CADÁVERES SANOS

20051223014841-hbogart.jpg

Ahora que la lucha contra el tabaco entra en su recta final, me pregunto cuanto tiempo pasará antes de que los políticos prohíban las películas con humo por si pudiesen ser inductoras del vicio de fumar. A lo mejor hay que conectar a lo televisores un deshumidificador que convierta a Bogart en un pulcro detective libre de vicios, una especie de investigador del Insalud, privando a Sam Spade y a Philip Marlow del encanto de sus flaquezas, sobre todo el encanto de la flaqueza del tabaco, que en algunas de aquellas películas del cine negro ocupaba en la pantalla más espacio que las flores, la ducha y las sales de baño. A los gobernantes se les ha metido en la cabeza privarnos del derecho al error y de la tentación de los vicios, que fueron siempre el recurso de lo pobres y de los parias para olvidar su ignominia envolviéndola en humo o metiéndola en alcohol. Por lo visto se trata de que vivamos más tiempo y con mejor salud, por nuestro propio bien, dicen, pero sobre todo porque un hombre saludable sale más barato que un hombre enfermo. Es tradicional que los políticos traten de demostrar su autoridad imponiendo decisiones a menudo impopulares, como la decisión de abaratar la vida no precisamente bajando los precios de las cosas, sino suprimiendo los placeres, cuando no las cosas mismas. Hitler sintió siempre el delirio de una raza superior y saludable a la que se llegaría mediante una selección genética, que es algo que por ahora no se les ocurre a nuestros políticos, satisfechos momentáneamente con la posibilidad de crear una raza de la salud a la que en vez de llegarse por el análisis de sangre, se llega por la depuración del aire, aunque el día menos pensado surgirá alguien que proponga la prohibición de las caries, con lo cual habremos alcanzado esa saludable jovialidad de los jesuitas, que sonríen todos del mismo modo, con la misma profiláctica blancura, con esa sonrisa colectiva que es como si compartiesen la dentadura postiza. Antes quien se metía en la depuración del hombre eran los curas, que te andaban en la conciencia y en el alma, te reprochaban los vicios pero en vez de una multa te ponían una de aquellas penitencias que de niños recitábamos alegremente de corrido como si fuesen la pedrea de la Lotería de Navidad. El riesgo de ir al infierno era menos inquietante que la posibilidad de acabar en la cárcel, que es lo que te espera ahora si no pagas una de esas millonarias multas con las que se va a castigar la odiosa infracción del fumador, ese tipo perverso, insalubre y criminal, gente como yo, todos cuantos nos preguntamos si en caso de guerra nuestros muchachos podrán llevarse el tabaco en el petate o va a resultar que también el frente de batalla es un centro de trabajo en el que los únicos vicios permitidos sean el gas mostaza y la conversión de los vómitos en paté de cerdo. ..
Habremos de andarnos con cuidado, no sea que enfermemos de cosas que están mal vistas por esta asfixiante modalidad de Poder farmacéutico y policial. El día menos pensado se cuela en nuestras casas el inspector de vicios y nos decide las tentaciones y la dieta. Después comprobarán si caminamos cada día lo que conviene caminar para ser un tipo agotado pero sano. A continuación nos escogerán el pijama con el que habremos de ir puntualmente a cama. Y cuando queramos darnos cuenta, muchacho, esos viciosos de la salud nos habrán escogido también los sueños. Estamos perdidos, amigo mío. Al paso que vamos, sólo nos podremos morir por prescripción facultativa. Cuando parecía que ya todo estaba descubierto, ahora resulta que acabamos de inventar el cadáver sano, con lo cual la gente en vez de morirse de cáncer de pulmón, se morirá rebosante de salud. Dentro de un par de siglos, incluso el Holocausto será recordado como un lejano problema de humos...

Autor: José Luis Alvite

Publicado en LA OPINIÓN. A CORUÑA DIGITAL

En la imagen Humphrey Bogart fotografiado por Yousuf Karsh

23/12/2005 01:48. Editado por Gatopardo enlace permanente. COLABORACIONES

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAutor: Ana*

Pues estoy de acuerdo. Y eso que ahora doy el pego de buena chica porque he dejado de fumar y hago vida supuestamente sana. Pero no me gustan nada estas medidas drásticas. Es más, no me molesta el humo ni en bares ni en restaurantes. Me resultarán extraños y sosos sin él.Y a "Janfri" que no me lo toquen.

Fecha: 23/12/2005 12:24.


gravatar.comAutor: almena

Gatopardo, permite que te deje aquí un comentario ajeno a este tu post.
Quiero felicitarte por tu elección de los textos de Felipe para recitarlos en tu programa. Y me permito "pegar" aquí parte del comentario que acabo de dejar en su blog.
"... ¿Sabes? yo creo que Gatopardo ha elegido muy inteligentemente. Porque tus textos están llenos de sensibilidad y de belleza creativa.
Enhorabuena también a Gatopardo. Porque la he estado escuchando y su voz, cálida y pausada, es como una caricia.
Un abrazo fuerte y FELIZ NAVIDAD a los dos."

Fecha: 23/12/2005 12:51.


gravatar.comAutor: Trini

Ultimamente veo que los fumadores están fumando más si cabe. Dicen que saben que tienen que dejar el tabaco, que conocen los peligros que acarrea pero, que ahora se sienten perseguidos y tratados en los medios como apestados´.Algunos se han declarado en rebeldía y creo que tienen las de perder tal como está el patio. No sé...
Recuerdo que cuando yo fumaba "El día sin humos" era el que más cigarrillos consumia del año.

Un abrazo Gata.
PD: hoy he oído entero el programa y me ha gustado mucho. Enhorabuena.
Besos

Fecha: 23/12/2005 15:35.


gravatar.comAutor: felipe

Yo hago parte de los parias que fuman. Aquí está prohibido salvo en la calle y en la casa. (en los progrmas de t.v. no puden actores etc. fumar..dan muy mal ejemplo...) Pero ya vendrá que ni en la calle ni en la casa. Claro que el principio del libre desarrollo de la personalidad, ha quedado confinado a la carta constitucional.

Mi solidaridad total con tu anotación,

Fecha: 23/12/2005 22:34.


gravatar.comAutor: Laika

Fabuloso comentario, pero yo me preguntaría:
-¿Fumarse el marisco está prohibido en los cines?
Digo yo que si de eso se tuviese que legislar, pobres políticos ricos. Pero hay más preguntas como esa de qué pondrán los del tercer mundo en sus ollas mientras en algunos países siga sacando humo el dólar.
No debemos morir fumando, pero, entremos por nuestro propio pie en el 1984 Orwelliano y que nos maten los pocos humos personales que nos quedan.
¿Han advertido, acaso, las autoridades sanitarias que internet es un arma de múltiple filo?

El día en que lo ocurrido en Mathaussen y demás campos de exterminio, sea sólo memoria del humo, estaremos irremediablemente podridos y no hará falta avisarlo en las cajetillas ni en los puentes de autopistas.

Fecha: 24/12/2005 00:25.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


http://gatopardo.blogia.com