¿QUIÉN ES EL MONSTRUO DE FLORENCIA? (3)

20060223151532-romulo-remo.jpg

Capítulos anteriores:
*¿Quién es el Monstruo de Florencia? (1)
*
 ¿Quién es el Monstruo de Florencia? (2)

La Italia Nostra.

      “Hablar de crímenes políticos en Italia 
—me decía un magistrado— es una redundancia, porque el delito, en su contexto y su trascendencia social afecta a los ciudadanos, y tanto su castigo como su impunidad requieren unas condiciones sociales y políticas capaces de cumplir o de ignorar el Estado de Derecho.”

      En Italia, como en cualquier país donde la corrupción y la impunidad formen parte de todos los peldaños de la escala social, el ciudadano aprende a callar, a no colaborar con los investigadores, y a guardar para sí los datos que conoce.

      ¿Nadie escuchó los disparos en el silencio de la noche? ¿Nadie, entre los cientos de mirones, provistos con visores nocturnos, micrófonos y cámaras, logró captar ninguno de los asesinatos? ¿Nadie observó a quien, manchado de sangre, se desprendía de su uniforme impermeabilizado, antes de subir al coche y huir? Parece improbable. Pero los italianos saben el precio que se paga cuando uno se inmiscuye en la defensa de la Ley.

El contexto social y político

      El 12 de diciembre de 1969, estalla una bomba en el Banco Nazional de la Agricultura (16 muertos y 88 heridos). La que colocaron en el Banco Comercial no llegó a estallar. En el pasaje subterráneo del Banco Nacional del Trabajo, en Roma, otra bomba mata a 13 personas; y otras dos, en el Altar de la Patria y en el Museo del Ressogimiento de Roma, hieren a cuatro personas.

      La policía busca a los culpables en la izquierda, señalados de antemano, e ignora las pistas, los indicios, las pruebas: ochenta detenidos, como el ferroviario Pinelli, que “se cayó” desde el cuarto piso de la Fiscalía de Milán  durante un interrogatorio, o Valpreda, un bailarín que fue encarcelado hasta 1972. Al cabo de los años, a los policías les llega la idea de preguntarse por los portafolios, de manufactura poco común, donde iban los explosivos, y descubren que fueron comprados por Giovanni Ventura y Franco Freda, fascistas de Padua.

      El 22 de julio de 1970 estalla el tren “Flecha del Sur” en Gioia-Tauro. Los investigadores, los peritos en explosivos y la policía dicen que es un accidente ferroviario, y hasta 1993 no se reabre la investigación, para descubrir que la bomba fue colocada por dos criminales calabreses. El dinero provenía del Comité de acciòn de la provincia de Reggio, formado por representantes y parlamentarios del MSI(extrema derecha)

      Es la culminación de un plan de los servicios secretos italianos, auxiliados por la extrema derecha, que se llamaría más tarde en los periódicos “la estrategia de la tensión”. Había que dar argumentos para un golpe de Estado militar, y el 8 de diciembre de 1970, el príncipe Valerio Borghese con parte del Ejercito y las organizaciones de extrema derecha, “Avanguardia Nazionale” y “Ordine Nuovo", y la Gran Logia Masónica P2, lo secundaron. Quizás no se acordaron de avisar al Gobierno legal, y éste se opuso y lo hizo fracasar.

      El 31 de mayo de 1972, Vincenzo Vinciguerra, militante de Ordine Nuovo, avisa a los carabineros de que, en Peteano di Sagrato, hay un coche ardiendo, y tal vez haya alguien dentro. Los policías se acercan, y cuando abren la puerta, les alcanza la deflagración de la bomba-trampa, que mata a tres en el acto.

      En 1972, el cardenal Marcinkus vende la Banca Católica del Véneto al Banco Ambrosiano de Roberto Calvi, de la logia P2, sin consultar al cardenal Albino Luciani, obispo de Venecia, que se opuso sin darse cuenta de que estaba enemistándose con la CIA, la mafia, la logia P2, el grupo Gladio, y todas las bases del poder en Italia. Cuando llegó a Papa, como Juan Pablo I, decidió revisar los asuntos financieros del Vaticano, y murió en circunstancias sospechosas.

      El 7 de abril de 1973, una bomba que transportaba el fascista Nico Azzi, estalla en el tren Turín- Roma. No obstante su filiación, hay testigos que oportunamente afirman haberlo visto con el periódico de extrema izquierda “Lotta Continua”.

      El 17 mayo de 1973, Gianfranco Bertoli, perteneciente a los servicios secretos, que actua como "topo" en los grupos anarquistas, lanza una granada en la Fiscalía de Milán: 4 muertos.

     En Brescia, el 28 de mayo de 1974, en la Plaza de la Logia, una bomba depositada en un contenedor estalla entre los que se manifiestan contra las bombas, los atentados y la violencia en Italia. Ocho muertos y 94 heridos.

      El 4 de agosto de 1974, en un vagón de segunda clase, estalla una bomba en el túnel ferroviario de San Benedetto Val di Sembro, y golpea al tren Italicus: 12 muertos y un centenr de heridos.

      El 2 de agosto 1980 en la estación Bolonia, una bomba mata a 85 personas y deja heridas a más de 150.  Los jueces italianos vieron la firma de los terroristas de extrema derecha; pero los servicios secretos italianos del general Santovito maniobraron para eliminar las pruebas y desviar las sospechas, dándoles una multitud de informaciones falsas y erróneas. Según los magistrados (actas de la Corte de Justicia del 23 de noviembre 1995): “el SISMI nos hizo llegar una masa de informaciones difícilmente verificables, a fin de empujarnos en unas investigaciones y pistas tan improductivas como extenuantes”.

     El 23 de diciembre de 1984, otra vez en el túnel de San Benedetto Val di Sembro, 15 muertos del tren 904 siguen esperando justicia.

      Se trataba de culpar a la izquierda, y desatar una represión policial y política que propiciara el triunfo del estado de excepción, la supresión de las garantías legales y las libertades ciudadanas, como siempre. Y los servicios secretos, los sicarios de la mafia, y los mercenarios de extrema derecha, actuaron al unísono en las matanzas. “Los estragos que han ensangrentado Italia a partir del 1969, pertenecen a una única matriz organizativa. Dicha estructura obedece a una lógica según la cual las instrucciones salen de aparatos insertos en las Instituciones, de una estructura paralela y secreta del ministerio del Interior. ” —según el texto de una de las sentencias.

Antecedentes históricos

      La alianza Vaticano-EEUU-masonería-Cosa Nostra nació con el desembarco del ejercito de EE.UU. en la Italia fascista. La mafia siciliano-americana, con redes e intereses económicos en Italia,  facilitó a los aliados ayuda e información para enfrentarse a los fascistas y aniquilar a los comunistas, que habían encabezado la resistencia hasta entonces.

      Los pactos establecidos han salido a la luz, y forman parte de los sumarios, instruidos gracias a gente con poco apego a la vida. Como el magistrado Alessandrini, asesinado en enero de 1979, cuando iba a procesar a Calvi por el caso del Banco Ambrosiano. Como el periodista “Mino” Pecorelli, asesinado en marzo de 1979, que investigaba la conexión Vaticano, narcotráfico y Maffia, y se atrevió a publicar la lista de los miembros de la Logia P2 con altas responsabilidades en el Estado y la Iglesia. Como Giorgio Ambrosoli, un abogado que había investigado durante cinco años, y fue asesinado el 11 de julio de 1979, después de declarar sobre las conexiones entre Sindona, el Banco Ambrosiano de Roberto Calvi, el recientemente fallecido obispo Marcinkus del IOR y la Logia P2. Pocos días después, fue asesinado el teniente coronel Varisco, que lo había interrogado y tomado declaración. En octubre de 1979, Enrico Cuccia, director de Mediobanco, uno de los hombres más influyentes de Italia, que había testificado sobre la amenaza de muerte que Sindona había proferido contra Giorgio Ambrosoli, recibe una bomba que destruye su casa. En 1982, intentan asesinar a Roberto Rosone, director general del Banco Ambrosiano, que ayuda en la investigación y trata de sanearlo. El 18 de junio de 1982, después de asegurar que va a tirar de la manta, Roberto Calvi aparece ahorcado en un puente de Londres, antes de descubrirse un desfalco de 1.300 millones de dolares en su banco. En octubre, Giuseppe Dellacha, directivo del Banco Ambrosiano, “se cae” por una ventana y se mata. En 1983, Michele Sindona, que había sido extraditado de EE.UU. y permanecía en una celda de “máxima seguridad” de Voghera, muere envenenado con cianuro en el café.

      La logia P2 utilizaba los servicios del Banco Vaticano para enviar dinero a cuentas en Latinoamérica. Una gran parte de las operaciones de financiación de la guerrilla contra-nicaragüense, (dirigida por el vicepresidente George Bush) se realizó mediante las redes financieras de la mafia italo-norteamericana, respaldadas por el Banco Vaticano, estrechamente vinculado al Banco Ambrosiano, propiedad de Roberto Calvi, un banquero que había comenzado en los setenta una fulgurante carrera en el mundo de las finanzas italianas de la mano de su padrino, Michele Sindona, miembro relevante de la logia P2, banquero de la Cosa Nostra desde 1957 y Consejero Financiero del Vaticano.

      La investigación del juez Imposimato demostró más tarde que Sindona fue escogido por la Santa Sede y por Marzinkus, precisamente por sus conexiones con la mafia y la CIA, para poder trasvasar fabulosas cantidades a los Escuadrones de la Muerte latinoamericanos, controlados por las dictaduras amigas de EE.UU. Así se financiaron las matanzas cometidas por los fascistas en Italia y en España, y así se pudo financiar en Latinoamérica la “Operación Cóndor”, los asesinatos de militantes y dirigentes de izquierdas, las desapariciones, los golpes de Estado, y la desestabilización de los gobiernos progresistas en los años setenta y los ochenta.

Parece que no ha pasado el tiempo

      En aquella Italia de entonces, como en la de ahora, los ciudadanos se saben rodeados por oscuras fuerzas en las que la policía, los servicios secretos, la mafia, y los políticos corruptos han creado redes insondables, pero evidentes. Acudir como testigo a la policía para denunciar un crimen puede ser suicida: nadie sabe si alguno de los funcionarios cobra un sobresueldo por filtrar los datos a quien le pueda interesar silenciarlo. Ha triunfado una mentalidad que explica los asesinatos como si las víctimas fueran culpables por cruzarse en el camino de los asesinos, y el epitafio suele ser: “Descubrir quién es el asesino no les va a devolver la vida.”

      El miedo a complicarse la vida, que se ha popularizado tanto en Europa desde entonces, ha permitido que el dinero negro, procedente de las actividades mafiosas, supere el PIB de muchos países.

      Hay que recordar todo esto para comprender el silencio, la impunidad, los fallos y las negligencias en la investigación de los crímenes del Monstruo de Florencia y tantos otros.

(Continuará)

Gabriel Veraldi Pasquale

Capítulo siguiente:

4º capítulo:  ¿Quién es el Monstruo de Florencia (4)

* Confesiones del monstruo de Florencia

Comentarios > Ir a formulario



gravatar.comAutor: RAMIRO II

Sr. Veraldi Pascuale

He leido sus capítulos 2 y 3. Sólo puedo decir que Vd. es un maestro. Primero me ha tansportado a mis años jóvenes que viví en la dulce Toscana y mis paseos nocturnos en mi amada Florencia y de golpe me he encontrado en una escena de pesadilla que he vivido como si la estuviese viendo. Efecto magistral.

Después en el capítulo 3 he recordado la Italia que viví y a muchos de los italianos que conocí.

Despues, en un alarde de información me ha descubierto la asquerosa tela de araña que han tejido estamentos o instituciones que, según dicen, actúan en nombre de la libertad y los derechos humanos o en nombre de Cristo.

Por favor, Sr. Veraldi, siga escribiendo. Ya nos dirá quién era el mostruo de Florencia pero mientras tanto disfrutaremos y aprenderemos con lo usted escriba.
Saludos

Fecha: 23/02/2006 23:09.


gravatar.comAutor: ¿y pa qué?

Con ese panorama, lo mas seguro es que si te encuentran con un puñal clavado en la espalda, te detengan por posesión de arma blanca.

Fecha: 24/02/2006 09:47.


gravatar.comAutor: El irregular

Falso, señor Veraldi-Pasquale: si a usted le clavan un puñal en la espalda, la policia italiana multará a su familia por entorpecer la vía pública con un cadáver y, además por no poseer factura con IVA que acredite la posesión legal del cuchillo. Aunque siempre podrá llegar a un acuerdo con una rebaja del 10% por pronto pago.

Fecha: 25/02/2006 23:05.


gravatar.comAutor: Luunna

Me hiciste acordar de que Marcinkus murio el 21 de Febrero, si hay justicia divina,y existe el infierno ahi deberia estar, fue el protegido por JUAN PABLO II
y caben todas las certezas que tuvo que ver con la muerte de JUAN PABLO I
Un gran abrazo Gatopardo, buen comienzo de semana
Luunna


Fecha: 26/02/2006 17:25.


gravatar.comAutor: El Pendón Volteriano

Que se tiente el diablo la cartera como aterrice Marcinkus en el infierno.

Fecha: 26/02/2006 22:55.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


http://gatopardo.blogia.com