Facebook Twitter Google +1     Admin


CARTA A UN JUEZ REBASADO POR EL TRABAJO Y LA FALTA DE RECURSOS EN LOS JUZGADOS


Señoría:
Tenga la decencia de no ser cómplice del poder ejecutivo y legislativo que promulga las leyes sin unos presupuestos y unos medios que puedan garantizar su desarrollo y su ejecución. No siga aceptando unos procedimientos burocráticos que suponen miles de folios redactados sin rigor ni control que no podrá leer, con plazos estrictos que sólo han de cumplir los abogados y los reos, y no la Administración de Justicia, que resuelve al cabo de años; con investigaciones previas que llevan a cabo policías que añoran los viejos métodos coercitivos para obtener confesiones, que no saben o no se molestan en buscar pruebas, y que acaban saboteando la democracia**.
Niéguese a silenciar la impostura de esas oposiciones que le exigen memorizar y ser capaz de repetir como un loro cualquiera de los 360 temas que entran en el examen, mientras se ignora si los opositores tienen la capacidad de interrelacionar los datos, los conocimientos y los hechos, si su inteligencia va más allá de una memoria hipertrófica y especializada, sin que se exija un dictamen sobre su salud e idoneidad psíquica y caracterial para el cargo que ha de desempeñar.
Reconozca que se ha tenido que resignar a dictar y redactar sentencias tomando en cuenta una ínfima parte del sumario, y de sus rápidos apuntes, fruto de sus embotadas apreciaciones durante los juicios, por lo que sus dictámenes están argumentados con un puñado de ocurrencias subjetivas adobadas con jurisprudencia que ha leído por encima. Y que, gracias a eso, hay tantas posibilidades de que los inocentes sean condenados como que los culpables estén sueltos.
Dimita, Señoría. Búsquese un trabajo honrado. Y, si no es capaz, curse una baja, y que le den una incapacidad laborar transitoria por depresión, ansiedad, etc., hasta que le den la jubilación anticipada, que nuestro sistema de salud es clasista y no le va a buscar a su señoría las vueltas como si fuera un ciudadano del común. Y si no, después no se queje cuando sea demasiado clamorosa su ineficiencia y su ineptitud, y no pretenda que lo absolvamos.

**
Las garantías constitucionales que impidieron en su día que la policía y la Guardia Civil actuaran en los interrogatorios mediante torturas, sin límite de tiempo, privando al detenido de los más elementales derechos humanos, no obtuvo una buena acogida entre los funcionarios, acostumbrados a extraer las confesiones a golpes. Exigirles un trabajo de investigación que les permita obtener pruebas que no sean meramente circunstanciales, pudiendo obtener una confesión a guantazos, les pareció una ofensa y una arbitrariedad. Y decidieron sabotear la democracia.

Hemos tenido ocasión de observar la irreprimible alegría con la que notifican a los propietarios de inmuebles y comercios robados, a los ciudadanos víctimas de agresiones, que no vale la pena poner denuncia, porque ellos pueden detener a los sospechosos identificados por las víctimas, pero en el Juzgado los dejarán libres inmediatamente y tomarán represalias contra quien los denunció: lo cierto es que las huellas dactilares, sembradas en el marco por donde han accedido los ladrones, la sangre que salpicó el cristal roto, los números de serie que identifican los electrodomésticos y el material informático robado no serán objeto de atención, análisis y estudio por parte de los investigadores, salvo en las películas, porque de lo que se trata es de crear la sensación de que estamos indefensos, de que la Ley ofrece más garantías y derechos a los delincuentes que a las víctimas, y al cabo de los años tenemos una ciudadanía que cree que este sistema de garantías procesales deja campar libremente a los criminales por culpa de unos jueces absolutamente venales, en una democracia que no vela por nuestra seguridad.

El siguiente paso lógico de los ciudadanos bien pensantes es reivindicar los derechos ilimitados para los policías y no para los detenidos.

Gatopardo

Dibujo de Honoré Daumier

Gatopardo justicia España jueces prevaricación injusticia ineficacia ineficiencia juzgados incompetencia ejecutivo legislativo judicial

(Tema: personal y arbitrario) 

07/04/2008 08:33. Editado por Gatopardo enlace permanente. PERSONAL Y ARBITRARIO

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAutor: carlos martinez

Eso digo yo, que si solo se valora la memoria para opositar ¿por que nos extrañamos de que funcione tan mal la justicia? Y encima si no me equivoco nuestros parlamentarios son en su mayoría de derecho.
De lo de fomentar el miedo también habría que hablar de estos terroristas que citas tanto como de los otros.

Fecha: 07/04/2008 17:11.


gravatar.comAutor: Antonio Moreno Alfaro

Ánimo, Gatopardo, artículos como éste son los que hacen grande el periodismo. Un fuerte abrazo.

A los españoles que lean este comentario: ¿Alguien cree que el Consejo General del Poder Judicial, cuyos miembros son nombrados a dedo por los partidos políticos, va a tomar las medidas necesarias para que funcione correctamente una Administración (la de Justicia) de cuyo mal funcionamiento depende que los partidos políticos delincan impunemente?

Fecha: 07/04/2008 18:15.


gravatar.comAutor: pau

Y lo mismo sucede con los médicos de la Seguridad social, que en pocos minutos tienen la obligación de descubrir y tratar una enfermedad.
No podemos ser benévolos con gente así aunque pongan toda la voluntad del mundo, porque al hacerlo nos convertimos en cómplices de la maldad del sistema.

Fecha: 08/04/2008 10:52.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris