Facebook Twitter Google +1     Admin


SI LAS MUJERES MANDASEN...

20060129122250-adalmyndin.gif

 

Julio creció como único varón de una familia de mujeres, de la que su padre se libró mediante una pulmonía que lo llevó a la tumba, cuando su hijo tenía tres meses.
Sus tías, sus primas, su abuela, y sus hermanas, mucho mayores que él, se eternizaban en minuciosas chácharas sobre cualquier sentimiento o barrunto en una vertiginosa noria emotiva. Diseccionaban con fruición el comportamiento de cualquiera, si miró, quiso decir, hizo un gesto, iba solo como si...qué ropa llevaba... Exponían con determinación sus ideas sobre los pliegues y las pinzas en las faldas, el conjunto de jersey y rebeca, el zapato salón y la altura de los tacones, entre admoniciones muy sensatas sobre el carácter y la biografía de todos los conocidos y desconocidos. Eran de una minucia expositiva inagotable, y todo era objeto de comentarios.
No le dejaban jugar con sus compañeros al salir de clase, porque temían que se resfriara, aprendiera ordinarieces o se malease, y controlaban sus horarios, sus idas y venidas, planificaban sus quehaceres y sus ocupaciones. Julio recibía todo el tiempo instrucciones, mimos, burlas y broncas cuya causa no comprendía; y llegó inexorablemente a la conclusión de que era poco inteligente o, al menos, que desconocía la claves, y su mirada impregnada de perpetua extrañeza lograba desatar las risas y la irritación del gineceo.
-¿Qué te parece el vestido que llevaba Paca?
-No sé...
-¿No sabes qué te parece un vestido verde con falda de vuelo y mangas jamón?
-No me he fijado en el vestido...
-¿Y en qué te has fijado? Has estado hablando con ella media hora...
-Hablábamos de su viaje... Se va a ir a París a estudiar y dice que le da miedo, pero que está decidida...
-Hombre tenías que ser para no darte cuenta que ese vestido es horroroso, y lo mal que le sienta ese color lechuga...

Surgían las burlas y los enfados cuando quería comprender el estricto código de lo conveniente y lo inaceptable:
-¿Por qué os extraña que Lucas vaya con sus amigos y no tenga novia? Vosotras tenéis amigas y no tenéis novio...
Y sus tías respondieron con un ataque de ira, seguido de llanto. La abuela, cuando supo la razón, le obligó a pedir perdón por su crueldad. Pero Julio actuó con un arrepentimiento ficticio, como siempre en estos casos, porque no llegaba a comprender cuál había sido su crimen.
La primera vez que se encontró rodeado de hombres, en el servicio militar, sintió una estremecida sensación de paz interior, de serenidad: las ocupaciones y preocupaciones de sus congéneres no le inspiraban el estupor balbuceante que sentía en el gineceo, aunque no podía mirar a las mujeres como piezas de caza, a las que evaluar como objetos de deseo, y no acababa de entender la obsesión que demostraban sus compañeros con los asuntos de faldas. A él todas las mujeres le recordaban las de su familia, y era como si sus miradas, sus mohines, sus gestos y sus palabras llevaran adjunto un mensaje estupefaciente que le incomodaba.
Se encontró feliz y liberado en aquella ciudad de provincias, y las tardes que tenía libres en el cuartel acudía al taller de reparación de coches del brigada. Al principio, limpiaba las piezas de los motores desmontados, sin atreverse a colocarlas; pero, poco a poco, adquirió destreza y se ocupó de montar y desmontar motores, supo interpretar su sonido, y diagnosticar el problema...
Aquel taller era un lugar de reunión para conductores, taxistas, repartidores y militares del parque móvil. Aquel mundo de amistades masculinas, sin llantos ni risas inmotivadas, aquella falta de dramatismo y el tono monocorde de los saludos, las confidencias y las conversaciones era un bálsamo para su mente, tan necesitada de tranquilidad.
Cuando volvió a la casa familiar, una vez licenciado, fue para decirles que le habían ofrecido trabajo en el taller y lo había aceptado.
Hubo revuelo, extrañeza, llantos, propósitos de acudir por turnos para “limpiar a fondo”, tomaron bajo su responsabilidad prepararle la casa donde viviría, cosieron fundas para cojines, colchas, sábanas, compraron telas para hacer cortinas, le obligaron a aceptar sus consejos y sus instrucciones. Julio desaparecía temprano y se marchaba al bar o al taller del pueblo, y fue aceptado en la cofradía masculina con alivio, porque a sus paisanos les había resultado sospechosa aquella falta de rebeldía, que lo había mantenido lejos de ellos.
El último día en el pueblo, una hora antes de tomar el tren, mientras comían, recibió como una bofetada la pregunta que habían estado planteando y discutiendo a sus espaldas, y que sólo su abuela consideró que estaba autorizada a hacerle.
-Julito, di la verdad ¿te has hecho homosexual?
Julio abrió la boca y sólo pudo emitir un sonido inarticulado, como un ronquido. Palideció, las miró de hito en hito a todas, y al cabo, se hizo la luz en su mente, y fue consciente de como se podía definir su armisticio consigo mismo. Y respondió tajante, sin importarle los llantos, la ira ni los ataques de nervios que desencadenase en aquellas mujeres:
-No, abuela, no soy homosexual. Soy misógino, como cualquier hombre normal que haya tenido que convivir con mujeres.

Gatopardo

Foto de Cartier-Bresson

29/01/2006 12:22. Editado por Gatopardo. enlace permanente. Tema: RELATOS.

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAutor: El Pendón Volteriano

Eres cruel, Gatopardo. Las mujeres sienten mucho. De hecho se pasan el día sintiendo. No frio, calor o sueño. Tienen carretadas de sentimientos que te echan encima quieras o no quieras. Así de generosas y desprendidas que son ellas.

Fecha: 29/01/2006 18:08.


gravatar.comAutor: pau

La verdad. Vaya mujeres!
Es que buscas cada extremo...
Vaya despedida más cruel, les montó a las pobres.

Fecha: 29/01/2006 18:54.


gravatar.comAutor: Dinosaurio

Mujer tenías que ser para ser tan despiadada con ellas, ¡pobrecillas! (es broma).
Pero quizás sea cierto que el machismo perdure tanto gracias a determinado tipo de mujeres.
Besos.

Fecha: 29/01/2006 19:45.


gravatar.comAutor: Sargento Marcial

Para que luego hablen mal de la "mili".

Como siempre: a sus órdenes

Fecha: 29/01/2006 19:51.


gravatar.comAutor: El hermano de Gatopardo

Conforme leía tu relato, me acordaba de mi más tierna infancia cuando era muñeco-juguete de mis tías de Albacete, que me ponían limón en el pelito y que cada diez minutos me ponían otra ropita por que ¡ay que pelo tan rubio! ¡qué guapo es! y ¡ qué ojos! y ¡qué bueno es! y ¡no corras que te caes! y ¿por qué llora el nene? ¿qué tiene? ¿qué le habeis hecho?
Y yo, macho hispánico desde que nací, procuraba ser bueno y muy obediente y cuando ellas se sentaban en el portal de la casa de la calle del Amparo, a prepararle el ajuar a la Carmen que se iba a casar pronto, pués sentadito entre ellas, que miraban las fotos de los futbolistas y comentaban cual de ellos era más guapo. Eran los tiempos de Eizaguirre; el que se llevaba los más calurosos comentarios era un tal Zabala. De manera que yo comencé también a mirar mis cromos a ver qué jugador era más guapo.
Pero como no me dejaban correr ni jugar con los críos del Altolavilla , pedí que me enseñasen a hacer "punto de cruz" y no sigo porque me entra la mala leche.
Hasta que un día vino mi padre, que estaba en Orihuela y soltó un “¡me cago en la hostia! ¡me llevo al chiquillo a Orihuela!” y así lo hizo.
Nada más llegar, me llevó al peluquero ¡al cero!. Claro que en ese bendito pueblo también tenía tías que se empeñaron en educarme y no me dejaban rascarme cuando me picaba la rodillla y me decían cada treinta segundos ¡serás obispo! y ¡hay que rezar al levantarte y al acostarte! y tienes que imitar a don Miguel (un curaco que las visitaba con frecuencia) Estuve un par de semanas con ellas ellas hasta que un día mi padre descubrió que el pan blanco, que él compraba para mí. se lo comía tu abuela y a mí me daban pan "del otro". Ya había armado otra trifulca cuando les dijo que su hijo no tenía que besarle la mano a ningún cura y mucho menos al manflorita ése (don Miguel)
Pero el día del pan (el día que el miura Islero mató a Manolete) se cagó en todo lo cagable; eso sí, teniendo cuidado de que todo lo que nombraba tuviese algo que ver con la iglesia las beatas, los curas, la hostia, su puta madre, etcétera.
Me llevó a vivir con él al paseo Sagasta. Me volvió a pelar al cero y sin camisa me mandó a jugar a la calle con los críos. Incluso podia hacerlo con los del Rabaloche (que mis tías me habían prohibido terminantemente, porque eran gente pobre)
Empecé a meterme en peleas, pedreas, robar naranjas, tirar piedras a donde estaban los pescadores para espantarles los peces.
Un día mi padre me dió un pescozón porque volví lloriqueando porque me "habían pegado". Me mandó a la calle diciendome que si me habían pegado es por haberme dejado pegar. Otro día le pegué un verdadera hostia al hijo del Chato (más pequeño que yo) porque habia tocado un barco de madera que yo tenía, y además, "no hacía más que mirarme". Resultó que el chiquillo me miraba porque yo estaba comiendo pan blanco y fruta confitada y él, como tantos otros críos de aquella época, pues hambre ya pasaba, ya. La historia terminó con que mi padre me quitó el pan , la confitura y el barco, y se los ragaló al crío. Me sacudió bastantes pescozones y un par de puntapiés y mis juguetes se los dio al Chato para que se los llevase a sus hijos.
A partir de ese día sólo comí "pan del otro" se acabaron las confituras y comencé a tomarle gusto a las sardinas saladas (que hasta entonces no podía comer por lo delicado que tenía mi estómago) y las habicas hervidas con chorizo.
Creo que si no hubiese sido por mi padre, ahora sería un perfecto mariconazo. No gay, no, maricón del todo.
Fíjate las cosas que me has hecho recordar.


Fecha: 29/01/2006 20:59.


gravatar.comAutor: Laika

jajajajaja. Muy bueno y lo de tu hermano también. No veas las mujeres. La que se está liando por lo de la discriminación positiva en los juicios. No voy contra ello, sino contra la mala forma de aplicarlo tantas veces, donde justas y desmedidas son consideradas por igual.
Al paso de ilógica que vamos no llegaremos a ningún lado tampoco. Para todo hace falta inteligencia. Ninguna regla humana suele ser universal.

Fecha: 29/01/2006 21:35.


gravatar.comAutor: felipe

Hoy he descubierto muchas cosas.

Una de ellas es la etimología de MISOGINO, en la perspectiva del yugo matriarcal y la capacidad de la mujer para acabar con la mujer.

Un delicioso relato sin duda.

Fecha: 29/01/2006 23:45.


gravatar.comAutor: Tautina

La historia ha sido genial, que humor más fino te gastas, aunque tu protagonista no vivía entre mujeres, vivía entre víboras. Y del pedazo de burro de tu supuesto padre mejor no hablo... ains qué tiempos aquellos, sin payasos ni ná de ná.
Besos.

Fecha: 30/01/2006 09:40.


gravatar.comAutor: Zuriñe

También se han dado casos de sentimiento contrario, de convivir con mujeres, las mujeres de la familia, y ver el mundo con un cúmulo de sentimientos heredados de esa camada femenina. En todo caso los misóginos han desarrollado ese rechazo de un ambiente similar al que cuentas. ¿No dedepende del carácter de ese hombre también? la manera en que percibe esos mensajes. Un entorno sólo de hombres es muy estéril...Besos y muchas gracias por el gusanillo.

Fecha: 30/01/2006 12:31.


gravatar.comAutor: Trini

Hasta las narices estaba el pobre Julito de tanta falda y tanto volante, de vestido, que no de automovil.

Abrazos

Fecha: 30/01/2006 13:41.


gravatar.comAutor: Hermano de Gatopardo

Sra. Tautina:

Lo de "supuesto padre" de mi hermanica Gatopardo, se lo paso porque es usted una supuesta señora y a nosotros nos enseñaron a ser educados.

Esto quiere decir, que no siga por ese coamino porque entonces usted pone en medio a nuestra santísima madre y esó sí ¡San Dios, que no se lo permito!

Y, fíjese, acepto que usted de mi padre piense lo que le dé la gana; eso, ni a él ni nosotros nos ofende. ¿Sabe por qué?: pues porque, supuestamente, usted es una señora, y, nuestro padre de haber podido oir eso, con una ligera sonrisa le hubiese dicho: ¡señora, dígale a su marido, padre o hermano que me diga eso! ¡con supuestas señoras yo no discuto!

Creo señora Tautina que por la amistad o cariño que tiene a mi hermanica Gatopardo no ha calibrado lo que ha dicho. Por tanto, por mi parte, ¡pelillos a la mar!.

Con todos mis respetos, Esteban, hermano muy mayor de Gatopardo.

Fecha: 30/01/2006 16:25.


gravatar.comAutor: Gatopardo a mi supuesto hermano

Muy señor mío: como esto es una bitácora de creación iteraria, cualquiera medianamente informado de mis antecedentes sabe que todo lo que se cuenta bajo el epigrafe de "relatos literarios" es ficción, falso e inventado. Que usted quiera esgrimir a una supuesta fraternidad está aceptado, siempre y cuando se atenga a las convenciones de la ficción literaria: usted dice que es mi hermano, yo no lo desmiento, pero cualquiera un poco avezado como comentarista de este blog sabrá que es más correcto hablar de mi "supuesto" padre que de mi padre; que es como decir, vamos a suponer que ese señor es quien dice ser, tiene el parentesco con Gatopardo que dice tener...
Porque en jocosos precedentes, aquí han comentado hasta dos ex-maridos míos a los que no he tenido el honor de conocer, y como todo es literatura, señor mío, el honor familiar no lo reivindicamos a tontas y a locas, y sin venir a cuento.
Tautina ha utilizado el idioma castellano con la propiedad que le caracteriza, y usted, si lee con atención su diccionario y mira el significado de "supuesto" verá que no es lo mismo que "presunto" y otras cuántas acepciones que ha confundido usted.
Y dígame a cuánto tocamos repartir de la herencia que supuestamente tendríamos en común para ir haciendo cuentas a ver si me interesa usted como hermano o reniego sin más.
Atentamente, su supuesta hermana.

Fecha: 30/01/2006 16:49.


gravatar.comAutor: Gatopardo aclara

Soy hija única, pero cualquiera que quiera compartir su herencia conmigo, siempre que hablemos de algunos millones, está invitado a considerarme su hermana. Si no es así, si hablamos de sentimientos fraternales gaseosos, prefiero seguir como estoy.
Respecto a mís padres, no los conocí: murieron antes de que yo naciera, pero en las mismas condiciones antes especificadas, acepto ser incluída en cualquier libro de familia.

Fecha: 30/01/2006 17:07.


gravatar.comAutor: Luunna

Me hace gracia el relato,a mi me toco criarme al fallecer mi padre a los 8 años con mi madre y una tia solterona que le hizo imposible pobre la vida a mi madre para que la rehiciera o tuviera algo con otro hombre yo me acuerdo de 12 o 13 años que venia un señor a visitarla y ella dale mira lo que hace tu madre que que van a pensar las vecinas, ...
no era mala, pero bueno..mi mama tampoco tenia caracter para imponersele., asi que acabo la vida sola,...la tia tenia un caracter fuerte pero que yo sali con un caracter mas fuerte que ella, asi que cuando se metia con los permisos para salir la paraba en seco..pero era un matriarcado..ademas nunca vi hombres en esa casa que no fueran tios o esposos de alguna amiga, y ahi llegaban todas las mujeres y hablaban mal de los hombres por supuesto....
Pero miren que no sali misogana y menos gay, me case joven ..sera que queria salir luego de casa....
Un bonito relato, me hizo acordar mi infancia y mi pubertad..
Un abrazo cariñoso
Luunna

Fecha: 30/01/2006 18:23.


gravatar.comAutor: LeeTamargo

...La ficción literaria ayuda a calibrar otras perspectivas posibles de la realidad con que nos topamos a diario. Me imagino lo bien que te lo habrás pasado, Gatopardo, escribiendo esta historia. De este relato me quedo con que todos los excesos acaban en abuso y que debajo de cada balsa de aceite el agua sigue flotando... SALUDANDO:
LeeTamargo.-

Fecha: 30/01/2006 19:47.


gravatar.comAutor: cieloazzul

Pobre Julio, con aquello que le espera a la que se le ocurra torcerle un revés y enamorarle...
Que buen texto... escrito con magistral humor y aquello picardía elegante..
Un beso:)

Fecha: 30/01/2006 22:44.


gravatar.comAutor: Mon

¿y el gineceo... perdón, la reina del gineceo -lagüela- habrá comprendido el significado de la palabra misógino?
excelente relato querida gata.
creo que nunca te lo dije, pero siempre te leo con mucho placer.

Fecha: 31/01/2006 07:56.


gravatar.comAutor: Fabrizio

Me ha parecido muy bueno el relato, te engancha desde el primer momento y no puedes dejar de leerlo. Según mi pobre entendimiento las mujeres son las que mandan pero ellas se hacen como las que no y los hombres como los que si. Es un juego.Eva convenció a Adan, supongo que despues de una tarde de buen sexo a que se comiera la manzana, por culpa de Dalila le cortaron el pelo a Sansón, Martita hace de Fox lo que quiere, en fin ejemplos tenemos para repartir y llevar.¡Y el mundo sigue sin su balsa de aceite! Un abrazo querida gata.

Fecha: 31/01/2006 22:14.


gravatar.comAutor: Susy a Fabrizio

La manzana fue después de una sesión lamentable de sexo. Adán llevaba dos horas y media dando explicaciones y Eva le puso la manzana en la boca para que se callara.

Fecha: 31/01/2006 23:30.


Añadir un comentario

*

*
No será mostrado.


*

* Datos requeridos.




Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris