Facebook Twitter Google +1     Admin


MI PADRE ES EL MÁS CHULO, CON DIFERENCIA,,,

Hablar de mi padre es describir al tipo más original que he conocido.
En mi familia, en la que somos ciento y la madre, mi padre es el patriarca. Cuando conoció a mi madre, él ya tenía dos libros de familia a cuestas y ella la esperanza de que alguien la librara del martirio que vivía con apenas 16 años.
De su primera mujer no sé mucho, tan sólo que se quedó viudo muy pronto, con una hija muy chica, y que no tardó en volver a casarse con su segunda mujer. Nunca se divorciaron, sin embargo, desde que se escapó con mi madre, no han vuelto a verse. Los dos hijos que tuvo con ella, José y Antonio, pasaron largas temporadas con nosotros. Mi madre parió tres hijos más. A mi hermana mayor la concibieron en prisión, llamándola Libertad, detrás nací yo y por último Manuela.
Mi padre pasó doce años en la trena. Pagó con cárcel el haber liberado a mi madre de uno que quiso ser su chulo. La mayor parte de su condena la pasó en Cádiz, pero aun así, a pesar de los mas de 500 km, mi madre nunca faltó a ninguna de las comunicaciones. Y nosotros tampoco.
Mi padre me había enseñado lo que era ser hombre en aquel chabolo de paredes húmedas y desconchadas, con olor a lejía y a moho. Y cuando me sentaba en sus rodillas y me cantaba bulerias por la libertad y el amor a la madre, me sentía orgulloso de ser su hijo..
Cuando cumplió su pena yo ya tenía diez años. Padre volvió a casa y la fiesta duró tres días... ningún calé de la provincia que fuera familia faltó. Bailes, palmas, llantos y risas llenaron la casa por la libertad de mi padre y el cautiverio de otros.

Si yo abiyelara er mando
Que Undebé le dio a la muerte
Yo quitara d'este mundo
Ar que m'estorba er quererte

Se rompieron muchas camisas bailando para celebrarlo.Pasados los primeros días, descubrí a padre ante el espejo. Se afeitaba sin mirar por donde pasaba la hoja su navaja de asta de ciervo, tan sólo se miraba a los ojos... Y si no fuera por que sé que mi padre jamás lloró por nada, aquel día hubiera pensado que el brillo de sus ojos eran lágrimas congeladas.
-Juanillo, ahora que tu padrecico está aquí, la mama ha de estar en la casa y vosotros me ayudaréis con los caballos. El colegio está hecho pa' los payos... vosotros sois hombres, no necesitáis aprender tonterias, la vida se aprende en la calle, currando. Un gitano tiene sólo su propia ley, ser un macho y respetar las costumbres. Te lo dice tu bato que de esto chano, la trena me ha hecho viejo.
Pasaron los años y mi madre perdió la ilusión y la lozanía. Se había vuelto una mujer callada y desganada. Ahora apenas hablaba de mi padre. Mientras él estaba preso, no hubo día que no nos contara cómo se hizo boxeador, o las veces que había ayudado a la familia...Ahora su rostro se había derrumbado y su mirada, antes tan vivaz, era bovina.
Nunca salía de casa, tan sólo esperaba a que el papa volviera y lo hiciera bien.
José, el mayor de mis hermanos se fue a Barcelona, y allí se hizo mecánico ; Antonio, venía poco a vernos, y nunca nos dijo que es lo que hacía. Y yo me había convertido en la mano derecha de mi padre. Por el contrario mi padre había rejuvenecido, y sus negocios le llevaban a faltar de casa durante días. Compró un mercedes blanco, vestía trajes negros con finas rayas blancas de estilo italiano y su familia había crecido enormemente, pues cuando volvía por la casa ademas de la chusquela, traía algun nuevo primico al que todos debiamos de atender como tal.
Un día padre mandó a llamarme a las cuadras, quería hablar conmigo.
-Mandé araquerarte pa'pedirte algo. Juan, eres un hombre como tu viejo, y el único de mis chavales que esta conmigo. Ahora vas a hecer algo por la familia. Hay un fulano que me ha levantao material y no quiere soltar el parné... -dijo mi padre. Y poniendo una navaja sobre la mesa, bebió su chato de vino blanco y prosiguió - Esto es pa'ti...Tendrás que merar al payo, hoy a la noche.
-Pero viejo, yo no.
-¡Tú harás lo que tu padre diga!, ¿o es que no eres hombre
? y mirándome como poseso me empujó.
-¡Vete pa' ca tu madre y espera a que yo vaya! Y no le puches na a tu madre, no tardo.

Hubiera dado lo que fuera para que todo hubiera sido un sueño, pero ese día supe que, si no hacía lo que padre me ordenaba, tendría que marcharme deshonrao para siempre, y esconderme donde nadie supiera quien era. No habría caló que quisiera cuentas conmigo si no cumplía. Sentí terror. Marché a la casa y allí esperé.
Cuando él llegó venía con dos de sus compadres... Venían alegres, cantaban y quisieron comer. Mi madre les puso jamón, queso, morcillas y todo el mejor embutido. Hicieron todo tipo de bromas sobre mí.
- Hoy serás un hombre- me decían. Mandaron a mi madre fuera de la habitación y me dieron de beber mientras cantaban y reían. No sé cuánto bebí, tan sólo recuerdo ver a mi madre llorar en silencio mirándome desde el balcón cuando me iba.
De lo que esa noche ocurrió, ni puedo hablar, ni puedo recordar. A la mañana siguiente desperté en un club de carretera. Me dolía la cabeza, como si fuera a estallar... Una puta medio desnuda me miraba con sonrisa socarrona, mientras yo me levantaba desorientado. Imágenes sueltas como fotogramas, se agolpaban en mi cabeza. No podía y no quería recordar, tan sólo quería desaparecer de allí.
-Quien eres tú? ¿Dónde está mi padre? ¿Donde estoy?

La fulana contestó con un dulce acento, tal vez colombiano.
-Ay, no... mi papito. Ándate tranquilo, mi amor. Tu padre me encargó que te cuidara. Él tiene sus cosas que atender y mañana volverá. Tú estás aquí y eres el rey de esta casa, no te preocupes y pide lo que papi quiera.

Padre no volvió al día siguiente, ni al otro... Padre tardó seis días en volver. Y yo estaba perdido en aquel lugar cuidado por mujeres. Era el sueño de cualquier hombre, y cuando no era el único en la casa, cuando llegaban los clientes a eso de la media tarde, Sara me llevaba a su habitación y me enseñaba el venturoso arte de amar a las mujeres...

(...continuará )
.
Autora: Carlota Martín Conrado.
Periodista. Socióloga, descendiente de gitanos hispano-portugueses.
Elabora en estos momentos su tesis doctoral,   una investigación sobre los valores familiares y sociales de  la etnia gitana, a la que pertenece. 
Colabora, entre otras publicaciones, con Torrevieja Digital
 
Foto de Mario Giacomelli
20/10/2007 15:41. Editado por Gatopardo enlace permanente. COLABORACIONES

Comentarios > Ir a formulario



gravatar.comAutor: Martín Bolívar

Un tema interesantísimo el de los valores familiares y sociales de la etnia gitana que a los que la sociedad nos cataloga como diferentes, (creo que todos somos iguales) constituye un ejemplo digno para aprender y comprender. Un comentario magnífico.

Fecha: 21/10/2007 16:47.


gravatar.comAutor: Lau

es un texto estupendo, me apetece muchísmo seguir leyendo. Un saludo

Fecha: 22/10/2007 10:24.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris