Facebook Twitter Google +1     Admin


ROMANCE DE LA CONDESA DE CASTILLA TRAIDORA

20120518161519-beato-de-saint-sever.jpg

27
LA CONDESA DE CASTILLA TRAIDORA

Por los palacios del rey
   iba una dama corriendo;
iba descalza y desnuda,
    desmelenado el cabello,
en busca del rey don Sancho
    del rey don Sancho, el nuevo.
—¡Cómo duermes, ay, don Sancho,
    cómo te entregas al sueño,
la traidora de tu madre
    procura hacerte el entierro!
En la semana no hizo
    sino un vaso de veneno;
no lo bebas, ay, don Sancho,
    sin que ella beba primero.
—¿Cómo te va, hijo mío,
    hijo mío y mi consuelo?
Aquí te traigo, hijo mío,
    este vaso de gran precio,
aquí te traigo, hijo mío,
    un vaso de vino bueno.
Toma, bebe de este vino,
    que te lo traigo compuesto,
que por hacer la bebida
    tres días van que no duermo.
—Yo os agradezco, mi madre,
    los vuestros desasosiegos,
mas no beberé, mi madre,
    sin que lo probéis primero.
—El día que murió tu padre
    hice yo un juramento:
donde estuvieran los hombres,
    de no beber yo primero.
—Bebedlo, madre, bebedlo,
    que, si no, os mato luego.
No lo tocó a los labios,
    muerta se cayó al suelo.
La ha enterrado como a madre;
    sobre la tumba alzó un templo.
Mandó cartas por España
    de esta manera diciendo:
“Donde quiera que hay mujeres,
    hombres no beban primero”.

       Este relato del frustrado envenenamiento del conde don Sancho de Castilla por su madre se ha recogido a lo largo del siglo XX en pueblos de Palencia, León, Asturias y Lugo; sólo en boca de muy contadas mujeres. No conocemos el texto letrado de que son trasunto las versiones trasmitidas y reelaboradas por tradición oral, las cuales han alcanzado grados muy avanzados de diversificación textual. Pero, si, como bien pudiera ser, el prototipo letrado del romance comenzara tan dramáticamente como la versión palentina de Támara de Campos (en que se fundan los primeros versos de la aquí editada), el romance oral del siglo XX sería heredero de un “romance nuevo”, de aquellos que (a imitación de los tradicionales más “viejos”) representan vívidamente una escena, en vez de narrar la historia (como hacían los autores de romances “cronísticos”, “eruditos”, pertenecientes a la anterior generación de poetas romanceristas). No obstante, la información escenificada tiene su origen en un relato erudito de mediados del siglo XVI: la Crónica general de España editada por Florián de Ocampo en Zamora, el año 1541.

       La más antigua manifestación que conocemos de la leyenda de “La condesa de Castilla traidora” se halla en la Chronica naiarensis (del último cuarto del siglo XII), donde el episodio referido en el romance constituye la segunda traición de la condesa (mediante la primera, ha propiciado la muerte de su marido, el conde Garci Fernández, por haberse enamorado de Almanzor). Esta leyenda, aunque temáticamente refleje condiciones históricas ajustadas a los tiempos en que vivían los personajes en ella implicados cuando Almanzor ejercía su poder tutelar sobre los poderes de la España cristiana, tiene obviamente, desde sus orígenes, una trama ficticia y fue ideada teniendo presente la historia de Cleópatra, reina de Siria muerta el año 120 antes de Cristo, tal como la narra Justino. Tanto por razones literarias como en vista de la crítica textual, se puede afirmar que el relato nada tiene que ver con la poesía épica y que tuvo su orígen en la historiografía clerical.

       La dependencia del romance tradicional del siglo XX de la divulgadísima publicación de Ocampo es evidente, ya que en él se encuentra clara huella de dos motivos de tardía aparición textual: el asociar la fundación del monasterio de Oña por el conde don Sancho a la expiación del parricidio y el fundamentar la “costumbre” castellana de que las mujeres beban primero en la advertencia que salva al conde de la muerte. El primero de esos dos motivos se debe al arzobispo de Toledo don Rodrigo Ximenez de Rada, en su historia De rebus Hispaniae, que lo introdujo como explicación pseudo-etimológica del topónimo “Oña”, que consideró basado en la costumbre española de llamar “Mionia” (‘mi dueña’) a la madre; episodio heredado por la Estoria de España de Alfonso X, cuya “Versión vulgata” editó, en esta parte de la Crónica general, Florián de Ocampo. El segundo, ajeno a la obra de don Rodrigo y a la original Estoria alfonsí, aparece incorporado a la “Versión vulgata”. Es, por tanto, obvio que el romancerista del siglo XVI concibió la escena a partir de lo narrado en la crónica impresa en 1541.

       Pese a su fuente de inspiración, el romance, una vez reelaborado en el curso de su vida oral plurisecular, no desmerece al lado de las mejores creaciones del Romancero del siglo XX con más remotas raíces tradicionales.

Diego Catalán, publicado en el Romancero de la Cuesta del Zarzal

Imagen: detalle del manuscrito del Beato de Saint-Sever, siglo XI (Paris, Bibliothèque nationale de France, Ms. lat. 8878)

18/05/2012 09:08. Editado por Gatopardo enlace permanente. DIEGO CATALÁN

Comentarios > Ir a formulario



gravatar.comAutor: Jesús Zamora Bonilla

Vaya, yo creía que era una coña sobre Dolores de Cospedal

Fecha: 19/05/2012 07:10.


gravatar.comAutor: Alimaña News (Redactor-Jefe) a Jesús Zamora Bonilla

Zamora: De pequeñín,serías gracioso, tendrías unos rizos muy bonitos y serías el ojito derecho, por no mentar el central, del cura de tu pueblo, pero ahora no haces gracia. Pasa por este blog callado y de perfil.

Fecha: 20/05/2012 09:07.


gravatar.comAutor: Carmen

Don Alimaña,
bien pensado, es usted un valiente protector de los bosques de este planeta. Gracias

Fecha: 23/05/2012 14:33.


gravatar.comAutor: Alimaña News (Redactor-Jefe) a Carmen

Para que usted pueda ir tranquila a casa de su abuelita, Caperucita

Fecha: 25/05/2012 07:33.


gravatar.comAutor: Carmen a don Alimaña

"Manda rosas-huevos a Sandra que se va de la ciudad", etc.
Usted siempre con ágil respuesta para todo. El caso es.más de lo que estamos ya. Pero, a mí, con tal de que el lobo quiera. O sea que no intente desanimarme mandándome con la abuela. Usted siga preservando los bosques de la peligrosa especie de universitarios pseudorenacentistas (sobra el adjetivo redundante),que con la selva frondosa ya me apañaré yo y escogeré a casa de quien voy. Tenga cuidado no sea que me abra la puerta doña Alimaña y vuelva usted a Azerbayán o por esos mundos de Dios sin civilizar.
Sigo agradecida por su tala previa. Me costará menos trabajo llegar.

Fecha: 25/05/2012 08:49.


gravatar.comAutor: Augusto

No he podido leer el texto del post pero me ha parecido muy interesante, agudo, mordaz y necesario.

Fecha: 16/07/2012 14:42.


gravatar.comAutor: Alimaña News (Redactor-Jefe) a Augusto

Don Augusto: mejor así. No haga excesos con la cabeza, que luego no le cabe la boina.

Fecha: 21/07/2012 20:06.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris