Facebook Twitter Google +1     Admin


EL PEOR DIAGNÓSTICO

20081218011226-engrana4.gif


Al principio, nadie quiere entender, y luego, todos se niegan a creerlo.
-No puede ser-dicen.
Y hay que detallar los síntomas aparentemente inexplicables y contradictorios; las pruebas diagnósticas exhaustivas que se han realizado. Pero esta vez no era uno de mis pacientes, sino yo quien me enfrentaba al peor diagnóstico posible.
Percibía nítidamente la incomodidad de mi médico, uno de mis mejores amigos, mientras me escuchaba a mí mismo argumentar como si no tuviera la más mínima idea de Medicina, como si no hubiera ejercido veinte años, como él, en el Hospital Oncológico.
-No entiendo por qué me pasa esto... llevo una vida sana, no soy el caso típico que puede enfermar de...
No lograba decir la palabra fatídica, y Pedro no suavizó ni un ápice su convicción para obligarme a asumir la realidad:
-Sabes que por nuestra consulta pasa un diez por ciento de pacientes con este mismo diagnóstico. Ignoramos la causa, y,  desgraciadamente,  tampoco conocemos la solución. Hemos repetido tres veces los análisis y el TAC, te hemos hecho una resonancia magnética desde la cabeza hasta los pies: no estoy hablando con un profano, me conoces y sabes que jamás me permitiría actuar a la ligera con un diagnóstico así.
-No sé cómo decírselo a mi mujer...
-¿Quieres que se lo diga yo?
-¡No!...Yo hablaré con ella... Pero no sé cómo se lo va a tomar...
-Ha estado contigo desde que empezaste con los primeros síntomas, ha ido de aquí para allá de hospital en hospital... te ayudará, porque es una mujer muy inteligente, y desde el principio supo lo que te pasaba.
-¿Te lo dijo a ti?
- Cuando empecé a repetirte las pruebas me llamó.

Sentí sobre todo una fría desesperación.
- Entonces... el ahogo, los lapsus mentales...la fiebre...los dolores... ¡Tiene que haber una equivocación!
No me dejó ninguna esperanza:
-¡Acepta la realidad! -me dijo- Eres hipocondríaco, estás sano y fuerte como un toro.

Gatopardo

27/12/2008 08:03. Editado por Gatopardo enlace permanente. RELATOS

Comentarios > Ir a formulario



gravatar.comAutor: Mujica

el autor de Bomarzo el libro:
Mujica joven vivió el último tramo de esplendor y de decadencia de ese orden conservador que ya empezaba a hacer crisis en el año de su nacimiento, aunque aparentemente los signos externos todavía eran de esplendor. Oigamos el relato de boca del propio Manucho, como lo llamaban los íntimos: ”...entre mis años veinte (año 1930) y mis treinta años fue la época en que yo ingresé al Diario “La Nación”. Al mismo tiempo, es una época de mi vida muy, muy frívola, de una frivolidad increíble. Es la época de ir a bailes, época mundana en un Buenos Aires tan distinto. En ese momento había en Buenos Aires tres o cuatro señoras viejas, disparatadamente ricas y disparatadamente finas, que eran disparatadamente viudas y sin hijos, pero con sobrinas que tenían que casar. Entonces daba esos bailes “monstruos”en noviembre y en diciembre. Yo iba a esos bailes y todos me han acusado de perder el tiempo. Sin embargo, allí aprendí muchísimo, no hubiera escrito libros como “La casa” si no hubiese ido a esos lugares.”

Fecha: 27/12/2008 23:11.


gravatar.comAutor: Ramon

Mira que tensarme tanto y luego robarme una sonrisa no lo logra cualquiera.

Fecha: 28/12/2008 06:29.


gravatar.comAutor: Gatopardo a El marqués del petroglifo

Le ruego encarecidamente que no coloque sus obsesivos y poco pertinentes ataques contra su enemigo particular en la sección de comentarios.
Borro todos los que no hagan referencia al relato o artículo escrito aquí.
Le ruego que no me dé el trabajo de seguir eliminando sus comentarios.
Gracias.

Fecha: 30/12/2008 16:09.


gravatar.comAutor: pau

Vaya.
Al principio me asusto, después pienso que no es quien temía, luego percibo que es un relato y, al fin... una sonrisa parecida a la de Ramón.

Fecha: 30/12/2008 16:18.


gravatar.comAutor: Trini

Siempre me gustó, en especial este relato tuyo.

Un abrazo post gripe, Agüela.

Fecha: 09/01/2009 00:55.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris