Facebook Twitter Google +1     Admin


CARTA MORAL A JORDI SOBRE LA TRASCENDENCIA Y LA IMPERMANENCIA

20060324204102-ramon-masats7.jpg

Querido nieto: últimamente me preocupas; dices frases que pareces extraer de los camposantos  o de una tanda de ejercicios espirituales, ribeteadas  con  cierta apatía existencialista. Resumiendo, estás pajizo,  que es la condición del que se mata a pajas mentales.
Llegados a este punto he de rebatir tu idea de que la mejor manera de relacionarse con los hijos sea la cotidianidad, que los pequeños monstruos suelen trufar con alaridos, protestas, peleas, llantos, discusiones y una crueldad mental digna de Calígula.  Y cualquier adulto en su sano juicio ha de frustrarlos unas ciento veinte veces al día si quiere mantener la cordura, cosa que se denomina hipócritamente “educación”, pero que es puro instinto de supervivencia.
Tienes la gran suerte de verlos de uvas a peras,  de pascuas a ramos, y poderte lanzar con ellos  a disfrutar de una desinhibida conducta de psicópatas, ingiriendo alimentos insanos, a deshoras, yendo a Port Aventura y sitios parecidos de juerga y francachela, en los que se te conoce como “el peor de los tres”. Y los delirantes propósitos de barcos, acampadas bajo las estrellas, con historias de piratas, luchas homéricas,  y mágicos seres que dicen cosas profundas y prohibidas,  te ofrece la posibilidad de disfrutar de las ventajas de tratar con niños sin ninguno de sus inconvenientes, al tiempo que te conviertes en su héroe y no en el latoso progenitor que no los deja trasnochar y transgredir las normas.
El resto de tu tiempo, considero una elaborada coquetería  emocional que los eches de menos; pero eso forma parte de tu encanto veneciano. Interiormente sabes que no hay nada que contribuya más a la senilidad precoz que el trato con los niños y con los perritos con pedigree. Entontece a cualquiera.  Y tú eres listo, aunque no tanto como yo que no suelo cultivar esta sensibilidad de secano,  pero lo suficiente como para que quedes con tus ligues en días de diario, y no tengas más remedio que abandonarlas en el lecho poco después,  porque tenéis que madrugar. Y, como los fines de semana tienes la excusa de los niños, evitas la escena de la camiseta grande que usan como salto de cama, y eso que a ellas las enloquece, el beso matutino con sabor a café con leche  y dentífrico,  con la vista puesta en la cama deshecha, mientras tú tienes una indefinible sensación de que quedaría fatal si te vistieras y te fueras a buscar la prensa y un café de máquina, con un camarero que no te eche miradas incendiarias de pasión.
A los que los dioses quieren perder, les conceden sus deseos: así es que procura no tocarles las narices, no vaya a ser que te concedan  los críos a tiempo completo.
Y sobre  la impermanencia, qué quieres que te diga: relee las disquisiciones de  Heráclito  y Parménides, y no me hagas plagiarlos...
Un abrazo tiernísimo.

Gatopardo l’agüela

Foto de mi admirado Ramón Masats.

31/12/2009 10:02. Editado por Gatopardo enlace permanente. PERSONAL Y ARBITRARIO

Comentarios > Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris