Facebook Twitter Google +1     Admin


MIEDOS

20070518135110-frissel.jpg

      Mi maestro, que murió asesinado, me enseñó que sólo hay una manera de saber si alguien es un libertario genuino o es un fascista caracterial: "Los libertarios, cuando acabamos una discusión, nos quedamos rumiando lo que nos han dicho; el fascista, sea de derechas o de izquierdas, se queda pensando en lo que ha dicho él, y en los argumentos que podría haber utilizado para aplastar a su oponente.
      Y hasta el momento no he encontrado una fórmula mejor para definirlo, pero he de añadir que también nos diferencia la clase de miedo que afrontamos.
      La mayoría de los que se aferran a sus opiniones y las defienden a cara de perro son los que han tenido miedo de ponerse en causa, de cambiar y evolucionar, de desagradar, de ser rechazado, de ser impopular, de equivocarse, y, sobre todo, de no ser un producto homologado en su grupo, y esos miedos los convierten en grotescos manojos de odio y de sufrimiento.
      Esos miedos son el único impulso del instinto de supervivencia que queda intacto en el ser humano alienado.
      Ser fiel a uno mismo y vivir en libertad requiere rebeldía, espíritu inquisitivo, deseo de conocer de primera mano y no estar de vuelta sin haber ido, características que no nos garantizarán el afecto de la mayoría, que sólo sale de su modorra para atacar a quien la sacude porque no es de su cuerda y de su condición.
      La independencia de criterio necesaria para prescindir de la aprobación y del afecto de quienes nos consideran nefastos es una premisa para ser libres y ser íntegros.
      Pactar con el satus quo, cumplir con las expectativas que depositan en nosotros sin tener en cuenta nuestra identidad, someterse a la norma, cumplir a carta cabal con las condiciones que nos imponen a cambio de ser aceptados, nos convierte en seres alienados, ajenos a nosotros mismos, escindidos, un despojo de lo que hubiéramos podido ser si no tuviéramos tanto miedo a sufrir. Pero eso no evita el sufrimiento, sino que lo desmesura, porque el precio que se paga por ser aceptados es la mutilación de nuestra genuina forma de ser .
      La respuesta lógica es el odio y el resentimiento contra los enemigos que el grupo haya instituido, porque hemos vendido el alma por pertenecer a él, y quienes muestran su independencia nos lo recuerdan. Y como eso tampoco remedia la angustia, el recurso último es la farmacopea estupefaciente, como camisa de fuerza química que sólo abotaga las sensaciones y los estímulos para homologarlos con el resto de los zombies.
      La incapacidad de asumir la frustración y el sufrimiento que producimos a nuestros semejantes y el que nos producen, consecuencia lógica de nuestras opciones en la vida, no deja salidas que no sean degradantes. Porque las únicas decisiones de las que hay de arrepentirse son las que no se han llevado a cabo, mientras que las veces que hemos actuado y hemos optado, aunque hayamos errado, forman parte del aprendizaje, y también nos constituyen y nos han enriquecido.
      El miedo a traicionarse, el miedo a no actuar para no equivocarse, el miedo a silenciar lo que se cree y se piensa para no ser rechazados, son saludables latigazos del instinto de supervivencia que nos empuja a vivir apasionadamente. Y temblemos el día que nos fallen, porque sólo nos quedará anquilosarnos en nuestras opiniones.

Gatopardo

Foto Tony Frissell

18/05/2007 13:51. Editado por Gatopardo enlace permanente. PERSONAL Y ARBITRARIO

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAutor: Antonio García Muñoz

parece la homilía de un cura

Fecha: 18/05/2007 14:11.


gravatar.comAutor: Gatopardo

Parece que se ha zampado algunas homilías de curas, amigo mío, y no es mi caso.

Fecha: 18/05/2007 14:14.


gravatar.comAutor: Antonio García Muñoz

alguna he leído, sí, por eso lo digo. El discuso libertario no dista mucho del religioso: los dos tienen su catecismo, por eso son igual de nefastos

Fecha: 18/05/2007 14:30.


gravatar.comAutor: Gatopardo

Y, claro, en plan original y laico estará usted a favor del salvífico discurso contra los que propugnamos la libertad y el riesgo. ¿No?

Fecha: 18/05/2007 14:38.


gravatar.comAutor: Antonio García Muñoz

la libertad, sí, el riesgo, no que ya soy mayorcito. Lo que no apruebo es otro discurso de buenos y malos, que ya estamos bastante surtidos de eso estos días

Fecha: 18/05/2007 14:47.


gravatar.comAutor: Gatopardo

Hombre, don Antonio, permítame una pregunta: pudiendo encapricharse con una docena de mujeres malas que enarbolan su virtud como un baluarte ¿no se encapricharía usted, por el contrario, con quien no sólo esté buena, sino a favor del placer?
¿O se me está dedicando al masoquismo ultimamente?

Fecha: 18/05/2007 14:58.


gravatar.comAutor: Antonio García Muñoz

pero qué tiene que ver el culo con las témporas, amiga gato?

Fecha: 18/05/2007 15:02.


gravatar.comAutor: Gatopardo

¿Y qué tiene que ver ser fiel a uno mismo con la maldad o la bondad maniqueas de las que me habla?
Respecto a su pregunta: vivir y ser sin hacerse patas abajo implica una clase de bondad que tiene mucho que ver con la desinhibición, el riesgo de sentir y seguir los impulsos, y en definitiva con el culo y con las témporas.

Fecha: 18/05/2007 15:11.


gravatar.comAutor: Antonio García Muñoz

Sigo pensando que usted ha hecho un discurso de buenos y malos. Como me encuentro en el bando de los malos, reivindico mi derecho a tener miedo, a cambiar de opinión de un día para otro, a cometer errores y a perseverar en ellos, a odiar y a sentir resentimiento, a hincharme de tranquilizantes. Del mismo modo respeto a quienes tienen todo claro y viven de acuerdo a una cartilla de conducta. Por lo que a mí respecta, tanto unos como otros -misantropía se llama esa figura- son igual de despreciables. Lo único que salvo del discurso es lo referente a la bondad, y ya ve que eso es un ejercio tanto libertario como religioso

Fecha: 18/05/2007 15:36.


gravatar.comAutor: Gatopardo

¡Acabáramos! Que lo que pasa es que se ha sentido aludido... Pero, don Antonio, no me sea flojo: un misántropo no puede caer en esas bobadas de los del "talante" y respetar a los gaznápiros pseudo new age con cartilla de conducta.
El único respeto que nos permitimos los misántropos "comme il faut" es por la belleza.
Lo demás son contagios de "talante". Vacúnese si no quiere acabar declinando el género.

Fecha: 18/05/2007 15:47.


gravatar.comAutor: Antonio García Muñoz

ahora sólo tiene que aclarar quiénes son "los del talante", porque en caso de ser uno de ellos me borro

Fecha: 18/05/2007 15:52.


gravatar.comAutor: Gatopardo

No, no puedo precisar quienes son los del "talante" porque se han extendido sus efluvios de tal forma que si no me doy cuenta y me muerdo la lengua hasta yo puedo acabar diciendo últimamente que "hay que respetar a todos", y ya me dirá usted qué hago yo desbordando respeto.

Fecha: 18/05/2007 16:00.


gravatar.comAutor: Hannah

Gracias por la dedicatoria, Gatopardo, pero si me pongo a pensar, creo que tengo mucho que aprender aún y lo que no sé es si me quedará tiempo; pero con maestros como tú, el aprendizaje no tiene más remedio que ser acelerado.

El diálogo muy interesante, sobre todo el final; últimamente, para la mayoría de los políticos -exceptuando a los de IU de Caspe y a cuatro más a lo sumo, habría que restablecer la ley del ostracismo y mandarlos a todos, sino a Ostras, por lo menos al islote Perejiles...

Interesante también esa apreciación de que ya ni una sabe... Y es que de tanto bregar con monstruos es muy probable que acabe una convertida en uno. Por favor, amiga mía, avísame en cuanto me huelas las escamas que me voy yo solita al último islote del mundo ¡Que asquito!.

Un abrazo entrañable.
Hannah

p.s. Ese libro que he terminado hace poco, el de "Espacios de encuentro con uno mismo" mejor lo tiro, ¿no?

Fecha: 18/05/2007 16:28.


gravatar.comAutor: reuben

Es muy interesante lo que escribiste. Aunque creo que tu maestro era muy buena persona si le otorgaba a los fascistas la capacidad de pensar. Yo no lo creo así (quizás no sea tan bueno como tu maestro, y quizás debería serlo, está bien). Porque reordenar las palabras de lo que uno ha dicho, organizarlas de otra forma, o jugar con ellas como una foca con una pelota (suponiendo que los fascistas pudieran jugar) para argumentar siempre lo mismo, podría ser una habilidad que todavía no es pensamiento. Pensamiento, para mí, es otra cosa.
Coincido con el desarrollo que has hecho acerca del miedo.

Fecha: 18/05/2007 19:18.


gravatar.comAutor: Gatopardo

Mi queridísima Hannah: la coquetería de la humildad, que tan bien dosificas, no es una de las características que memás me seducen, y mucho tendríamos que cambiar para que fueras sincera cuando te muestra humilde y para que yo fuera crédula cuando no me das un par de lecciones que me dejan sentadita en el pupitre mordiendo el lápiz.

Amigo Reuben: justamente eso de negarle a los fascistas su capacidad de pensar es tan poco inteligente que me cuesta trabajo considerar siquiera que lo digas en serio, porque justamente el fascismo es la negación absoluta del adversario, del oponente, del que no admiten que pueda tener razón en algo, no lo consideran digno de tenerse en cuenta ni valorar sus razones. En definitiva, creo que el fascismo es una característica de los que no pueden imaginar otra lógica, otras premisas, otros valores, otra forma de ser, y por miedo a lo que se desconece, puede surgir la tentación de exterminio.
Conozco gente de derechas y de izquierdas que son fascistas, que no comprenden otra lógica que la suya por falta de imaginación.
Y conozco gente de derechas, muy de derechas, capaces de interrelacionarse, discutir, poner en común, debatir, aprender y enseñar, con la suficiente imaginación como para captar y comprender otras premisas que no sean las suyas, a los que admiro y de los que he podido aprender que no todos mis adversarios son mis enemigos, ni todos mis leales comilitones pueden ser mis amigos.

Fecha: 20/05/2007 04:46.


gravatar.comAutor: Hannah

Querida Gatopardo, perdona la discrepancia, pero humilde, lo que se dice humilde, yo no lo soy ni coqueteando. Rezumo soberbia y orgullo -para mi mal- por todos mis poros, y por más que intento corregirme, sé que moriré así. Pero soy realista y se reconocer las cosas como son -supongo-. De lo de dejarte sentadita en el pupitre, mordiendo el lápiz... ¡Aún me estoy riendo!, y también sé que me reiré de ello cada vez que me acuerde!. El caso es que repeles el elogio, y aún que te disguste, para mí, en muchas cosas -no sólo en la lengua -a la gramática, sintaxis y esas cosas a las que tantas patadas doy, que nadie piense mal-, eres una gran maestra con la que personas inteligentes como yo, aprenden muy rápido ;-)
Un abrazo muy tierno.
Hannah

Fecha: 20/05/2007 07:24.


gravatar.comAutor: Dinosaurio

Para mí el fascismo siempre ha sido una actitud ante la vida. Y me da igual de dónde diga ser quien lo ejerce. Sin excepciones.
No sé si estoy equivocado. No busco certificados de infalibilidad y no me importa equivocarme ni rectificar si creo que debo hacerlo. Pero tampoco creo que el relativismo absoluto sea positivo.
Abrazos.

Fecha: 21/05/2007 05:36.


gravatar.comAutor: Makkkafu

Suscribo todas y cada una de tus palabras. Chapeau.

C.A. Makkkafu.

Fecha: 21/05/2007 07:03.


gravatar.comAutor: reuben

Por supuesto que hablo muy en serio. Que todos tengamos nuestra parte fascista (¿o tú no la tienes?) es lo que te permite rechazarla como las actitudes que no están dirigidas por el pensamiento. El fascismo alivia el miedo, transitoriamente, porque lleva a la ilusión de que algo poderoso te va a proteger, sea una persona o una idea. Pero pensamiento es otra cosa, hay que ser muy valiente para pensar, implica estar advertido de que tu relación con el saber supone la anomalía de pensar sin alcanzar plenitud, ni sosiego, ni protección.
Yo no hablo de gente de izquierda, ni de derecha, ni muy de izquierda, ni muy de derecha: hablo de fascismo.

Fecha: 21/05/2007 13:15.


gravatar.comAutor: Ramón Mier

No te imaginas la alegría que sentí al leer este texto. Lo suscribo completamente.

Hay que desarrollar el gusto a aquello de rumiar lo que nos dicen nuestros adversarios, vale la pena.

Fecha: 22/05/2007 09:48.


gravatar.comAutor: multibuscador

¿De que manera podemos aceptar a los demas sin mutilarlos?, PARECE UNA TAREA IMPOSBLE

Fecha: 14/06/2007 19:05.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris