una buena bofetada que hace saltar las telarañas mentales. Gracias, ojala todas la bofetadas fueran tan buenas.
buenisismo el articulo y cómo siempre los enlaces, un gusto ganar el tiempo aprendiendo ;) besets

Fecha: 22/10/2005 15:54.


Autor: felipe

Gatopardo, estupendo. La literatura-mercadeo, y sus parlantes (!los críticos!) son alucinantes desde la primera línea. Un abrazo

Fecha: 22/10/2005 17:39.


Autor: Dinosaurio

Buenísimo. Me he reído como hacía tiempo que no lo hacía. Amí también me ha pasado que, hasta el final, he creído que era tuyo.
Enhorabuena al autor.
Además, por desgracia, me temo que el relato es esperpénticamente real.
Abrazos.

Fecha: 22/10/2005 20:52.


gravatar.comAutor: marcarlop

Pero no lo dudes, y la fiebre volverá, siempre vuelve. Antes que esta fue la de El Perro de Atenas, no perdón, El Caballo de Troya, ¿o era El Burro de Catalunya?
uf! ¡Con tantas lecturas se me ha olvidado!

Un abrazo

Fecha: 22/10/2005 21:32.


Autor: thirthe

pues yo no he leído el boñigo da vinci, pero sí a Zafón, he pecado?:-))

muy bueno el artículo.

Fecha: 22/10/2005 23:16.


Autor: El Pendón Volteriano al autor

Señor autor: Es usted tan bueno y tan divertido que le perdono no haber encontrado motivo para meterme con usted

Fecha: 22/10/2005 23:33.


gravatar.comAutor: Gatito viejo

El artículo buenísimo . Tambíen piqué y creí que era tuyo.Me he reído como hacía tiempo que no lo hacía . Muy bueno ...Saludos

Fecha: 22/10/2005 23:38.


gravatar.comAutor: illa

Jaja, eso mismo pensaba yo el otro día al mirar la revista del Círculo de Lectores: catorce mil libros sobre enigmas en la edad media o relacionados con las religiones.
Es lo que tiene el mercado, pero al menos la gente lee, y así hará menos faltas, ¿no?:P.

Fecha: 23/10/2005 00:11.


Autor: blanca

Ja Ja Ja como me he reido. Creo que esas lecturas "populares" son una especie de "Gran hermano" pero en literatura, aunque debería estar prohibido que se les incluya dentro de las letras. Tendrían que incluirlas en el estilo: "letranovelas historicas" y estar hermanadas con las fotonovelas y telenovelas. Me llamaron para comentar un libro de Matilde Asensi en el canal 2 de la televisión andaluza y me negé en redondo a perder mi tiempo con semejantes bodrios. Un abrazo, muy bueno el texto.

Fecha: 23/10/2005 12:02.


Autor: Domingo

En cierta forma me alegra ser el único que va a defenderlo :-D.
En un país en el que no se lee no está de más que la gente pueda descubrir el placer de la lectura aunque sea a través del marketing. Es cierto que nos encontraremos a no tardar mucho gente que sólo ha leído "El Código da Vinci" (no sé si también soy el primero en poner el título entero :-D), pero eso sin duda es mejor que no haber leído nada. Y si encima alguno se aficiona a la lectura ... miel sobre hojuelas. Es como ver a Induráin y coger la bicicleta durante un tiempo o aficionarse a ella durante el resto de tu vida.

En todo caso criticaría a la gente que se sube al carro a ver si también pueden sacar tajada, pero creo que ni eso. Es absolutamente lícito y si no te gustan, con no leerlos basta.

Sólo le veo un problema a todo esto. El libro lo tendría que haber escrito yo en vez de Dan Brown y ahora mismo me estaría forrando ;-).

Un saludo, Domingo.

Fecha: 23/10/2005 16:33.


Autor: tt

Qué divertida y ácida crítica del mundo literario y que acertada, aunque de fábula tiene bien poco cuando lees entre las líneas. Me ha impresionado, realmente es una colaboración de lujo.
Saludos cálidos

Fecha: 24/10/2005 10:42.


Autor: Gatopardo

No conozco al autor, pero deduzco que una invencible timidez lo tiene mudo y confundido ante tantas muestras de afecto.
Os doy las gracias en su nombre, y por la parte que me toca, como editora de su artículo, os lo agradezco también. Espero convencerlo de que colabore con otros artículos como éste, haciendo amigos entre los editores y los lectores españoles, cuya genialidad siempre nos admira y confunde.
Un abrazo emocionado...qué más da...emocionado...emocionado.

Fecha: 24/10/2005 11:14.


Autor: melytta

Me he reído muchísmo, más por dentro que por fuera que es como uno se ríe de las cosas y no con las cosas. Te iba a felicitar por esa afilada ironía. De todas formas me sigue pareciendo genial. Pero spy una defensora a ultranza de la lectura. También me gustaría que ésta no empañara la cultura, pero veo mucho peor dejar de leer.
No sé, gatopardo, no todos tienen la misma suerte en el reparto.
Besos y un abrazo cómplice.

Fecha: 24/10/2005 18:53.


gravatar.comAutor: Grial

Simplemente genial!!
Y lo peor, cuanta razón tiene... :S
Un beso :)

Fecha: 24/10/2005 18:56.


gravatar.comAutor: Carlos

Todo en esta vida tiene su opuesto: está el mundo literario y también, el inmundo literario.

Fecha: 26/10/2005 13:43.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


http://gatopardo.blogia.com