“…Y SIN EMBARGO SE MUEVE”

20060214030526-galileo-abjuracion.jpg

No está comprobado histórica ni documentalmente que Galileo dijera estas famosas palabras después de verse obligado, bajo amenaza de tortura, a humillarse y a retractarse de sus teorías sobre la estructura del sistema solar: “Me hinco de rodillas ante los venerables inquisidores, y, puesta la mano sobre los Santos Evangelios, afirmo que creo y creeré en el futuro todo cuanto la Iglesia reconoce y enseña como verdadero. Me fue ordenado no creer ni enseñar la falsa teoría del movimiento de la Tierra y de la inmovilidad del Sol, por ser contraria a las Sagradas Escrituras. A pesar de ello he escrito un libro en el cual expongo esta teoría maldita. Reniego de tal herejía, así como de todos los restantes errores y de toda opinión que vaya contra las enseñanzas de la Iglesia. Y dondequiera que descubra o sospeche la existencia de una herejía, lo denunciaré inmediatamente a la Santa Inquisición”.
En esos momentos, Galileo era ya un anciano enfermo y casi ciego (las largas horas observando el sol habían dañado irreparablemente su retina). Puede que añadiera, al salir de aquel acto de “solemne” humillación “y sin embargo se mueve”. Era apasionado, “soberbio” y cabezota hasta límites peligrosos. Pero también debió de pensar en otro rebelde que defendió las teorías copernicanas, Giordano Bruno, delatado, secuestrado, torturado y encarcelado durante siete años y, finalmente, quemado en la hoguera en 1600.
Lo cierto es que el texto donde reniega y abjura de sus descubrimientos viene a culminar la historia grandiosa y a la vez terrible del pensamiento occidental del siglo XVI. Nadie puede sustraerse en ese siglo ni a las guerras de religión ni a la férrea e implacable persecución que cada dogma impone sobre cualquier individuo, desde un miserable labriego hasta una dama noble o un arzobispo primado de España. Los documentos inquisitoriales muestran una complejísima y minuciosa labor jurídica y legal donde se analiza y aquilata la posible herejía que puede tener una frase, una broma dicha a destiempo, una falta de atención a los ritos o un mal gesto…De ahí la importancia de la denuncia. Todo el mundo vigila, todos tienen la obligación de delatar: “Y dondequiera que descubra o sospeche…”. Johannes Keppler, protestante, cayó en la miseria más absoluta para salvar a su madre, ya octogenaria, de ser quemada en la hoguera por bruja (era herbolaria). Miguel Servet muere en el fuego purificador de los calvinistas…
Era más probable morir a manos de los “correligionarios” por hereje que víctima de los enemigos.
Si tuviéramos que resumir en una frase qué confrontación subyace en este siglo, diríamos que es la voluntad del individuo por plantear interrogantes y descubrir formas e instrumentos de pensamiento frente a una concepción dogmática y revelada. Los resultados de la investigación experimental sólo son admitidos si coinciden y reafirman el dogma de fe. Todo lo que tiene que decir Lutero de Copérnico es: “Este loco quiere invertir el orden astronómico. Sin embargo las Sagradas Escrituras demuestran que Josué paró el Sol y no la Tierra”. Cuando Galileo descubre las manchas solares, el padre Schneider, que también las había observado, se niega a admitir que sean tales porque era inadmisible que un astro tan bello y creado por Dios tuviera “imperfecciones que lo afeaban”.
La confrontación no se establece, pues, entre pensamiento laico y creencias religiosas. Casi todos los científicos, artistas, filólogos y pensadores “herejes” son profundamente religiosos. Galileo cita a San Agustín para quitarse de encima las críticas de sus perseguidores: “La Biblia enseña cómo entrar en el cielo, no cómo funciona”. Se comienza una ingente tarea de revisión filológica y traducción de los clásicos, porque éstos habían quedado reducidos a una versión distorsionada de frases hechas, de discusiones estériles, pesadas e interminables sobre un universo y una realidad a los que estaba prohibido observar y analizar. Lo que se ha dado en llamar espíritu renacentista es el afán por saber todo de todo y por traer al presente el mundo clásico en su pureza original. Esta suerte de enciclopedismo provoca a su vez una crisis de pensamiento que se hace patente sobre todo en la segunda mitad del siglo XVI. ¿Cómo se ordena todo lo que el hombre va descubriendo? Se discute sobre todas las ramas del saber, las disciplinas tradicionales, la función de las nuevas (hasta ese momento, por ejemplo, la astronomía era una parte de la astrología). Se comienzan monumentales recolecciones y taxonomías que van desde las que recogen los manuscritos griegos existentes a las que anotan todo de lo que se encuentra en el Nuevo Mundo.
En esta Europa nace, en 1548, Tomaso Garzoni.

Autor: Gerald Widemann

14/02/2006 03:05. Editado por Gatopardo enlace permanente. GERALD WIDEMANN

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAutor: Fabrizio

Existen tantos Galileos en este mundo como tiranos inquisidores, tantas verdades calladas, tantas teorias ocultas que algun dia se moverán y saldrán a la luz.

Fecha: 14/02/2006 05:35.


gravatar.comAutor: thirthe

no, no consta en ningún sitio lo de sin embargo se mueve, pero esa confesión resulta tan explícita...

Fecha: 14/02/2006 23:07.


gravatar.comAutor: Gerardo

Como reza el refrán: "Soldado que arranca sirve para otra batalla"

Fecha: 15/02/2006 19:27.


gravatar.comAutor: Augusto R.

Después de leer minuciosamente este post no una sino varias veces, llego a la ianomivible conclusión de que constituye herejía.
¡¡¡Alguien puede alcanzarme unas cerillas???

Fecha: 15/02/2006 21:40.


gravatar.comAutor: Augusto R.

Quise decir "inamovible", pero los largos años de observación del sol dañaron mis retinas y me dictan estos errores.

Fecha: 15/02/2006 21:42.


gravatar.comAutor: El Pendon Voteriano a Fabrizio

Mire, joven: normalmente hay un solo hereje, cien inquisidores y cien mil de la chusma que aplaude y jalea la ejecución.

Fecha: 15/02/2006 22:26.


gravatar.comAutor: Augusto R.

Si a alguien lo ejecutan seguramente será porque algo habrá hecho...yo pago mis impuestos y no orino en la calle y nadie ha venido a ejecutarme.
Mucho rojillo veo yo por aquí...

Fecha: 16/02/2006 15:53.


gravatar.comAutor: Laika

Yo tengo el proceso de Bruno y es realmente curioso.
Esto me lo ha recordado.

Fecha: 16/02/2006 23:14.


gravatar.comAutor: Gerardo (pero uno diferente)

Interesantisimo el articulo. Me aclaro algunas dudas y me dejo algunas otras. Pero la frase cumple fielmente su proposito, que es hacerse pasar por una filosofia de vida.

Fecha: 20/06/2006 05:50.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


http://gatopardo.blogia.com