BELLEZA EN ESTADO PURO

20070124002456-actuelle.jpg

Todo me cayó de golpe en un mes: se casó mi hijo y se fue a vivir a Canadá, mi marido me abandonó por su secretaria, cumplí cuarenta y cinco años, y me descubrieron un tumor en el tiroides. Mi casa, que parecía una sucursal de todos los amigos de mi hijo, se quedó silenciosa y vacía, y como no ajustaban bien las dosis de L- Tiroxina, mi humor iba del estupor al letargo y del aturdimiento a la modorra.
La medicina privada me ofreció los mejores especialistas y la mejor clínica,
- Hay que operar- me dijo el médico- pero no te preocupes porque dentro de unos meses no se notará la cicatriz. Ven, mírate en el espejo de aumento…
Con sus dedos manicurados señaló adónde y cómo y qué. Yo asentía mirando mi piel opaca, con arrugas alrededor de unos ojos de mirada vacua, y más arrugas en la boca y en el cuello, sin las piadosas coartadas de la luz tamizada de mi cuarto de baño y mi presbicia…
-¡Qué horror!
El médico, contestó como si tuviera la respuesta preparada
-Ahora que vamos a entrar al quirófano sería el momento de hacerte unos retoques. Es una operación sencilla, y lo que me extraña es que nunca lo hayas pensado... por ejemplo, el contorno de la boca ha perdido masa muscular y quedan los labios sumidos, y los párpados y el mentón se te han aflojado… y el pecho está muy descolgado también, todo eso te echa veinte años encima… Y para tu estado de ánimo sería importante verte otra vez guapa…
Asentí aturdida por la revelación. Me di cuenta de que en los últimos veinte años apenas me había mirado al espejo para peinarme y recogerme la coleta que llevaba siempre, y entre tanto había perdido agudeza visual y mi rostro se había convertido en el de una vieja que yo no conocía.
Firmé todos los papeles, me sometí a todas las pruebas diagnósticas y con una sensación de terror paralizante entré en el quirófano.
Sólo recibí visitas de los médicos y las enfermeras que me hicieron las curas y, sobre todo, recibí muchas sonrisas: hasta los celadores y las limpiadoras me sonreían. Pero hasta que no se quitaran los puntos y desaparecieran los hematomas no traerían un espejo. Pasé en la clínica la convalecencia rodeada de tantas sonrisas que empecé a imaginarme a mi pobre millonario marido en la ruina, teniendo que prescindir del yate y de los caballos para pagar la factura, y por primera vez en mucho tiempo yo también sonreí.
-¡Ah, esa sonrisa es la mejor prueba de que estás a punto! Si está mañana el esteticista te hace la manicura, un bonito corte de pelo y un maquillaje favorecedor, te presentaremos a la guapa chica que eres en un espejo… ¡Y por favor, déjate aconsejar y cambia de estilo!
Seguían todos sonriendo, pero el esteticista y sus dos ayudantes me miraban con el ceño fruncido…
-Habrá que hacer algo con esas canas…
- No me he teñido el pelo nunca…
-Ya, ya se nota: tienes el pelo de un color rata horrible: primero voy a cortar: quiero hacerte algo nuevo, que vaya con tu cara, que es muy interesante… y te daré unos destellos de color… en degradado... y en el maquillaje voy a usar…
-¡No me he maquillado nunca!
-Vi el gesto de horror y corregí-...pero claro, tendré que aprender…
-Cuando veas lo guapa que estás, no lo podrás creer.

Al cabo de tres horas sus sonrisas emergieron absolutamente deslumbrantes:
-¡Estás sencillamente divina!
Y fueron convocados los doctores, las enfermeras y llegó un espejo de un metro que colocaron sobre la mesita auxiliar.
Sobre unos ojos inmensos, de pestañas interminables, caían mechones de color berenjena y naranja que se desplomaban desde una cresta de quince centímetros, adonde las ráfagas de color jugaban con la luz… Y mis labios pintados de rojo, sugestivamente gordezuelos, tenían una expresión de pasmo que enseguida se convirtió en una sonrisa temerosa… Una especie de vampiresa indescriptible, de senos espectaculares, se dejaba identificar por los pendientes de perlas que heredé de mi madre.
-¡Ay… no parezco yo!…
- ¡Ni falta que hace! Ahora sólo falta que te vayas de tiendas y te compres ropa bonita… y empiezas a salir y verás… La cicatriz del cuello todavía tardará unos meses en desaparecer, pero te puedes comprar bonitos foulards de seda y aprendes a ponértelos con estilo…

Durante varios días tuve que mirarme cientos de veces y cada vez me sentía más entusiasmada con mi aspecto, mi nuevo estilo… Cuando volví a casa el portero no me reconoció, y su mirada embelesada fue nueva para mí, que había recibido sus miradas indiferentes durante quince años.
Mi cambio repercutió en toda la gente de mi alrededor, y un día, Nano, uno de los amigos de mi hijo, que trabaja en una agencia de representantes artísticos me invitó a un concierto de rock.
-¡No he ido jamás a un concierto de rock!
- Son de tu época… Porque tú eres de la época de…

Y le interrumpí:
- Yo soy de la época de Armando Manzanero y Los Panchos…No, de verdad, Nano, gracias…
-Es que no conozco a nadie más para sacarme del apuro...
-¿Qué apuro?
- Después del concierto tenemos que acompañarlos para que vean la movida nocturna y han pedido que vayamos con una tía espectacular… y bueno, ya sabes lo poca cosa que son las chicas de la pandilla…

Levitaba. Literalmente levitaba de emoción.
Cuando llegó Nano a buscarme iba ataviada con la ropa que habíamos escogido entre los dos: un pantalón de cuero, unas botas con quince centímetros de plataforma, una blusa de seda transparente, un chalequito de cuero diminuto y un foulard anudado al cuello para tapar la cicatriz del tiroides.
-Te está sobrando una cosa…
-¿Qué?
-Te sobra el sujetador, hace feísimo con la blusa transparente…

Y pasé a quitármelo, porque efectivamente el sujetador sólo era útil para el pudor: la silicona de talla 110 no conoce la Ley de la gravedad.
Y después de un concierto ruidosísimo en el que me emborraché de decibelios, Nano me presentó al representante del grupo más famoso del mundo, que por discreción no debo identificar, y le preguntó si era alguien como yo lo que buscaba. El representante me miró de hito en hito y le dijo a Nano en inglés:
-¡Perfecto! ¡Belleza en estado puro! Parece una mujer si no te fijas…
Le pregunté, enfadada, que por qué decía eso.
Y al darse cuenta de que yo lo había entendido me lo explicó en español:
-Mick no soporta a las mujeres, pero como tiene fama de semental, tenemos que buscarle para salir por ahí un transexual que no vaya de “drag-queene”, porque si no la prensa lo crucificaría… A ti se te notan las hormonas y la silicona, pero das el pego… Por cierto, ¿te han cortado el pene también?

Gatopardo 

 

15/03/2006 00:53. Editado por Gatopardo enlace permanente. RELATOS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAutor: Fabrizio

¡Fabuloso! ¡Genial! Con final inesperado y todo. La verdad que la cirujía plastica acaba transformando a las personas en cosas que no se saben ni que edad ni que sexo tienen

Fecha: 15/03/2006 02:48.


gravatar.comAutor: Vailima

¡Bravo! me has tenido intrigada durante todo el relato. Muy bueno, de verdad. Como dice Fabrizio, el final sorprende.

Fecha: 15/03/2006 07:26.


gravatar.comAutor: LeeTamargo

...Lo más natural de todo es cumplir 45 años, ¿por qué lo meten en el mismo saco de los problemas? No me contestes, Gatopardo, es una reflexión. ¡Muy buen relato, amiga! SALUDANDO:
LeeTamargo.-

Fecha: 15/03/2006 09:26.


gravatar.comAutor: Mon

jajaaaaaaaaa no sabés como me hiciste reir...
en tantas cosas me vi reflejada... (aunque todavía no pasé por quirófano)...
muyyyyyyy bueno, excelente gatúbuela..... ídola total!!!!

PD deberías regalarnos tus relatos más a menudo.

Fecha: 15/03/2006 09:33.


gravatar.comAutor: A.

oh wow! vaya relato!

Fecha: 15/03/2006 10:06.


gravatar.comAutor: Zuriñe

Estupenda postal de la realidad amorfa de hoy día. Y muy apropiada la imagen de la revista. Esto es el opio de ciertas mujeres, sobre todo cuando vamos cumpliendo edad. En lugar de cultivar nuestro cerebro, cultivan el estiramiento perpétuo. Estupendo relato, no sólo desde el punto de vista ético y con final sorprendente pero no menos esperado. Un abrazo (He intentado dejar este comentaro en PD, pero no hay manera, tengo el paso prohibido jeje).

Fecha: 15/03/2006 11:21.


gravatar.comAutor: Dinosaurio

Maravilloso relato, Gata, y real y actual como la vida misma. Una gran radiografía de lo que está pasando escrita con tu talento y calidad habituales.
Un abrazo.

Fecha: 15/03/2006 14:13.


gravatar.comAutor: Dammy

Tiene gracia, la verdad es que pensé que acabarías diciendo que eras Pamela Anderson o algo así, pero creo que el final ha sido más sorprendente si cabe de lo que yo esperaba.

Un blogbesico.

Fecha: 15/03/2006 15:30.


gravatar.comAutor: thirthe

que bueno, gracias por recordármelo a tiempo, estaba a puntito de entrar en el quirófano:-))

(este relato debían de repartirlo en las consultas de cirugía estética)

Fecha: 15/03/2006 17:56.


gravatar.comAutor: Luunna

La verdad que me sacaste una carcajada, pero hablando aca de mujer a mujer,yo me haria unos retoques, lo unico que me falta es el dinero..
Ahora tampoco nos hacemos las giles, las actrices de Holywood tienen que hacercelas, porque si no no tienen trabajo, pero ellos si pueden trabajar con arrugas, canas y panza no es justo..
Un abrazo TKM
Luunna

Fecha: 15/03/2006 18:45.


gravatar.comAutor: Gatopardo

Amigos: las mujeres que conozco que se hicieron cirugía o se han puesto botox tienen cara de ir en moto a toda velocidad; y las que se han hecho liposucción han logrado un cuerpo que parece recién sacado del depósito de cadáveres después de un accidente. Y conste que para que no se noten las cicatrices no es que sea necesario maquillarse, es que hay que estucarse y alicatarse: la alegría que transmite su sonrisa es lo más parecido a la que tiene una dentadura en el vaso de agua de la mesita de noche, y no digamos ya cualquier otra emoción humana... ternura, humor, ironía, todo queda homologado con esa expresión de sorpresa fijaque se les queda, igualica que la de los muertos en accidente fortuito.
¿Dinero para operarse? ¿Y no sería mejor hacer memoria y acordarnos de lo hermosa que es la vejez y la naturalidad?

Fecha: 15/03/2006 19:19.


gravatar.comAutor: alimaña news (redactor-jefe)

Pues yo defiendo el embalsamamiento avant la mort, estucado, gotelé de grano grueso y lo que haga falta. Y cuando haya que limpiar el cadáver se le da con el gomo del agua y se queda tan hermoso

Fecha: 15/03/2006 21:32.


gravatar.comAutor: Antonio García Muñoz

No me ha gustado mucho, amiga gato. Puedes hacer cosas mejores. Un saludo

Fecha: 15/03/2006 21:35.


gravatar.comAutor: felipe

Me he reido sin parar pero más al finalizar, no pudo ser mejor. Un abrazo, Gatopardo

Fecha: 16/03/2006 00:49.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


http://gatopardo.blogia.com