Facebook Twitter Google +1     Admin


CADA MOCHUELO EN SU OLIVO, Y L'OCELL A LA GÀBIA

20100115230555-corruptos.jpg

 

En los temas y enlaces de Gatopardo, hay un puñado de valientes dispuestos a desmenuzar el fraude contractual que sufren los ciudadanos en un estado corrupto. Como en La gran corrupción, donde Rafael del Barco  explica quienes y como se prevalieron de sus cargos durante décadas  para amenazar y extorsionar,  procesar y encarcelar  a algunos empresarios.
Si pagaban, se les dejaba libres y sin cargos. Si no podían o no querían  pagar, o convenía hacerlos víctimas de un montaje, comiéndose las culpas de otros, el juez Estevill dictaminaba "¡L’ocell a la gàbia!" (el pájaro a la jaula), como fue el caso de Rafael del Barco, una de las víctimas de esta asociación de malhechores  liderada por el juez corrupto Pascual Estevill y el abogado trapisondista Piqué Vidal, auxiliados por toda la red de jonjoberos, abyectos, indignos, rastreros, lagoteros y rufianes con puestos clave en la Banca, en Hacienda, la Judicatura, y en las más altas  instituciones del Estado.
En su bitácora, "La gran corrupción", cuenta esta historia y otras más con la flor y la nata  de la alta sociedad catalana, que es lo mismo que decir  la clase caciquil calcada de la Sicilia reconquistada por la mafia italo-americana y la Democrazia Cristiana, y  de la Argentina neoperonista de Menem y los Kichner; pero rebozada con  la falta de horizontes que tiene  esa subespecie humana  que medra con el aldeanismo  nacionalista.
Actualmente, mientras  permanece cada mochuelo en su olivo, guardándose  muy mucho de solidarizarse con quien ha sido enfilado por la bota de los poderosos,  creyéndose a salvo y al margen,  hay ciudadanos que acuden a este ágora de Internet, dispuestos a rescatar el reportaje social, la investigación periodística, el artículo de denuncia, y ese viejo adagio que reza: "Hoy por ti, mañana por mí",  que nunca deberíamos haber olvidado. Porque la solidaridad ciudadana no es una cuestión ética y moral solamente: es imprescindible si no queremos perecer como  idiotas incapaces de  unirse frente al enemigo.
No dejemos solos a estos combatientes  que aún no han sido silenciados por el tedio,  la desesperación, o la mordaza  avalada con una sentencia judicial, aunque sólo sea porque saben con qué mimbres se ha urdido nuestra perdición y nuestra jaula.

Gatopardo

*Un escogido elenco en lagrancorrupcion.blogspot.com:

 

15/01/2010 16:05. Editado por Gatopardo enlace permanente. SOCIEDAD CIVIL

Comentarios > Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris