Facebook Twitter Google +1     Admin


MÁS QUE UN JUEGO, DE LUIS TAMARGO

20060401004925-criesandwhispers5mj.jpg

Entre las bitácoras que leo, hay gente con talento, un buen estilo literario, capaces de crear personajes y narrar historias con el pulso y el latido preciso para atrapar la atención del lector. Luis Tamargo reune todas esas caracteristicas, y, además, tiene el don de abarcar en sus descripciones mundos, países, vivencias y situaciones describiéndolos como aquellos viajeros y exploradores de lo humano, que vivieron al límite, a fondo, y nos lo transmitieron desde su escritorio.
Si también hubiera editores con talento...

"Más que un juego", relato de Luis Tamargo

"-¿Ahora? –preguntó ella volviéndose,
pero sin bajar los brazos que sostenían
su bellísimo pelo negro, suelto aún
".
Luigi Pirandello.

Si le llamaba ahora le molestaría, lo sabía. Se acercó al ventanal y sacó el teléfono móvil de su bolso, movida por un impulso espontáneo de despedida. Su figura desnuda se recortaba al trasluz de las cortinas y el tenue reflejo moldeaba sus contornos redondeados. Así la encontró Bruno al salir del baño, le pareció sublime, encantadora y, desde atrás, abrazó su cuerpo menudo en un gesto amoroso de protección.
-¿Qué haces? ¿a quién llamas?
-...Iba a comprobar si tenía llamadas! –ella se dejó besuquear en el cuello, mientras volvía a colocar el teléfono en su sitio.
Él siguió aferrado a ella sin cesar en sus arrumacos cariñosos y Vera se dejó mecer, quizás en exceso pensativa... Bruno aprovechó para retomar la conversación iniciada en la sobremesa:
-Díme, Vera, ¿lo has pensado ya? Ella se giró, entregada aún entre sus brazos, y le miró a los ojos antes de hundir el rostro en su pecho. De nuevo volvió a mirarle cuando él la empujó con suavidad hacia el lecho...
-¡Bruno! ¿...otra vez? ¡Oh, Bruno!
Ambos rieron entre susurros y besos al tiempo que rodaban entremezclados con las sábanas revueltas.
Bruno era algo más joven que ella, aquel ejecutivo italiano venía demostrándole su fogosidad desde hacía varios años, cada vez que sus gestiones de negocios le traían al gélido invierno de Praga. Ella no era precisamente una mujer fácil, pero nadie mejor que una señora casada para conocer los motivos que la indujeron a dar el paso y convertir la habitación de aquel hotel en mudo testigo de sus apasionados encuentros. Hacía algún tiempo que había dejado de considerar sus casi veinte años de matrimonio y hoy, que se cumplía otro aniversario de boda, ni siquiera su propio marido se había acordado.
Para Nikolai Zabielin sólo existía una pasión: las paredes de su casa estaban plagadas de su huella con las fotos enmarcadas de sus eventos más destacados; las estanterías de su biblioteca rebosaban de numerosos volúmenes, auténticos tratados de ajedrez, manuales de estrategia, algunos de ellos con las jugadas maestras subrayadas; una vitrina en el salón mostraba los variados trofeos, nada espectacular sino pequeños premios de un aficionado, un buen y concienzudo aficionado que ponía los cinco sentidos y uno más en su juego predilecto.
Al principio, Vera le acompañó a las concentraciones, mientras fueron novios; aquella afición le venía desde la infancia y ella lo admitió como una parte integrante de su vida cuando se casaron. Después, los niños no llegaron, tal vez alejados por el enjudioso celo que su marido volcaba en aquel juego, ahora transformado en obsesivo y, así, se fue distanciando. La señora Zabielin no estaba dispuesta a compartir con aquel tablero de ajedrez su vida.
Nikolai no era mala persona, no, Vera le había querido. Pero los enfados se sucedieron cada vez con más violencia cuando regresaba tras una derrota y, cohibida por la tensión, ella llegó a temerle. Le tenía prohibido llamarle o distraerle la fecha de la competición y aquella mañana, como en anteriores ocasiones, el señor Zabielin marchó pronto para evitar interferencias que pudieran distorsionarle o distraer su concentrada atención en la partida. Era consciente de su nivel intermedio, lejano de las renombradas figuras que idolatraba; estudiaba las tácticas de los grandes en sus libros hasta aprenderlas de memoria, pero mantener aquel status suyo del montón requería de toda su exclusiva dedicación. Hasta ahora no había evolucionado del puro juego por placer de los comienzos en el colegio o en el bar al de los torneos municipales, por ello era tan decisivo el encuentro de aquella fecha que representaba el salto a la categoría interregional. Por ello mismo le pasó desapercibido un año más la celebración de su aniversario, aunque Vera tampoco le hacía ya hincapié sobre estos detalles. Además, ella no le beneficiaba con sus atenciones, si le notaba preocupado le atosigaba con obstinada insistencia porque se relajara y no lograba en él sino el efecto contrario, así que optó por centrarse en lo suyo, era mucho lo que se jugaba.
Sin embargo podía darse por satisfecho porque en aquella velada le tocó una jugada similar a la transcrita en una de las fases de un afamado certamen internacional que acabó por aprender de tanto tratar de descifrar. Sabía de cada movimiento y de las probabilidades de acierto en cada caso; rezó para que su oponente no optase por la pieza retrasada y, para su regocijo, así ocurrió con lo que rubricó el final con un jaque mate perfecto.
Regresó henchido de orgullo con el trofeo y una nueva categoría que defender, ávido por retomar el libro donde enfrascarse de la jugada que le había otorgado el éxito en aquella jornada. Cuando entró en casa llamó a Vera, sin obtener respuesta. Pegada al espejo del recibidor encontró una nota firmada por ella: “Salí a comprar tabaco”. Se dirigió como un autómata hacia el salón, abrió la vitrina y posó la copa del trofeo; luego buscó entre los manuales de ajedrez hasta dar con el que contenía la jugada que le valió el triunfo y, sonriente, lo releyó una y otra vez, ensimismado. De pronto a Nikolai se le nubló el gesto. Algo no encajaba... Cerró despacio el libro mirando al techo: Vera no fumaba...
Pero Vera volaba ya hacia Trento, acabó por aceptar la proposición de su amor italiano que, a pesar de estar sujeto en el asiento de al lado, le besuqueaba el rostro propinándole carantoñas que apenas lograba sofocar entre risas y susurros:
-...¡Bruno! ¡Oh, Bruno!

El autor: Luis Tamargo de http://leetamargo.blogia.com
*Es una Colección “Son Relatos”, © Luis Tamargo.-

01/04/2006 00:49. Editado por Gatopardo enlace permanente. RECOMENDAMOS

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAutor: Dinosaurio

Como podemos comprobar con la muestra de este relato, Tamargo es un escritor en la más amplia extensión y profundidad del término: sencillo, preciso, intenso, rico, expresivo, transmisor de una fuerza descriptiva extraordinaria, inteligente, vibrante, imaginativo ... Podría seguir así indefinidamente, pero no quiero que en su modestia se nos ponga colorado. Tan sólo le deseo que siga creando con el acierto de siempre y que pronto un editor con talento (como dice Gata) le descubra. Nosotros ya lo hemos hecho hace tiempo y disfrutamos mucho con ello antes de que ese editor nos lo robe un poco.
Un abrazo.

Fecha: 01/04/2006 11:37.


gravatar.comAutor: LeeTamargo

...Me habéis puesto "colorao", pero también muy contento. ¡Gracias, amigos/as!...
OS SALUDO: LeeTamargo.-

Fecha: 02/04/2006 18:58.


gravatar.comAutor: Gatito viejo

Muy buena iniciativa, Gatopardo, la de traer relatos destacados a tu página. Qué pena que no seas editora.
El relato me ha gustado mucho. Desde luego LeeTamargo es un escritor que merece toda nuestra atención.
saludos

Fecha: 03/04/2006 11:07.


gravatar.comAutor: pao

falta un poco mas de informacion bueno no encontre lo q necesitaba de luigi pirandello(seis personajes en busca de`un autor:S) bueno pero si esta un poco bien

Fecha: 11/07/2006 02:30.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris