UN MONUMENTO AL CINISMO

20060127231123-gabilondo2.jpg

Sólo vi la media hora final de la entrevista Zapatero/Gabilondo, pero me arriesgo a aventurar que ha sido el más bochornoso espectáculo televisivo en muchos años. Ya miraré las reacciones en la prensa –que en El país seguro se centrarán en el share o cosa similar -, pero lo visto, con una ánimo objetivo, no admite más réplica que la burla o la incredulidad. El referente inmediato que estará en boca de todos será sin duda el sainete de Urdaci con Aznar cuando este tuvo que dar cuenta ante las cámaras del asunto del Prestige. Pero la entrevista de ahora en Cuatro va más lejos aún en cinismo, desvergüenza y manipulación.
No he entendido ni entenderé nunca los méritos de Iñaki Gabilondo, ni como presentador ni como entrevistador. Los que lo admiran –el títere de Juan Cruz sobre todo- hablan de una habilidad especial para sonsacar a sus entrevistados e ilustran ese hipotético talento con una recordada entrevista a Felipe González que tienen por el colmo de la valentía independiente, de la mordacidad periodística. Yo creo, sin haber estudiado periodismo, que toda entrevista con un personaje importante y polémico debe crear tensión, debe provocar nerviosismo en el interpelado salvo que este sea un témpano de inmóvil fachada. Debe armarse con preguntas molestas que comprometan una respuesta temblona del acusado, pues este tipo de entrevistas con el poderoso han de ser acusaciones antes que chascarrillos de confesionario. Nada de esto hubo en el encuentro con Zapatero, al que se le vio más relajado, chisporroteante y contento que nunca, hasta le brillaba el rostro de satisfacción y las manos se le iban en arpegios aéreos que parecían componer una canción a dúo. Pero la tramoya se advirtió en un desliz del presidente, que fue a mi parecer el momento clave de la entrevista, antes que cualquier referencia al estatuto, al terrorismo o a la iglesia. En un momento dado, movido por el entusiasmo que le proporcionaba su propia elocuencia, se le escapó el tuteo hacia el colega Gabilondo y ahí se desmontó todo el invento y se vio el tinglado de la farsa. Las preguntas continuaron siendo mansas, simples enunciados para que Zapatero tomara carrerilla, soltara su rollo samaritano sin que se le interrumpiera una sola vez, que es obligación de todo inquisidor cuando el acusado se repite. Estaba Zapatero aureolado por su propia santidad y el patético Gabilondo le hacía de monaguillo, le sostenía la túnica en agradecimiento por haberles dado una tele, que desde ahora es escaparate de nuestro glorioso gobierno social. Pero al final algo debió abrirse paso en el torturado cerebro del cabestro entrevistador, quizá un resto de honestidad, cuando ante la cámara fija, en la despedida, pareció amagar un trago de saliva, una mirada de insondable tristeza, reconocimiento de que había metido la pata hasta el fondo de la abyección periodística, en tanto que a un feliz Zapatero se le escapaba una sonrisa luciferina y satisfecha.

Autor: Antonio García Muñoz

27/01/2006 23:11. Editado por Gatopardo enlace permanente. ANTONIO GARCÍA MUÑOZ

Comentarios > Ir a formulario



gravatar.comAutor: LeeTamargo

...No había caído en ello, Gatopardo, es cierto, ¡qué relajado está! La culpa es de Aznar... SALUDANDO:
LeeTamargo.-

Fecha: 28/01/2006 12:39.


gravatar.comAutor: Alondra

Se nota reconcomio en la notita, como nostalgia del NO-Do.

Fecha: 28/01/2006 13:10.


gravatar.comAutor: Gatopardo

Cuando la banalidad se instala en la ciudadanía, cuando se vota a un candidato porque tiene cara de buen chico, porque hace cincuenta años fusilaron a mi abuelo unos desalmados de la derecha o de la izquierda, porque alguien parece serio o tiene recursos de vendedor de enciclopedias, es normal que una entrevista deje de ser informativa y se convierta en un pasodoble, una danza sincopada que evite pisotones y encontronazos. Esta democracia ha obtenido líderes que no soportan ni una finta dialéctica ni un amago de discusión, y quien más y quien menos espera de sus líderes que no rompan el pacto con la inanidad ideológica que los sustenta.
Como no tengo televisión, he preguntado a mis conocidos qué impresión sacaron de la entrevista, y me han hablado de un presidente que controla mejor las cejas (¿depilado por arriba y botox?), que sigue sonriendo sin ton ni son, pero dosifica el gesto serio con largueza, de su corbata a juego con el color de ojos, de su descontrol con el dedo punteador, y de su pelo, y respecto a sus declaraciones, bien es sabido que nadie mira, ve, oye y escucha al mismo tiempo y con la misma perspicacia: es la magia de la televisión: aniquila la comprensión mediante estímulos discordantes.
Los oradores más elocuentes suelen soportar mal la lectura de sus discursos sin el adorno de los trémolos de su voz y los gestos que acompañan su oratoria. Antonio, te aconsejo leer atentamente el texto de la entrevista si quieres saber qué se dijo, y dejar la interpretación de las miradas y los rostros al placer de ver la interpretación de los actores en una película. Y de paso te ahorrarás ser espectador de comedias con un mal guionista y actores mediocres.

Fecha: 28/01/2006 13:29.


gravatar.comAutor: blind

Bueno, la televisión la tengo puesta sin volumen y, créalo, ni falta hace que me lo cuenten. Ahí tiene la fotografía. Pertenezca esta o no a esa entrevista: gesto forzadamente servil del entrevistador, actitud en exceso sonriente del entrevistado, ambos intentan protegerse con los brazos. Conclusión: los sujetos están simulando o mintiendo. El entrevistador lanzará las flores y el entrevistado acabará dándose un baño de gloria con el agua. Pendejos .

Fecha: 28/01/2006 16:46.


gravatar.comAutor: pau

La gente, gata, es normal, tiene sus debilidades, sus defectos y virtudes. Los que gobiernan son normales, gente que arrastran sus complejos como tu o como yo, sus miedos, más que nosotros, supongo, porque mucha gente depende de ellos... Si yo, un vulgar confeccionista, temo, cada inicio de temporada, equivocarme, por la destrucción de trabajo y bienestar que ello puede producir en mucha gente, podrán, ellos, dormir tranquilos?
Cuando uno, afín a tu sensibilidad, te falla, te cabreas más de la cuenta.
Aznar utilizaba el medio público. Ese no tiene tanta desvergüenza... pero también falla.
Te veo demasiado cabreada, gata. Es normal que esté contento. Las cosas le salen bien y su oposición está alejándose, cada día más, de su territorio. Es normal que, como humano, se regodee.

Un abrazo.

Fecha: 28/01/2006 20:57.


gravatar.comAutor: pau

Perdón por propasarme, gata.
Yo ni siquiera vi el final ni el principio. Con solo ver a ese hombre, a los dos por separado, un día, ya tuve bastante. Hablan y no dicen nada, son gentes que se escuchan demasiado a si mismos.
Piensa gata, que esa gente, como tu bien sabes, tiene asesores de imágen. Al Zipi le dicen cuando y como debe sonreir y enarcar las cejas, que corbata, que pose, que camisa es la más adecuada...
La televisión es ilusionismo, es una radio más engañosa. Hay lo que hay... no más.

Fecha: 28/01/2006 21:08.


gravatar.comAutor: Gatopardo

Pau: no soy la autora de este artículo. Es de Antonio García Muñoz, que tiene televisión y se apiada de mi gandulería a la hora de escribir en Gatopardo.

Fecha: 29/01/2006 13:37.


gravatar.comAutor: El Pendón Volteriano a Pau y al autor

Pau, si no fueras tan normal, tendrías más existo como confeccionista. Respecto a las sonrisas del Presidente Rodríguez Zapatero, la enervación del músculo risorio puede ser consecuencia de una lesión cerebral o medular. La tristeza insondable de la mirada de Gabilondo se debe a una presbicia avanzada y perfectamente acorde con la edad. Armáis unas novelas tremendas.

Fecha: 29/01/2006 20:40.


gravatar.comAutor: unamaruja

No ví la entrevista, no puedo opinar sobre ella.
Lo que me extraña es el mosqueo del Sr. Antonio García Muñoz, pasó lo normal. Zapatero dá una entrevista, ¿a quién? a un medio que está a su lado, a un periodista que está a su lado.
¿Cuáles van a ser las preguntas? Muy claro, en las que se pueda lucir.
Además ya tenía que saber que en TV nada es lo que parece y que los asesores de imagen, que tanto poder tienen ahora, habrían estudiado hasta lo más mínimo,los movimientos, los silencios, las miradas, las sonrisas,...hasta el tuteo con el presentador. Seguro que eso también estaba en el guión.
Por eso no veo esas entrevistas, no me van a impresionar nada de nada.

Fecha: 30/01/2006 13:39.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


http://gatopardo.blogia.com