Facebook Twitter Google +1     Admin


PORQUE ESCRIBÍ

20060107023001-lihn.jpg

A Cristina y Angélica

Ahora que quizás, en un año de calma,
piense: la poesía me sirvió para esto:
no pude ser feliz, ello me fue negado,
pero escribí.

Escribí: fui la víctima
de la mendicidad y el orgullo mezclados
y ajusticié también a unos pocos lectores;
tendí la mano en puertas que nunca, nunca he visto;
una muchacha cayó, en otro mundo, a mis pies.

Pero escribí: tuve esta rara certeza,
la ilusión de tener el mundo entre las manos
—¡qué ilusión más perfecta! como un cristo barroco
con toda su crueldad innecesaria—
Escribí, mi escritura fue como la maleza
de flores ácimas pero flores en fin,
el pan de cada día de las tierras eriazas:
una caparazón de espinas y raíces

De la vida tomé todas estas palabras
como un niño oropel, guijarros junto al río:
las cosas de una magia, perfectamente inútiles
pero que siempre vuelven a renovar su encanto.

La especie de locura con que vuela un anciano
detrás de las palomas imitándolas
me fue dada en lugar de servir para algo.
Me condené escribiendo a que todos dudarán
de mi existencia real,
(días de mi escritura, solar del extranjero).
Todos los que sirvieron y los que fueron servidos
digo que pasarán porque escribí
y hacerlo significa trabajar con la muerte
codo a codo, robarle unos cuantos secretos.
En su origen el río es una veta de agua
—allí, por un momento, siquiera, en esa altura—
luego, al final, un mar que nadie ve
de los que están braceándose la vida.
Porque escribí fui un odio vergonzante,
pero el mar forma parte de mi escritura misma:
línea de la rompiente en que un verso se espuma
yo puedo reiterar la poesía.

Estuve enfermo, sin lugar a dudas
y no sólo de insomnio,
también de ideas fijas que me hicieron leer
con obscena atención a unos cuantos psicólogos,
pero escribí y el crimen fue menor,
lo pagué verso a verso hasta escribirlo,
porque de la palabra que se ajusta al abismo
surge un poco de oscura inteligencia
y a esa luz muchos monstruos no son ajusticiados.

Porque escribí no estuve en casa del verdugo
ni me dejé llevar por el amor a Dios
ni acepté que los hombres fueran dioses
ni me hice desear como escribiente
ni la pobreza me pareció atroz
ni el poder una cosa deseable
ni me lavé ni me ensucié las manos
ni fueron vírgenes mis mejores amigas
ni tuve como amigo a un fariseo
ni a pesar de la cólera
quise desbaratar a mi enemigo.

Pero escribí y me muero por mi cuenta,
porque escribí porque escribí estoy vivo.

Enrique Lihn

07/01/2006 02:30. Editado por Gatopardo enlace permanente. POEMAS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAutor: misionero

Magnifico poema que descubre el interior y lo pone cara al sol. Siempre me han gustado las letras en tono desafiante y humilde a la vez. Pareciera que el poeta se arrancara la piel para exponer el zumo vital, aun a costa de ser lastimado nuevamente, completamente dispuesto a pagar el precio de su osadía. Creo que eso es amor, que recoge en las palabras toda el agua tierna y cristalina que baja de las cumbres para humedecer los labios secos y luego de humedecerlos, hacer que de ellos broten recuerdos y añoranzas que corren al mar, el mar eterno de la poesía. Muchas gracias mi querida gatúbela por este poemita que es tronco de poema. Saludos

Fecha: 07/01/2006 07:24.


gravatar.comAutor: Trini

Pues no con palabras tan bellas, pues no con poesía tan pura, pues no con el mismo arte, que digo, si no sé si lo mio es arte, lo dudo,pero si sé, estoy segura que, escribir me dio vida. Que fue mi mejor medecina, mi más preciado asidero al vivir.
Porque escribo, sobrevivo...

Un abrazo querida amiga.

Fecha: 08/01/2006 20:25.


gravatar.comAutor: Ivo Tenco

Tuvo la fortuna de que todos dudaron de su existencia... escribamos, pues.

Fecha: 08/01/2006 23:03.


gravatar.comAutor: Súcubo Literario

Psché... no está mal, no está bien. Más mal que bien. La poesía es... une autre chose!

Fecha: 09/01/2006 16:13.


gravatar.comAutor: Gatopardo a Súcubo Literario

¡Qué sabrá un gorrino cuando es fiesta!

Fecha: 09/01/2006 17:03.


gravatar.comAutor: La hija de Pitágoras

Me encantó, gata. Tengo dos amigos cuyas poéticas andan por esos lares. Ambos, sudamericanos.
Un abrazo.

Fecha: 10/01/2006 19:38.


gravatar.comAutor: Gatopardo

La poesía latinoamericana en este momento le da sopas con honda a la poesía española: hay, en la generalidad de los poetas latinoamericanos una gran calidad, hija de Pitágoras. Y no hacen gorgoritos fatuos. Pero Enrique Lihn fue un fuera de serie.

Fecha: 11/01/2006 18:35.


gravatar.comAutor: La hija de Pitágoras

Queridísima gata, soy una gran amante de la poesía sudamericana. Olga Orozco me parece espléndida, tb me gusta enormemente Alejandra Pizarnik y muchísimos poetas de allá. Me encanta César Vallejo.He leído a los nadaístas colombianos, me gustan más que los piedracielistas -poetas más adheridos al régimen-. En general, para no cansar, proclamar que es cierto lo de la piedra de honda y que ojalá en España supiéramos todos manejar con esa libertad la palabra. Adoro la libertad y el surrealismo.

Fecha: 13/01/2006 23:22.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris