Facebook Twitter Google +1     Admin


MATERIAL NO INVENTARIABLE

20051226095452-orquideas.jpg

Mario, el hombre de confianza de Don Laureano, entró en la sala cuando Palmira estaba recogiendo los ceniceros...
-Vaya, a estas horas y no has acabado tu trabajo... son cerca de las once... ¿A qué hora terminas?
-Depende, no hay un horario fijo...
-Es lo que tienen los millonarios: son filántropos inconcretos: pueden amar a toda la humanidad, pero a las personas tomadas de una en una, sobre todo si están a su servicio...
-Luego por la mañana empiezo más tarde... no me ocupo del desayuno.
-Yo tampoco tengo horario, ni unas obligaciones determinadas, así es que al final me ocupo de todo...
-Claro, su trabajo es de más responsabilidad...
-Sí, he de dar las consignas a los periodistas para crear opinión, me ocupo de las reuniones para negocios privados, atiendo el correo... y en general, me hago cargo de todo lo que le desborda. ¿Qué ha pasado con la sirvienta que había antes?
-Se ha ido a dormir, no es necesario que nos quedemos las dos...
-¿Desde cuándo estás tú?
-Oh, hace quince años...
-No te había visto nunca, y eso que suelo venir a menudo, porque hacer fotocopias o una carta, para el jefe es como hacer arte de vanguardia o primores de filtiré. Es un inútil. Tú te habrás dado cuenta tanto como yo...
-Yo hago mi trabajo...
-De acuerdo, el jefe paga bien, pero supongo que es capaz de llamarte a las once de la noche para pedir un vaso de leche fría, no se le ocurre que puede ir a la cocina y servirse de la botella que hay en el frigorífico...¿verdad que no? A mí me ha hecho venir a veces a las diez de la noche para dictarme una carta que ni siquiera era urgente o para encontrarle un informe que estaba sobre su mesa, debajo del periódico del que sólo lee las necrológicas...
-Cada uno sirve para lo que sirve...
-Lo único que sabe esta gente es hacer dinero y gastar con tacañería. Imagínate: las facturas de las orquídeas que envía a su amante, las apunta en la cuenta de “Material no inventariable”, como si fuera papel higiénico...hay que ser miserable...
-¿Usted no tiene que estar en esa reunión?
-Los he dejado mientras discuten entre ellos y deciden... Me llamarán para levantar acta cuando lleguen a un acuerdo.
-¿Le apetece un café?
-Si, me vendrá bien... luego no dormiré, pero a estas horas... estoy agotado.
-¿Le ha dado tiempo a cenar algo antes de recoger en el aeropuerto a los belgas?
-No.
-Entonces le traigo un tentempié antes del café..
-Bueno... lo tomare en la cocina mientras preparas la cafetera...
-Se lo traigo aquí con una bandeja, en la cocina no hay calefacción, y hace frío.
-¿No hay calefacción allí?
-No, señor, no pusieron radiadores al construir la casa...
-¡Vaya con el dichoso espíritu ahorrativo! ¿Y dónde más faltan los radiadores?
-Perdone, creo que le llaman...
-¡Uf, alguna tontería será!

Una hora después salen del estudio y se encaminan a la salida. Mario los ha de conducir al hotel en su coche, y la bandeja que le ha traído Palmira ha quedado intacta en el salón.
Don Laureano entra y se sienta ante la bandeja, despliega la servilleta y empieza a comer. Palmira está haciendo el crucigrama del periódico.
-Vaya, ni me daba cuenta del hambre que tenía... Palmira, estás en todo...
-Habéis llegado a un acuerdo muy pronto.
-Sí, sólo quedaban por atar dos o tres detalles menores... No te has quitado el delantal...
-Y parezco una criada... no sé cómo te casaste conmigo...

Palmira le tiende la mano y él se la besa sonriendo.
-Podemos hacer una locura y marcharnos mañana a París para celebrar el fin de año ¿qué te parece?
-Mejor lo dejamos para principios de enero, antes ya sabes que me gusta revisar la contabilidad personalmente... cuando puedas, pásame la de este año y el anterior.
-De acuerdo, te traeré los libros mañana... ¿La del año anterior también? ¿Te interesa algo en especial?
-Todo, ya sabes...
-Sí, ya sé, es lo que tiene casarse con quien tiene dinero... Sigues sin confiar en mí al cabo de quince años de matrimonio...

-Siempre confiaré en ti mientras las cuentas cuadren, pero últimamente tengo la sensación de que se ha disparado el gasto en "material no inventariable"... Vamos, acuéstate ya...Te llevaré tu tisana a la cama, se te ve agotado. Me remuerde la conciencia explotarte así... Voy a contratar a un gerente, y tú vas a volver a tu puesto de funcionario, de ocho a tres, aunque ganes menos... y tendremos más tiempo para estar juntos... ¿verdad?

Gatopardo

25/12/2005 18:07. Editado por Gatopardo enlace permanente. RELATOS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAutor: Trini

El cazador cazado. Vaya secretario tan poco discreto menudo favor le ha hecho al "señorito" ahora se le bajarán los aires de grandeza.

Un abrazo, Gata

Fecha: 25/12/2005 19:14.


gravatar.comAutor: felipe

todas las contabilidades vitales se desacomodan cuando el rubro del "meterial no inventariable" se dispara

Fecha: 26/12/2005 00:46.


gravatar.comAutor: Víctor Manuel Ramos

Nosotros los pobres nunca entenderemos a los ricos. Tendré que ir a revisar mis gastos de material no inventariable.

Fecha: 26/12/2005 07:45.


gravatar.comAutor: Muralla

Como siempre un relato genial con un final sorprendente.
Bicos.

Fecha: 26/12/2005 19:06.


gravatar.comAutor: marcarlop

Es que el amor es el amor, y el dinero el dinero. Y cada uno tiene sus tareas.
Eso sí, las apariencias engañan.

Un abrazo

Fecha: 26/12/2005 22:43.


gravatar.comAutor: Luis Muiño

Y que pocas veces he visto mejor relatado aquello de que la pareja sirve para tratar de resolver entre dos unos problemas que nunca hubieran surgido si hubiéramos estado solos. Cada "Pareja S.L." hace lo que puede, pero vaya: el que esté libre de pecado...

Fecha: 27/12/2005 11:48.


gravatar.comAutor: koekkelberg

koekkelberg

Fecha: 27/12/2005 12:43.


gravatar.comAutor: nadie

bonito cuento de navidad...

Fecha: 27/12/2005 12:43.


gravatar.comAutor: melytta

No era muy buena persona Don Laureano y no lo digo precisamente por el "material no inventariable", más bien por lo poco leal que le era su "hombre de confianza".
Un abrazo muy cómplice.

Fecha: 27/12/2005 21:11.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris