Facebook Twitter Google +1     Admin


DEL ADJETIVO EN CALÓ

20110919132329-billboard-a.jpg

      12.    El adjetivo sigue en todo las mismas reglas que el sustantivo.

      13.    Las voces de origen índico o formadas por ana­logía, cuyo masculino termina en consonante o en las vocales acentuadas á, é, ó, ú, y el femenino en í (5), sufren las modificaciones siguientes:

      a. La c, la g, la l, la n, antepuestas a la vocal final del masculino, y la n final, afirman su sonido en el femenino, convirtiéndose en qu, gu, ll, ñ:

MASCULINO.

 

FEMENINO.

 jucó       

  delgado   

  juquí

langó

  cojo

  languí

barlú

  maniaco

  barllí

oruné

  oscuro

  oruñí

segriton

  último

  segritoñí

       Por excepción rara cualcan, cualquiera, es común de dos.

      b.   Todos los demás adjetivos masculinos termina­dos en consonante se convierten en femeninos agre­gando la vocal í acentuada: choror, pobre, chororí.

      c.    Si la consonante final del masculino es y grie­ga precedida de o, esta o se convierte en a para el femenino: dutoy, luminoso, dutayí.

      d.    Pero si la y griega va precedida de otra con­sonante, el adjetivo no cambia, es común de dos: moscaby, embelesado, embelesada.

      e.    Otro tanto se observa si la final del masculino es l. Como en castellano, la terminación del femeni­no es la misma: jil, fresco, fresca.

      13. Todos los adjetivos derivados o formados del castellano siguen las mismas reglas de su origen: los acabados en e no acentuada son comunes de dos, y los que tienen el masculino en o sin acento terminan su femenino en a:

MASCULINO

 

FEMENINO

pernique

inteligente

 pernique

superbio

soberbio

 superbia

majarao

bendito

 majaráa

      14.   Algunos adjetivos en ao convierten el femeni­no en í; pero son raras excepciones que suponen más bien la terminación masculina anó contraída en ao: pandelao, oprimido, pandelañí.

      15.   Los plurales de los adjetivos terminan exacta­mente como los de los sustantivos (7 a 11).

      16.   En caló no hay comparativos, superlativos ni aumentativos propios.

      17.   Los comparativos se forman con el adverbio bus o buter, más:

      lachó, bueno; bus lachó, mejor.
      chorr
é, malo; bus o buter chorré, peor.
      bar
ó, grande; buter baró, mayor.
      chinorr
é, pequeño; buter chinorré, menor.

       18.   Los superlativos se forman usando el adver­bio but, muy, antes del adjetivo, o el adverbio baribú, mucho, a continuación, que es mas expresivo: 

      lachó, bueno; but lachó o lachó baribú, buenísimo.

      En lenguaje espurio o estilo vulgar, el uso ha in­troducido para muchas palabras la terminación cas­tellana ísimo, ísima: fendísimo,excelentísimo.

        19.   Los aumentativos se forman con el adjetivo baró u otros que expresen grandeza: manú baró, hombron.

      20.    Los diminutivos, tanto sustantivos como adjetivos, son los únicos que algunas veces puede considerárselos  con la terminación propia en para el masculino y llí para el femenino: chabolé, chicuelo; cachilli, mujercilla.

      21.    También en estilo vulgar se usan los diminutivos castellanos ito, ita, ico, ica: sacaito, ojito; batico, padrecico.

      22.   Los numerales en caló son los siguientes:

yequé,

uno

 bin y yequé, veintiuno.

dui,

dos.

 bin y dui, etc.

trin,

tres.

 trianda,  treinta.

ostar,

cuatro.

 ostardí,  cuarenta.

panche,

cinco

 panchardi,   cincuenta.

jobe, zoy,

seis

 jobeņta,  sesenta.

ester, eftá,

siete

 esterdí,  setenta.

otor,

ocho.

 otordé, otorenta, ochenta.

nebel, esnia,

nueve.

 esnete, noventa.

deque, esden,

diez.

 greste,  ciento.

yesdeque,

once.

 duigrés, doscientos.

duideque,

doce.

 tringrés, etc.

trindeque,

trece, etc.

 nebegrés,  novecientos.

nebedeque,

diecinueve.

 milé, jazaré, mil.

bin,

veinte.

 tarquino,   millón.

      23.   Los ordinales son los siguientes:

brotobo,

primero.

esnetó,

noveno.

duisquero,

segundo.

esdentó,

décimo.

trincheró,

tercero.

or yesdeque,

undécimo.

ostaró,

cuarto.

or duideque,

duodécimo.

pancheró,

quinto.

or bin,

vigésimo.

zobio,

sexto.

or trianda,

trigésimo.

esteró,

sétimo.

or greste,

centesimo.

otoró,

octavo.

or jazaré,

milésimo.

"Epítome de Gramática gitana", de don Francisco Quindalé, sección del libro "El gitanismo. Historia, costumbres y dialecto de los gitanos", escrito por Don Francisco de Sales Mayo, año 1870. Recopilado por Gabriel Veraldi-Pasquale.

Para más información:

* VOCABULARIO CALÓ: A-G

* VOCABULARIO CALÓ (H-Z)

GRAMÁTICA:






DE LA FORMACIÓN DE LAS PALABRAS EN CALÓ

19/09/2011 06:25. Editado por Gatopardo enlace permanente. VOCABULARIO CALÓ

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris