Facebook Twitter Google +1     Admin


ANDRÉS SALOM: CARTA ABIERTA A LA ILUSTRÍSIMA SEÑORA HERNÁNDEZ PÉREZ

20091017232017-sumar.jpg

Muy señora o señorita mía: Me permito dirigirme a usted desde esta tribuna -de papel, dirá usted-, dado que, según se deduce del pliego atiborrado de jerga legal que me fue entregado en mano el pasado día 8 de los corrientes, va a ser precisamente usted la encargada de empapelarme por el delito de tenencia ilícita de animales peligrosos que, según el citado papelote, permito deambular sueltos por las calles del Polígono Infante Juan Manuel, poniendo así en peligro la integridad física de los viandantes.
La fiera en cuestión, de estirpe canina y de raza mixta, atiende por Maic, corrupción de Mike Jagger, el líder de los Rolling Stones; tiene apariencia de peluche y hará ahora unos tres meses que dio en la báscula el peso de tres kilos y ochocientos gramos; le gusta jugar a cazar moscas, pero nunca, que yo sepa, ha osado dar muerte a ninguna de ellas.
A pesar de ello, en el citado documento, cuya ’galanura’ de estilo habría podido acomplejar a Azorín y al mismo Gabriel Miró juntos, se me amenaza con una multa de entre 30,05 y 300,51 euros, dejando a mi albedrío la posibilidad de presentar alegaciones; lo cual paso a hacer desde aquí y de ninguna otra forma ni lugar, como no sea bajo tortura.
Primera: Al ir a recogerlo en la perrera municipal, presenté el correspondiente certificado veterinario de que había sido vacunado con la antirrabia, lo cual relativiza su peligrosidad.
Segunda y en forma de plagio a mi admirado Gabriel Celaya:

Yo, Andrés Salom
aspirante a poeta
que, por ser quien soy,
siempre estoy donde estoy,
vista la suya el tantos /
y adelante,
le digo a usted que no.

O sea, que no pago. O como dicen los andaluces castizos en una frase hecha, ’van ustedes que ir a cobrarle a Rita la Cantaora’, cuya existencia real dista mucho de haber sido verificada. Ni siquiera el profesor José Gelaedo Navarro, el más extenso y profundo investigador de la historia del flamenco, ha sido capaz de dar con dicha evidencia, ya que todas las pistas seguidas le han conducido al mimo sitio. O sea, al refrán, o como quiera llamársele.
Descripción de los hechos: Yo no dejé en libertad al susodicho chucho, sino que, aprovechando que me encontraba firmando el recibo de un envío por correo en la puerta de mi casa, el animal aprovechó para escapárseme, sin que mis piernas de octogenario y bastante renqueantes fueran capaces de darles alcance. Seguramente había olido a alguna perra en celo (perra canina, por supuesto; no se me malinterprete, por favor).
Siempre le quedará a usted el recurso del embargo de mis bienes, los cuales, para ahorrarse molestias, señora Hernández Pérez, instructora de causas referidas a perros abandonados, encontrará relacionados en mi testamento. Y además, en verso, ¡mi debilidad!:

Yo, el que suscribe,
poeta por la gracia /
de mi inadaptable rebeldía,
declaro a mis tres hijos
/ de sangre
universales herederos
/ de mis bienes:
mi pobre discoteca, /
mis libros y esta triste
sonrisa con que quise /
hacer feliz al mundo.
A los otros, innumerable prole,/
lego mi palabra
en forma de poesía.

Claro que también puede recurrir al embargo del pobre Maic, lo que no le va a resultar fácil, dado que actualmente, por una serie de circunstancias que no vienen al caso, habita en una aldea perdida cuyo nombre no recuerdo de los montes de Pontevedra.
Lo peor de los políticos, desde los jefes de Gobierno al que le limpia los zapatos al querido de la hermana del jefe de la Guardia Municipal, pasando por los alcaldes mayores, ministros y ministrillos de Comunidad autónoma, consiste en que, tan pronto como son investidos de su ’importancia’, pierden ipso facto el sentido del ridículo.

Autor: Andrés Salom
Publicado el 14 de enero 2009, en
la sección Opinión: "Memoria de cocoví",  La verdad de Murcia.

(Gracias, Pablo)

Foto de autor desconocido.

 

 

17/10/2009 16:20. Editado por Gatopardo enlace permanente. RECOMENDAMOS

Comentarios > Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris