Facebook Twitter Google +1     Admin


RUFUFÚ ÁLVAREZ, Y EL PLEITO DE LOS RAMONES


Cualquier empresario que no sea el dueño de El Corte Inglés sabe que si quiere ahorrar con Hacienda no basta con decir que ha comprado doce millones de bonos del Tesoro austriaco , y que los ha vendido a continuación, con casi cuatro millones de pérdida; pero no ha guardado los justificantes de la compra-venta ni ninguna otra documentación, "sólo apuntes bancarios". Y que hagan el favor de desgravarle esa pérdida patrimonial o se mete en pleitos.
Rufufú Álvarez lleva mareando la perdiz en los tribunales contra Hacienda desde el año 1991. En 2007 el Tribunal Supremo da la razón a la Administración General del Estado al reclamárle 3.970.000 euros.
Cualquier empresario que no sea el dueño de El Corte Inglés sabe que ha de molestarse en poner un valor superior a 0 € a su marca comercial, si su empresa tiene más de seiscientos millones € de beneficio anual, y una cifra de negocio superior a los quince mil millones €. Y, desde luego, a nadie se le ocurre querer convencer a los herederos del 0,695% que es una empresa valorada en 5.500 millones y les corresponde 35 millones, ni mucho menos, meterse en pleitos.
Rufufú Alvarez tras el primer revolcón con la sentencia del Tribunal de lo Mercantil, que tasa su empresa en 14.000 millones, y el precio de las acciones en litigio en 98’5 millones €, ha recurrido ante la Audiencia Nacional, arriesgándose a que los interventores del Ministerio de Hacienda decidan levantar libros y hacer una auditoría a fondo.
Cualquier empresario usa con discreción, rayana en la clandestinidad, sus enjuagues con la Fundación creada para aligerar la carga tributaria, y trata de que las alianzas, el do ut des con los beneficiarios, discurran en idílica armonía, ofreciendo su óbolo a cambio de figurar como benefactor en asuntos de trascendencia pública, ya sea cultural o social.
Sólo a Rufufú Álvarez se le puede ocurrir, viendo los precios que tiene el metro cuadrado en esa zona de Madrid, pasarse por el arco del triunfo el convenio firmado por la Fundación Ramón Areces en 1984 con la Fundación Ramón Menéndez Pidal , por el que compran la casa y los jardines, que los herederos venden muy por debajo del precio de mercado, a condición de que quede como sede para la Biblioteca, el Archivo y el Centro de investigación de la Fundación Ramón Menéndez Pidal, mientras ésta cumpla sus fines fundacionales.
Y sólo a él y a sus secundones se les puede ocurrir incluir los gastos en la memoria de la Fundación Ramón Areces de 2004-2005, cuando llevan años sin atender el mantenimiento y conservación de la propiedad; y no contento con esta picarada, añadir y abundar que ha subvencionado los trabajos de Diego Catalán para la edición de "El Archivo del Romancero" y de la "Historia de la Lengua Española de Ramón Menéndez Pidal", así como los gastos de publicación, dinero que ni ha llegado, ni se le espera, ni piensa pagar, porque sólo firmó el convenio para evitar que buscaran otras fuentes de financiación.
Pero cuando Rufufú Álvarez añade sus "fontaneros", se enraza con Torrente y la baja estofa, y el poco seso y la poca maña dan una astracanada como la del sábado , 9 de junio de 2007, Santa Eufemia y San Roque, cuando tres individuos que se identificaron como pertenecientes a la Fundación Ramón Areces, le piden al vecino, de la calle Menéndez Pidal 3, que les dejen saltar por la tapia medianera, porque aseguran que hay un escape de agua que está afectando a los vecinos de una finca de la Calle Henri Dunant, justamente en la manzana donde vive don Florentino Pérez. ¡Vaya por Dios!
Y ustedes se preguntarán cómo puede trepar el agua cuesta arriba, y atravesar la calle para llegar allí, y por qué ciencia infusa lo han deducido. Yo también me lo pregunto.
El vecino, con muy buen criterio, les negó el acceso. Y ellos, se van a buscar una escalera de cinco metros de altura, la apoyan en el muro, y trepan frente a las cámaras de seguridad y el servicio de vigilancia de don Francisco González, presidente del BBVA, que graban todo lo que pasa en la calle las 24 horas del día. Su hazaña no está ya en You Tube de milagro.
Una vez dentro de la Fundación Menéndez Pidal, proceden a fotografiar toda la finca, bajo la atenta mirada de varios vecinos de la Calle Alberto Alcocer y de la calle Padre Damían, que alertan a este reportero. Cuando salen, los asaltantes abren el portón, dejan los pestillos atascados para poder entrar en cualquier momento, y cierran someramente con una cinta adhesiva.
Es lo que se llama, asalto con escalo a una propiedad privada, invalidando el cierre de la puerta para una entrada posterior, grabado, y con testigos.
Una manada de jabalíes paseando por la calle Menéndez Pidal y adyacentes habría pasado más desapercibida.
El martes, 12 de junio, un misterioso notario que no se identifica -con lo que les gusta a ellos declinar las generales de la Ley- se presenta con dos acompañantes, diciendo que viene enviado por la Fundación Ramón Areces, y muestra unas fotografías que dice son del jardín del Olivar de Chamartín -que los fotógrafos en su celo por servir a don Isidoro habían maquillado con montones de leña, basuras, árboles secos, etc. para dar aspecto de abandono y descuido-, y pide al Presidente de la Fundación inspeccionar para constatar la veracidad de tan tristes imágenes. Algo cariacontecido hubo de reconocer que no hay tal.
Y toda esta movida cabe suponer que es porque la Fundación Ramón Menéndez Pidal no se ha plegado, y se niega a justificar en falso la recepción de unas ayudas que la Fundación Ramón Areces ha declarado a Hacienda y en su memoria anual.
¿Las fotos que hicieron los asaltantes eran para fotografiar sólo el jardín? ¿O buscaban los hornillos para, en un futuro, "olvidarse un cigarrillo mal apagado" -como ocurrió en el edificio Windsor - y provocar un incendio que acabe con los documentos, biblioteca y archivos que allí se custodian , y que impiden que la Fundación Menéndez Pidal pueda ser desahuciada?
Si conocen a ese jefe de "fontaneros" que trabaja para Álvarez, no me lo manden que no lo voy a contratar, aunque me regalen el traje de Tergal de boda y mortaja que usan, la corbata de Tervilenka, y la camisa de Tervilor, que son el distintivo de la casa.

El espía que surgió del frío.

Véase información gráfica a continuación:

Memoria de la Fundación Ramón Areces 2004-2005 donde detallan sus inversiones desgravables,
completamente falsas:


Prefacio a la 2ª edición de la Historia de la Lengua
de Ramón Menéndez Pidal , con PS en el que se descubre
una falsedad contable y fiscal de la Fundación Ramón Areces


Vista de Google Earth de la zona

Foto de portada: http://mas.lne.es/

 entrepreneurial fabada group

Comentarios > Ir a formulario



gravatar.comAutor: alimaña news (redactor jefe) preguntando a Rufufú Álvarez

Don Isidoro: ¿Esas manitas son suyas o las ha tomado prestadas de la charcutería de su tienda? Si las ve mi señora, las echa a la fabada

Fecha: 14/06/2007 16:08.


gravatar.comAutor: Carlota

Rufufú, cuando mueras que harás tú.
Rufufú, cuando mueras que harás tú.
Tú serás un cadáver nada más.
Rufufú, cuando mueras que harás tú.

Oigan la historia que contóme un día
el viejo enterrador de la comarca.
Era un viejo al que la suerte impía
su único bien arrebató la Parca.
Todas las noches iba al cementerio
a visitar la tumba de su hermosa
y la gente murmuraba con misterio
"Es un muerto escapado de la fosa".

Fecha: 14/06/2007 19:36.


gravatar.comAutor: Pepe Cerdá

Olé.
Cada día estoy más orgulloso de ser tu amigo cibernético.
Pepe.

Fecha: 15/06/2007 20:43.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris