Facebook Twitter Google +1     Admin


LA COSTUMBRE DE ACUDIR EN AYUDA DEL VENCEDOR


Soy de esa gente rara a la que le parece perfectamente deseable una oposición dura y decidida contra el Gobierno, sea el que sea, para que no se degrade la democracia, mientras que en la mayoría , entre los que incluyo a los intelectuales, hay una tradición consistente en acudir en ayuda del vencedor, con el carnet de comisario político "in pectore", para fustigar al disidente, sea el que sea.
Cuando De Gaulle entró en Paris, encontró en los archivos de la Gestapo, en el 48 de la Avenue Foch, tal cantidad de denuncias firmadas por ciudadanos franceses para identificar subversivos, que tuvo que tomar la decisión de ocultarlas para no tener que fusilar a una gran parte de la población. Durante la guerra civil española y en la posguerra ese espíritu revanchista guió con sus denuncias a los verdugos. Los investigadores de nuestra historia reciente, que han analizado los documentos originales de sumarios judiciales e informes policiales del franquismo, saben que lo más repugnante para un estómago delicado es la prosa de los millares de denuncias de quienes acudieron en defensa de los vencedores para indicarles las piezas a abatir.
La única cruzada que considero lícita es la que impida alinearse con los que mandan, y ensañarse contra quien no esté en el poder ni lo ostente, y no secundar la caza al adversario de los McCarthy, Beria, Heydrich, y Mocenigo de cada época. Apelar al bien general, a la defensa de unos principios superiores, o al voto útil para atizar el odio contra nuestros adversarios, sean talibanes de sacristía o nacionalistas representantes del 0,5% de la población, me parece una obscenidad.
Y tiene bemoles que a estas alturas sea sospechoso decir que soy apátrida, de izquierdas, republicana y atea, y que considero imprescindible que haya libertad de expresión y manifestación para todos, incluidos mis adversarios, entre los que están los únicos enemigos dignos de respeto que tengo, y algunos de mis mejores amigos.

Gatopardo

Foto de Cartier-Bresson: la inestimable ayuda de la población francesa al vencedor.

Comentarios > Ir a formulario



gravatar.comAutor: emilio

Disculpa el escrúpulo. Esta foto la recuerdo desde que tenía 12 años, y como todas las de Cartier, que me enseñó una prima fotógrafa de la que estaba enamorado, me inpresionó, como diría un notario, vivamente. Pero siempre la asocié a las purgas que se llevaron a cabo después de la liberación, no durante. No que yo esté contra las purgas por principio y por sistema, pero recuerdo que mi viejo siempre me hablaba de la furia que se desató en ese período de la historia francesa, pintándolo como algo lamentable, se entiende, sobre todo teniendo en cuenta el pobre papel que hicieron la mayor pare de las fuerzas vivas francesas durante todo el tiempo del "apaciguamiento", luego en la "dròle de guerre", y finalmente durante la ocupación. parece que la resistencia tampoco fue tanta, ¿no? En fin, Cartier, qué fenómeno.

Fecha: 10/03/2008 17:25.


gravatar.comAutor: Gatopardo

Gracias por avisarme. Quizás lleves razón, y el retrato sea el de la caza de los colaboracionistas; pero el entorno humano y las vestimentas me ha parecido siempre el de uno de los campos de trabajo nazi.
Maravilloso Cartier Bresson, sí. Sea como sea y cual sea el contexto histórico ha logrado captar la bajeza y la miseria humana de la delación y el ensañamiento contra el vencido.

Fecha: 11/03/2008 14:53.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris