Facebook Twitter Google +1     Admin


3.2.2. QUE NO VUELVA A SUCEDER. INFORME FEMOSPP

20100418194422-3807552590-34a13c99e2.jpg

Transcripción literal de las páginas 31 al 38 del informe de la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado, FEMOSPP, silenciado por el Gobierno Fox, que había encargado la investigación, y publicado en EE UU, en The National Security Archive, archivo PDF

3.2.2. El movimiento estudiantil de 1968 ha empezado

      “El movimiento estudiantil se inició como una querella callejera entre bandas rivales de adolescentes. La brutalidad policíaca unió a los muchachos. Después, a medida que aumentaban los rigores de la represión y crecía la hostilidad de la prensa, la radio y la televisión, en su casi totalidad entregadas al gobierno, el movimiento se robusteció, se extendió y adquirió conciencia de sí… Los estudiantes eran los voceros del pueblo… de la conciencia general 121.”
      La defensa a la autonomía universitaria retomó gran impulso en las marchas convocadas el 1º y 5 de agosto, la primera convocada por el Rector de la UNAM, Javier Barros Sierra, y la segunda que terminaría con el control que hasta entonces ejercía la FNET en el movimiento. El salto cualitativo, lo logró dar el movimiento al constituir el Consejo Nacional de Huelga (CNH), como dirección nacional amplia que garantizó la incorporación y la participación democrática de todas aquellas escuelas que apoyasen el pliego petitorio de 6 puntos.

A. Defensa de la Autonomía Universitaria

La marcha que partió de la UNAM con el rector a la cabeza

El 1 de agosto de 1968 se congregaron 25,000 personas en la explanada de CU, en torno al Rector Javier Barros Sierra. Tenían el propósito de realizar una marcha y llegar al zócalo desde CU. Barros Sierra en su discurso mencionó que dicha marcha no sólo era por la defensa de la autonomía Universitaria, sino por la liberación de todos los presos y el cese a la represión: “Sin ánimo de exagerar, podemos decir que se juega en esta jornada no sólo los destinos de la Universidad y el Politécnico, sino las causas más importantes, más entrañables para el pueblo de México 122.” Al finalizar el acto se entonó el himno nacional 123. Por primera vez universitarios y politécnicos, hermanados, defendían la vigencia de las libertades democráticas en México. El rector se comprometió a gestionar la liberación de los estudiantes detenidos. Desconocía que las intenciones del presidente de la república y del secretario de gobernación iban en otro sentido. La marcha avanzó en orden; sin embargo, un fuerte operativo policíaco y militar se interpuso a su paso en las colonias Nápoles, y del Valle, por la avenida de los Insurgentes. El Rector decidió cambiar el recorrido para evitar provocaciones.

El pliego petitorio de los seis puntos

El 4 de agosto de 1968 representantes del IPN, de la UNAM y de Chapingo dan a conocer el documento de la unidad estudiantil en donde queda plasmado el pliego petitorio de 6 puntos.

1. Los estudiantes exigimos a las autoridades correspondientes la solución Libertad de los presos políticos.
2.
Destitución de los generales Luis Cueto Ramírez y Raúl Mendiolea, así como también del teniente coronel Armando Frías.
3.
Extinción del Cuerpo de Granaderos, instrumento directo en la represión y no creación de cuerpos semejantes.
4.
Derogación de los artículos 145 y 145 bis del Código Penal Federal (delito de disolución social), instrumentos jurídicos de la agresión.
5
. Indemnización a las familias de los muertos y a los heridos que fueron víctimas de la agresión desde el viernes 26 de julio en adelante.
6
. Deslindamiento de responsabilidades de los actos de represión y vandalismo por parte de las autoridades a través de policía, granaderos y ejército.

Según Octavio Paz, “las peticiones de los estudiantes, por lo demás, fueron realmente moderadas… se resumían en una palabra:… Democratización… Esta demanda recogía la que habíamos hecho un grupo de escritores en 1958 ante disturbios semejantes 124.”          

El Comité de lucha del IPN se legitima, y la FNET se desacredita

El 5 de agosto de 1968 se convocaron dos marchas en torno a Zacatenco, una convocada por el Comité de lucha del Instituto Politécnico Nacional, (IPN) a las 16:00 y otra por la FNET a las 14:00. Esta última no fue atendida y Cebreros, presidente de la FNET, decide sumarse a la convocada a las 16:00, pero intenta apoderarse del acto. Fracasa y tiene que retirarse junto al puñado de seguidores que le acompañaban 125. Poco pudo hacer ante más de 25.000 estudiantes reunidos Esto inicia la rápida caída del control que ejercía la FNET como estructura de mediación.

La conformación del Comité Nacional de Huelga (CNH)

El 8 de agosto se conforma el CNH como organismo aglutinador y democrático del movimiento, al que podrían integrarse todas las escuelas a nivel nacional que estuvieran de acuerdo con el pliego petitorio de 6 puntos.
       En un desplegado hacían saber públicamente que el movimiento estudiantil quedaba integrado, a partir de ese momento, por:

a) Asamblea Plenaria con soberanía y poder político de decisión.

b) Consejo Nacional de Huelga integrado con las siguientes comisiones: relaciones con provincia, brigadas, propaganda, finanzas, información, asuntos jurídicos. Estas comisiones quedaron integradas por dos representantes de la UNAM, dos del IPN, uno de Chapingo y uno de la Normal.
      Esto fue un acierto que sucedió en el momento preciso ya que posibilitó la adhesión de amplios sectores estudiantiles, del profesorado y de sociedades de padres de familia, que percibieron al CNH como el único interlocutor legítimo ante el Estado, cerrando el paso definitivamente a los intentos del Estado de realizar una negociación controlada por el mismo.

La Coalición de Profesores de Enseñanza Media y Superior pro Libertades Democráticas

A su vez la organización permanente del estudiantado del IPN y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se reforzó significativamente con la participación del profesorado. Durante los primeros días de agosto el profesorado del IPN y de la UNAM se aglutinó en organizaciones de apoyo al pliego estudiantil.
        También el 8 de agosto de 1968se constituye la Coalición de Profesores de Enseñanza Media y Superior Pro Libertades Democráticas, con la representación de los profesores de todas las escuelas del IPN y de la mayoría de las escuelas y facultades de la UNAM.
       La coalición hace suyos los 6 puntos del pliego petitorio del Comité Nacional de Huelga –CNH– y acuerda sumarse a la huelga general decretada por el movimiento estudiantil. A partir de este momento se incrementó el apoyo al movimiento estudiantil por diferentes sectores fuera del ámbito universitario.
        Padres y madres de familia organizados dieron cobertura moral al movimiento de los jóvenes y estudiantes. Las sociedades de padres de familia de diversos planteles resuelven apoyar el movimiento estudiantil.
       Un grupo de intelectuales,  el 11 de agosto de 1968,  publican un documento en el que manifiestan que las dos extraordinarias manifestaciones públicas (1 y 5 de agosto) “dejaron viva constancia del repudio prácticamente unánime de estudiantes y profesores a la represión militar y policíaca, a la violación a la autonomía universitaria, al anticomunismo del gobierno y de la iniciativa privada, al imperialismo y sus agentes, y a las fórmulas gastadas de un régimen antidemocrático, cuya incapacidad para dialogar con el pueblo y resolver sus problemas con métodos políticos, no policíacos, se vuelven cada vez más evidentes... Los estudiantes luchan por reivindicar las libertades democráticas; por que el ejército y los cuerpos policíacos no se usen para intimidar al pueblo e impedirle el ejercicio de sus derechos; por que el gobierno desenvuelva su acción en el marco de la ley y no al margen de ella; porque se liquiden los mecanismos represivos y anticonstitucionales; por que se derogue el artículo 145 del Código Penal, que a manera de espada de Damocles pende sobre quienes luchan por el progreso y la transformación social de México desde posiciones avanzadas; porque sean liberados los presos políticos; porque se lleve a cabo una genuina reforma universitaria y por una política realmente progresista, capaz de librar a México de la dependencia del imperialismo y al pueblo de su miseria secular
126.”

Otro apoyo significativo de ese período fue el de sacerdotes jesuitas que se solidarizaron con las exigencias de maestros y estudiantes.
         Por último, organizaciones representativas de otros sectores disidentes al gobierno saludaron al movimiento estudiantil. Con fecha 1 de agosto de 1968, la Asociación Cívica Guerrerense, en carta de su dirigente Genaro Vázquez Rojas, envió un mensaje al pleno del CNH, que fue difundido como volante en las asambleas del movimiento127.

El CNH inicia la huelga a la que se adhieren centros de educación superior de todo el país

Al no obtener respuesta del Estado en el plazo fijado, el CNH inicia la huelga el 8 de agosto de 1968. Las universidades de Sinaloa, Baja California y Tabasco, el Instituto Tecnológico de Veracruz y las escuelas normales rurales se suman a la huelga permanente. El Colegio de Profesores de la Escuela de Ciencias de la Universidad Veracruzana manifiesta que sus miembros “quieren dejar constancia de su preocupación por los graves acontecimientos que han ocurrido en la Ciudad de México.”

El Gobierno intenta establecer un diálogo ficticio con interlocutores que no representan al movimiento estudiantil

Durante todo este período, el gobierno se negó a reconocer al CNH como interlocutor válido para resolver, mediante el diálogo, las demandas exigidas. Intentará, más bien, establecer un diálogo ficticio con interlocutores que no representaban al movimiento, como la FNET y, más tarde,  con las autoridades politécnicas, y aparentar de esta forma, su disposición a resolver los problemas creados.
       Desde la mañana  del 30 de julio de 1968, después de la toma violenta del ejército a planteles educativos de la UNAM e IPN, el Regente del DDF, Gral. Corona del Rosal, recibió en sus oficinas a representantes de la FNET que entregaron un pliego de demandas de 7 puntos, distinto al del CNH. Al día siguiente, con rapidez inusitada, el regente del DDF responde afirmativamente a tres puntos del pliego petitorio entregado:
“El regente de la ciudad dio solución inmediata a los puntos 5, 6, y 7. Sobre los estudiantes heridos dijo estaban siendo atendidos con cariño en las instituciones médicas del Departamento del DF […] Para el resto de las peticiones prometió una respuesta concreta cinco días más tarde, después de consultar al Presidente de la República.”128
       Después de ese encuentro la FNET recrudeció sus declaraciones en contra del movimiento del CNH, intentando su desprestigio. Señalaba como instigadores de los acontecimientos del 26 de julio, por un lado a fuerzas derechistas de exiliados cubanos en EU y, por otro, a “los provocadores tradicionales organizados en las corrientes del maoísmo y el trotskismo” quienes desde hace tiempo estaban ya preparados para el estallido de violencia, “si no en estos días, sí en las épocas en las que México ofrecerá
su corazón a la juventud del mundo en la XIX Olimpiada129”. Terminaban solicitando que el Presidente les concediera audiencia.130  El 8 de agosto de 1968, Cebrerostuvo una prolongada entrevista con el Gral. Luis Cueto Ramírez 131”.
      Estas conspicuas y cercanas relaciones del presidente de la FNET tanto con el Regente, como con el Gral Cueto Ramírez lo desacreditaron en amplios sectores estudiantiles. Por su parte, el Gral. Cueto declaraba un día que el 26 de julio había intervenido en contra de los manifestantes a petición de la FNET y a los pocos días se desdecía, afirmando lo contrario en atención a solicitud hecha por Cebreros.
132
      Cuando el Estado percibe que el descrédito de la FNET, busca crearse otros interlocutores. El 7 de agosto de 1968, mientras que la FNET se ratifica a sí misma y declara que “seguirá encabezando las pláticas con las autoridades
133 el Director General del IPN hace, en este sentido, un llamado a maestros y estudiantes a reanudar las clases, a raíz de que el Regente le envía una carta con las bases para iniciar el arreglo de la situación, en la que le informa que por instrucciones del secretario de Educación Pública se ha formado una comisión integrada por cuatro directores de escuelas con el fin de hacer enlace con los grupos estudiantiles e iniciar el diálogo. Este mecanismo de enlace le permitían el Estado no entrar en contacto directo con los estudiantes movilizados y organizados de manera democrática e independiente.

B. El CNH emerge como el único y legítimo interlocutor ante el Estado

El CNH desconoce y desaprueba arreglos entre el Estado y otras instancias

Ante estos intentos, el CNH se establece como único y legítimo interlocutor ante el Estado y desacredita la carta del regente y los posibles interlocutores. “Al dirigir la carta exclusivamente al doctor Massieu, pretende ignorar la existencia de un problema nacional que afecta a universitarios, politécnicos, normalistas y pueblo en general, y el hecho de que la huelga nacional de estudiantes se extiende rápidamente.” Y concluye que cualquier solución que se intente deberá ser aprobada por este Consejo Nacional de Huelga y desconocemos y desaprobamos cualquier arreglo en el que participen personas u organizaciones ajenas a este consejo.”134

La fortaleza del movimiento. Brigadas políticas y mítines relámpago

Una de las características esenciales del movimiento estudiantil de 1968, fue la enorme voluntad de los estudiantes por hacerse entender y apoyar de amplios sectores de la población. Para garantizar una comunicación con la sociedad el CNH integró brigadas políticas de información que mantuvieron un espacio permanente de polémica con el estado y sus respuestas destacando el carácter anticonstitucional de las mismas.
       De 18:40 a 19:15 hrs., se celebró asamblea en el auditorio de Ciencias, a la que asistieron 150 estudiantes presidida por Miguel Yacaman y Renán Cárdenas, se tomaron los acuerdos:

1.- Que las brigadas políticas realicen mítines relámpago en el DF., con objeto de dar a conocer al pueblo, la verdad del problema.

2.- Que las brigadas políticas repartan la propaganda en tal forma que ésta llegue a todo el pueblo.

3.- Que en caso de que se tengan noticias de que son detenidos los dirigentes estudiantiles, se permanezca en huelga indefinida.

4.- Seguir pugnando porque sean destituidos los Jefes de Policía y la desaparición de Granaderos.

5.- Exigir la libertad de todos los estudiantes detenidos. 135

“Se realizan brigadas de enlace a los estados de Veracruz, Guanajuato, Michoacán, Querétaro, Hidalgo, Chiapas, Durango, Tamaulipas, Zacatecas, San Luis Potosí, Aguascalientes, Baja California, Nayarit, Morelos, Tabasco, Oaxaca, Sinaloa y Puebla y que, según informes de dichas brigadas, más de setenta planteles de estudios superiores se han declarado en huelga de apoyo al Movimiento Estudiantil Pro Libertades Democráticas. Además se han celebrado 10 manifestaciones de solidaridad en distintas ciudades de la República".136

La primera marcha que llega al Zócalo sin incidentes el 13 de agosto de 1968.

 Desde esta posición conquistada, el CNH y el Profesorado organizado en la Coalición de Profesores de la UNAM y el IPN, convocaron al Pueblo de México, a la manifestación del 13 de agosto del Casco de Sto. Tomás al Zócalo.

Esta movilización iniciaría un largo período de marchas que estarían caracterizadas por el acercamiento del movimiento estudiantil y distintos sectores de la sociedad.

Es la primera marcha que llega al zócalo de la Cd. de México, sin incidentes durante su recorrido. En ella, además de los contingentes originarios, se incorporaron obreros, campesinos y muchos espectadores.

Durante el mitin hicieron uso de la palabra representantes del CNH: IPN, UNAM, Chapingo, Nacional de Maestros y de la Coalición de Profesores. Las intervenciones de todos ellos giran en torno a los objetivos de la lucha estudiantil: contra la represión y los organismos estudiantiles y sindicales ‘charros’; por la democratización de las instituciones; por el respeto a la Constitución y las libertades democráticas del pueblo.

Cientos de miles se congregaron en el zócalo. Sectores fundamentales de la sociedad, como organizaciones obreras, casi todas las universidades de país, congregados en torno a un pliego petitorio que encerraba preceptos fundamentales.

Las adhesiones al movimiento posteriores a la marcha del 13 de agosto no se hicieron esperar, las Universidades de Puebla, Veracruz, Sinaloa y Oaxaca, así como algunos sectores de los Sindicatos de Petroleros, Electricistas y todos los obreros de Ciudad Sahagún, se comprometieron a dar un peso semanal cada uno, para ayudar al movimiento.

La exigencia de un diálogo público

Los estudiantes buscaban formas para resolver el conflicto de una manera democrática, por lo que el CNH, atendiendo sugerencias de sus aliados, plantearon la posibilidad de entablar un diálogo con el Estado que, para darle legitimidad ante la sociedad, demandó que fuera público: “después de la manifestación del 13 de agosto,

numerosas publicaciones sugieren que los estudiantes deben iniciar el diálogo con las autoridades […] “remarcamos que la forma pública de establecer el diálogo tiene ventajas como es la participación masiva y democrática de todos los interesados en la solución del conflicto y el evitar presiones y coacciones políticas sobre los dirigentes estudiantiles”.

También la máxima autoridad universitaria el Consejo Universitario, en sesión extraordinaria del Consejo Universitario, se prepara para este diálogo con el estado y nombra una comisión formada por 21 personas, con el encargo de formalizar las demandas de la UNAM, las cuales serían presentadas a las autoridades federales para su atención y resolución.

El rechazo del Estado al diálogo público

Planteamientos de debates diversos empezaron a teñir el entorno del movimiento y situaron a los poderes de la unión ante la urgencia de tomar partido, por ejemplo la Comisión Permanente rechazó con contundencia la invitación que le hiciera la Coalición de Profesores para debatir en la explanada de CU.137

Excélsior publica: “En círculos parlamentarios y políticos se dijo que ningún diputado de ningún partido aceptará la invitación al diálogo que, a través de la prensa, les han hecho los estudiantes y maestros de las diversas escuelas en huelga. Se agregó que cualquier senador o diputado que asistiera a dialogar expondría no sólo el respeto  que debe todo ciudadano al Congreso de la Unión, sino su propia investidura de legislador y que se convertiría en protagonista y víctima de un espectáculo inquisitorial”. 138

Pese a la negativa unánime del estado de reconocer al CNH como interlocutor y de abrir espacios para que lo que ocurría en las calles llegara al ámbito institucional, la posibilidad de debatir y reflexionar en torno a las legítimas demandas planteadas por el movimiento logró permear diversos sectores de la sociedad. Incluso los medios masivos abrieron un pequeño espacio, pese al control extremo de los contenidos transmitidos, para hablar de las causas del Movimiento Estudiantil de 1968. El 21 de agosto, se transmite por televisión, Tele Sistema Mexicano, un debate sobre las causas del movimiento estudiantil, con la participación de Íñigo Laviada, Ifigenia M. de Navarrete, Heberto Castillo, Víctor Flores Olea y Francisco López Cámara. Todos ellos coinciden y declaran que el conflicto estudiantil a nivel nacional debía resolverse mediante el diálogo entre estudiantes y autoridades.

El mismo 13 de agosto el Comité de Lucha Estudiantil da a conocer una lista de estudiantes y personas muertos, heridos y desaparecidos, a partir de los acontecimientos del 26 de julio. Las listas eran revisadas por las estudiantes de Trabajo Social. En la lista de 26 nombres aparecen 3 muertos, uno de ellos por infarto, 12 desaparecidos y 8 heridos 139; aunque estaba incompleta ya que, en la lista difundida, no aparece Federico de la O García, al parecer muerto el 29 de julio, durante la Toma del Casco de Santo Tomás, según ficha de la DFS.140

 

NOTAS

121 Paz, Octavio; Postdata; Obras Completas; Tomo 8; México, FCE. 1993. p.278

122 Consuelo Sánchez (a)

123 (DFS 11-4-68/ L26/ F8-11; 68/ 08/ 06)

124 Paz, Octavio; Postdata; Obras Completas; Tomo 8; México, FCE. 1993. p.278

125 A las 16:30 hrs., se inició la manifestación programada por el “Comité Organizador a éste grupo se sumaron todos los contingentes de la UNAM, Chapingo, Normal y Preparatorias, por lo que el grupo de Cebreros, muy reducido, tuvo que sumarse al anterior.- Por tal motivo Cebreros, perdió el liderato de la manifestación, aún cuando todavía hizo un último intento poniéndose al frente de los manifestantes para dar un rodeo a la Unidad Zacatenco, pero al darse cuenta de esto el Comité Organizador, dijeron que el acto se iniciaría en la Plaza Roja, frente al Auditorio de la Unidad, por lo que se regresó el contingente que había comenzado a caminar. En vista de su fracaso C Cebreros, junto con su comité se retiró. (DFS 11-4-68/ L26/ F171-178; 68/ 08/ 09)

126 Sánchez (a).

127 (IPS2926B/fsn)

128 (El Universal y El Día, 31 de julio de 1968. Citado por Zermeño S. Pág. 15)

129 (Sánchez a))

130 (DFS 11-4-68/ L26/ F164; 68/ 08/ 09)

131 (DFS 11-4-68/ L26/ F116E; 68/ 08/ 08).

132 Se difundió el oficio 1794, con fecha del 2 del actual, dirigido a los alumnos del IPN y firmado por el Gral. Cueto en el que dice que a petición del Presidente de la FNET, no tiene inconveniente en afirmar que en ningún momento el mencionado representante estudiantil solicitó a la Jefatura de Policía la intervención de la misma en los actos del 26 de julio anterior. (DFS 11-4-68/ L26/ F164; 68/ 08/ 09)-

133 (Sánchez a)).

134 Sánchez (a).

135 (DFS 11-4-68/ L26/ F116F y 116G; 68/ 08/ 08)

136 Sánchez a).

137 La Coalición de Profesores de Enseñanza Media y Superior Pro Libertades Democráticas acuerda en asamblea plenaria la posibilidad de "establecer diálogo con las autoridades si éstas garantizan la solución de las demandas estudiantiles". Adicionalmente resuelve "realizar el próximo 20 de agosto a las 11 horas, en la explanada de la rectoría, en Ciudad Universitaria, un debate público para analizar el conflicto. Se invitará a dicho debate a los diputados del Distrito Federal y los miembros de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión." Sánchez (a).

138 Sánchez (a).

139 (S/C)

140 El 29 de julio en este lugar se practicó autopsia al cadáver del estudiante Federico de la O García, en presencia de familiares y amigos, resultando que falleció por ruptura espontánea de una aneurisma de la arteria comunicante anterior (hemorragia cerebral). El cadáver lo entregaron a estudiantes de medicina para su estudio. El Caso adquirió relevancia por haber ocurrido durante los motines estudiantiles. (DFS 11-4-68/ L24/ F123).

Editado por Gatopardo * Tema: Informe FEMOSPP

Wikipedia: Guerra sucia en México

Imagen de portada de mi admirado Bansky

18/04/2010 12:44. Editado por Gatopardo enlace permanente. INFORME FEMOSPP

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris