Facebook Twitter Google +1     Admin


AL DESPERTAR

20051024235923-cuadro2-jpg-jpg


      Seguramente tú tienes clara la idea que has querido expresar, pero el lector no la vislumbra. Por lo que te voy a dar el primer ejercicio. Recapacita la idea y exprésala en un papel, sin darle forma literaria, simplemente: “Yo quise decir que un dinosaurio…” Y después, aunque te parezca una tontería lo que te pido, haz una descripción minuciosa del personaje y su entorno, y luego describe a las cosas que le rodean, qué son, cuál es su relación con el mentado personaje. Todo esto es “reunir material” para el cuento, que aunque luego no lo uses todo, aunque tires muchas cosas, te va a permitir reescribirlo con un conocimiento total del ambiente donde se desarrolla el relato.
Ánimo y espero tu trabajo.
Profesor del taller literario.

      Cuando me desperté, después de dormir siete horas y nueve minutos, el sol primaveral iluminaba la tierra desde hacía tres horas y ocho segundos.
     La primera tarea, después de hacer mis abluciones y desayunar, fue la de contarles, según las enseñanzas de mi profesor del taller de escritura, cómo es el espacio donde yazgo; un dormitorio de dimensiones reducidas, con una cama a juego con la mesilla y el armario, estilo neocolonial, que mi marido escogió porque se parecía a la alcoba matrimonial de sus padres, que en paz descansen.
    He de explicarles para ser fiel a la verdad y clara en mi exposición, que mi marido es huérfano pero eso no obsta para que sus difuntos sean un punto de referencia en nuestras vidas, tan agobiantes como si sus padres, mis suegros, no estuvieran muertos, sino mal enterrados. Sepan ustedes, para que se hagan una idea del entorno, que cada vez que limpio el polvo del cuarto tropiezo con el retrato que nos hicieron a la puerta de la Iglesia y veo el gesto de profundo desagrado que impusieron en nuestra boda, en la que no se les escapó ni una lágrima ni una felicitación, sólo unos estruendosos suspiros de fuelle de herrería, acabados en estertor agónico; y también me observan sus rostros patibularios desde la foto que hay sobre el taquillón del recibidor, a juego con el espejo biselado y oscuro. Cada noche, he rezado para que desapareciera de la sala de estar el retrato al óleo, tamaño natural, de mi suegro, cuyos tonos oscuros subrayaban la palidez casi cadavérica de porte notarial y su asombroso parecido con un dinosaurio, perteneciente a un grupo extinto de reptiles, conocido tan sólo a través de restos fósiles.
    Es éste el momento de que diserte sobre el significado e importancia de estas palabras, pues el lector puede llevarse a equivoco con respecto a mi intención al utilizarlas:
    Las palabras dinosaurio y fósil tienen un significado peyorativo en el lenguaje corriente; se llama dinosaurio a alguien o a alguna organización que sigue viviendo cuando ya no se le necesita; un fósil es una persona vieja, seca y aburrida. Entonces, ¿por qué tantas personas los encuentran fascinantes? Los dinosaurios responden al niño que todos llevamos dentro; amplían la imaginación y despiertan nuestro asombro. ¿Cómo es posible que fueran tan grandes? ¿Cuánto tiempo vivieron? ¿Por qué se extinguieron? Todas estas preguntas y muchas más alimentan mi fascinación por el Diplodocus y el Tyrannosaurus, y bullen en mi interior mil ideas de porqué utilicé ésta y no otra definición al hablar del retrato de mi adusto suegro, pero creo que es harto suficiente con esta breve disertación para facilitar al lector la comprensión del vocablo.

    Y ahora que ya he dicho todo lo que quería decir sin palabras que falten, doy paso sin más preámbulos a lo que realmente aspiraba a contarles, y que no es otra cosa que revelarles que anoche, según costumbre, también recé para que desapareciera, se volatilizara, se fuera a la colección de la baronesa Tyssen, al vertedero municipal, me daba igual dónde, pero fuera de mi vista. Y, aunque puse especial interés en la plegaria por ver si esta vez la daba el Señor por válida, para mi desgracia, esta mañana, al despertar, el dinosaurio aún estaba allí.
Por Augusto Monterroso (después de hacer un curso de Escritura Creativa)
 
(Éste ha sido un guiño satírico de fraterna complicidad entre Tautina y esta servidora para el uso y disfrute de sus lectores.)
24/10/2005 23:59. enlace permanente. RELATOS

Comentarios > Ir a formulario



Autor: M.A.O.

En los últimos días me la he pasado en otros rollos y no he tenido acceso frecuente a Internet, sin embargo cuánta falta me hace enriquecerme con las historias de hombres y mujeres tan especiales como tú. Aquí sigo y difícilmente me voy. Un abrazote y gracias por tu apoyo..

Fecha: 25/10/2005 01:17.


gravatar.comAutor: Portorosa

Está muy bien, G., me ha parecido muy original y muy ingenioso. Lo que no me “cuadra” es que sea una protagonista, pero tú sabrás.

Muy bien. Un beso.

Fecha: 25/10/2005 08:18.


Autor: Gatopardo-l'agüela

Saludos, MAO.
Portorosa:el método Stanislavski aplicado a la escritura es así, los resultado son asombrosos: el pobre Augusto se metió en el pellejo del personaje de tal manera que luego tuvimos que mandarlo a un psicoanalista argentino jungiano para que le revisara los arquetipos.
Ha sido muy enriquecedora esta experiencia, sublime, diría yo.

Fecha: 25/10/2005 08:50.


gravatar.comAutor: YoHannah

Gracias por el ejercicio. Es muy útil y práctico poara quienes tenemos ese dichoso "vicio" de la comunicación escrita.

Un cordial saludo

YoHannah

Fecha: 25/10/2005 09:31.


Autor: tt

Comparto lo de la enriquecedora experiencia, y divertidísima además. Pero quien más me preocupa es el bueno de Augusto, que ya no ha vuelto a ser el mismo, y ahora escribe textos tormentosos y alienados, perdido para siempre en un bucle de infinita narración descriptiva. Un minuto de silencio por otro genio devuelto al redil.

Fecha: 25/10/2005 10:15.


Autor: Pablo L.

No me logro hacer una idea de lo que pretende decir Monterroso: ¿no tiene cortinas en su casa? ¿Cómo es la tapicería? ¿En qué trabaja y qué aficiones tiene? ¿Cómo se llamaban sus suegros? ¿La boda por la Iglesia se supone que es católica, protestante? Este relato deja demasiadas cosas sin explicar.

Fecha: 25/10/2005 11:11.


Autor: LeeTamargo

...Si Monterroso levantara la cabeza creo que el dinosaurio seguiría estando a su lado. A los niños les atraen los dinosaurios y, con el paso de los años, nos atrae el mundo perdido de la niñez; por ahí creo que va el sentido de mantener antiguallas cercanas de recuerdo... ¡Me pareció un ejercicio muy didáctico y aprovechable, Gatopardo!
SALUDANDO: LeeTamargo.-

Fecha: 25/10/2005 12:31.


Autor: Dinosaurio

Aunque no tiene nada que ver conmigo, no me resisto a la tentación de entrar para decir que creo que don Augusto hizo muy bien los deberes del ejercicio ... al principio, y luego hizo lo que le dió la gana.
Abrazos.

Fecha: 25/10/2005 15:01.


Autor: felipe

estupendo el texto que nos aportas, cargado de verdaderas dosis masivas de ironías, me encanta por todos los lados.

Fecha: 25/10/2005 18:42.


gravatar.comAutor: Trini

Muy didactico y divertido. Ya entiendo de donde salió la facilidad de Monterroso para sus microcuentos.

Con respecto al dinosaurio, dime, quién no tiene fotos de "dinosaurios" en su casa.

Un abrazo

Fecha: 25/10/2005 19:58.


gravatar.comAutor: Fabrizio

Las relaciones intrafamiliares, un tema complejo. Una de mis tias tenía la teoría de que el ser humano debía nacer de un huevo y valerse por si mismo para evitar lazos familiares. Mis padres no fueron a mi boda, co ello se ahorraron la respiración de fuelle y salir en la foto con cara de angustia.

Fecha: 25/10/2005 20:47.


Autor: blanca

Que cuento más revelador. Me encantó este juego de palabras, este mapa del aborrecimiento a esos dinosaurios, y que mejores fósiles, secos y estirados que el mundo de la Tyssen. Un abrazo.

Fecha: 25/10/2005 21:18.


gravatar.comAutor: Muralla

Magnífico ejercicio que nos hace dosfrutar a todos.
Me encantan los dinosaurios, pero unos más que otros, naturalmente...
Bicos. Muralla.

Fecha: 25/10/2005 21:19.


gravatar.comAutor: Magda

¡wow! Gatita, ¡con la falta que hacen estos ejercicios!, al menos a mi me encantan, y no son nada sencillos, pero muy enriquecedores.
Monterroso es notable en el juego de palabras, como aquello que dice: "La vida no es un ensayo, aunque tratemos muchas cosas; no es un cuento, aunque inventemos muchas cosas: no es un poema, aunque soñemos muchas cosas. El ensayo del cuento del poema de la vida es un movimiento perpetuo: eso es, un movimiento perpetuo..." o_O

Gracias por este post tan constructivo y bonito.

Fecha: 25/10/2005 22:12.


gravatar.comAutor: Gatito viejo

Monterroso, Gatopardo y Tautina ¡qué mezcla más explosiva !.El resultado lo tenemos en este magnífico relato.Saludos

Fecha: 26/10/2005 08:45.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris