Facebook Twitter Google +1     Admin


EL VIEJO PROFESOR ENRIQUE TIERNO GALVÁN

20060115175958-tierno-galvan.jpg

    Ese día, me encontré con el cortejo funebre que acompañaba a Tierno Galván al cementerio. Parecía sacado del atrezzo de una película de Berlanga, pero creo que fue idea de Pilar Miró — que siempre gustó de la ópera—, eso de la calesa y los caballos empenachados de negro, conducidos por aurigas enlutados. Los dirigentes socialistas lo acompañaban contritos y orgullosos, y la mayoría ya habían sustituido la pana por la alpaca.

      Mi mueca irónica no escapó a los compungidos literatos con los que iba, y redoblaron sus manifestaciones de duelo. Lloraban con el pañuelo en la mano, sin enjugarse las lágrimas, y tuve que escuchar que ese día sería recordado, siglos después, como la fecha en la que "el pueblo" había salido a la calle para testimoniar su respeto al viejo profesor. Yo pensaba en Raúl Morodo, en José Bono, en Antonio Gómez Rufo y en todos los que habían montado el Partido Socialista Popular con los más oscuros y variopintos pasados, reconstruidos primorosamente en una impostura casi artística, mientras mis amigos hablaban, llorosos, de que la salud del viejo profesor quedó minada por las penalidades del campo de concentración en el que estuvo recluído, después de la guerra.

      Respondí intentando parecer seria que ojalá yo tuviera en mi vida todas las penalidades que el heroismo de Tierno Galván y sus ideas de izquierdas le hicieron padecer. Y, claro, me dio la risa, tuve que huir porque mis carcajadas suelen ser escandalosas e irrefrenables. Perdí una ocasión de oro para parecer sensible a los ojos de aquellos literatos, y años después, el que sollozaba más ruidosamente, se refirió a aquel trance:
     — Acabo de leer el libro de César Alonso de los Ríos sobre Tierno Galván. Resulta que tú sabías que aquel historial de sufrimientos como represaliado era mentira, por eso te reías y no me lo has contado nunca.
     
  ¿Te lo habrías creído si te lo hubiera contado?
     
  No sé...
     
  Yo sí lo sé: está clarísimo que esta clase política emergente que recaló en el antifranquismo se ha fabricado un pasado. Y quien quiera descubrir el engaño va a recibir poca comprensión, y un montón de palos. Prefiero reirme, es más sano para el cutis.

      Ayer telefonee a este amigo para precisar un dato sobre un famoso autor, que se quita años y ha cambiado su lugar de nacimiento por otro más en consonancia.  Y mi amigo, que ha logrado trabajar siempre para los que mandan, me contó, en un ataque de amnesia chocante, que estaba preparando, en el Ayuntamiento de Madrid,  un homenaje al “viejo profesor” en el vigésimo aniversario de su muerte.
     —  Estoy recapitulando datos de su biografía -me dijo- y es impresionante la integridad y la fuerza moral que tuvo.
 
     Y , al decírmelo, me vino la idea de reproducir aquí el artículo en el que Cesar Alonso del los Ríos cuenta por qué escribió "La máscara de Tierno Galván" y como llegó a descubrir que la biografía de Tierno Galván era falsa, para recomendaros que leáis el libro, si lográis rescatar algún ejemplar de la purga que tuvo:

EL VIEJO PROFESOR por César Alonso de los Ríos

      Mis primeras sospechas sobre la figura mítica de Enrique Tierno venían de lejos: de unas largas entrevistas en las que me habían inquietado ciertos silencios y algunas contradicciones que yo quise achacar a reservas políticas. Pero fueron mis viajes a los lugares en los que, según él, había pasado su infancia y algunos periodos en la posguerra, cuando tuve las primeras pruebas de sus invenciones. En cuanto comencé a contrastar testimonios personales y a frecuentar archivos se me vino abajo el falso edificio construido por el Profesor: desde el hermoso escenario rural con casas labradoras a los pisos de mediana burguesía ilustrada, una vez trasterrada la familia a la capital.

      Más duro me resultó aceptar la verdad de Tierno en guerra. Se desplomaba la ficción del joven libertario que trabajó en el Socorro Rojo, que acompañó a Hemingway y a Dos Passos por los frentes de Madrid y que, con 20 años, trató a un desnortado Besteiro, a un derrumbado Azaña, a... todos los jefes republicanos. Si las fantasías familiares podían haber tenido cierto interés literario, las invenciones de la guerra y la del imaginario campo de concentración eran de un oportunismo político muy duro de asimilar. El archivo de Alcalá no deja títere con cabeza del antifranquismo precoz del Profesor ni los hechos reales permiten la tesis de un Tierno Galván enfrentado a la dictadura nada menos que en una sesión solemne como es la inauguración de un curso en el Instituto de Estudios Políticos con la presencia de jerarcas y figuras como Moscardó y Pilar Primo de Rivera.

      El primer documento oficial, relacionado con la vida del Profesor, fue el acta de nacimiento. En medio de tantas dudas fue un consuelo tener en la mano un dato cierto: la fecha del acta -8 de febrero de 1918- coincidía con la que aparecía en las biografías. No dejaba de ser curioso que el único dato cierto hubiera sido precisamente el que siempre se había puesto en duda en los propios medios tiernistas. La razón era el prematuro envejecimiento del Profesor. Cuando llegó a la cátedra de Salamanca con 35 años parecía que tenía 50. Por eso Raúl Morodo, el primero de sus colaboradores, lo llamó Viejo Profesor.

      ¿Cómo fue posible que el Profesor pudiera ocultar su pasado? Hay dos razones: su carácter hermético unido a la distancia insalvable que había, en aquella época, entre catedrático y alumnos. En segundo lugar, el pasado era un tema tabú en la posguerra.

Se desplomaba la ficción del joven libertario que trabajó en el Socorro Rojo, que acompañó a Hemingway al frente...

       Pero si la partida de nacimiento me había proporcionado un dato cierto, descorría también el velo de la verdad familiar: ni había nacido en tierras de Soria ni era descendiente de labradores. Era madrileño y nunca llegó a abandonar la ciudad totalmente. Las cátedras de Murcia y Salamanca le obligarían a desplazamientos de dos o tres días por semana, y las clases en Princeton o en Puerto Rico a alejamientos de meses. Ateneísta, ratón de biblioteca, paseante por el Madrid galdosiano del barrio de Pozas y de Argüelles... fue un empedernido madrileño. La casita en la que nació lleva una placa que mandó colocar Juan Barranco a la que nadie dio importancia porque siempre se tuvo la idea de que el alcalde de Madrid había nacido por casualidad en la capital. Según las versiones del Profesor los padres se trasladaron para que la madre tuviera los cuidados que no podía tener en el pueblo. También según el Profesor, su padre dejó la labranza y se trasladó como rentista a Madrid poco antes de la proclamación de la II República. Tierno diseñó la figura paterna como un ser callado, casi taciturno, cauteloso en sus juicios y quizá conservador. Un arquetipo de hombre castellano del que él sería un trasunto ilustrado. Este retrato lo había completado con la pertenencia de unas casas labradoras en Valdeavellano y Almazán en las que veraneaba la familia a no ser que alquilaran una casa en la sierra madrileña como la de Robledo de Chavela justo en el verano del 36. El cuadro no dejaba de tener ese atractivo de lo rural profundo, de la propiedad y el enraizamiento en la historia. Del mismo modo, el Profesor había hecho un canto de la vida soriana, tan alejada de las modas, tan cuajada de todas esas virtudes de sinceridad, honradez, coherencia que contrastan con la vorágine del mundo moderno.

Familia trashumante.

      La verdad había sido más dura y más prosaica: los antepasados del Profesor habían desaparecido de Valdeavellano a mediados del XIX para alistarse en el Ejército y siguieron la trashumancia de los regimientos, de plaza en plaza, incluidas las de ultramar. Su abuelo paterno se había retirado como capitán de Tudela donde se casó con una chica navarra, en segunda nupcias. A esos familiares "vascos", con los que apenas tuvo trato, se refería Tierno cuando hablaba de las raíces de su sensibilidad para la cuestión vasca. Los hijos de Julián Tierno siguieron la tradición militar. Alfredo, padre del Profesor, estuvo en la guerra de Cuba. En Almazán conoció a Julia, hija del sobrestante de carreteras, jefe de peones camineros para entendernos, con la que se casó.

      El Profesor se examinó de ingreso de Bachillerato en el Instituto Cisneros, a los 12 años, como alumno libre. Él ha dicho que asistió a clases en el Cervantes pero no es cierto. A los 14 años la familia se trasladó al barrio de la Prosperidad y se matriculó en el Ateneo Politécnico, un colegio laico y modesto concertado con el Instituto Cervantes. El Profesor hizo dos cursos de Derecho antes de la guerra pero no de Filosofía y Letras. El matiz tiene su importancia. Ratón de biblioteca, lo fue también hasta el año 1937 cuando le llamaron a filas. Se colocó entonces en la Oficina de Reclutamiento a la que acudía por las mañanas mientras por las tardes se empozaba en las bibliotecas. Ha contabilizado, entre los sufrimientos de su vida, el frío de las bibliotecas durante la guerra. Nunca quiso hablar, ni siquiera en sus memorias Cabos sueltos, de la detención de su padre, sospechoso de quintacolumnista como militar retirado, acogido, como su hermano, a la ley Azaña. Tampoco ha aludido al proceso que sufrió su hermano Alberto, una vez terminada la guerra, y del que salió bien librado ya que pudo incorporarse al cuerpo de Veterinaria, recuperando empleo y sueldo. Se retiró de capitán para dedicarse a la avicultura.

Ni había nacido en Soria ni era descendiente de labradores

      El Profesor Tierno no estuvo en campo de concentración alguno como ha dicho y escrito. Se matriculó recién terminada la guerra y pudo examinarse en la convocatoria de junio de 1939 a tercero de Derecho. Santiago Montero Díaz le animó a hacer Filosofía y Letras en la Facultad de Murcia de la que él era decano. Así hizo la carrera en dos convocatorias. Lee la tesis doctoral de Derecho en 1942 bajo la dirección de Francisco Elías de Tejada, un fundamentalista del tradicionalismo. En 1944, ganó la plaza de jefe de negociado del Ministerio de Educación Nacional. Esto le permitió casarse con Encarna Pérez Relaño, una chica culta, buena traductora, cuatro años mayor que él, y abandonar las clases particulares en colegios de segunda enseñanza. Comenzó a dar sus famosas clases para ingreso en la carrera diplomática. Se ha hablado, sin razón, de las dificultades económicas del joven Tierno, de la pobreza incluso. Enrique Tierno era funcionario público en Madrid a los 26 años con la categoría de jefe de negociado. Ayudante en la cátedra de Carlos Ollero, comienza a publicar en La Revista de Estudios Políticos que sin duda se abriría ideológicamente en los últimos años 50 pero muy lejos de ser un refugio de liberales. A los treinta gana la cátedra de Derecho Político, junto a Manuel Fraga. Una carrera realmente brillante, concluiría Aranguren. Ya durante sus años como catedrático de Murcia comienza a tener contactos políticos con democristianos y monárquicos, algunos de ellos militares que empiezan a tomar distancias con el régimen. Él data su contestación al franquismo con motivo de la inauguración del curso del Instituto de Estudios Políticos. El relato no se sostiene. Es patético. Por entonces sus tesis tenían mucho que ver con concepciones elitistas de la sociedad. De ellas pasaría a un regeneracionismo costista y a una vocación europeísta, aséptica desde el punto de vista político. El acto público de gran repercusión en el que participó Tierno de modo protagonístico fue en la cena del hotel Menfis, junto a Joaquín Satrústegui y Jaime Miralles, en la que se lanzó el nombre de don Juan y donde Tierno defendió la monarquía como "salida".

      A partir de entonces la vida pública de Tierno Galván es más conocida aunque las claves de muchos de sus actos están en estos primeros años. Él pensó que el régimen era muy fuerte, más que Franco, y que nunca permitiría la legalización de los partidos republicanos. De ahí que fuera necesario montar un partido socialista y una central sindical distinta al PSOE y a UGT o bien dotar a estas organizaciones de caras que no tuvieran nada que ver con la guerra. Tierno hizo dos obras importantes. Montó un colectivo de personas en su entorno, una escuela, siempre de gentes muy valiosas e inequívocamente antifranquistas. Por otra, su obra intelectual tiene momentos de alto interés como los ensayos sobre Costa, el barroco o la picaresca. Por fin y por encima de fingimientos, invenciones e imposturas, llegó a convertirse en la principal figura socialista de oposición al régimen. Le terminó costando la cátedra aunque en esta apuesta hubiera, como es lógico en un político, una parte de cálculo.

      Debo decir una palabra sobre algunas reacciones a mi investigación sobre Tierno. Prefieren los mitos a la verdad. Por otra parte tenemos una tradición anticientífica. A partir de la guerra se hizo un pacto de silencio, gracias al cual nuestra historia parece más un rosario de milagros que un comportamiento colectivo contradictorio y lógico a la vez. Se ha llegado a tales grados de complicidad en el ocultamiento de la realidad que quien se atreve a romperla se convierte en un aguafiestas cuando no en un inquisidor. Qué se va a hacer. Son riesgos del oficio.

César Alonso de los Ríos es autor de "La máscara de Tierno Galván". Anaya/Mario Muchnik (1997).

15/01/2006 17:59. Editado por Gatopardo enlace permanente. RECOMENDAMOS

Comentarios > Ir a formulario



gravatar.comAutor: Nere

Y lo peor es que no sólo los políticos se inventan un pasado, comunidades enteras también lo hacen y luego pagamos todos las consecuencias de una mentira muy bien lograda que ha sabido convencer a generación tras generación.

Un beso enorme.

Fecha: 15/01/2006 19:41.


gravatar.comAutor: emilio

Con estos grandes políticos nunca se sabe. Mirad el caso de Mitterand, que también ocultó su pasado en Vichy. Torrente Ballester decía que él había sido indiferente en la GCE, que lo que le preocupaba era cuidar a su familia, pero un ex-alumno suyo del masculino de el Ferrol del Caudillo me ha contado que iba a las clases con camisa azul y llevando la pistola en el cinto.

Fecha: 15/01/2006 19:53.


gravatar.comAutor: manuel

Todos los "conversos" -no importa su adscripción ideológica- suelen indagar en la vida oculta o inventada de los mitos de conveniencia. No iba a ser, don César Alonso de los Ríos, antiguo militante del PCE y nueva gloria de la FAES, una excepción...

Fecha: 15/01/2006 20:34.


gravatar.comAutor: Max

Sinceramente, me da igual. Tierno será siempre un referente, la cabeza visible de un momento irrepetible en nuestra Historia.

¿Quién miente? La vida es, siempre lo ha sido, una gran mentirosa. Pero es la única verdad plausible.

Madrid estuvo vivo con Tierno a la cabeza. Después... Mariposeos, socavones farónicos y mucha mala leche.

Saludos

Fecha: 15/01/2006 22:46.


gravatar.comAutor: Gatopardo

A mí la impostura instalada en la vida política española, en la derecha y en la izquierda, me parece un síntoma de la falta de arraigo que tiene la honestidad y la sinceridad en nuestro país y en nuestras instituciones. Me provoca risa.
Y cualquiera que pretenda hacer pasar por sospechoso a quien la señale y desmienta, me parece que demuestra que las mentiras de los políticos tienen cómplices perfectos en ese tipo de ciudadano. Respecto a las maravillas del Madrid de la movida debieron de ser absolutas para quien no era un vecino que se levantaba a las siete para ir a trabajar sin poder pegar ojo en toda la noche para que los señoritos s divirtieran trasnochando. Y no le supe encontrar la gracia. Y la primera vez que se destapó y denunció el asunto de las mordidas, los cobros de comisiones para dar licencias de obras, fue un concejal, Alonso Puerta, convencido de que lo que el viejo profesor pontificaba era lo que había que aplicar, y Tierno Galván lo echó. A mí esa "movida" tampoco me hizo gracia. Y las de después, sólo han sido la progresión normal en la corrupción generalizada que soportamos.

Fecha: 16/01/2006 02:49.


gravatar.comAutor: Benito

Lo malo de usted, gatísima mías, es que luce mucho resquemores de autor al margen y se las da de izquierdas pura e independiente. No se lo creo.

Fecha: 16/01/2006 12:20.


gravatar.comAutor: Gatopardo

Benito, lo malo de mí podría ocupar varios tomos del Espasa; y lo malo de la gente como usted es que "creen" que para ser de izquierdas hay que negarse a ver y a comprobar lo malo que hagan los políticos que medran diciéndose de izquierdas. Ustedes adoran a quien le hace la cirugía estética a la realidad para sacar provecho de sus aparentes encantos. Yo, no. Y éso no me hace más pura ni más independiente ni más de izquierdas, es que aguanto mal que me tomen por tonta. Un defecto más en mi larga lista, ya ve.

Fecha: 16/01/2006 12:47.


gravatar.comAutor: Berardo

¿Víbora con cataratas? ¿Maestro político de PP Bono?

Fecha: 16/01/2006 12:48.


gravatar.comAutor: Benito

Perdone, señora mía, pero lo que le he dicho obedece a razones de amistad sin intereses sectarios y ningún converso como el que usted cita y en el que usted se basa va alterar lo que pienso de don Enrique desde la admiración, y usted, desde la denigración por la denigración.

Fecha: 16/01/2006 14:00.


gravatar.comAutor: espartako

Hola Gatopardo, y gracias por tus elogios...no voy a ser humilde y decir que no los merezco(ja,ja,ja). Aunque me has dejado medio sorprendido, me estas pidiendo que grabe con mi propia voz para radio MAI (por supuesto que lo haré). Lo que no sé es cuál de mis textos desearías que lo lea (o tal vez quieres uno nuevo). Ya me lo dirás.
Un beso.

Fecha: 16/01/2006 18:02.


gravatar.comAutor: alimaña news a Max

El personal de esta redacción no tenemos culpa de que usted:
1. Haya pasado ampliamente el límite de la mediana edad y reivindique la chabacana medianía de su juventud.
2. Que ande escaso de recursos estilísticos o fuentes literarias y recurra a expresiones sobadas como "socavones faraónicos" (¡sabrá usted de cultura egipcia!)
PS: "mariposeos" me huele a colegio cureril ¿acierto?

Fecha: 17/01/2006 00:12.


gravatar.comAutor: alimaña news (redactor-jefe) al infando Benito

Caballero, ¿ha seguido algún curso sobre vocativos epistolares en alguna mancebía otrora famosa en su pueblo? Lo de "gatísima mía" huele tan rancio como su admiración a un mediocre retórico como el difunto Tierno.
Pero, para ser justos, su querido "Viejo Profesor" dijo una frase que muy bien se le puede aplicar a usted "La cursileria es un conato de ser" ¿A que le gusta?

Fecha: 17/01/2006 00:29.


gravatar.comAutor: Benito

Veo que se define con su firma y que es incapaz de respetar y admitir una opinión basada en el sentimiento de la amistad. Sólo con mucha amargura dentro se puede tomar por cursi a quien la expone.

Fecha: 17/01/2006 11:37.


gravatar.comAutor: alimaña news (redactor-jefe) al amigo Benito

¡Quiá, por Dios! si me río mucho.

Fecha: 17/01/2006 20:23.


gravatar.comAutor: emilio

A un príncipe (...) no le es necesario tener todas las (...) cualidades , pero sí le es necesario aparentar tenerlas. Es más, me atrevería a decir esto: si las tiene y las observa siempre son perjudiciales y, si aparenta tenerlas, son útiles; como aparentar ser piadoso, fiel, humano, honesto y serlo de verdad, pero estar con el ánimo dispuesto de tal manera que, si es necesario no serlo, puedas y sepas cambiar a lo contrario.
Maquiavelo. Discursos sobre la primera década de Tito Livio

Fecha: 18/01/2006 16:12.


gravatar.comAutor: Zuriñe

Creo que la historia está repleta de mentiras, es en sí una gran mentira, inventada dependiendo de los gobiernos e intereses, esto no es nada nuevo ni más reprochable, es una más, me temo, como el hace poco descubierto personaje que se inventó un pasado en el campo de concentración de Auschwitz, para, tal vez, entrar en la historia o ser alguién que en realidad no había conseguido ser. Quien sabe? triste pero cierto.

Fecha: 19/01/2006 17:03.


gravatar.comAutor: Miguel

Hay dudas razonables de su pasado. Bueno son argumentos contra su persona. Pero como alcalde de Madrid, fue de los que más se preocupó en dar servicios (soy de Carabanchel) nos puso un parque enorme, un centro cultural, un centro de salud, asfaltó calles que llevaban sin tocar 25 años, etc. Este hablaba por sus hechos. A Álvarez del Manzano todavía le estoy esperando. Por cierto, que un alcalde le hable al Papa en latín, está al alcance de pocos.

Fecha: 28/07/2006 13:10.


gravatar.comAutor: Polmac

Este artículo pone en duda su honestidad, pero no se podrá rebatir su labor como alcalde, ni hacer olvidar su magnetismo personal. El Viejo Profesor gozaba de una virtud escasísima en la clase política: cultura. Y la posibilidad (no demostrada: el tal César Alonso de los Ríos me inspira una confianza nula) de que mintiera sobre su pasado no va a cambiar ni un ápice ni su elegancia como persona, ni su impecable labor como alcalde.

Por más que el revisionismo derechil pretenda alterar las conciencias ciudadanas para que olviden lo vivido, todo queda en fuegos artificiales para sus 'hooligans'; al resto sólo nos inspiran sonrisas irónicas, cuando no carcajadas.

Fecha: 04/09/2006 19:42.


gravatar.comAutor: ANTONIO

No te conozco Cesar Alonso de los Rios, pero los apellidos tan largos siempre me ponen en guardia. Solo quiero comentar que es fácil escribir articulos? o notas de personajes ausentes. Es gratis. Pero ha sido y es tan grande la figura de Tierno Galván que ni tu ni nadie logrará empañarla. Lejos de rumores, si te contó alguien quienes fueron al Concierto homenaje o al entierro, podrías haberte dado cuenta de lo "enorme" y "admirado" que fue. El nunca dijo que naciera en Soria, si que lo hizo en Madrid (para mi orgullo como madrileño). Tampoco le oí decir lo de las penalidades, es más en una entrevista horrorosa de la ínclita Mercedes Milá a Encarnita, se hartó Encvarnita que ellos fueron defendiendose con clases y traducciones... Vamos que de casi todo lo que le supones que dijo o hizo, creo que con (maldad) no has dicho verdad en ninguna de ellas.

Fecha: 23/09/2006 22:32.


gravatar.comAutor: dolores

hola,escribo de Francia, busco informaciones complémentarias sobre el alcalde
de madrid tierno galvan
porque fue tan conocido y apreciado ?
gracias

Fecha: 05/11/2006 21:35.


gravatar.comAutor: pierpont

La saga/fuga de j.b.

Fecha: 30/11/2006 11:43.


gravatar.comAutor: Luis Rodríguez Iñiguez

La verdad,me importa un carajo estas opiniones.Así son los seres humanos de débiles y hasta Cristo flaqueó antes de consumar su destino,pero creo más importante y obviamente destacable su obra intelectual ,social y política Sé que descalificar no es la mejor manera de argumentar;pero,¿ me van a decir que ese "señor " de los Ríos es mejor moralmente?Estuve en España hasta antes de ayer,sé que el funeral del "Viejo Profesor" fue sumamente concurrido y no sólo por "intelectualillos"amargados.Estuve en Madrid y brindé por la memoria del viejo profesor desde la memoria de un nieto de español que tuvo que dejar su tierra.

Fecha: 29/01/2011 23:13.


gravatar.comAutor: J. Moreno

Buceando en el pasado, e intentando encontrar el nombre del concejal inocente que desfenestraron los socialistos en los orígenes de la Transición he llegado hasta aquí.
Gracias por facilitarme encontrar el nombre de aquel héroe que se ganó el desprecio de sus compañeros, por HONRADO.
Llevaba tiempo buscándolo en mi memoria y no lo encontarba ni en internet. Hoy lo que conseguido e informaré de ello a los grupos del 15-M.
********************************
"Y la primera vez que se destapó y denunció el asunto de las mordidas, los cobros de comisiones para dar licencias de obras, fue un concejal, Alonso Puerta, convencido de que lo que el viejo profesor pontificaba era lo que había que aplicar, y Tierno Galván lo echó. A mí esa "movida" tampoco me hizo gracia. Y las de después, sólo han sido la progresión normal en la corrupción generalizada que soportamos.

Fecha: 29/05/2011 16:26.


gravatar.comAutor: Tundi

La izquierda de este pais tiene mal arreglo. Estoy hasta las narices de oir decir que el Sr. Tierno fué el mejor Alcalde de Madrid, Felipe el mejor Presidente y el Zapatero el mas planetario, ¿Venga ya...!

Fecha: 01/08/2011 18:39.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris