Facebook Twitter Google +1     Admin


PORQUE NUESTRA PATRIA ES EL LENGUAJE

20060203115410-000002.jpg
 
     La labor de los académicos de la lengua consiste en definir el significado y la utilización de los vocablos y su ortografía. En la Asociación de Academias de la Lengua Española (1) se documentan las acepciones particulares de sus países, provenientes, normalmente, de escritores cultos, que a su vez han expurgado de su léxico las palabras de jerga local, los modismos regionales, ya que su formación les invita a considerar correcto lo que el Diccionario de la Real Academia Española recoja y admita. Como se ha visto, la elección de Académicos de la Lengua en España, por ejemplo, se ha convertido en un premio para quienes hayan sido dóciles guardianes de intereses editoriales espurios, sin categoría ni prestigio, y nos encontramos en manos de quienes deberían velar por la Lengua Española, y,sin embargo, la masacran ignorando su riqueza.

      Afortunadamente, al margen de los premios y las becas, merecedora, sin embargo de todos los apoyos, Roxana Fitch, una traductora mexicana, inició hace nueve años un trabajo para recopilar los modismos y jergas particulares de los países de habla hispana, sin copiar los trabajos editados y realizados con anterioridad, que es el método de los eruditos, sino recogiéndolos de los "chats" y "foros" de internet, y de sus corresponsales, que escriben y se expresan con naturalidad en su lenguaje local: lo que empezó como una explicación del significado en México de expresiones coloquiales, en un intento de: "exponer sólo y exclusivamente expresiones coloquiales y jergales del castellano, pero poco a poco las peculiaridades de las versiones de cada país hispanohablante me convencieron que el enfoque se podía ampliar, por lo menos en el caso de todos los países de América, y dentro de ellos, casos particulares donde los idiomas autóctonos (nahua, quechua, aymara y taíno, entre otros) tienen una influencia fuerte en el habla cotidiano. Entonces empecé a crear apartados para los americanismos (pero en especial esos términos que tienen un sinónimo castellano que tal vez en las Américas se conoce o se usa menos) y el vocabulario autóctono usado en vez del castellano como molcajete (nahua) en vez de mortero, yuyo (quechua) en vez de hierba, bohío (taíno) en vez de casa. Estos últimos glosarios todavía están muy subdesarrollados, pero su elaboración sigue en curso."
 
      Actualmente, Roxana Fitch ha ampliado su impresionante catálogo, mediante archivos sonoros grabados para ilustrar el habla autóctona y su prosodia.

      Es un trabajo titánico, perseverante, riguroso, y más que interesante, imprescindible, que hubiera debido contar con el apoyo, el estímulo y la ayuda de las instituciones, y sólo ha contado hasta la fecha con los colaboradores espontáneos que le envian sus vocablos locales, sus modismos, con notas quejosas por no haberlos incluido antes, a los que Roxana Fitch responde pidiendo excusas, dando las gracias y solicitando que sigan señalándole las carencias que observen en su recopilación.

      Y todo eso, desde hace nueve años, en los ratos libres que le deja su trabajo de traductora, sin becas, ayudas ni más medios que su fuerza de voluntad y su rigurosa curiosidad intelectual. Os pido que cada expresión coloquial, cada modismo, cada ejemplo jergal que utilicéis en vuestro país, en vuestra región, en vuestro entorno, se lo enviéis para que pueda incluirlo y preservarlo; os pido que seáis sus valedores para solicitar de quienes utilizan los fondos públicos y privados, el apoyo económico que le permita viajar y recoger in situ el testimonio sonoro, el giro semántico, el localismo, y la riqueza que no debería perderse de nuestro hermoso idioma, y para que no haya de sacrificar su dedicación por falta de ayuda y de medios.

      El siglo pasado, una mujer que tuvo que sacrificar su vida profesional a su vida personal, María Moliner, dedicó sus escasos ratos libres a hacer fichas con el uso de los vocablos en los autores que leía, y al cabo de años logró crear el "Diccionario de uso de la Lengua Española", un trabajo que parece haber sido realizado por un ejercito de eruditos. Un matrimonio de estudiosos de la lengua española, Ramón Menéndez Pidal y María Goyri, recopilaron y preservaron los romances de la tradición oral, anónimos, que los eruditos anteriores habían despreciado, y gracias a ellos se ha preservado el romancero. Roxana Fitch pertenece a esa estirpe intelectual, y ojalá seamos capaces de lograr que no tenga que restringir su investigación a los pocos ratos libres que le deja su trabajo como traductora.

      Os pido que incluyáis Jergas de habla hispana en vuestros enlaces, que os convirtáis en sus colaboradores, ofreciéndole, para ser preservados, los vocablos y modismos propios de vuestro entorno. A las autoridades académicas, a los hispanistas, a los que administran fondos para becas y estudios sobre nuestra lengua, les pido que valoren y reconozcan con su apoyo la impresionante labor investigadora de Roxana Fitch, una mujer que dignifica y defiende con su proyecto y su trabajo nuestra patria común, el lenguaje.

Gatopardo

Jergas de habla hispana: http://www.jergasdehablahispana.org/

E.mail para contactar con Roxana Fitch:  postmaster@jergasdehablahispana.org


1) Colombia, Ecuador, México, El Salvador, Venezuela, Chile, Perú, Guatemala, Costa Rica, Filipinas, Panamá, Cuba, Paraguay, Bolivia, Santo Domingo, Nicaragua, Argentina, Uruguay, Honduras, Puerto Rico, y Norteamérica

03/02/2006 11:54. Editado por Gatopardo enlace permanente. CRÍTICA LITERARIA

Comentarios > Ir a formulario



gravatar.comAutor: LeeTamargo

...Gracias por el dato, Gatopardo. Porque, ¿de qué sirve una patria sin entendimiento? Me enlazo a esta dirección desde mi blog... SALUDANDO:
LeeTamargo.-

Fecha: 03/02/2006 13:01.


gravatar.comAutor: joan

Lo enlazo en mi blog auqnue esté "de obras".
Soy un enamorado inconsciente y loco de la variedad lingüística. Una lengua es rica como lo es aquella sociedad que llega a hacer pososible la convivencia entre las infinitas variedades que en ella conviven.

Fecha: 03/02/2006 14:07.


gravatar.comAutor: felipe

pareciera que la lexicografía fuera una ciencia de HEROES SOLITARIOS, María Moliner -hasta plagiada resultó-; verdaderos QUIJOTES como Caro o Cuervo, y muchos otros cultores a los que se suma Roxana Fitch.

Seguiré tu recomendación de incluirla en los enlaces, por interes temático, solidaridad y reconocimiento a esos proyectos esperenzadores.

Fecha: 03/02/2006 15:28.


gravatar.comAutor: Laura Da Silva

He tenido el placer de ser colaborador de Roxana, una mujer con un espíritu investigador incansable y recomiendo sinceramente visiten su sitio.

Fecha: 03/02/2006 16:07.


gravatar.comAutor: Espartako

He leído muchos debates sobre eso, pero bueno, es que es "bacán" decir eso: bacán, en vez de decir :" que está muy bueno" o cosas de ese tipo.

saludos.

Fecha: 03/02/2006 16:49.


gravatar.comAutor: Luunna

Aporto con lo mio
Al tiro: significa enseguida
cabra: niña, señorita
lo pase chancho: lo pase muy bien
pollito al velador: arrancarse a la hora de almuerzo con el amante
Bueno hay muchos estos se me vienen a la mente desde Chile
Un abrazo espero haber contribuido
Luunna

Fecha: 03/02/2006 17:36.


gravatar.comAutor: Marco

Por favor, colaboren con Jergas de Habla Hispana, vale decir, con Roxana..!! Necesitamos un ejército de quijotes... Yo ya lo hago de hace un buen tiempo.. Poner significado, etimología (si es posible), ejemplos de vocablos en frases completas.
Gracias

Fecha: 03/02/2006 17:50.


gravatar.comAutor: Fabrizio

Decía mi abuela, que era gallega y a decir verdad su castellano no era muy bueno, "Patria es la tierra que te da de comer", así resumía ella de forma simple y de un tirón, que el hombre si no tiene satisfechas sus necesidades básicas no puede dedicarse a asuntos más elaborados como los sentimientos patrioticos o de pertenencia a un lugar.
Anecdota aparte, pondré en mi blog el enlace y agradezco que lo des a conocer. Una de las cosas que más me impactó de México es la cantidad de palabras que están incorporadas al lenguaje diario (Algunas muy dificiles de pronunciar) que tienen su origen en idiomas autoctonos. Otra cuestión que creo se debía analizar es que algunas palabras del castellano tienen acepciones muy diferentes en los distintos paises latinoamericanos y algunas de ellas no se recogen en el dicccionario.

Fecha: 03/02/2006 18:56.


gravatar.comAutor: Carlos Morales

En los países hispanizados, una cultura ajena modificó las vidas de las personas. El lenguaje es una de las pocas formas de ver cómo se mantienen, en los giros vocales distintos y en la construcción de palabras, las culturas originarias; y también son un fondo histórico de la interrelación cultural, de la manera en que la sociedad eligió comunicarse.
Gracias a Roxana, que hace el trabajo realmente pesado, podremos aprendernos mejor a nosotros mismos. Enhorabuena.

Fecha: 03/02/2006 19:59.


gravatar.comAutor: chey

Datos datos y datos.. es esto lo que nos reconforta? realmente estamos orgullosos de recopilar y difundir los datos que la vida ha marcado ???
Como dice Luis Tamargo : ¿de qué sirve una patria sin entendimiento?
eso
de que?
De mi vida solo he sacado una cosa en claro y estoy absolutamente cierto de estar en lo cierto y valga la redundancia..
Estamos gobernados.
O lo que es lo mismo solo los que gobiernan (que no son mucho mas de cuatro) son libres, el resto todos tenemos una bomba en nuestro cráneo.
Quien tenga cerebro que explote y quien tenga oidos que oiga...
eso me suena.. ¿es de los Beatles???

Fecha: 04/02/2006 04:34.


gravatar.comAutor: Raúl Gallardo Blanco

Una parte de mi tiempo libre la dedico a colaborar con Roxana en el apartado de España de su página. Además, la he conocido personalmente y discutimos en su momento toda la sección española. Bien, yo soy español, filólogo, traductor y lingüísta como Roxana y desde un punto de vista lingüístico, mi variedad de español, el andaluz, está a caballo entre el castellano y el español de América en general, puesto que la base lingüística de la lengua en América está en la variedad andaluza, no en la castellana. Eso me hace comprender muchas inquietudes de hablantes hispanos e incluso, si se me permite decirlo, las quejas que tienen sobre las injusticias que se cometen desde España por parte de los "eruditos" españoles de la lengua contra ellos.

Desde aquí puedo decir que los acádemicos españoles se muestran bastante reticientes a aceptar como españolas la mayoría de las palabras y expresiones locales o regionales americanas puesto que no tienen su origen dentro del castellano, sino en las lenguas amerindias, hecho que, quizás, impida y a la vez explique que un proyecto como el de Roxana dependa de sus esfuerzos y el de las personas que quieran o buenamente puedan ayudar en lugar de la gente que verdaderamente podría hacerlo con todos los medios. Y digo que me identifico con muchos hispanos porque en España mi variedad dialectal siempre se ha tenido como una "deformación del castellano". Y yo me pregunto entonces "¿Y qué es el castellano? ¿Acaso el castellano no es el resultado de la deformidad de una lengua superior, mucho más compleja, que es el Latín?

Habría que recordarles a los acádemicos españoles que hasta que Helio Antonio de Nebrija, latinista andaluz, no tradujo a su lengua, el castellano, una gramática latina que él mismo escribió, y se dio cuenta de que el castellano podía someterse a reglas, es decir, tener una gramática propia, no apareció el sentido patriótico y la necesidad en España de tener un lenguaje común, puesto que en esa época, siglo XV, los españoles del norte no se entendían con los del sur y viceversa. El rey de la época, Carlos I (V de Alemania), al leer la gramática de Nebrija, dijo que “La lengua siempre ha sido la fiel compañera del imperio”. Él era alemán de nacimiento y con sólo unos 12 años llegó a la Corona española para ser rey sin saber castellano. Se convirtió en el mayor defensor de la lengua, e incluso delante del Papa, en una convención internacional en el Vaticano, donde la lengua que se usaba era el latín, se atrevió a hablar “en mi lengua castellana, que considero tan digna y merecedora de ser conocida como el latín”. Es más, él nunca permitió que ningún rey o alto representante de algún reino se dirigiera a él en otra lengua que no fuera el castellano. Era una época en la ninguna lengua vernácula de ningún país podía tener gramática porque sólo las lenguas nobles como el Latín, el Griego clásico y el Hebreo antiguo eran las dignas merecedoras de ello sencillamente por ser lenguas muertas, es decir, que ya no podían cambiar ni deformarse. El castellano, al igual que el francés y el toscano (italiano estándar) eran lenguas populares mayoritarias a nivel nacional que no podían tener gramáticas porque resultaron de la deformación de una lengua noble. Hoy día, estas “deformaciones”, y desde hace muchos siglos, han alcanzado y conservado el mayor status de valor, prestigio y reconocimiento lingüístico en todo el mundo que pueda conseguir una lengua, en un principio por su elegancia, hoy día por las grandes aportaciones a la literatura de grandes clásicos universales y el número de hablantes.

Dicho todo esto, me remito a lo anterior: gracias a la labor de un español no castellano, la lengua tomó un impulso como ninguna otra lengua en la historia. Su gramática no sólo fue la primera de castellano, sino que también la primera gramática de una lengua moderna. Y con la llegada de los españoles a América, y tras su independencia de España, en este país se llegó a temer por la separación lingüística, que ocurriera exactamente lo mismo que ocurrió con el latín: que la deformidad fuera tan grande que no se pudieran entender los hispanohablantes entre ellos, es decir que surgieran nuevas lenguas a partir del español en América. Fue entonces cuando surgió la Real Academia Española con el lema de “Una, pura, limpia y da esplendor” que resumía a la perfección la labor a la que se habían comprometido. “Una” refiriéndose a una sola lengua en la comunidad hispánica, unificar la lengua a pesar de sus variedades. “Pura”, sin interferencias de otras lenguas. “Limpia” de extranjerismos y préstamos. Y todo eso para que dé “esplendor”. En otras palabras: la máxima expresividad y el florecimiento de la lengua se conseguirían si se pudiera mantener tal cual es, no admitir cambios ni sugerencias.

Pero muy poco se imaginaban estos eruditos de la Ilustración española que, por regla general, la historia siempre nos ha enseñado que una lengua cambia desde que sale de su territorio para meterse en otro. Una lengua no es más que la manifestación oral de un pueblo y su cultura, y como expresión de la realidad, se debe adaptar siempre al mundo que le rodea. ¿Alguien se ha preguntado alguna vez que cara pondrían los españoles cuando vieron por primera vez un papayo o una llama? ¿O el ananás, que después llamaron piña? ¿O una canoa? ¿Qué palabras salieron de sus bocas para expresar lo que veían? La lengua española no estaba preparada para describir el mundo que les rodeaba y fue el mismísimo Descubridor quien, en un diario, utilizó y agregó al español la primera palabra amerindia: ‘canoa’. Con el tiempo, la introducción de palabras amerindias adaptadas a la fonética española se hizo cada vez más frecuentes y son palabras que han sobrevivido hasta tal punto que hoy día nos resulta de lo más normal: ‘cochino’, ‘tomate’, ‘tiburón’, ‘huracán’, ‘patata’ y un largísimo etcétera. Por eso mismo el español se hizo americano en cuanto llegó a América.

A todo esto hay que añadir que el tiempo que se tardaba en realizar una travesía por el Atlántico y llegar a España o a América era de unos cinco o seis meses produciendo un aislamiento lingüístico entre los dos mundos, por lo que las innovaciones lingüísticas en España llegaban bien tarde a América, hecho que explica, entre otras cosas, por qué en España se usa el “vosotros” cuando en América se usa o sustituye por el “ustedes”.

Después de cinco siglos, nuestra lengua ha crecido, ha influido a las lenguas más importantes y es gracias al enorme esfuerzo de los hispanoamericanos que hoy día el español se está dando a conocer por todo el mundo y que ha penetrado fuertemente en Estados Unidos, siendo la lengua más estudiada en ese país, adoptando palabras como ‘plaza’, ‘mil’, ‘fiesta’ sustituyendo a las propias inglesas ‘square’, ‘thousand’, ‘party’ y dando a las personas que las usan el mismo prestigio que aquí mismo en España se le da al que usa palabras inglesas en lugar de las españolas, un señal de cultura. América ha enriquecido mucho el español y en España casi se le ha dado la espalda. Hoy día la lengua es así y debería ser aceptada en todas sus variedades.

Fecha: 04/02/2006 17:58.


gravatar.comAutor: Argótide

Me sorprendo cada vez que me encuentro con personas que afirman que hablar usando modismos o jerga es "impropio" o "una manera de hablar a evitar".
¡Y yo que gozo tanto cuando descubro palabras nuevas, que con su simple originalidad deslumbran y hacen sonreír! ¿Qué decir de palabras como "entotorotado" de Nicaragua, "pariguayo" de la Rep. Dominicana, "urtuguncho" de Argentina, "chilapastroso" de México y "gayumbos" de España? Para mí son golosinas deliciosas al paladar. Y dicho sea de paso, ninguna aparece en la 23.a edición del DRAE.

Fecha: 05/02/2006 13:43.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris