Facebook Twitter Google +1     Admin


A CÉSAR VIDAL

20061212235816-cesarvidal.jpg

No me mueve, ¡ay, Dios!, para ofenderte
el rostro que te tienes merecido,
ni el presumir de lo que nunca has sido,
falto de títulos que puedan defenderte.

Muéveme, sí, el hecho de saberte
digno de que te llamen malnacido,
pues, a fuerza de ser un resentido,
tu pluma lo que toca lo pervierte.

Calla, César, que puede serte caro,
si insistes tú en ir de hijo de puta,
pues en tu albarda pesa el equipaje.

Ya que eres en Historia tan ignaro,
deja el pasado en paz, cambia de ruta,
dédicate a los toros... o al encaje.

Autor: Gerald Widemann

12/12/2006 23:07. Editado por Gatopardo enlace permanente. GERALD WIDEMANN

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAutor: Gatopardo

La foto de César Vidal con Gallardón queda mucho mejor como salvapantallas en el ordenador, a tamaño lo que dé. Va por tí, Wolffo, para que veas que tengo detalles con los que sois del PP.

Fecha: 12/12/2006 23:14.


gravatar.comAutor: Wolffo

Del PP será tu padre, viajales, que yo respiro libre como un maquinista del metro.
"Ti", se escribe sin acento y a mí, ni César Vidal ni Gallardón, me ponen ni esto.
Pero esta deriva provocadoramente basta con la que escoras en este final de año tu bitácora, sí que me excita, perniciosa escribidora. Me dan ganas, por decirlo en pocas palabras, de darte dos bofetadas bien dadas, plas-plas, como si dijéramos, ¿entiendes? zas-zas, anverso y reverso, dos tortazos en una misma acción siblime y ejecutada con soltura wolffiana. Te diré una cosa: si me encuentro en una habitación a solas con este hombre, me protegeré, pues tengo en gran estima mi virginidad trasera. Si le escucho más de 10 minutos, reconozco que me dan ciertas náuseas, porque no soporto a los sabihondos, pero de ahí a difamarle de ese modo, hay todo un trecho. ¿Qué te ha hecho a ti este pobre hombre? Lo pero de todo es que, salvo el giro final, que tampoco es para morirse, no tiene ninguna gracia el soneto.
Y es que los del PSOE no tenéis gracia como poetas, no...

Fecha: 13/12/2006 08:47.


gravatar.comAutor: Wolffo

Mierda.
"lo pero de todo", no, hombre, lo "peor" de todo...

(eso me pasa por listo)

Fecha: 13/12/2006 08:49.


gravatar.comAutor: puagh

Querida agüela,

Desde que te leo (casi dos añitos ya) he notado cierta inquina por determinados autores que sacan "lo mejor de ti". En un fabuloso ejercicio de egocasting (gran neo-palabro patrocinado por El País) esos mismos autores también me han hecho vomitar litros de jugos gástricos. Tú ya sabes de lo que hablo, no sólo de César Vidal, también tienes por ahí a Bucay, Coelho...

En fin, a lo que voy: así no vamos a ningún sitio (excepto a por la úlcera sangrante). Debemos empaparnos de otro espíritu y abrazar una filosofía que fomenten el amor, la comprensión hacia el otro, el diálogo, y que alejen la crítica, el insulto y la profusión de bilis. Al fin y al cabo, todos "semos" animalitos del señor.

Y aún te digo más: a estos señores hay que admirarlos. Así como lo oyes, sin remordimientos y con propósito de enmienda. Porque César Vidal, en el fondo, es el superhombre (y no el de Niechtze). ¿Cuantas personas en el mundo mundial son capaces de publicar al ritmo al que lo hace este genio de las letras? Sólo cuando en un año sea capaz de publicar 6 libros 6 de unas 400 páginas de media podré hablarle de tú a tú.

Ah, y Feliz Navidad, que creo que no te lo había dicho.

Fecha: 13/12/2006 10:32.


gravatar.comAutor: Gatopardo que no es autora de este soneto

Querido Wolffo: ¡qué feo está eso de que no defiendas noblemente a los tuyos, y finjas que no los tienes en la foto de tu boda! ¡Pero qué feo eso de desmarcarte ahora porque andas coqueteando con Zerolo para que te incluya en sus listas de candidatos a la alcaldía de Valdemorillo! Respecto a las dos bofetadas: ¿hablas conmigo, canijo, o con mi caballo?
Puagh, ésta que lo es no tiene una línea editorial fija, sino que dependo del buen albur de los colaboradores, incluido don Gerald Widemann. Todo lo recibo y publico con alborozo con tal de no escribir; a pesar de que no sé quién es don César Vidal, aparte de un posible anunciante contra la anorexia.

Fecha: 13/12/2006 15:06.


gravatar.comAutor: Trini

Y qué culpa tienen los toros y el encaje para que les caíga César encima? Ten piedad mujer :):):):)

Un abrazo

Fecha: 13/12/2006 16:04.


gravatar.comAutor: Gerald Wideman

Sr. Wolffo: a mi edad, y en mi presencia, todavía no hay ningún patán que se haya atrevido a injuriar a una mujer sin recibir su merecido.
Será usted emplazado en debida forma, si no rectifica y pide perdón a nuestra anfitriona.
Sr. Puagh: ruego me excuse si lo contradigo, pero don César Vidal no escribe: copia. Y hay un extenso dossier de sus plagios, que le remitiré gustoso.
Señora Trini: tendré sumo placer en sacarle de su error cuando usted quiera.
Dama Gatopardo: su excelente decisión de no escribir debería de ser norma de obligado cumplimiento para quienes perpetran plagios, pero como no es su caso, le ruego me escriba y responda a los tres e.mail y la carta certificada con acuse de recibo, pendientes de su consideración.
Suyo affmo.

Fecha: 13/12/2006 16:35.


gravatar.comAutor: Wolffo

¡Jovenzuela!, sí, sí, me refiero a usted, Gatopardo.
No miente a más bichas, por favor, que el Zerolo me provoca peores náuseas que a usted, estoy seguro. Soy de derechas, facha, si quiere, pero no me digas que soy del PP porque me pongo malo. No sabes lo que me alegra que me digas que el aborto malrimado que provoca esta sutil polémica no sea parto tuyo, mujer, pero como editora no tienes precio. Lo de las bofetadas, vamos a dejarlo, porque lo que digo (y mantengo) es que dan ganas de dártelas, cuando publicas estas cosas, en ningún caso que te las vaya a dar. Jamás osaría. Te respeto demasiado a ti, y a mí, como para levantarte la mano.

Querido Geraldone; cuando veamos a un patán que injurie a mi querida vieja, yo mismo, me comprometo a zurrarle, y a modo, así no se molesta usted. Si trataba de refierirse a mí, Geraldín querido, aprenda a elegir los adjetivos, no sea que se atragante.
Mis querellas con la Gata refunfuñona son cosa mía, Geraldillo, a ver si voy a tener que pelearme con todo el pelmazo progre que asome el güito por esta casa, perspectiva que, por aburrida y por previsible, me estomaga.
En cuanto a su ¿obra?, me remito al comentario que hice cuando creía que era de mi amiga la viejales.
He dicho.

Fecha: 13/12/2006 18:41.


gravatar.comAutor: puagh para el Sr Hombreancho

Pues todavía me da más la razón usted. Hay que ser muy superior para que una editorial grande te publique uno tras otro tus exabruptos y eructos (originales o no).

En cualquier caso, y por lo morboso que es uno, ¿podría usted elaborarnos un post sobre los mentados plagios? En realidad los colecciono, desde aquel de Lucía Echevarría sobre (y sin aplastarlo ni asfixiarlo) Antonio Colinas.

Fecha: 13/12/2006 21:16.


gravatar.comAutor: Aurora

Eduardo González Calleja, científico titular del Instituto de Historia del CSIC y profesor asociado en la Universidad Carlos III de Madrid, dice en "Revista de Libros" (sobre el libro de César Vidal "Checas de Madrid"):
Lamentablemente, no puede decirse lo mismo de la obra de Vidal, cuya falta de originalidad arranca desde su mismo título, tomado de una novela del periodista de ABC Tomás Borrás —el inventor del «complot comunista» de la primavera de 1936 (5)— que ni siquiera aparece aludida en la bibliografía final. Estamos ante un ejemplo señero del «método» de confección de libros que ha dado notoriedad a este escritor: una porción de páginas de relleno que envuelve la inanidad total a la hora de tratar el tema que es presunto objeto de análisis (sólo se dedican 26 páginas a la actividad «chequista» en Madrid de un total de 364); un aparato «crítico» repleto de notas improcedentes o de relleno, con siglas que quizá pertenezcan a fuentes ignotas, con una bibliografía contextual que se exhibe pero que no se emplea, trufada de títulos deliberadamente poco accesibles al lector español, que se citan de forma incompleta o que no aparecen en la relación final. El repertorio bibliográfico, con obras repetidas o redundantes, asignaciones falsas, inserciones inexplicables y olvidos clamorosos (6), es un caos absoluto que hu-biera hecho las delicias de Southworth.
Los apéndices documentales son otro ejemplo contundente de esta falta de seriedad y de criterio: el número I (relación de checas de Madrid) aparece repetido literalmente en el texto y sin alusión alguna a las fuentes empleadas para su confección; el número II es una «antología documental» tan peregrina que repite sistemáticamente párrafos ya introducidos en el cuerpo de texto; el número III es una mera transcripción del martirologio depositado en el santuario de la Gran Promesa de Valladolid; y el número IV (relación de asesinados) es un listado pretendidamente alfabético, que revela su absoluta inutilidad al estar plagado de errores (véase a título ilustrativo las entradas 578, 719, 2186 o 3664), no señalar el lugar y la fecha de las ejecuciones, y no citar las fuentes para su elaboración, como tuvo el decoro de hacer Rafael Casas de la Vega en su catálogo de víctimas, que Vidal vampiriza descaradamente (7).
Pero la obra no plantea sólo reparos formales que la hubieran hecho inaceptable como simple trabajo de curso, sino problemas de fondo que proceden en primer lugar de una visión profundamente distorsionada de la historia de España. Este autoproclamado «liberal» desarrolla la «tesis» de que las matanzas organizadas en zona republicana fueron el resultado de un proceso revolucionario que se inició «a fines del siglo XIX» y que, tras su derrota provisional en 1917 y 1934, logró el triunfo a partir de 1931; victoria que incluía «por definición» la práctica de exterminio de segmentos enteros de la sociedad. Este proceso revolucionario transecular habría sido protagonizado, en informe cargamontón subversivo, por la consabida amalgama «rojo-separatista» de comunistas (¡ya a comienzos del siglo XX!), republicanos «de clase media» (sic, pág. 46), anarquistas «partidarios de la acción directa» (sic, pág. 48),socialistas cuya actuación habría sido invariablemente ilegal durante décadas, y los «denominados nacionalismos», especialmente el catalán, cuya trayectoria histórica, a decir del autor, «encajaba mal en un proceso modernizador de signo liberal». Según parece, el catalanismo nunca sintió reparos en «acabar con un sistema político que se oponía a la consecución de sus metas» (pág. 45), especialmente el muy radical Cambó, que habría urdido en fecha indeterminada una «alianza vasco-catalana» para que el sistema constitucional saltara por los aires (pág. 50).
Pero la antología del disparate no se detiene ahí: la oposición se convierte en responsable de la proclamación de la Dictadura; Azaña se habría hecho republicano en 1930; los firmantes del «Pacto de San Sebastián» (a los que acusa de intentar derribar el orden constitucional, olvidando el «pequeño» detalle de su suspensión desde septiembre de 1923) se transformaron automáticamente en el primer gobierno de la República; la masacre de Arnedo habría sido un «motín armado socialista»; la huelga general campesina de junio de 1934, una «ofensiva revolucionaria»; y la izquierda en bloque habría provocado el «golpe de Estado nacionalista-socialista» de 1934. Como culminación de todo ello, tras el 18 de julio, el Frente Popular habría confirmado esa «cosmovisión antisistema y antiparlamentaria que incluía entre sus características las del exterminio del adversario considerado como tal a segmentos íntegros de la población» (pág. 78), ya que las matanzas las realizaron «organizaciones que desde hacía décadas consideraban moralmente lícita la eliminación física del adversario político» (pág. 81). En fin, un puro dislate, que no es sino la reiteración de la vieja tesis teleológica catastrofista urdida por la derecha ultrarreaccionaria decimonónica de la democracia como antesala del comunismo. Un argumento que, como es bien sabido, utilizó largamente el franquismo como baza de legitimación del golpe militar de 1936, pero al que Vidal da una vuelta de tuerca más al pretender la homologación de estos asesinatos con el Holocausto judío.
Haría bien este autor en reconsiderar la tipificación del genocidio a la luz de las últimas aportaciones de la historiografía europea sobre el tema (8). En todo caso, su afirmación resulta difícilmente sostenible cuando se constata que a la represión «incontrolada» causada por la guerra y la revolución en sus primeras semanas le sucedió una justicia popular «institucionalizada» que trató de atajar las manifestaciones más arbitrarias y sangrientas de aquélla, «normalizando» el aparato represivo al hilo de la evolución militar y política de la zona republicana (9). No se trata de minusvalorar la represión indudable que existió en el bando republicano, sino de contextualizarla y explicarla en sus características, estructura y actuación. Es en ese aspecto donde nos llevamos una última decepción. El autor no explica la evolución de estos centros de detención y tortura en ese necesario contexto histórico, exhibiendo nuevos documentos o proponiendo perspectivas de análisis renovadas (cosa que hace Javier Cervera en su libro sobre la «quinta columna» madrileña (10)), sino que opta por la consabida descripción de los crímenes, con sesenta años a sus espaldas, empleando como citas de autoridad la Historia de la Cruzada, los testimonios de ex comunistas como Castro Delgado o Hernández (mientras que los de Prieto o Azaña son insidiosa y sistemáticamente rechazados) y el libro La dominación roja en España. Causa general instruida por el Ministerio Fiscal, que es «saqueado» de forma tan inmisericorde que nos podemos lamentar de la perpetración de un último «fusilamiento» en masa. Ni que decir tiene que, en su opción por destacar la truculencia de los asesinatos sobre la explicación de las estructuras del terror, Vidal no se detiene un momento en considerar los dilemas metodológicos que muchos especialistas se han planteado a la hora de explotar el ingente fondo documental de la Causa General, cuyo origen eminentemente punitivo exige una previa labor de depuración y crítica de informaciones y cifras, cruzando datos con la prensa, los testimonios orales, las memorias de personajes, los registros civiles o los archivos políticos (11).
En definitiva, Vidal no deja «al descubierto» las cárceles republicanas, sino su incompetencia para tratar con solvencia este tema. Es un exponente más de esa producción bibliográfica paralela (difícilmente se puede hablar de historiografía) de la Guerra Civil que tanto fascina al profesor Payne, pero que en su apuesta por la denuncia histérica antes que por el análisis sereno dificulta que el tema de la represión política se encamine hacia su definitiva normalización historiográfica."

Para más información, pongo en enlace clicando en mi nombre, el post de Bouba en su blog, assumint.blogspot.com, dedicado a las "hazañas" de este infatuado y fatuo César Vidal.
¿Qué les pasa a Gallardón y a Vidal en un ojo, que lo tienen a media persiana?
Por cierto, muy bueno el soneto, insuperable como siempre.
Profesor Widemann: fui alumna suya, y tengo sus epigramas, que no pude devolverle en su momento. Se los enviaré adonde me diga.
Saludos cordialísimos.


Fecha: 13/12/2006 22:41.


gravatar.comAutor: Gerald Widemann a Wolffo

Estimado señor: El problema pudiera ser no "ser un hombre facha" sino "una facha de hombre". Y no es que ponga yo en duda que es usted un facha. Acepto su palabra de caballero de que lo es. Es más: si alguien dijera lo contrario, aduciría yo ciertos indicios que apuntan a tal definición:
1º El facha amaga y no da. Empieza amenazando como un matón y termina coqueteando como una demimondaine, cuando huele que le van a estropear la cara.
2º Escora irremisiblemente en su cosmogonía hacia los cuartos traseros con epicentro esencial en los esfínteres pudendos.
3º Su ideología populista le hace frecuentar las fórmulas de tratamiento más tabernarias , sea para dirigirse a una dama, como es Gatopardo, o a un octogenario, como lo soy yo.
En fin, señor mío, que me ha alegrado usted el día: es reconfortante saber que el PP no lo tiene en sus filas ni yo entre mis "admiradores"

Fecha: 13/12/2006 23:11.


gravatar.comAutor: monocamy

Ofrezco un SEAT 127 y un Ford Fiesta para que diriman ustedes quién es el más macho.

Mientras ellos se despeñan, Gatita, ronroéame un poco, anda. Para aliviar mi conciencia.

Fecha: 14/12/2006 01:43.


gravatar.comAutor: Wolffo

Geraldín, cielo.
Deja tus ejercicios de estilo para mejor objetivo, bollito, que estás pinchando en hueso. Encriptarse de esa manera para parecer mundano es tan triste que casi me da la risa. Si es verdad que eres octogenario, lo disimulas de fábula, bobo, pareces un jovenzuelo tratando de ocultar su (de)formación logsiana. Y si eres incapaz de ver más allá de donde has visto, cariño, no es culpa mía, te lo juro. Culpa a la sociedad o algo de eso que seguro que has hecho toda tu vida, que yo te apoyo, corazón. Epero créeme: estás más despistado de lo que parecía por el soneto, pero tranquilo, que no me preocupa en absoluto y no pienso en sacarte de tu estúpida burbuja.
Me pregunto si tanta inquina no será envidia y que, en el fondo, te gustaría ser César Vidal. Eso, sin duda, sería un síntoma preocupante de senilidad que, por ser buena persona, voy a desechar.

Contesto brevemente a tu torpe enumeración, Geraldito,
No soy facha, aprende a leer, mendruguito, y a interpretar lo que se escribe. Y eso de "el facha amaga y no da", ¿de dónde lo has sacado? Porque a mí me han dado unas cuantas veces, casi tantas como han amagado.
Lo del escoramiento, la cosmogonía y los cuartos traseros, corazón, es tan enternecedoramente idiota, que de verdad me cuesta creer que lo hayas escrito. Pensabas que era gracioso, ¿verdad? caca, culo, pedo pis y todo eso. Pobrín...
Y no tengo ideología, como tú, querido, sino ideas. A lo mejor esa tontería es lo que, fundamentalmente, nos diferencia. Lo siento por ti, cielo.

Fecha: 14/12/2006 09:51.


gravatar.comAutor: duende

Querida Agúelica:

¿Hay algún motivo retorcido y sádico para que tus lectores tengamos que soportar a este patán apodado wolfo?

Fecha: 14/12/2006 12:45.


gravatar.comAutor: Gatopardo a Duende

Querido Duende: el motivo para soportar a Wolffo es pedagógico: demuestra palmariamente las consecuencias de escuchar la COPE y la música de los ochenta.
Por otro lado, un reputado semiótico me ha revelado que Wolffo es el mismo Jomeinez Losantos, que busca hacerse un hueco aquí cuando lo eche la Conferencia Episcopal.
Tanto en un caso como en el otro, es digno de piedad.

Fecha: 14/12/2006 13:15.


gravatar.comAutor: puagh

Hostia, dejad ya al pobre Wolffo, que es que haceis levantarse a las piedras. ¿Qué os hecho para ser tan malvados? Habrase visto mayor arbitrariedad e injusticia. Y todo porque alguien defienda una manera de pensar que no comulga con vuestro escoramiento imperante.

Desde este momento fundo la asociación Free Wolffo con el lema todos somos Wolffo, para denunciar las injusticias en los blogs.

Hostia ya...

Fecha: 14/12/2006 23:35.


gravatar.comAutor: Gatopardo a Puagh

Funda lo que quieras, Puagh, que sé que eres María Teresa Campos queriendo congraciarse con César Vidal para llevárselo a su programa otra vez. No me chupo el dedo. Y ahora, ya, confirmado que Wolffo es el mismo Jomeinez Losantos.
Y no digas hostia, que bueno se va a poner Blázquez como se entere. Y luego lo tengo que aguantar yo.

Fecha: 15/12/2006 01:53.


gravatar.comAutor: El mutis de Wolffo

Sin florilegios, damas y caballeros:
Pido perdón a Gerald Wideman porque es de ley hacerlo.
Pido a Gatopardo que no se enfade por no verme más en su casa, pero el sectarismo ha pasado de divertirme a aburrirme mortalmente. Y no lo entiendo, abuela.
Y al retrasado mental apodado Duende, decirle que tal vez la biodiversidad sea una razón. No es ni retorcida ni sádica, pero es una razón que explica, además, que tengamos que soportarte a ti, membrillo.
Sed felices.

Fecha: 15/12/2006 08:34.


gravatar.comAutor: Duende

(Escuchando a Alaska y Dinarama y su tema "A quien le importa"
http://www.youtube.com/watch?v=1nspt5vbeAo

Gracias, gracias... por las flores Wolffo.

Fecha: 15/12/2006 09:30.


gravatar.comAutor: Gatopardo a Wolffo

Ya sabes, Wolffo, que en mi inicua naturaleza no está enfadarme personalmente con quien estoy intercambiando estocadas con espadas de madera, con la tapadera de la olla como escudo y el tapete de la mesa camilla como capa. No soy idiota: distingo entre el juego literario y lo real.
Duende, vaya manera de arruinarse el oído y arruinar la sección comentarios: ¿Has probado a escuchar a María Callas?

Fecha: 15/12/2006 12:36.


gravatar.comAutor: Gerald Widemann a Wolffo

Don Wolffo: No se enfade usted. Soy yo el que tengo que agradecerle que me haya hecho usted un jovenzuelo, aunque sea "logsiano". "Vengan esos dones aunque vengan con pulgas". Yo no voy a decirle a usted lo mismo. Estoy seguro de que está en esa difícil edad donde las mujeres, no es que no lo miren a uno, es que no lo ven. Ánimo, que ya le falta poco para llegar a la mía.

Fecha: 15/12/2006 23:08.


gravatar.comAutor: Wolffo a la pareja de jovenzuelos que se dicen viejos

Vale, no me enfado.
Pero que sepáis que me caéis fatal.




(perdón... y ¡gracias!)

Fecha: 16/12/2006 08:26.


gravatar.comAutor: Gatopardo a Wolffo

Vale, pero vuelve a coger la espada, clávale otros cuantos clavos en el travesaño de la empuñadura, esa tapadera no, que es mí escudo, búscate otra, y cuando estés listo,¡voto a bríos, te voy a hacer morder el polvo con mis estocadas dialécticas!

Fecha: 16/12/2006 19:15.


gravatar.comAutor: Juan Cosaco

Es terrorífico este Vidal; supuestamente universitario de sectas, no desentona en la emisora episcopal, a pesar de ser declaradamente protestante... algún día debería de caerle una buena denuncia.
Salud!

Fecha: 17/12/2006 11:33.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris