Facebook Twitter Google +1     Admin


LA DESESPERACIÓN

20130924195711-wklein.jpg


Me gusta ver el cielo
con negros nubarrones
y oír los aquilones
horrísonos bramar;
me gusta ver la noche
sin luna y sin estrellas,
y sólo las centellas
la tierra iluminar.
Me agrada un cementerio
de muertos bien relleno,
manando sangre y cieno
que impida el respirar;
y allí un sepulturero
de tétrica mirada
con mano despiadada
los cráneos machacar.
Me alegra ver la bomba
caer mansa del cielo,
e inmóvil en el suelo,
sin mecha al parecer,
y luego embravecida
que estalla y que se agita
y rayos mil vomita
y muertos por doquier.
Que el trueno me despierte
con su ronco estampido,
y al mundo adormecido
le haga estremecer;
que rayos cada instante
caigan sobre él sin cuento,
que se hunda el firmamento
me agrada mucho ver.
La llama de un incendio
que corra devorando
y muertos apilando
quisiera yo encender;
tostarse allí un anciano,
volverse todo tea,
oír cómo vocea,
¡qué gusto!, ¡qué placer!
Me gusta una campiña
de nieve tapizada,
de flores despojada,
sin fruto, sin verdor,
ni pájaros que canten,
ni sol haya que alumbre
y sólo se vislumbre
la muerte en derredor.
Allá en sombrío monte,
solar desmantelado
me place en sumo grado,
la luna al reflejar;
moverse las veletas
con áspero chirrido
igual al alarido
que anuncia el expirar.
Me gusta que al Averno
lleven a los mortales
y allí todos los males
les hagan padecer;
les abran las entrañas,
les rasguen los tendones,
rompan los corazones
sin de ellos caso hacer.
Insólita avenida
que inunda fértil vega,
de cumbre en cumbre llega,
y llena de pavor,
se lleva los ganados
y las vides sin pausa,
y estragos miles causa,
¡qué gusto!, ¡qué placer!
Las voces y las risas,
el juego, las botellas,
en torno de las bellas
alegres apurar;
y en sus lascivas bocas,
con voluptuoso halago,
un beso a cada trago
alegres estampar.
Romper después las copas,
los platos, las barajas,
y abiertas las navajas,
buscando al corazón;
oír luego los brindis
mezclados con quejidos
que lanzan los heridos
en llanto y confusión.
Me alegra ver al uno
pedir a voces vino.
mientras que su vecino
se cae en un rincón;
y que otros ya borrachos,
en trino desusado
cantan al Dios vendado
impúdica canción.
Me agradan las queridas
tendidas en los lechos,
sin chales en los pechos,
y flojo el cinturón,
mostrando sus encantos,
sin orden el cabello
al aire el muslo bello...
¡Qué gozo!, ¡qué ilusión!

Autor: José de Espronceda**.

** Y no "anónimo": gracias a Moncho Corrochano Royo, "el ideólogo, el director, el culpable" de Comics Cangrejo Rojo, que ha corregido mi error, y recomienda, del mismo autor, los poemas  A Jarifa, en una orgía y Un carajo impertérrito, que al cielo...

Foto de portada  W. Klein

24/09/2013 12:04. Editado por Gatopardo enlace permanente. POEMAS

Comentarios > Ir a formulario



gravatar.comAutor: pau

La belleza del horror.
Es precioso

Fecha: 24/09/2013 16:41.


gravatar.comAutor: Carmen

¿Algún disgustillo en la redacción? ¿o simplemente aburrimiento?

Fecha: 26/09/2013 08:26.


gravatar.comAutor: Gatopardo

Aunque parezca mentira, este poema y aquel de "...qué bonito es un entierro/ con su cajita de pino/ y su muertecito dentro." forman parte de mis recuerdos de niñez: aqui lo conté:
http://gatopardo.blogia.com/2006/101701-votare-para-reivindicar-a-quienes-me-humanizaron.php

Luego no os extrañe si...

Fecha: 26/09/2013 09:53.


gravatar.comAutor: Carmen a Gatopardo

Pues no me parece mentira y tampoco me extraña. Yo recuerdo el amenazador "Te mato" de mi madre con nostalgia.

Fecha: 26/09/2013 12:59.


gravatar.comAutor: Gatopardo a Carmen

Tu madre lo diría, seguramente, cuando te ponía un texto delante, y te empeñabas en ir por uvas y a lo tuyo...

Fecha: 28/09/2013 08:46.


gravatar.comAutor: Moncho

El anónimo autor en otros lugares dicen que se llama Don José de Espronceda. Es una de las obras que teníamos en la lista de espera de Cangrejo Rojo. En su día se la envié a César para que hiciese un guión.

Fecha: 29/10/2013 12:13.


gravatar.comAutor: Moncho

http://amediavoz.com/espronceda.htm

Recomiendo especialmente la primera y la última

Fecha: 29/10/2013 13:29.


gravatar.comAutor: Gatopardo a Moncho

Corrijo la pifia.

Gracias, por la recomendación para que lea el poema "Un carajo impertérrito, que al cielo..."

Nada que ver con el bigarillo de inconstante turgencia de los hombres que he amado...

Fecha: 01/11/2013 15:43.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Gatopardo

Es norma de Gatopardo,
si alguien se pone a tiro,
sea plebe, sea duunviro,
que no se escape sin dardo.
Si la víctima en cuestión
es melifluo y sin humor,
y persiste en el error,
va derecho al paredón.
Si es honesto ciudadano,
observador de la ley
y santurrón como buey,
le colgamos un campano.
Si mujer y sufridora,
y nos cuenta su diario,
que alegre su antifonario
y se haga acosadora.
Si tiene cierto interés
por mostrar carné y nombre,
que luego no se asombre
si recibe algún revés.
Bienvenidos los goliardos,
golfos, rebeldes y bordes,
mentes inmisericordes,
por apellido: Bastardos
Y que no nos den la lata
ni meapilas ni legales:
somos los Irregulares,
somos gente de Zapata.

Temas

Archivos

Enlaces

Bitacoras.com

TOP Bitacoras.com para México


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris