Facebook Twitter Google +1     Admin


EL CASERÓN

20051215015445-helene-schjerfbeck5.jpg

A Gatopardo

Abro la puerta, sombras
comienzan a moverse
en la quietud amplísima del vacío.
Al sonido tangente del metal,
todas se han congregado. Tras el zaguán, el patio
exhala un blanco níveo que no borra
las lianas ausentes de los potos
ni el ágil griterío de los niños
que trepaba, sin alas, las paredes.

Todo está fijo, entro
en la antigua cocina y en la mesa
unos cirios azules parecen consumirse
en la llama imposible de tanta soledad.
No abriré la despensa donde guardaba loza
por no ver esos vasos que rozaron,
igual que mis mejillas, cada labio,
no comprobar el sueño, ya de muerte,
de cucharas y platos ateridos,
más fríos todavía que el metal y la piedra,
entre tanto mutismo, el de esta casa enorme.

En el salón de al lado, el viejo arcón
de madera, cruzando tiempo y duelo a la vez,
tiempo y más tiempo de guardar en su vientre
cosas que nadie busca, ropa ajándose
y un terrible abandono que ya se le desborda.
La lámpara, en cambio, entera, una ciudad
de diminutas casas en el polvo,
sus largas telarañas como péndulos
de un gran reloj sin horas ni saetas.
Tras la puerta del fondo duerme la cama inmensa
en un vasto vacío, es una tumba
donde cuerpos antiguos miran, abren
los ojos ya calmados del amor,
se giran, de repente, y suena algo
como un beso furtivo en la incerteza.

He recorrido todo el viejo caserón
y, ni siquiera, el perro que hubo en otro tiempo
ha salido a ladrar, me reconoce
y mueve alegremente
la memoria envolvente de su cola.
Mi sollozante mano le recorre
el lomo, ahora de viento. Cinco rosas
siguen abriendo al hoy delgados pétalos.
La tierra, en los parterres,
es un río ya seco. Nada queda
sino un todo que acude a devolverme
nombres y la certeza
de ser yo ya una parte del abismo.
De ser tú ya otra voz
confundida, tal vez, con esas voces
que me llaman sin ser, sin estar, recobrándose
para esa eternidad que llamamos recuerdo;
para esa soledad que llamamos pasado
y para el hondo frío, el jardín familiar
que llamamos la muerte.

Al sonido tangente de la luz
acude toda sombra hacia mi sombra.

Autora: Dolors Alberola

Imagen: cuadro de Helene Schjerfbeck

15/12/2005 01:51. Editado por Gatopardo enlace permanente. POEMAS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAutor: Dolors

Bellísimo el gesto de ese gato que se oculta en la sombra, como tan bella esa, enormemente diminuta, luz que asoma por debajo de la puerta. Helene, con delicada mano,ha robado ese fuego de los dioses.

Fecha: 15/12/2005 09:21.


gravatar.comAutor: Trini

La vieja casa, la vieja vida, el pasado. Los recuerdos como en la niebla de la edad gastada.

Un abrazo.

Fecha: 15/12/2005 15:01.


gravatar.comAutor: felipe

los luminosos y esclarecedores viajes a las sombras y penumbras.

Fecha: 15/12/2005 16:26.


gravatar.comAutor: l'agüela

De los poemas de esta autora me conmocionó su capacidad para enhebrar las imágenes y las palabras como si fueran expresadas por primera vez, sin utilizar jamás los adjetivos consabidos, como lo haría una extranjero que tradujera de un bellísimo idioma desconocido, que lograra renovar y hermosear esta vieja lengua tan desgastada por la costumbre.
Le doy las gracias a Dolors Alberola por permitirme publicar aquí este poema hondo y lleno de sugerencias vivenciales para las dos.
Un abrazo emocionado.

Fecha: 15/12/2005 17:31.


gravatar.comAutor: Grial

Con sus palabras nos trasporta donde quiere..
Precioso poema.
Un beso :)

Fecha: 15/12/2005 19:23.


gravatar.comAutor: Zuriñe

Así me siento yo en la casa que voy a dejar, tal vez mi sombra vague por sus estancias durante un tiempo, mi alma se queda aquí, y un vacio me transporta a la otra. Tu comentario me ha llegado a esa alma que se queda en la casa que dejo. Esta noche aún tengo la oportunidad de escribir esto. Un abrazo amigo

Fecha: 15/12/2005 22:16.


gravatar.comAutor: joan

Siempre he pensado que los poemas son cómo hermosas catedrales cuyos simientos són las palabras. Hay personas que saben utilizarlas para edificar catedrales de vida, de expledorosa belleza en su forma y llena de reconditas capillas para el alma.Un texto profundamente bello, me atreveria a ponerle un adjetivo "silencioso" . Un abrazo tierno Gato :)

Fecha: 16/12/2005 13:55.


gravatar.comAutor: Muralla

Decir que es bello es quedarse tan corto que es como no decir nada, pero es así, es bellísimo.
Gracias Gato por traerla y hacer que la conozcamos.

Fecha: 16/12/2005 22:40.


gravatar.comAutor: Jorge

suculenta lectura, un saludo

Fecha: 18/12/2005 05:18.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris