Facebook Twitter Google +1     Admin


EN DEFENSA DEL PUEBLO MEXICANO, EN DEFENSA DEL PUEBLO DE ATENCO

20060510170322-tina.jpg

Para los que pretenden hacer creer que quienes describimos los abusos y atropellos a la sociedad civil en México, nos hacemos eco de una campaña promovida por los revoltosos y los zapatistas, este es el informe del año 2005 de Amnistía Internacional sobre México.
Si después de leerlo no sienten demasiadas náuseas, pueden leer los informes:
México: Poner fin al ciclo brutal de violencia contra las mujeres en Ciudad Juárez y la ciudad de Chihuahua (Índice AI: AMR 41/011/2004)
México: Memorándum al Congreso de la Unión sobre las reformas de la Constitución y del sistema de justicia penal (Índice AI: AMR 41/032/2004)
México: Mujeres indígenas e injusticia militar (Índice AI: AMR 41/033/2004)
México: Abusos desoídos en Guadalajara. La resistencia a esclarecer violaciones de los derechos humanos sólo perpetúa la impunidad (Índice AI: AMR 41/034/2004)
Justicia para las mujeres de Ciudad Juárez y Chihuahua: Haz oír tu voz al presidente Fox .
Los socios de Amnistía Internacional que participamos en las redes de solidaridad, sentimos un profundo bochorno cuando en un país, que teóricamente es una democracia, escuchamos los gritos de las víctimas, golpeadas, torturadas, privadas de sus más elementales derechos, acosadas, amenazadas de muerte por quienes deberían de ser los garantes de la legalidad.
Estas son algunas de las alertas recibidas de Amnistía Internacional para escribir y pedir a las autoridades que actúen y garanticen la seguridad de esas personas.
09/03/2006 MEXICO. Temor por la seguridad (ACCIONES URGENTES)
03/03/2006 MEXICO. Temor por la seguridad (ACCIONES URGENTES)
17/02/2006 MEXICO. Temor por la seguridad / amenazas de muerte (ACCIONES URGENTES)
15/02/2006 MEXICO. Temor por la seguridad / amenazas de muerte (ACCIONES URGENTES)
10/02/2006 MEXICO. Preocupación jurídica / acoso (ACCIONES URGENTES)
02/02/2006 MEXICO. Temor por la seguridad (ACCIONES URGENTES)
27/01/2006 MEXICO. Temor por la seguridad (ACCIONES URGENTES)
01/02/2006 MÉXICO: Temor por la seguridad / preocupación jurídica / posible preso de conciencia (ACCIONES URGENTES)

Si estáis de acuerdo, os ruego que suscribáis la carta, remitida por personas y organizaciones preocupados por la violación de los derechos humanos en el conflicto de San Salvador Atenco, que copio a continuación:
Asunto: Contra la represión y por la defensa del estado de derecho

Profundamente preocupados por los acontecimientos en San Salvador Atenco, manifestamos lo siguiente:
1. Reprobamos la solución de fuerza desproporcionada aplicada en el conflicto social que se generó en San Salvador Atenco y que contraviene los principios fundamentales de derechos humanos de la ONU, particularmente el de proporcionalidad establecido en el artícu-lo 3: "Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley podrán usar la fuerza sólo cuando sea estrictamente necesario..." Planteamos la necesidad de establecer una vía de solución política que permita abordar a fondo las causas que han llevado a esta situación y evitar el escalamiento de esta confrontación.
2. En otras partes del país y recientemente en Michoacán, hemos observado al gobierno actuar del mismo modo, combinando fuerzas locales y federales en la represión a los movimientos sociales. La manera de realizar estos operativos ha generado una violencia desproporcionada con un saldo de altos costos humanos y sociales. No podemos legitimar el uso de la fuerza como medio para resolver las demandas sociales.
3. La convivencia social y política debe estar fundamentada en la democracia y la justicia, por ello para restablecer las condiciones de convivencia en la zona se requiere avanzar en un proceso de diálogo en torno de la distensión del conflicto, la liberación de los presos, la reconstrucción del tejido social y los temas de fondo que aún no han sido resueltos. La realización de una investigación que aclare los acontecimientos.
4. De igual manera, hacemos un llamado urgente a que se respete el pleno ejercicio de los derechos humanos en las diversas manifestaciones de protesta que se están desarrollando, así como la realización de una investigación sobre los hechos que condujeron a esta preocupante situación. Exigimos información de la situación jurídica y de salud de los más de 200 detenidos y detenidas durante los enfrentamientos y los operativos de estos días.
5. Hacemos un llamado a la serenidad y la calma de las distintas partes para encontrar un punto de diálogo para resolver el conflicto.
Atentamente.

Firmado por: Monseñor Samuel Ruiz García; Pablo González Casanova; Monseñor Raúl Vera López; Fray Gonzalo Ituarte, Orden de los Predicadores; Miguel Concha Malo, Centro de Derechos Humanos Francisco de Vitoria; Edgar Cortez, Red de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todos; David Velasco, Centro Pro; Brisa Maya, Cencos; Blanca Martínez, Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas; Miguel Alvarez Gándara, Serapaz; Magdalena Gómez, Paz con Democracia; Fabián Sánchez, Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los DHS; Francisco Ramírez y José Alberto López, ANAD; Pilar Puerta, Comité de Derechos Humanos ASIS; Lourdes Villagómez, Centro de Estudios Ecuménicos; Adrián Ramírez López y María Elena Hernández Márquez, Liga Mexicana de Derechos Humanos; Jessica Sánchez Maya, Liga Mexicana de Derechos Humanos; Pedro Hernández Flores, Comité de Derechos Humanos de la Huasteca y Sierra Oriental; Javier Enrique, Colectivo contra la Tortura y la Impunidad AC; Claudia Cruz, Milenio Feminista; Espacio DESC, Capítulo Mexicano; Casa y Ciudad de Coalición Hábitat México; Cátedra UNESCO de Derechos Humanos de la UNAM; Centro de Estudios Sociales y Culturales Antonio de Montesinos; Centro de Reflexión y Acción Laboral (Cereal), Fomento Cultural y Educativo; DECA Equipo Pueblo; Defensoría del Derecho a la Salud; FIAN Sección México; Liga Mexicana por la Defensa de Derechos Humanos

Copiad el texto y los nombres de los remitentes, pegadlo en un e.mail, y añadid vuestro nombre, apellidos, profesión, dirección de correo electrónico, y la asociación a la que pertenezcáis, y enviadlo a:

Sr. D. Amerigo Incalcaterra, representante en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos
amerigo.incalcaterra@hchr.org.mx

Cour internationale de Justice de la Haye (Tribunal Internacional de Justicia contra Crímenes de Lesa Humanidad)
mail@icj-cij.org

Sr. D. José Luis Rodríguez Zapatero
Presidencia de Gobierno en España
gabinete@presidencia.gob.es

Sr. D. Esteban Beltrán
Amnistía Internacional
info@es.amnesty.org

Sr. D. Gabriel Jiménez Remus, Embajador de México en España
embamex@embamex.es

Programa de radio del Gobierno: "México en Linea"
mexicoenlinea@presidencia.gob.mx

Dr. Javier Garciadiego Dantán, presidente del Colegio de México
webmaster@colmex.mx

PS. Denunciar los crímenes de lesa humanidad es una obligación moral irrenunciable.

Gatopardo

Foto: Tina Modotti: manos de un campesino mexicano.

10/05/2006 17:03. Editado por Gatopardo enlace permanente. MÉXICO

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAutor: Carta de Valentina Palma Novoa

Santiago de Chile, Martes 9 de Mayo, 2006

Mi nombre es Valentina Palma Novoa, tengo 30 años, de los cuales los últimos once he vivido en México. Soy egresada de la Escuela Nacional de Antropología e Historia y actualmente curso el cuarto año de Realización cinematográfica en el Centro de Capacitación Cinematográfica. Tengo FM 3 de estudiante.
A continuación quisiera relatar a usted los acontecimientos de los que fui testigo durante los violentos incidentes ocurridos en el poblado de San Salvador Atenco el Jueves 4 de Mayo del 2006, los cuales terminaron con mi expulsión del país de manera injusta y arbitraria.

1.- El día miércoles 3 de Mayo, luego de ver las noticias en televisión y enterarme de la muerte de un niño de 14 años, mi condición de antropóloga y documentalista hizo que me conmoviera con el deceso de este pequeño por lo cual decidí dirigirme a San Salvador Atenco a registrar cual era la situación real del poblado.

Pasé allí la noche, registrando las guardias que la gente del pueblo había montado y realizando entrevistas en las mismas. Hacía frío, me arrime a las fogatas que la gente del pueblo había montado mientras seguía registrando imágenes. La luz del amanecer anunciaba un nuevo día: jueves 4 de Mayo.

Han de haber sido como las 6 de la madrugada cuando las campanas de la iglesia de San Salvador Atenco comenzaron a sonar: tum tum tum tum, una y otra vez, mientras por el micrófono se vociferaba que la policía estaba sitiando el poblado. Las bicicletas iban de un lado a otro, la panadería de un costado de la iglesia ya había abierto sus puertas y la calidez del olor del pan recién horneado inundaba la calle junto con el ir y venir de los campesinos en bicicleta. El señor que vendía atoles me dijo que tuviera cuidado, que los que venían “eran muy cabrones”.

Me dirigí a una de las guardias, donde los campesinos miraban en dirección a la manada de policías que allá a lo lejos se veía. Metí el zoom de la cámara, me di cuenta que eran muchos y que cubiertos por sus escudos avanzaban dando pequeños, imperceptibles pasos. Sentí miedo, ellos eran muchos fuertemente armados y los campesinos pocos y desarmados. En la pantalla de mi cámara veo como uno de los policías apunta y dispara hacia nosotros un proyectil que cuando llego a mi lado pude oler y sentir que era de gas lacrimógeno. Más y más gases lacrimógenos rápidamente fueron sepultando la calidez del olor a pan recién horneado y transformaron el angosto callejón en un campo de batalla.

El aire era ya irrespirable y me fui a la plaza mientras las campanas sonaban con mas fuerza, por diferentes calles se veía a la policía a lo lejos avanzar. La poca resistencia que hubo por parte de los campesinos dejó de resistir ante el ataque de las fuerzas policiales que abruptamente se avalanzaron sobre los pobladores. Apagué mi cámara y junto con los demás corrí lo más rápido que pude. Frente a la iglesia había un edificio público con las puertas abiertas y ahí me metí a esperar ilusamente que la turbulencia pasara. Habían ahí dos jóvenes resguardándose también ilusamente del ataque. Éramos tres y nos mirábamos las caras angustiados y con miedo.

Cuidadosamente me asomé a mirar a la calle y vi como cinco policías golpeaban con toletes y patadas a un anciano tirado en el piso sin compasión alguna. Sentí más miedo, regresé y le dije a los otros dos jóvenes que necesitábamos escondernos más, que ahí estábamos muy expuestos. Ilusamente nos subimos a la azotea y acostados boca arriba mirábamos los helicópteros que como moscardones ronroneaban en el cielo, mientras el sonido de los disparos fueron formando parte del paisaje sonoro del lugar. Una voz de hombre violentamente nos gritoneaba “bajen a esos cabrones que están en la azotea”.

Primero bajaron los dos jóvenes, yo desde arriba miraba como los golpeaban y con pánico no quise bajar, ante lo que un policía gritó: “bájate perra, bájate ahora”. Baje lentamente, aterrorizada de ver como golpeaban en la cabeza a los dos jóvenes. Dos policías me tomaron haciéndome avanzar mientras otros me daban golpes con sus toletes en los pechos, la espalda y las piernas. Mis gritos de dolor aumentaban cuando escuche la voz de alguien que preguntaba por mi nombre para la lista de detenidos, respondí: “Valentina, Valentina Palma Novoa”, mientras un policía me ordenaba que me callara la boca y otro me golpeaba los pechos.

Una voz de hombre ordenó que me taparan con los escudos para que no vieran como me golpeaban. Se detuvieron a un costado de la iglesia y ahí me ordenaron que junto a los demás detenidos me hincara y pusiera mis manos en la nuca. Siguieron golpeándonos, mi celular sonó y una voz ordenó que registraran mi bolsa. En ese momento fui despojada de mi cámara de video, de mi celular y mi pequeño monedero con mis identificaciones y quinientos pesos.

Me levantaron de los pelos y me dijeron “súbete a la camioneta puta”. Apenas podía moverme y ellos exigían extrema rapidez en los movimientos. Me avalanzaron encima de otros cuerpos heridos y sangrantes y me ordenaron bajar la cabeza sobre un charco de sangre, yo no quería poner mi cabeza en la sangre y la bota negra de un policía sobre mi cabeza me obligó a hacerlo. La camioneta encendió motores y en el camino fui manoseada por muchas manos de policías, yo solo cerré los ojos y apreté los dientes esperando que lo peor no sucediera.

Con mis pantalones abajo, la camioneta se detuvo y se me ordenó bajar, torpemente baje y una mujer policía dijo: “a esta perra déjenmela a mí” y golpeó mis oídos con las dos manos. Caí y dos policías me tomaron para subirme al bus en medio de una fila de policías que nos pateaban.

Arriba del bus otra policía mujer preguntó mi nombre mientras dos policías hombres pellizcaban mis senos con brutalidad y me tiraron encima del cuerpo de un anciano cuyo rostro era una costra de sangre. Al sentir mi cuerpo encima el anciano gritó de dolor, trate de moverme y una patada en la espalda me detuvo, mi grito hizo gritar al anciano nuevamente, que pedía a dios piedad.

Una voz de mujer me ordenó que me acomodara en la escalera trasera del bus, así lo hice y desde ahí pude ver los rostros ensangrentados de los demás detenidos y la sangre esparcida en el piso. Sin estar yo sangrando, mis manos y ropa estaban salpicadas de sangre de los otros detenidos.

Quieta y escuchando los quejidos de los cuerpos que estaban a mi lado, escuchaba como seguían subiendo detenidos al bus y preguntando sus nombres en medio de golpes y gritos de dolor. No sé cuanto tiempo pasó, pero el bus cerró sus puertas y hecho a andar. Dimos vuelta cerca de dos o tres horas. La tortura comenzó y cualquier pequeño movimiento era merecedor de otro golpe más. Cerré los ojos y trate de dormir, pero los quejidos del anciano que estaba a mi lado no lo permitieron, el anciano decía: “mi pierna, mi pierna, dios, piedad, piedad por favor”.

Lloré amargamente pensé que el anciano moriría a mi lado, moví mi mano y trate de tocarlo para darle un poco de calma, un tolete fue a dar sobre mi mano, ante lo cual, con un gesto, pedí compasión al policía que dejó de golpearme. Queriendo darle un poco de amor acaricie la pierna del anciano que por unos momentos dejó de quejarse.

Le pregunte su nombre y me respondió. “Si me muero no lloren, hagan una fiesta por favor”. Lloré en silencio sintiéndome sola en compañía de los otros tantos cuerpos golpeados, pensando lo peor; que nos llevarían a quien sabe que lugar y que ahí nos matarían y desaparecerían a todos.

Por un momento me dormí, pero el olor a sangre y muerte me despertó. Al abrir los ojos vi la pared de una cárcel. El bus se detuvo y una voz ordenó que bajáramos por la puerta trasera. Me ordenaron pararme y la puerta se abrió y mi cara llorosa y descubierta vio una fila de policías, sentí miedo otra vez.

Desde abajo una voz ordenó que se cerrara la puerta y que los detenidos debían salir con el rostro cubierto. Un policía me tapó la cabeza con mi chamarra y las puertas volvieron a abrirse otra vez. Abajo del bus un policía me agarro con una mano de los pantalones y con la otra mantenía mi cabeza gacha. La fila de policías comenzó a tirar patadas a mi cuerpo y al de los demás detenidos que eran parte de la fila.

La puerta del penal se abrió y nos avanzaron por estrechos pasillos en medio de golpes y patadas. Antes de llegar a una mesa de registro, cometí el error de levantar la cabeza y mirar a los ojos de un policía, el cual respondió a mi mirada con un golpe de puño duro y cerrado en mi estómago que me quitó el aire por unos momentos.

En la mesa preguntaron mi nombre, mi edad y nacionalidad, luego de eso me metieron a un cuarto pequeño donde una mujer gorda me ordenó quitarme toda la ropa, pedía rapidez ante mi torpeza producto de los golpes. “Señora estoy muy golpeada, por favor espere” le dije. Me revisó, me vestí nuevamente y volvió a cubrir mi cara con la chamarra. Salí del cuarto y nos ordenaron hacer una fila de mujeres para ingresar formadas y cabeza abajo al patio del penal, que luego me entere que le decían “almoloyita” en la ciudad de Toluca.

Han de haber sido las dos de la tarde del jueves 4 de Mayo cuando ya estábamos dentro de las instalaciones del penal. Nos llevaron a un comedor y nos separaron a hombres y mujeres. En una esquina, en medio de llantos las mujeres nos contábamos las vejaciones de las que habíamos sido objetos.

Una joven me mostró sus calzones rotos y su cabeza abierta llena de sangre, otra contaba que la habían llevado en medio de dos camiones mientras la golpeaban, vejaban y decían “te vamos a matar puta”.

Otra joven me comentó que tal vez y estaba embarazada, todo en medio de llantos y apretones de manos solidarios. El estado de shock entre las mujeres era evidente. En frente nuestro los hombres conversaban entre ellos mientras nosotras observábamos sus rostros sangrantes y deformados producto de la brutal golpiza. En eso estábamos cuando una mujer se acerca a nosotras y empieza a dar algunos nombres y pide que nos separemos del grupo. Éramos cuatro: Cristina, María, Samantha, Valentina. Se nos une al grupo un quinto; Mario.

Éramos los cinco extranjeros detenidos. Al momento llega un hombre, creo que era el director del penal y nos dice que allí donde estábamos, estábamos seguros, que aquí nadie nos golpearía, que lo que hubiese pasado antes de ingresar al penal no tenía nada que ver con él, como si dentro del penal no nos hubiesen también golpeado. Le pedimos hacer una llamada, petición que nos fue negada.

Mientras los detenidos visiblemente mas heridos eras sacados del lugar rumbo al centro de atención médica que había dentro del penal; no eran unos ni dos, de los ciento y tantos detenidos que éramos, han de haber habido unos 40 con lesiones gravísimas. Uno de los primeros en salir fue el anciano moribundo que a mi lado en el camión iba, a quien no volví a ver nunca más.

Nos llegó el turno a los extranjeros de ir a hacernos el chequeo médico. Yo tenía moretones en los pechos, la espalda, hombros, dedos, muslos y piernas, se recomendó hacerme una radiografía de las costillas pues me costaba respirar, cosa que en ningún momento se hizo.

La enfermera que tomaba nota y el médico que me atendió actuaban con total indiferencia a mi persona y las lesiones que presentaba. Salí de la oficina médica a esperar que Cristina, María, Samantha y Mario terminaran el chequeo. El seudo chequeo médico terminó y nos llevaron a una sala para tomarnos declaración.

Extrañamente un licenciado salido de quien sabe donde nos recomendó que no prestásemos declaración, comentario que era contradicho por las personas que estaban tras la maquina de escribir.

“Está bien si no quieres declarar, estas en tu derecho, pero sería bueno que dejaras constancia de lo que te pasó”, me decía una licenciada. Mientras hacíamos las declaraciones, comenzaron a llegar al lugar muchos hombres de corbata que haciéndose los chistosos y amables nos preguntaban quienes éramos y como y porque habíamos llegado al poblado de Atenco, que si acaso sabíamos lo peligrosa que era esa gente.

Cayó la lluvia y nos trasladaron al comedor con todos los demás detenidos, se nos obligó a sentarnos y no podíamos establecer contacto con los detenidos mexicanos, si queríamos ir al baño debíamos pedir permiso. Llegaron funcionarios de derechos humanos a tomarnos declaración y fotos de nuestras lesiones, las declaraciones fueron tomadas sin interés, mecánicamente.

Se nos obligó a que registráramos nuestras huellas, nos tomaron fotos de frente y ambos perfiles, nos dijeron que eso no era una ficha, que era un registro necesario pues era muy probable que en la madrugada saliéramos en libertad y que para eso se necesitaba hacer la ficha. Una olla de café frío y una caja con bolillos fueron la cena.

Ha de haber sido la media noche y me acosté en una dura banca de madera a tratar de dormitar un poco, fue imposible, hacía frío y no tenía cobija. Del lado de los hombres, un rasta se dio cuenta de mi impaciencia ante el no poder dormir y comenzamos a hablarnos de un lado a otro con señas. Estábamos en eso cuando se presenta un custodio y comienza a dar los nombres de los cinco extranjeros. Nos levantamos, dimos un pequeño adiós a los demás detenidos y abandonamos el lugar.

Nos llevan a un lugar de registro, nos entregan nuestras pocas pertenencias y nos sacan del lugar camino a una camioneta diciéndonos que nos llevarían a una oficina de migración en Toluca. Afuera del penal escuche voces conocidas que gritaban mi nombre, me acerco a las rejas y puedo distinguir a muchos de mis amigos que me preguntan como estoy, les digo que mas o menos y que nos llevan a migración de Toluca.
Ellos me dicen que me van a seguir que no me van a dejar sola. Mi tía Mónica me pasa un sobre que contiene mis documentos migratorios y María Novaro, mi maestra y mamá en México, me da una chamarra para el frío. Así me subo a la camioneta que cierra sus puertas y oscuros nos vamos. Pasamos a una oficina en Toluca a buscar a una licenciada y de ahí nos llevan a la estación migratoria de las agujas en el DF.
Han de haber sido las tres de la madrugada cuando llegamos a la estación migratoria. Ahí una vez mas, un médico de mala gana constató lesiones. Dormitamos un rato porque a la hora en que llegamos no era horario de oficina, así que no habían muchos funcionarios en el lugar. Dieron las 7 de la mañana y un auxiliar nos llevo cereal con leche. Luego me tomaron declaración, una declaración en donde además de preguntar por mis datos personales, me hicieron preguntas cómo: ¿conoces al EZLN?, ¿has estado en Ciudad Universitaria?, ¿participaste en el foro mundial del agua?, ¿conocías a los otros extranjeros detenidos?, etc.

Firme la declaración a la que se adjunto mi documento migratorio, una carta de mi centro de estudios, una carta de mi maestra María Novaro, mi pasaporte, mi cédula de identidad chilena y mi credencial internacional de estudiante. Estaba en eso cuando recibo una llamada del cónsul de Chile en México, quién me pregunta mi nombre, el numero de mi cedula de identidad y si tengo algún pariente en México, me informa que lo que él puede hacer es velar que el proceso correspondiente se realice en las condiciones legales pertinentes.
Regreso a continuar mi declaración y las preguntas sobre el EZLN, el subcomandante Marcos y Atenco se repiten. Mientras tanto afuera de la estación migratoria se habían congregado amigos y familiares, con los cuales no se me permite comunicar, traté de hacerlo a través de señas y carteles, pero incluso eso nos es negado.
Me llevan a un cuarto en donde hay tres hombres que me dicen que están ahí para ayudarme, ellos me toman fotos de frente y ambos perfiles y en todo momento graban la conversación. Me preguntan mi nombre y si tengo algún alias, que si conozco al EZLN, que si he ido a la Selva Lacandona, que les dé nombres que puedan dar antecedentes de mí, que qué tipo de documentales me gusta realizar.
Me dicen que mi amiga América del Valle esta preocupada por mí porque me había perdido mientras escapábamos del lugar, mujer de la cual recién en Chile me entero que es una de las dirigentes de Atenco que la policía persigue.
Al terminar el interrogatorio, mis huellas dactilares son tomadas en una maquina muy sofisticada que va a dar a una computadora. Me sacan de la sala y me llevan a otra donde hay tres visitadoras de la comisión nacional de derechos humanos y luego de que las dos españolas y yo les contamos lo que hemos vivido, nos recomiendan urgentemente solicitar un abogado para que se gestione un recurso de amparo ante una posible deportación. El ambiente ya es tenso, así que le pido a una de las abogadas una pluma y un papel, para escribir “1 abogado” y mostrárselos por la ventana a mis amigos que están afuera, en ese momento entra un licenciado de migración y al verme escribiendo me dice: “¿necesitas un abogado?, yo soy abogado, cual es tu problema”, le contesto que quiero poner un amparo, ante lo que el me responde que no es conveniente poner un amparo porque el amparo implicaría estar en la estación migratoria un mes y que lo mas probable era que pronto saliésemos en libertad, las visitadoras de derechos humanos, lo increpan y le dicen que por favor me dejen hablar con alguna de las personas que están afuera.
La visita se concede y hablo con Berenice, con quien me dejan hablar cinco minutos, a ella le digo que necesito un amparo y me dice que eso ya esta. Me despido abruptamente de ella y luego me llevan a hacerme un chequeo médico por segunda vez en esta estación migratoria, estoy en eso, cuando un licenciado llega apresuradamente a interrumpir el chequeo y me dicen que me van a trasladar a otro lugar, yo pregunto que adónde y no se me da respuesta.
Al salir de la consulta médica me encuentro a una de las visitadoras de derechos humanos y le digo que por favor avise a mis amigos que están afuera que me van a trasladar, le pregunto al licenciado que adonde me llevan y me responde que a las oficinas centrales de migración, no me dejan seguir hablando con él y me suben a un auto particular en el que también estaba Mario, mi compatriota. Me subo, se suben tres policías, se cierran las puertas y una policía pide cerrar las ventanas. La reja de la estación migratoria se abre y el carro se va como escapándose de algo. Íbamos por periférico a más de 100 Km. por hora en medio de un tráfico contundente.
Pregunto que adonde nos llevan y no obtengo respuesta, ya en el camino, me doy cuenta que vamos rumbo al aeropuerto y que delante de nosotros van dos carros más; uno con Samantha, la alemana y otro con María y Cristina, las dos españolas. Ante la inminencia de la expulsión injustificada en todo momento, no me queda más que cerrar los ojos y apretar los dientes y pensar: otra violación más.
Llegamos al aeropuerto como a las 6 de la tarde. Nos bajan de los autos y nos ingresan custodiados a una sala completamente blanca donde nos mantienen detenidos una hora o más. Luego nos ingresan a las salas de espera al interior del aeropuerto, donde nos mantienen custodiados. Primero sale el vuelo de Samantha. Seguimos esperando y en la espera yo no hago mas que llorar, me siento mal, me paró y trato de caminar por el pasillo, se me acerca una custodia y me dice que debo estar sentada, “me siento mal” le digo, “no me voy a escapar, déjame”.
Sigo llorando y un policía se acerca y me dice: “ya no estés así, no conviene esa actitud, si te sirve de consuelo, déjame decirte que no estas deportada, que solo has sido expulsada del país, pero puedes volver a entrar en cualquier momento”. Ilusamente sus palabras me calman.
Nos llevan a un bar a fumarnos unos cigarros porque todas estamos muy alteradas. El vuelo de Lan Chile de aproximadamente las once de la noche es anunciado, a mí y a Mario nos llaman, nos despedimos de María y Cristina con un apretado abrazo. Nos formamos en la fila y nos entramos al avión.
Dentro del avión uno de los pasajeros se acerca a mí y me entrega unas cartas que han mandado mis amigos que estaban afuera haciendo todo lo posible para detener esta injusta expulsión. Caen mis lagrimas de no saberme sola, la custodia que va a mi lado, me dice que qué me pasa, le cuento mi caso; le digo que llevo viviendo en México 11 años, que mi vida esta en ese país, que nunca se me dijo que estaba pasando, que todo el procedimiento ha sido ilegal, que he sido golpeada y vejada por la policía.
Me dice que a ella le avisaron 30 minutos antes de subirse al avión que viajaría a Chile, que a ella no le dijeron nada, pero que si notaba que algo raro hubo en el procedimiento, porque normalmente antes de deportar a alguien se pasa mínimo un mes en la estación migratoria, que ha de haber sido una orden dada desde arriba.
Ya asumiendo mí expulsión me pongo a platicar con ella y le digo que lugares de Santiago puede visitar el corto tiempo que dure su estadía. El cansancio y la impotencia son demasiadas, me duermo. Me despierto con la cordillera de los Andes en la ventanilla del avión. Bajamos del avión, nos entregan a policía internacional, donde nos toman declaración del porqué de nuestra deportación y/o expulsión.
Afuera me esperaba mi familia, llantos, besos, abrazos. Nos vamos al hospital a constatar lesiones y rápidamente armamos una conferencia de prensa con televisión y radio, en donde denunciamos la ilegalidad de nuestra expulsión y la brutalidad policial de la que fuimos objeto.
2.- Después de lo que les he contado quisiera hacer de su conocimiento mi total rechazo, indignación y rabia ante:
a) la utilización de la violencia física, psicológica y sexual como arma de tortura y coerción en contra de las mujeres.
b) la brutalidad policial de la que fuimos objeto todos los detenidos, más allá de nuestras nacionalidades.
c) la ilegalidad de mi deportación en dos sentidos: por haber estado mis papeles migratorios en regla y por el rechazo al amparo presentando, argumentando mi ausencia en el país, cuando yo aun estaba en México.
3) Por lo expuesto anteriormente anterior, estamos estudiando con nuestros abogados, orientar nuestras acciones tendientes a lograr:
a) Se nos restituya el derecho a seguir estudiando en México por medio de todo tipo de gestiones con el gobierno chileno y mexicano;
b) gestiones a nivel diplomático con la embajada de México en Chile;
c) poner una querella criminal contra la policía por delito de lesiones
d) entablar una demanda contra el estado mexicano por deportación ilegal.

¡No a la violación, no al uso de mujeres y hombres como objetos, no a la brutalidad y a la tortura, no a la justificación de la violencia!

Escrito por Valentina Palma Novoa

Fecha: 11/05/2006 13:58.


gravatar.comAutor: ACCIÓN URGENTE POR AMENAZAS COMITÉ CEREZO

2005-2015 Década de lucha contra la impunidad”

AU- 010-2006 CEREZO

ACCION URGENTE POR EL COMITÉ CEREZO

México D.F. a 10 de mayo del 2006.

Vicente Fox Quesada
Lic. Carlos Abascal.
Sr. Daniel Cabeza de Vaca Hernández
Lic. José Luis Soberanes Fernández
Mtro. Ricardo Sepúlveda Higuiniz
Louise Arbour

Observatorio Internacional para la protección de Defensores

La Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos (LIMEDDH) solicita su intervención urgente ante las amenazas de muerte y el riesgo para la vida de la estudiante de la UNAM, Melanie DEL CÁRMEN SALGADO LÓPEZ y de Francisco CEREZO CONTRERAS e integrantes del Comité Cerezo.

HECHOS

Según testimonio de Melanie DEL CÁRMEN SALGADO LÓPEZ, 21 años, estudiante del 4° semestre de la carrera de Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofa y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, quien de forma independiente ha participado en actividades políticas y culturales dentro de la Universidad, ha sufrido amenazas de muerte por correo electrónico, a partir de la entrada de la Policía Federal Preventiva al pueblo de Atenco. Además, previo a esto se introdujeron a su departamento de forma extraña.

“El lunes 10 de abril de 2006.- salí de mi casa a las 12:30, me percaté que había olvidado mi dinero y regresé como a la 1:00pm. Al llegar encontré la puerta emparejada y la chapa de abajo medio zafada, cuando entré noté que toda la casa estaba revuelta: libros, ropa, cajones, cuadernos. Las cosas estaban tiradas por todos lados, las camas movidas y faltaban un DVD, una cámara digital y dinero además de que había una televisión encendida. Al ver todo esto pensé que había sido un robo cualquiera así que cambié la chapa y salí de mi casa para permanecer en otro lugar hasta que regresara mi familia.

El martes 11 de abril del 2006 en la noche, ya con mi familia, regresé a mi casa y nos percatamos de que el DVD y la cámara digital estaban escondidos debajo de una cama, que habían revisado el fichero de los libros con los que cuento y que se habían llevado dos de mis libros junto con sus respectivas fichas: “Si me permiten hablar” de Domitila y “La montaña es algo más que una inmensa estepa verde” de Omar Cabezas, además de un cuaderno con información personal, dejaron sobre mi cama revistas Proceso y el Plan de lucha del EZLN, así mismo, nos percatamos que la computadora estaba encendida y habían revisado información contenida en algunos disketes.”

El 04 de mayo 2006 alrededor de la 13:00 horas entró al Internet para revisar su correo electrónico, a las 14:17 recibió un mensaje por MSN de "elgueronano" que dice hola, 20 minutos después recibe la notificación de que ha llegado un correo igual a la del id que había mandado el saludo, al abrirlo descubre que quien remite es su papá. (Quien falleció hace seis años), dicho correo dice:
De: Miguel Angel Salgado Cochegrus mailto:elgueronano@yahoo.com.mx
Enviado el: Jueves, 04 de Mayo de 2006 02:37 p.m.
Para: melanie_salgadol@yahoo.com.mx
Asunto: SUSURROS
Hola, el mundo allá sigue siendo horrible, aquí es tan bello, deberias acompañarme, te extraño. Se que muy pronto nos reuniremos
MIguel
Alarmada se dirigió al Comité Cerezo de derechos humanos contándoles el asunto del mensaje
El 5 de mayo 2006.- alrededor de las 11:00 a.m. ingresa a Internet, recibiendo otro mensaje:
De: Colectivo PLOMO mailto:coplomo@yahoo.com.mx
Enviado el: Viernes, 05 de Mayo de 2006 11:40 a.m.
Para: melanie_salgadol@yahoo.com.mx
Asunto: gritos
Hola, ¿que clase de favor piensas pedirnos? Esta vez cruzaras la calle sola, no cuantes con nadie... cuidado no por salirte de la boca del lobo te metas en la del tigre...
Ahhhh saludos al Cerezo
Alarmada lo reenvía al Comite Cerezo, se valora presentar una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.

El 6 de mayo de 2006 antes de ir a poner la denuncia recibe un nuevo mensaje:
De: daniel huerta mailto:metermeneuomenos2@yahoo.com.mx
Enviado el: Sábado, 06 de Mayo de 2006 12:07 p.m.
Para: melanie salgado lopez
Asunto: ALARIDOS
Hola... Levanta la denuncia y no va a pasar nada... sólo que te vamos a partir la madre...o tu sorina ¿què prefieres? Escoge
Sería bueno que le expliques a tu hermana dónde está su cocos
Siguee escondiendo en Santo Domingo... no eres capaz de más originalidad
auswidersehen
Lo cual le provocó mucho pánico a ella y a su familia, por lo que ya no fue a levantar la denuncia, por el temor a su integridad y la de su familia.

Desde ese momento por el temor ella y su familia se salieron de su casa, por sugerencia del Comité Cerezo, levantaron la denuncia ante el MP de la PGJDF, ahí solo le dieron un formato para iniciar una averiguación previa, con numero: FCY/COY-5/T2/00808/06-05, Folio: 808 y fecha 07/05/2006. Sin embargo no le permitieron levantar la denuncia, al mencionar al MP que creía que los anónimos pueden ser por motivos políticos, la hace entrar a una habitación donde están 3 elementos de la policía judicial quienes la someten a un interrogatorio intimidatorio por más de una hora de forma inconstitucional, ya que ella iba en calidad de víctima y la trataron como sospechosa, para que ella diera datos de cómo y con quiénes se reúne y cuales son sus actividades dentro de la UNAM,: haciéndole comentarios cómo: “ah, con razón”, “con quién te metiste, con el gobierno local o el federal”, “pues qué haces para que te anden siguiendo”,

08 de mayo de 2006.- Se encontró con Francisco Cerezo del Comité Cerezo, en la Facultad de Filosofía y Letras a las 14:00 hrs. estaba ahí para hablar con sus profesores y comentarles sobre las amenazas que ha recibido, y quedaron de verse a las 16:00 horas en el mismo lugar, como a las 15:30 revisó su correo electrónico y encontró una nueva amenaza de muerte:
Fecha: Mon, 8 May 2006 15:10:27 -0500 (CDT)
De: "Miguel Angel Salgado Cochegrus" elgueronano@yahoo.com.mx
Asunto: AULLIDOS
A: melanie_salgadol@yahoo.com.mx
Hola, levantaste la pinche denuncia... estás segura de que dijiste le verdad... ya te metiste en la boca del tigre y ahora que te parece que acabemos el jueguito. Feliz de estar en la escuela?, porque no decides... si quieres que te saquen encañonada o ya mejor de una vez con los pies por delante... como quieras si escojes la primera cambiate la pinche playera amarrilla que traes puesta. Y no corras a chillar con el Cerezo si años de trabajo no te van a avalar que te hace pensar que un perfecto desconocido te va a salvar. Los veo a las cuatro.


Le comentó a Francisco Cerezo, lo ocurrido y él se comunicó con la oficina del Maestro Ricardo Sepúlveda de la Oficina de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, salieron a enviarle copia de los mensajes para que pudieran ocuparse del caso. Estando en el estacionamiento, unos estudiantes se percatan que hay una persona filmándoles y entonces se acercan a él y le piden que se identifique, dijo ser periodista, pero al mostrar sus credenciales la oficial de elector y la licencia no correspondían con la de prensa, le retuvieron la cámara de video, su celular, sus credenciales de identificación y una copia de la cédula fiscal de la Secretaría de la Defensa Nacional, con la que facturaba sus gastos, cabe mencionar que en la filmación están entre otras personas, Francisco CEREZO hablando con Melanie del Carmen SALGADO y otras partes muestran a Francisco CEREZO y el café Villa proyecto económico del Comité Cerezo.

El 09 de Mayo de 2006, se acudió a la delegación de la Procuraduría General de la República en el DF acompañados de la Limeddh, a poner la denuncia penal correspondiente, que quedó asentada con número AP PGR/DDF/SPE-XI/1769/06 y se está solicitando a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal que acepte que se haga la denuncia, lo que a decir de ellos están valorando si es de su competencia.

La Limeddh señala que los hechos referidos son acciones que contradicen los derechos a la vida, integridad personal, derecho de igualdad ante la ley, libertad personal, derecho a un recurso efectivo, libertad de pensamiento y expresión, y el derecho de petición, protegidos por los artículos: 1, 4, 5, 6, 7, 8, 10, 11, 14, 16, 17, 18, 19, 20, 22, 23 y 35 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 3, 5, 9, 10, 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos; 4, 5, 7, 8, 9, 10, 13 y 21 de la Convención Americana de Derechos Humanos, I, IV, VIII, XXV, XXIV de la Declaración Americana de los Derechos Humanos, 6, 7, 9, 10, 11, 14, 15, 17 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Por lo anterior la Limeddh solicita:

i.- Tomar las medidas necesarias para que cese el hostigamiento y amenaza en contra de Melanie DEL CÁRMEN SALGADO LÓPEZ y de Francisco CEREZO así como a los miembros de Comité Cerezo de Derechos Humanos

ii.- Se garantice la integridad física y psicológica de Melanie DEL CÁRMEN SALGADO LÓPEZ y de Francisco CEREZO así como del Comité Cerezo

iii.- Que la Procuraduría General de la República, investigue de manera exhaustiva la denuncia penal que se abrió en contra de los elemento de la Policía Federal que fueron identificados siguiendo y grabándolos.

iv. Se tomen medidas concretas y urgentes para implementar la Declaración de los Defensores emitida la Declaración sobre el Derecho y el Deber de los Individuos, los Grupos y las Instituciones de Promover y Proteger los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales Universalmente Reconocidas.

v.- Asegurar la aplicación de lo dispuesto en la Declaración sobre defensores de los de Derechos Humanos, adoptada por la por la Asamblea General de Naciones Unidas el 9 de Diciembre de 1998, en particular en lo referente a la protección del derecho de toda persona”...individual o colectivamente, a promover la protección y realización de los derechos humanos y las libertades fundamentales, en los planos nacional e internacional y a esforzarse por ellos” (Art.1), así como en lo relativo al deber del Estado de garantizar ...la protección por las autoridades competentes de toda persona, individual o colectivamente, frente a toda violencia, amenaza, represalia, discriminación, negativa de hecho o de derecho, presión o cualquier otra acción arbitraria resultante del ejercicio legitimo de los derechos mencionados en la presente Declaración 8art. 12.2) y por la resolución sobre Defensores de Derechos Humanos en las Américas AG/RES. 1671 (XXIX-O/99), adoptada por la Organización de los Estados Americanos el 7 de junio de 1999.

vi.- Al C. Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, con base al artículo 8 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos solicitamos que, en el ámbito de su competencia y atribuciones, investigue los hechos aquí descritos y nos informe sobre las acciones que el gobierno decida llevar a cabo para resolver tal situación.

Atentamente,

Limeddh

¡Una llama encendida por los derechos de los pueblos!Adrián Ramírez López
Presidente
María Elena Hernández Márquez
Responsable del Área Jurídica

FAVOR DE ENVIAR SUS RESPUESTAS CON LA CLAVE AU- 010-2006 CEREZO A:
Presidente de México, Vicente Fox Quezada, Colonia San Miguel Chapultepec, México D.F. FAX: +52.55.516.58.37, +5255.55.22.34.26, +52.55.50.93.34.14 +52.55.52.77.23.76, +52.55.55.15.57.29
radio@presidencia.gob.mx,
presidencia@gob.mx
vicentefox@presidencia.gob.mx

Srio. De Gobernación de México, Carlos Abascal Carranza, Bucareli 99, 1er piso Colonia Juárez C.P. 06699 México D.F, Fax: (00 52) 5 55 546 5350, (00 52) 5 55 546 7388,.
segob@rtn.net.mx

Procurador General de la República, Lic. Daniel Francisco Cabeza de Vaca.
ofproc@pgr.gob.mx

Dr. José Luis Soberanes Fernández, Presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos
correo@cndh.org.mx

Mtro. Ricardo Sepúlveda Higuiniz, Titular de la Unidad para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación
rsepulveda@segob.gob.mx

Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos HumanosOficina de las Naciones Unidas en Ginebra
1211 Ginebra 10, Suiza, Fax: + 41 22 917 9022
Correo electrónico: tb-petitions@ohchr.org

El Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos, Tel. y fax: FIDH : + 33 (0) 1 43 55 20 11 / + 33 (0) 1 43 55 18 80 Tel. y fax OMCT : + 41 22 809 49 39 / + 41 22 809 49 29 E-mail: Appeals@fidh-omct.org

Con copia a comitecerezo@nodo50.org

Fecha: 11/05/2006 14:22.


gravatar.comAutor: Profesores de Valentina Palma Novoa

Abogan por Valentina Palma
Señora directora: Los abajo firmantes, profesores de cine documental del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), y del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la UNAM, queremos manifestar nuestra indignación ante el atropello que sufrió la estudiante del CCC Valentina Larisa Palma Novoa, de nacionalidad chilena, quien fue expulsada del país en forma arbitraria, después de ser detenida con violencia, una vez que había videograbado sucesos en San Salvador Atenco.
Además de las violaciones a sus derechos humanos fundamentales, que han sido ya denunciadas por diversos medios, nos preocupa que las autoridades arguyan que la estudiante realizaba actividades ajenas a su condición migratoria, siendo que se trata de una estudiante de cine, con especial interés en el género documental. El registro de la realidad es indispensable para el aprendizaje y la práctica del cine documental. La gran diversidad de nuestro país, incluyendo sus graves y lacerantes problemas, y aun sus más agudos conflictos, debe ser materia del cine y video documental y de su proceso de formación, si es que queremos contar con una memoria crítica audiovisual, elemento indispensable de una auténtica cultura nacional.
Registrar la realidad es para nosotros los documentalistas no sólo un derecho, sino también un deber, un compromiso con el país, con su cultura, con sus raíces, con su complejo presente y sus futuros posibles. Hoy ese derecho parece estar en entredicho. Es por ello que no podemos pasar por alto la ominosa señal que constituye el atentado contra Valentina, que lo es contra la libertad, la expresividad, la creatividad y la sensibilidad de todos.
Nos manifestamos enérgicamente por su inmediato regreso al país, a fin de no afectar aún más el curso de sus estudios, así como por la reparación de los daños que le fueron causados, de forma injusta y arbitraria. Invitamos a los documentalistas mexicanos y de todo el mundo a sumarse a esta exigencia.
Atentamente
Barjau Sigfrido, Cabello Ciro, Casas Armando, Echevarría Nicolás, Espinoza Gabriela, García Jorge, Gentile Andrea, Herrera Eduardo, Lach Jack, Lazo Armando, Loyola Antonio, Luna Mario, Lupone Luis, Martínez Manuel, Mendoza Carlos, Mora Juan, Navarro José, Nulman Alberto, Roqué María Inés, Rossini Carlos Federico, Ruiz Antonio, Trujillo Iván, Urrusti Juan Francisco, Ventura Nancy y Viveros Mario

Fecha: 12/05/2006 11:24.


gravatar.comAutor: almagope

Al respecto quiero hacer algunos comentarios:



Me parece que el contenido es digno no solamente de leerlo, sino de analizarlo desde varios puntos de vista, con el afán de lograr al fin, una opinión lo mas objetiva posible de las cosas, de lo contrario, sería tan estéril el esfuerzo como lo sería continuar como un simple espectador de las gracias o desgracias que como país vivimos.



Existe hoy día, un movimiento que ataca desde varios frentes a lo que denominé nuestra conciencia colectiva, que no es otra cosa sino la percepción de manera generalizada se tiene dentro de la sociedad respecto de algún tema en particular y lo que una mayoría dentro de esa sociedad considera como abrazable, como cierto y verdadero.



El movimiento al que me refiero, intenta lograr que esa conciencia colectiva se vuelva rehén de su propia ignorancia, que asumamos los acontecimientos tal y como los plantean sin advertir las razones que le han dado origen a las cosas. A saber; tras leer el texto que nos mandas, me surgen tantas dudas de las posibles intenciones de esta persona que relata su vivencia, que me es difícil quedarme en la sola lectura de su escrito, ya que me parece que los razonamientos y motivaciones, son otras distintas a las que ella argumenta, como paso a exponer:



1. Ella califica a manera de prefacio como una infamia lo que cotidianamente sucede entre el gobierno mexicano y los ciudadanos, habla de miles de ejemplos mas, sin citar al menos uno de ellos, lo que supone en principio una falta de rigor en su dicho; asevera sin razón que el expulsar a extranjeros es contrario a nuestro marco jurídico, ya que esta claramente establecido en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM) que en casos como el que nos atañe es legal y suficientemente justificada la expulsión; asume que mi nombre y carácter de nacional mexicano se ve enlodado por el actuar del gobierno sobre ella -situación que es exactamente al revés- y pide solidaridad ante una supuesta "innegable injusticia".



CPEUM:



Artículo 6o. La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o

administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, los derechos de tercero, provoque algún delito, o

perturbe el orden público; el derecho a la información será garantizado por el Estado.

Artículo 7o. Es inviolable la libertad de escribir y publicar escritos sobre cualquier materia. Ninguna ley ni

autoridad pueden establecer la previa censura, ni exigir fianza a los autores o impresores, ni coartar la libertad de

imprenta, que no tiene más límites que el respeto a la vida privada, a la moral y a la paz pública. En ningún

caso podrá secuestrarse la imprenta como instrumento del delito.

Artículo 9o. No se podrá coartar el derecho de asociarse o reunirse pacíficamente con cualquier

objeto lícito; pero solamente los ciudadanos de la República podrán hacerlo para tomar parte en los

asuntos políticos del país. Ninguna reunión armada, tiene derecho de deliberar.

No se considerará ilegal, y no podrá ser disuelta una asamblea o reunión que tenga por objeto hacer

una petición o presentar una protesta por algún acto a una autoridad, si no se profieren injurias contra

ésta, ni se hiciere uso de violencias o amenazas para intimidarla u obligarla a resolver en el sentido que

se desee.



2. Hay que felicitarle por la capacidad narrativa que tiene, se nota una destreza impresionante al describir y atraer a su favor situaciones de esas que a lo largo de la historia se han identificado comos grupos vulnerables, es decir, los pobres, los campesinos, los ancianos, las mujeres, etcétera.



3. Me niego por definición a descalificar o a calificar a alguien por el simple hecho de que es mujer, esa perversa división de género, de falsa vulnerabilidad, de recogimiento forzado e involuntario por ser "una mujer" no me la trago. Así mismo, me niego a suponer que el pobre es por definición sucio, huevón, ratero, alcoholico y más. Me niego a pensar que el campesino, por el solo hecho de serlo, tenga derecho a trastocar mi esfera de derechos, de garantías mínimas de convivencia social y me niego a muchas otras cosas que significan en mi entender la sin razón.



4. Hay motivos mas que suficientes que hacen no solo legal sino legítima la intervención de un Estado por la fuerza para resolver conflictos. Lo son por ejemplo, el reestablecimiento del orden público y la paz social, garantizar a cualquier individuo el goce de sus garantías individuales, dentro de las cuales señalo la de libre tránsito, haber reaccionado ante la amenaza real de un grupo armado (que no el pueblo de San Salvador Atenco) que habiendo sido conminado por tres ordenes de gobierno a acatar la ley y a restablecer el orden no lo hizo, haberlo hecho -la intervención como tal- en proporcionalidad de fuerza, ya que no actuó el Estado con cañones para aplacar mosquitos, sino que entro con gases dispersantes a enfrentar machetes.



5. Si es que de verdad se trata de una antropóloga como ello misma lo esgrime, sus métodos y razones que le llevaron al ojo del huracán invitan a pensar mas bien que se trata de una reportera de guerra y, hasta el día de hoy no he escuchado a ningún reportero, de esos que cubren eventos como este, quejarse por que en la refriega le toco un macanazo o por que al tratar de huir le metieron siete balas y menos todavía narrar en que parte se las metieron.



6. Ojala de verdad reflexionemos un poco en las razones y motivos que originan esta descriptiva, ser un poco mas maliciosos y pensar que los intereses que hay detrás del evento en sí son muchos y de enormes ganancias para diferentes causas que hoy no califico por no ser el centro de la discusión. Las revoluciones las inventan los ricos para que las peleen los pobres, y en este caso particular hay mas de uno interesado en lograr un clima de inestabilidad, ya que al lastimar a la ley y al orden que de ella deriva, ganan esos intereses que resultan inconfesables, gana la diatriba, la verborrea sin razón, el no pensamiento y en ello perdemos todos.



7. Creo en verdad que lo que debiéramos de hacer como ciudadanos es exigir a nuestras autoridades el cumplimiento de la ley, empezando por ellos y terminando en nuestro respectivo entorno, ejercer nuestro derecho a votar y con ello ser corresponsables de nuestro destino, ser críticos con propuesta y no estériles quejas que caminan, invitar y recibir como nosotros sabemos -con los brazos y corazones abiertos- a cuanto extranjero quiera venir a este suelo, reconociendo al bueno y corriendo al tramposo, al arribista, no nos espantemos pues por que el Estado ejerza la fuerza, demandemos mejor que en ello se tenga especialización y método para no incurrir en una desmedida aplicación de misma, pidamos con fuerza que nunca mas haya escenas como las que hemos visto. Pero no pensemos que por el exceso de fuerza o de violencia incluso ejercida por parte de Estado, necesariamente deba de seguirse como conclusión, que Valentina Palma Novoa es una antropóloga consternada por la fútil muerte de un inocente y que se vio, así, de repente, envuelta en las fauces de un dragón violento llamado Atenco, llamado PRD, llamado PRI, llamado FOX, llamado México.



Fecha: 16/05/2006 07:07.


gravatar.comAutor: Martín Bolívar

El respeto de los Derechos Humanos es imprescindible. No podemos quedarnos quietos ante estas injusticias que conocemos. No se respetan en los países con democracias sin consolidar, en los que no hay un reparto justo de la riqueza y dónde también quizás pueda fallar la educación. Un post muy, pero muy interesante, igual que el blog.

Fecha: 18/05/2006 11:19.


gravatar.comAutor: andypanda

Atenta invitación a todos los indignados: a no votar, organizarse, luchar, informarse, leer, analizar, discutir, no callarse, pintar, accionar, reir, y crear, dejar el comodo escritorio y mucho ruido provocar, para la represión y explotación akabar.

Y Cito:

"En esta tortura y violación a los derechos humanos por parte de las autoridades están implicados como cómplices intelectuales el presidente Vicente Fox, el Poder Legislativo, el secretario de Seguridad Pública federal y, por supuesto, el gobernador Peña Nieto y sus cuerpos policiacos. Lo aseguro porque Vicente Fox ha sido el presidente mexicano que más tratados, convenios y protocolos internacionales relacionados con derechos humanos y violencia contra las mujeres ha signado en la historia de México. Está, por ejemplo, el Protocolo de Estambul, cuyo propósito es proteger a las y los detenidos de torturas físicas y sicológicas, y por supuesto de torturas sexuales. Estos protocolos, como el Estatuto de Roma, son convenios civilizatorios creados para que los países se comprometan públicamente en la arena internacional y poco a poco mejoren el bienestar y la calidad de vida de su población mediante mejores prácticas judiciales. Pero para que estos tratados funcionen se necesita elaborar reformas penales aterrizadas en el derecho mexicano. La trampa perversa está en que para aterrizar el Protocolo de Estambul, el gobierno foxista puso como especialistas a militares y a expertos en seguridad pública(...)"
"Las violaciones sexuales perpetradas durante seis horas en el traslado en camión (viaje que debió durar dos horas) pusieron a las víctimas en un total estado de indefensión. Durante y luego de la tortura, una víctima pasa por sentimientos de temor y pánico, ansiedad y dolor físico. Lo último que desea es que un desconocido -como un médico legista de la prisión- revise sus genitales, la toque y la lastime. La revictimización de las víctimas de violencia sexual está suficientemente documentada, y por ello las agencias especializadas de delitos sexuales que existen en México desde hace años saben del trauma secundario y del síndrome de estrés postraumático que paraliza a las víctimas y las sume en un terror de ser revictimizadas por sus captores y aliados, como pueden ser los agentes del Ministerio Público. "

-lydia cacho

Fecha: 18/05/2006 23:20.


gravatar.comAutor: Lector de M.A Granados

Plaza Pública
Reforma penal por encargo

Por Miguel A. Granados Chapa.- Sería gravísimo que la LIX Legislatura hubiera practicado por encargo, sin saberlo la mayoría de sus integrantes una reforma penal que, al derogar el delito de violación a las garantías individuales, tuviera beneficiarios previamente establecidos. Es decir, que se hubiera modificado el código penal federal con vistas a obtener resultados concretos específicos o a evitar complicaciones a algún indiciado.

El 14 de septiembre de 2004 el diputado José Porfirio Alarcón Hernández (priísta, del cuarto distrito de Puebla con cabecera en Libres) presentó una iniciativa de reforma al artículo 364 del código penal federal, referido a la privación ilegal de la libertad. El proyecto, enviado a comisiones ese mismo día, pareció destinado a la congeladora, como ocurre a cientos de iniciativas, de las que nadie se ocupa jamás como no sea para desecharlas. Transcurrieron 18 meses y tres períodos de sesiones ordinarias sin que fuera dictaminado. De pronto, al comenzar este marzo, la iniciativa adquirió súbita importancia y su trámite velocidad. El dictamen admitió en parte los razonamientos del promovente y fue aprobado sin votos en contra por el pleno de San Lázaro el 16 de marzo. La reforma incluyó la derogación de la fracción II del artículo 364: referida a quien “de alguna manera viole, con perjuicio de otro, los derechos y garantías establecidos por la Constitución General de la República a favor de las personas”. El 5 de abril el Senado derogó ese delito, con el argumento, llegado desde San Lázaro, de que estaba afectado por “la ausencia de una adecuada técnica legislativa”. En vez de subsanar el defecto, como hubiera sido conveniente, lo que se hizo fue eliminar un riesgo para agentes de la autoridad arbitrarios, violadores de garantías individuales.
El texto apareció en el Diario Oficial el viernes 19 de mayo y entró en vigor al día siguiente de su publicación. Ni tardo ni perezoso, atentísimo lector del periódico gubernamental, el juez cuarto de distrito en materia penal con sede en Monterrey, Juan Manuel de la Fuente, acudió a su oficina en sábado y aplicó el mecanismo legal que ordena poner en libertad a los acusados de un delito que deja de serlo, sobreseyendo su causa. Lo notificó a los agraciados, Miguel Nazar Haro, Carlos Solana y Juventino Romero. Estos dos últimos, presos en el penal de Topo Chico, salieron de allí en las primeras horas del domingo, gratamente sorprendidos del súbito cambio de su suerte. La libertad de Nazar Haro fue formal, pues no está recluido en ninguna cárcel sino que vive otros procesos en su domicilio, debido a que es mayor de setenta años.
Los tres habían sido acusados por la desaparición de Jesús Piedra Ibarra en 1975. Nazar Haro actuaba, a la sazón, como subdirector federal de seguridad (bajo las órdenes de Luis de la Barreda Moreno, también acusado en este caso e igualmente beneficiario de la reforma legal cuando lo detenga la remisa Agencia federal de investigaciones). Carlos Solana era el director de la Policía Judicial de Nuevo León, y Romero era agente bajo su mando. Estaban sometidos a proceso precisamente por el delito de violación de garantías individuales, que no era "inoperante" como alegó el diputado Alarcón sino que había operado en este caso.
El promovente de la derogación, según el dictamen había calificado de errónea la fracción eliminada, “porque no describe conductas ni tipifica delitos, sino sólo proporciona referencias normativas muy generales”... Es decir, la posible aplicación de esta fracción viola lo dispuesto en el artículo 14 de la Constitución.. “No lo entendió así el juez federal que aplicó esa fracción, ni los inculpados acudieron al amparo por considerar que se estuviera aplicando la ley por analogía o por mayoría de razón, métodos prohibidos en materia penal por el mencionado texto constitucional”.
La prontitud con que obtuvieron su libertad los beneficiarios acaso indica que la reforma y su publicación obedecieron a un plan que inmediatamente se convirtió en hecho consumado. Pero también podría ocurrir que un propósito diferente les haya deparado un bien inesperado; si bien, como queda dicho, la iniciativa data de septiembre de 2004, su trámite se aceleró en marzo pasado, después de que Lydia Cacho presentó en la PGR denuncia contra el gobernador Mario Marín, precisamente por violación a sus garantías individuales, entre otros delitos. De pronto el diputado Alarcón habría visto en la aprobación de su iniciativa una adecuada manera de aligerar la eventual carga penal de su jefe político y comunicó a su bancada la pertinencia de proceder en tal sentido.
Aún si no hubiera tenido destinatarios, la reforma camina en sentido contrario a la necesidad de promover los derechos humanos, y favorece la arbitrariedad. Como dijo el dictamen senatorial, aunque en su contexto el argumento pretendiera servir a lo contrario, este “delito no puede ser cometido por particulares, habida cuenta que la violación de los derechos y garantías establecidos por la Constitución General de la República, considerados como derechos del individuo que limitan en el ejercicio del poder público, solamente se podría manifestar en actos de autoridad”.
Precisamente: La derogación de ese artículo regala impunidad a los agentes gubernamentales. Se dirá que pueden ser frenados mediante acusaciones por abuso de autoridad. Pero, como se vio en los casos postreros de su aplicación, la fracción II del 364 servía para unir conductas arbitrarias. 24/05/2006

Fecha: 25/05/2006 01:38.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris