Facebook Twitter Google +1     Admin


TEORÍA DE LA LITERATURA

20051212022639-daumier-honore-das-drama-9701165.jpg

Entre las publicaciones digitales y los estudios que suelo consultar, me parecen excelentes las de la Universidad Complutense de Madrid, y muy esclarecedores los artículos y análisis del profesor de Teoría de la Literatura, Ángel García Galiano.
Como muestra os traigo la reseña crítica que escribió sobre dos ensayos de Manuel García Viñó, publicados en 1995: "La novela relativista y quántica", "Heterodoxia", cuaderno, n.’ 22, y "El soborno de Caronte" (El Toro de Barro):

"Dentro de su ya vasta obra, tanto narrativa como crítica y teorética, nos ofrece ahora García Viñó, un pensador heterodoxo y saludablemente atípico en el yerto panorama contemporáneo, dos ensayos publicados casi a la par, complementarios entre si y que acaso convendría leerlos como uno solo. Se trata en ambos casos de textos construidos a base de la acumulación paragráfica de materiales, ideas, intuiciones, demandas,avisos, que apuntan a dos fines fundamentales, uno de denuncia, el otro de construcción. El primero, que nace de la decepción y el hastío ante la vacua retórica postmoderna, consiste en denunciar la impostura que alimenta y de que se nutre la actual estética literaria y artística, basada no tanto en el valor estético de los productos que ofrece, como en la regulación (artificial) de un mercado y la posterior satisfacción del mismo con manufacturas ad hoc, casi de usar y tirar, absolutamente perecederas, prescindibles, falsas, hojarascas hinchada por los voceros del Sistema, que alientan con su necia conjura la increíble y paralizante idiocia del actual «consumidor» teledirigido de arte y literatura, al que se le da el gato de la «información», y se le escamotea la secular liebre de la sabiduría, del conocimiento; al que se asaetea con reclamos comerciales, nombres, valores del momento que, desde la programación del marketing, se asimilan a lo que se lleva, a lo que ahora es cultura, etc., con una tendencia monstruosa a confundir (interesadísimamente) valor y precio, sobre todo en pintura. Curiosamente, tales productos tan brillantemente manufacturados y biodegradables como vacuos, apuntan siempre a apuntalar el Sistema, mantener el estado de apatía y grisura actual, evitan la profundización en los grandes temas que siempre han preocupado al ser humano, aquellos, precisamente, cuya reflexión lo capacitan y constituyen como persona. A cambio, se prefiere un pseudoculturalismo de opereta y una frivolidad evanescente alentada, no sé si culpablemente, por buena parte de los críticos, acaso impelidos a ello por presiones desde dentro o por un ataque irreprimible de adocenamiento anihilante.
Una vez denunciada, y contundentemente, la impostura (ese famoso «vale todo», peligrosamente equiparable a «nada vale»), el segundo propósito suyo es proponer al debate público una serie de materiales que apuntan a la cada vez más necesaria construcción de una teoría literaria capaz de dar cuenta, sistemáticamente, de la que García Viñó, apelando a la terminología de la física, llama la novela quántica y relativista. Se trata en fin de la constitución de lo que podríamos llamar una «teoría unificada» de la poética de la ficción postcervantina, empleando este término en el sentido de aludir a aquellas novelas que ya no siguen (¡y desde hace un siglo¡) el cauce decimonónico-realista fundado a partir del Quijote y que culmina en Tolstoi; lo que García Viñó ha dado en llamar «novela mecanicista» o newtoniana, por transcribir temática y estructuralmente la cosmovisión de la física y la astronomía que revolucionó la Edad Moderna.
Se trataría de continuar una labor absolutamente necesaria en la que ya tenemos antecedentes ilustres, sin ir más lejos los trabajos de personalidades como Baquero Goyanes o Darío Villanueva, quienes ya apuntaban a este mismo esfuerzo en sus bien conocidos ensayos sobre la estructura de la novela actual o el tiempo reducido, respectivamente.
A fin de remover el abotagado ámbito de la moderna Preceptiva, a veces, y con honrosas excepciones, más preocupada por la mera acumulación erudita, el acarreo de teorías de teorías y las discusiones bizantinas y deconstructivas, que por la explicación de los fenómenos literarios que dan cuenta del mundo en que vivimos, García Viñó parte de una evidencia: la Filosofía y el Arte han corrido siempre parejas a la Ciencia. Son tres ámbitos o modos para conocer una y la misma Realidad. Pues bien, tras los descubrimientos de la física quántica y la teoría general de la relatividad, la desaparición, por resumir mucho, del sistema cosmovisionario y mecanicista de Newton, es obvio que también la novela (el arte en general) debía dar cuenta de esta nueva forma de instalación en el Universo, y que genera, obviamente, nuevos modos estructurales y nuevas técnicas narrativas por medio de las que transcribir, convincentemente, la nueva situación. De cómo enfocar, en fin, adecuadamente, los temas de siempre, el vino viejo, en los nuevos odres: así, por ejemplo, valga como botón de muestra de su análisis, no es casual que en este siglo la novela, el arte, se convierta en un mosaico discontinuo que no termina en sí mismo, sino en el lector; o la relevancia creciente del hecho pragmático en la comunicación literaria; la desaparición del decimonónico y seguro universo estable, cerrado, omnisciente. Ahora, en cambio, habrá tantas novelas como lecturas.
Tres son las características fundacionales de la Novela postmecanicista: el lenguaje, fin en sí mismo, no sólo medio para «relatar»: la intuición de Joyce, en definitiva (con un claro precedente en Flaubert); la estructura, que ya no puede ser lineal, sino laberíntica; y, por último, la forma insólita de presentar la realidad, como un sistema cerrado, autosuficiente, en que cada parte refleja el todo.
Pero en fin, no se trata ahora de resumir aquí las principales aportaciones del siempre polémico García Viñó, sino de invitar al lector universitario interesado en estos fundamentales aspectos de la Estética contemporánea a entrar en el debate que nos propone en estos dos trabajos. Digamos sólo, para terminar, que junto a los apuntes para una teoría o poética general, se ofrece, además, las características que habrá de tener el artista, el escritor, que dé cuenta de esta nueva realidad y que se resumen en un solo adjetivo: habrá de ser un heterodoxo, un no incardinado en el Sistema, habrá de ser un desplazado, un periférico. Pero, ¿cuándo el verdadero artista no lo ha sido?
Al margen de los aciertos o errores que presenten estas dos primeras aproximaciones,estos apuntes, adelantos, y a falta de la Teoría Unificada, lo cierto es que conviene darse cuenta lo antes posible del cambio de paradigma estético (y científico) que se ha producido, y ello por dos razones, para apuntar cuanto antes a la gran obra maestra que lo identifique como tal (el nuevo «Quijote»), y para denunciar a los que, remedando fórmulas trasnochadas, caricaturas mínimas de las grandes construcciones decimonónicas, quieren seguir sentando sus reales como depositarios y únicos garantes del valor estético de nuestros días: denunciar a los que alimentan la impostura y viven de ella."

Autor: Ángel García Galiano, profesor de Teoría de la Literatura en la Universidad Complutense de Madrid, autor de "El mapa de las aguas" (Editorial Mondadori) y de "El fin de la sospecha", publicado por la Universidad de Málaga, 2004.

Enlace al artículo: http://revistas.sim.ucm.es:2004/fll/02122952/articulos/DICE9696110332A.PDF
En la imagen, cuadro de Honoré Daumier.

12/12/2005 02:26. Editado por Gatopardo enlace permanente. RECOMENDAMOS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAutor: Gatopardo

Acabo de percatarme de algo profundamente turbador:
últimamente en Gatopardo todos se llaman García.

Fecha: 12/12/2005 02:45.


gravatar.comAutor: David Morán

Efectivamente no es lo mismo hablar de una simple lectura que hablar de literatura. También es cierto que la cantidad (aspecto que determina muchas veces la preferencia del consumidor) y la calidad no siempre van de la mano, especialmente en la literatura contemporánea, como se suele decir. Como vemos, los valores del mercado, ligados siempre a la “cantidad”, centran la mayor parte de su atención en lo superficial, ya que resulta ser más fácil de consumir y, por tanto, de vender.

Muy interesante el texto de García Galiano, que parte de las tres principales perspectivas que nos hacen comprender nuestras vidas y la vida. Me pregunto qué libro sería “EL Quijote” del siglo XX, muy al estilo de esos tiempos por supuesto.

Saludos Gatopardo.

Fecha: 12/12/2005 03:13.


gravatar.comAutor: El hombre sin nombre

Gatopardo, parece que cuando conviene una cosa son FILOLOGUILLOS y cuando conviene otra se utilizan como argumento de autoridad.

Pero hagamos un poquito de crítica viñeana.

"[...] la Filosofía y el Arte han corrido siempre parejas a la Ciencia. Son tres ámbitos o modos para conocer una y la misma Realidad."

Deja que me carcajee a pierna suelta con esta joyita del pensamiento humano. Por supuesto que la Filosofía y el Arte han corrido parejos (¿"parejas"?, pensaba que cuando uno de los términos era masculino la concordancia del adjetivo se hacía en masculino porque es el término no marcado) a la Ciencia. Y también han corrido parejos a la Historia, a la Economía, a la Política. ¿Alguien puede concebir un mundo donde se haga una Ciencia del siglo XX y un Arte del siglo XV? Efectivamente, la Realidad es una y la misma; por eso todos los ámbitos de esa Realidad se relacionan entre sí, y relacionar el Arte con la Ciencia dice tanto y tan poco como relacionarla con la Historia o con la Economía.

"Pues bien, tras los descubrimientos de la física quántica y la teoría general de la relatividad, la desaparición, por resumir mucho, del sistema cosmovisionario y mecanicista de Newton, es obvio que también la novela (el arte en general) debía dar cuenta de esta nueva forma de instalación en el Universo, y que genera, obviamente, nuevos modos estructurales y nuevas técnicas narrativas por medio de las que transcribir, convincentemente, la nueva situación."

Es obvio que obviamente ha resumido mucho, porque en una escasa frase consigue poner en relación a Newton y a la teoría de la relatividad con el Quijote y el Ulises. La frase, por otra parte, es una auténtica perla.

Fecha: 12/12/2005 22:49.


gravatar.comAutor: El hombre sin nombre

O pone una conjunción "y" delante de "la desaparición" o el sintagma queda fuera de la subordinada temporal de la siguiente forma: "[...]la desaparición del sistema cosmovisionario y mecanicista de Newton, es obvio que también la novela debía dar [...]".
¿Con quién se supone que se coordina "y que genera"? ¿Con "es obvio"? Obviamente que no lo tengo claro.¿Quién genera?, ¿la nueva forma de instalación en el Universo o la novela?

Pobre Viñó. Con defendores de como estos no necesitará enemigos ni tampoco que lo critiquemos. ¿O será que aplicar el método Viñó es más fácil de lo que parece?

Sinceramente, Gatopardo, el artículo me aclara más bien poco. Habla de generalidades, de renovación en plan abstracto, sin aterrizar en ningún momento. ¿De verdad te parece tan esclarecedor? ¿Podrías explicarme a partir del texto conceptos como "novela quántica y relativista", la "teoría unificada" de la poética de la ficción postcervantista o la novela "mecanicista" o newtoniana? La relación entre literatura y ciencia está traída por los pelos, porque el arte es una manifestación más del pensamiento humano, y tiene tanto que ver con la ciencia como otras formas de pensamiento.

Sinceramente, y te aseguro que sin ánimo de ofender (pero este tipo de cosas me encoleriza), este texto apesta a vaciedad posmodernista.

Fecha: 12/12/2005 22:58.


gravatar.comAutor: El hombre sin nombre

Seguramente soy tonto, pero del texto me entero de pocas cosas (por favor, está tan mal escrito que me da ganas de llorar: ¿¿¿estos apuntes, adelantos???). Por lo que intuyo Viñó habla de una revolución en la novela alejada de los esquemas decimonónicos.

¿Alguien puede traducirme cuál es la innovación que Viñó propone después de Joice, Faulkner, Proust, Kafka, Virgina Woolf o Cortázar? ¿Es que se puede innovar más en estructuras novelescas después de estos autores (y muchos más)? La innovación en el arte tiene un límite, y es el límite de la comprensión. Más allá de la comprensión cualquier innovación es baldía. Y pretender innovar más que estos autores supone dar este paso.

Fecha: 12/12/2005 23:06.


gravatar.comAutor: El Pendón Volteriano al Hombre sin Nombre o Anónimo Filologuillo

Amigo mío: Tengo las cejas en puro acento circunflejo de leerle. Me aburre, me deprime, me hace bostezar, me he escurrido tres veces del sillón, aplastado por su prosopopeya ¿No tiene algún aoristo que comentar? ¿ No le puede prestar algún colega cuarto y mitad de diptongos mozárabes? ¿No puede dedicarse al solitario vicio con la boca cerrada?

Fecha: 12/12/2005 23:09.


gravatar.comAutor: El hombre sin nombre

Pendón Volteriano, hasta tal punto llega tu falsedad que si te pusiera un texto de Viñó sin que lo supieras diciéndote que es mío me volverías a decir lo mismo, puesto que el análisis que he hecho es semejante a los que él hace.

Pendón Volteriano, tus ataques están perdiendo chispa. Vas a tener que ponerte las pilas o tal vez haya cambios en la plantilla. ¿Tienes acaso algo que objetar a lo que he dicho fuera del puro insulto sin gracia? Si es así estoy dispuesto a discutirlo contigo cara a cara tomando un café (es más, yo invito). Y te prometo que estoy dispuesto a hacerlo. ¿Qué te parece mi propuesta? ¿Aceptas o harás lo que criticas?

Fecha: 12/12/2005 23:27.


gravatar.comAutor: El Pendón Volteriano al Anónimo Filologuillo

Lo siento muchísimo, pero ya he agotado mi ración mensual de cafeína para poder soportar su prosa. No me extraña haber perdido mi habitual chispa. Estoy aplastado de aburrimiento. Otra vez será esa verbenera party a la que me invita. Pero lo que pretendo no es hacerle a usted gracia, sino que se calle YA

Fecha: 12/12/2005 23:34.


gravatar.comAutor: melytta

ESto viene a corroborar algo que ya sabía. No es tan fácil escribir, crear y por encima de tendencias, modas ser un clásico en el arte de decir lo que se ha dicho muchas veces como si fuera la primera vez.
Un abrazo muy cálido,

Fecha: 12/12/2005 23:41.


gravatar.comAutor: Hannah

De nuevo, en la tierra de "las libertades" y "los derechos" han vuelto a ejecutar a un ser humano.

Un abrazo de persona triste

Hannah

Fecha: 13/12/2005 11:33.


gravatar.comAutor: felipe

Muy polémico el Gatopardo, pero no menos interesante; más aún muy interesante. Y hoy la teoria de la litertura, al margen del Mercadeo y del efímero negocio de la venta de "cultura"

Fecha: 13/12/2005 22:07.


gravatar.comAutor: Ali

Teoria de la novela , Teoria de la Literatura,y tantas otras teorías... Todos estos académicos términos suenan bien aunque frente a la realidad de nuestro tiempo suenan también vacíos y poco coherentes a mi parecer... viendo estos dias toda la explosión creativa literaria más o menos y la multitud de ediciones... gente que escribe fuera de las teorias universataias, lejos de las aburridas gramáticas de la narración...
¿y que qué os parece, son escritos fuera de la teoria de los grandes maestros de las Letras? Un saludo a todos los artistas de por aquí. AA

Fecha: 13/12/2005 23:49.


gravatar.comAutor: invisible

¿Y por qué la novela ha de ser cuántica y no espacial, después de lo de Yuri Gagarin? Vamos, que vemos hablando a un personaje, y de pronto hace pum... y se eleva al cielo y se pone a orbitar alrededor de la Tierra. Lo de la novela cuántica me parece una gilipollez desesperada de unos que querían destacar frente a otros, que han llegado incluso al nobel, como Cela, mientras a estos cuánticos no los conoce ni Dios. Me recuerdan al mario de la novela de Delibes, hijo, que lo que tú escribes no interesa a nadie...

Fecha: 21/10/2008 17:09.


gravatar.comAutor: comic

Ángel García Galiano es un mediocre impostor, y creo que es muy consciente de ello, lo cual parece proporcionarle una enorme angustia existencial.

Fecha: 02/03/2009 07:58.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris