Facebook Twitter Google +1     Admin


LORENZO (LLORENÇ) VILLALONGA: SOBRE LA SINCERIDAD

20110124140026-llorenc-villalonga2.jpg

      "Sin ninguna duda, los ángeles del cielo inspiraban graciosamente a la señora, que era querida y respetada de todos. La creían franca, sin reservas, «siempre con el corazón en la mano». En realidad, bajo su aparente sencillez poseía la reserva necesaria para habitar diez años en un villorrio sin chocar con nadie. Ella, que en París había disculpado las desnudeces de la Opera, no permitía, ante el aplauso del pueblo, que su camarera fuese a misa con un mantón colorado. Respetaba las creencias del lugar en que vivía, aun siendo tan absurdas como suponer que existen mantones honestos y deshonestos, lo cual casi significa que se guardaba las propias para si misma. Estaba bien educada, pero no puede afirmarse que fuera del todo sincera. Si lo hubiera sido no habría podido parecerlo. El señor, que verdaderamente iba con el corazón en la mano y no ocultaba sus pecados, no se lo parecía a nadie. Para estos buenos labriegos, acostumbrados a vivir un poco a. la defensiva, porque el pueblo es pequeño y todo se recuerda demasiado tiempo, lo espontáneo es disimular las faltas y, en general, todo cuanto salga de lo corriente. Se estimaba un absurdo que pasara las noches leyendo, ya que para ellos lo hubiera sido, y a pesar de que era el hombre más comprensivo del mundo, como no le comprendían, les parecía tortuoso. El se daba cuenta de todo y se refugiaba en la ironía."

Lorenzo (Llorenç) Villalonga (1897 - 1980): Bearn o la sala de las muñecas.

* Sus obras en IberLibro

Fotografía de L. Villalonga, vía Casa Museu Llorenç Villalonga

24/01/2011 07:00. Editado por Gatopardo enlace permanente. RECOMENDAMOS

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris