SU NOMBRE ERA GIORGIO LABÒ (Y NO LA BO), MIEMBRO DEL SPECIAL OPERATIONS EXECUTIVE, SOE, FUSILADO POR LOS NAZIS

 Aviso a los investigadores: no se fien, sobre todo
 si los hechos están documentados y la fuente es solvente...

      Una lista de nombres y apellidos en orden alfabético, si proviene de los archivos estatales ingleses, suele contener errores de transcripción que permitan sepultar bajo siete estados la memoria de los que lucharon, fueron detenidos, torturados y ejecutados por los nazis, sobre todo si eran comunistas, anarquistas, judios, gitanos: gente que no puede formar parte de la Historia de Gran Bretaña, donde sólo caben los apellidos ilustres de Oxbridge,...

      Si buscan a Giorgio La Bo, ( con fecha de nacimiento desconocida, según los archivos oficiales de Su Graciosa Majestad) no lo encontrarán, salvo en los blogs que repican las listas secretas de miembros del SOE que estamos publicando aquí, porque su nombre era Giorgio di Mario Labò, nacido en Modena el 29 de mayo de 1919;  era estudiante de Arquitectura, y tenía 24 años cuando lo detuvieron los nazis en setiembre de 1943, en Roma, fue interrogado y torturado en Via Tasso,  y fusilado junto a Antonio Bussi, Concetto Fioravanti, Vincenzo Gentile, Paul Lauffer, Francesco Lipartiti, Antonio Nardi, Mario Negelli, Augusto Pasini y Guido Rattoppattore, sin juicio ni remedo de legalidad,  en Forte Bravetta, el 7 de marzo de 1944.

      La última carta del condenado a muerte Giorgio Labò, no pudo escribirla él mismo a consecuencia de las torturas, y fue dictada al capellán, pocos momentos antes de su ejecución: rogaba que informaran a su familia  que afrontaba su suerte con la máxima serenidad.

Transcripción mecanográfica del último mensaje de Giorgio
Labò,
y motivo por el que no pudo escribir de su puño y letra:  
"un’infezione contratta alle mani, in seguito alle
torture subite, impediva al condannato di scrivere".
 
Artículo de Franco Calamandrei, publicado
en  l’Unitá el 7 de marzo de 1969, en el
vigésimo quinto aniversario de la muerte de
Giorgio Labò, que no Giorgio La Bo.

      Debenedetti Antonio, el 22 de abril de 2007, escribio  en Corriere della Sera sobre este héroe trágico de la Resistencia italiana:

      «Un sabotatore: Giorgio Labò» Omaggio a un eroe dimenticato 

      Partigiano, torturato a via Tasso, fucilato dai nazifascisti a Forte Bravetta Per lui scrissero Venturi, Argan, Calamandrei, Lattuada e Trombadori

      Rilegatura andante, pagine ingiallite, niente nome dell’ editore. Più che un libro, è una reliquia della storia. Racconta un piccolo grande episodio della Resistenza romana. A leggerlo mette ancora paura nella sua realistica essenzialità. È sabato 11 marzo 1944. Un padre, l’ architetto Mario Labò, si presenta a via Tasso, il famigerato mattatoio delle SS. È stravolto, ha saputo solo poche ore prima, leggendo il giornale, dell’ avvenuta fucilazione del figlio Giorgio, studente universitario e patriota. Prima di venir giustiziato a Forte Bravetta, quel giovane coraggioso è stato lungamente torturato nella prigione nazista. Antonello Trombadori, anche lui detenuto, racconterà di averlo intravisto: «Era legato mani e piedi, recava sul volto i segni di violente percosse... Attorno ai polsi un solco putrido, prodotto dalla corda...». Giorgio, che si era allenato al coraggio «trasportando per Roma bombe esplosivi, miccia e detonatori», muore tuttavia senza aver parlato. Il padre vuole, se possibile, riaverne gli effetti personali: una penna stilografica, la cravatta, una fotografia formato tessera... Così, in pagine d’ una forza e d’ una dignità esemplari, racconta l’ incontro coi seviziatori del suo ragazzo. Il breve colloquio è un capolavoro di letteratura-verità. Basti, a titolo di esempio, che alla domanda sul perché sia stato messo al muro, l’ ufficiale nazista risponde: «Era un sab-bot-ta-tore. Fabbricava ordigni micidiali... Capirete anche voi che non potevamo sopportare vivo un individuo simile». Pochi mesi dopo, quando Roma ritrova con la libertà anche il bisogno di guardare alle proprie ferite, Lionello Venturi, Giulio Carlo Argan, Franco Calamandrei, Alberto Lattuada e Antonello Trombadori decidono, mossi dal bisogno di documentare prima ancora che dalla pietà, di riferire le vicende che portarono al martirio del giovane Labò, evocando la sua figura nel clima della Resistenza romana. Nasce cosi, dall’ imprestarsi di quegli uomini illustri a una spoglia prosa testimoniale, un capitolo esemplare della pubblicistica post-clandestina. Il piccolo libro, intitolato «Un sabotatore: Giorgio Labò», è apparso però in un’ Italia ancora in maceria e non ha potuto trovare un pubblico. Peccato. Oggi queste cinquanta pagine, praticamente inedite, andrebbero recuperate. Potrebbero infatti risvegliare il giusto ricordo, assopito da troppi superflui discorsi accademici, d’ una Roma che rabbrividiva terrorizzata a solo sentire il passo delle ronde germaniche. Perché non resti altro che una rilegatura andante, pagine ingiallite, niente nome dell’ editore. Più che un libro, una reliquia della storia."

 
        Para quienes quieran saber más sobre este personaje irrepetible, recomiendo el libro de Pietro Boragina, "Vita di Giorgio Labò": Premio Viareggio, Premio Giacomo Matteotti 2012, publicado por Nino Aragno Editore, en Italia. 

     Sobre todo cuando el provincianismo exacerbado ha desmesurado nuestra inanidad como pueblo, por ignorancia de la Historia más cercana, cuando no se consideraba que cogérsela con papel de fumar y tener una sensibilidad exquisita que induce a la indignación aguda y a la neurosis es lo único que se debe y se puede hacer frente la injusticia.
.
      De nada, ya saben que me gusta ser útil.
.
Gatopardo

Portada del libro "Vita de Giorgio Labò"
de Pietro Boragina,
publicado por Nino Aragno Editore.

09/01/2013 18:49. Editado por Gatopardo enlace permanente. HISTORIAS

Comentarios > Ir a formulario



gravatar.comAutor: Alimaña News (Redactor-Jefe) a Gatopardo

Si se llamaba Labò, ya es otra cosa.
Verás que todo el lío lo han creado Don Eliah, que es un pringao de los ingleses, y Doña Carmen, que malmete y siembra cizaña do paz hubiere.

Fecha: 10/01/2013 06:16.


gravatar.comAutor: Gatopardo a Alimaña

Doña Carmen sin despeinarse, don Eliah con ayuda del MI5, y yo con un brazo atado a la espalda te podemos dar la del pulpo...

Quien avisa no es traidora

Fecha: 10/01/2013 09:08.


gravatar.comAutor: Carmen, buscando paz

Esto se pone interesante. O sea que don Eliah, de sabio, nada, pues copia supuestas fuentes. Lo cual quiere decir que nos espera una interesante revisión de las listas ya publicadas, porque está claro que no nos podemos fiar de sus datos. Gatopardo critica a los escasos lectores que aún quedamos, ya que si no fuera por nuestro "provincianismo exacerbado" y nuestra neurosis, a buenas horas estaríamos leyendo este blog. Don Alimaña cede y se atemoriza ante su tropa de colaboradores, temeroso de perder una jefatura alcanzada Dios sabe cómo... Ya lo dije, no llegamos vivos pero ni a la C de Concordia.

Fecha: 10/01/2013 12:35.


gravatar.comAutor: Gatopardo a Carmen

Excelsa única lectora que nos queda:

Cada nombre de la lista lleva un enlace (con sus negritas y su subrayado, en azul) que remite al expediente que los archivos nacionales ingleses han clausurado por motivos de seguridad nacional, algunas veces por setenta y otras por cien años. Como era de esperar, además, deformaron nombres y apellidos, de forma que, por ejemplo, el Dr. Martínez Alonso (español) miembro del SOE, se convirtió en el Dr. Alonso, y Carron de la Carriere, emérito militar francés, se convirtió en Carriere, etc.

Estas listas son las "genuinas" del SOE, y, efectivamente, provienen de los Archivos Nacionales Ingleses, y la fuente "oficial y genuina", como es de rigor en toda investigación histórica es una pura patraña.

El provincianismo afecta a los italianos, franceses, daneses, etc., pero sobre todo a los ingleses y los españoles, en lo que atañe a la Historia de la I y II Guerra Mundial; las Guerra Coloniales, etc.

Forma parte del encanto retrechero de los venidos a menos, con aires de grandeza y vocación de imperio...

Viviremos, no te quepa duda... porque como decía Chaplin, la vida es más irremediable que la muerte.

Fecha: 10/01/2013 14:09.


gravatar.comAutor: Carmen a Gatopardo

Contra Gatopardo y Chaplin unidos, no tengo nada que hacer. Me callo. Espero a ver cómo siguen las cosas. Y rezo para que dama Cabra le quite el puesto a don Alimaña. A ver si así llegan nuevos aires a la redacción, debidamente orientada hacia el solaz de vuestra excelsa y única lectora.

Fecha: 10/01/2013 16:11.


gravatar.comAutor: Eliah Meyer a los Aliados Naturales de la Reacción

Pero la moraleja es que, si no se busca La Bo, no llegamos al expediente del MI5.
Se pierden ustedes por una buena historia.
Pobres, malvados y sentimentales.
Como los Hermanos Karamazov

Fecha: 11/01/2013 12:27.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


http://gatopardo.blogia.com